¡Increíble pero cierto! Javier Duarte demanda a Ricardo Anaya por Daño Moral

Comparte este artículo:

El ex gobernador de Veracruz, el priista Javier Duarte, presentó una demanda en contra del candidato a la Presidencia de México por la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, por daño moral, así lo informo el abogado del ex mandatario preso, Omer Salom.

De acuerdo con Salom, la demanda se emana de lo dichos de Anaya sobre la autorización de aplicar ampolletas falsas del medicamento “Avastin” para las quimioterapia de niños, algo que el litigante califico como “fake news” y algo salido de la imaginación del actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, quien también ya fue demandado por el mismo motivo.

“Los dichos de Yunes ocasionaron que alguno que otro ingenuo cayera en el engaño, o bien que se aprovechara la ocasión para utilizar este falso rumor con propósitos partidistas, como le fue algún legislador local de Nuevo León y el propio candidato presidencial Ricardo Anaya”, aseguró Salom.

Por último, Salom afirmó que el Secretario de Salud, José Narro, manifestó que no existe evidencia de la administración de un tratamiento fraudulento.

Campañas Políticas y Fake News

Comparte este artículo:

Para nadie es secreto que la forma en la que las personas intercambiamos información de manera eficiente y rápida por medio de redes sociales ha venido a cambiar la forma en la que se hace campañas políticas en nuestro país. A nivel mundial el fenómeno de las denominadas fake news ha venido tomando un auge importante motivado por el cada vez mayor uso y diversificación que hay en redes sociales y lo barato (en términos de alcance) que es hacer publicidad en estas aplicaciones, en México es muchísimo más caro pagar una entrevista de TV local que tenga un alcance incierto de 300,000 personas que pagar una pauta en algún video que tenga un alcance probado de 300,000 personas que inclusive se pueden segmentar por zona, interés y otras categorías.

Las fake news fueron todo un tema el año pasado, ya que comenzaron a  surgir evidencias que un año antes en 2016 este tipo de guerra sucia fue utilizado ampliamente para desprestigiar y dañar la imagen de Hillary Clinton con ataques que al parecer provenían del extranjero. En México no somos la excepción, vemos con mayor frecuencia como proliferan en nuestras redes sociales sitios falsos de noticias, circulan encuestas de dudosa procedencia que confunden más al elector que las tradicionales las cuales también en muchas ocasiones son de dudosos resultados. 

Al aceptar utilizar una red social como Facebook, Twitter, Snapchat o Instagram estamos aceptando ceder mucha de nuestra información personal y la forma en la que interactuamos en nuestras redes, alimentando bases de datos con nuestros gustos y preferencias en todos los sentidos que bien utilizados pueden ser una buena herramienta para dirigir la publicidad, pero también algunos programas se prestaron para utilizar esa información o por medio de filtraciones obtenerla y dañar un proceso electoral. Hace poco Mark Zuckerbrerg, dueño y fundador de Facebook fue llamado a declarar por el escandalo de las filtraciones masivas de información que se dieron a conocer a inicios de año. 

Aún hace falta legislar al respecto pero es difícil considerando que entramos en un debate sobre si se está afectando o no el derecho de expresión de las personas y su derecho a la intimidad. Las fake news se potencializan con el abuso de redes, chismes y noticias falsas han existido siempre, inclusive en periódicos de renombre donde se llegan a pagar notas pero aún así no tenían el impacto que tienen hoy en día estas notas en redes. Es importante que estemos conscientes de lo que se avecina y ya comenzó, no contribuyamos a la bola compartiendo cosas sin corroborar la fuente o el verdadero motivo de la noticia, son solo dos meses, pero vale la pena aguantarse. 

#VerificadoMX: Una página de Facebook se hace pasar una y otra vez como oficial de Morena Veracruz

Comparte este artículo:

Apenas lleva 20 días de vida y sólo cuenta con 15 publicaciones en su muro, sin embargo, la página de Facebook Morena Veracruz se ha hecho pasar como la voz oficial de este partido en el estado para difundir falsas propuestas de campaña.

El último de ellos es un video en el que se comparan los sistemas de salud cubano y mexicano bajo el título: “En Cuba la salud NO es un NEGOCIO para médicos particulares. ¿Por qué permitimos que en México lo sea?”, y concluye que: “Cuba es un claro ejemplo de gobierno del PUEBLO y para el PUEBLO”.

El video está dirigido a médicos que dan consulta privada y busca “advertirles” que se prohibirá este tipo de práctica. Pero estas propuestas no están en ningún documento oficial de Morena y tampoco en ningún discurso de sus dirigentes y candidatos.

La cuenta simula ante sus cinco mil 650 seguidores que se trata de un spot oficial de Morena. Pero no lo es.

La página de Facebook ya había sido denunciada como falsa por el Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Veracruz, que publicó un comunicado en el que señalaba que el contenido atribuido a este partido no era de Morena. “Las propuestas contenidas en el video son falsas y no forman parte de nuestra propuesta nacional”, afirma en el comunicado.

Cuitláhuac García, diputado y precandidato de Morena a la gubernatura de Veracruz, también desmintió la autenticidad de la página en su cuenta de Twitter y pidió ayuda para denunciar la página. Además, señaló que se trata de una campaña sucia: “Reinician la guerra sucia, siempre que lo hacen es porque vamos arriba en las encuestas. Ahora inventaron una propuesta de salud que no es nuestra. Amigos del sector salud ayúdennos a desmentirla, pronto conocerán nuestras verdaderas propuestas”, afirma en un tuit del 24 de marzo.

Verificado 2018 ya había desmentido anteriormente, a través de redes sociales, otro video publicado por esta página en el que se habla sobre unas supuestas propuestas de Morena que resultaron falsas.+

(Fuente: Verificado MX e Irene Larraz)

#HojaDeRuta: “Remendar la confianza”

Comparte este artículo:

La falsedad está al acecho. Confundir, engañar y sembrar discordia son tácticas de guerra tan viejas como el mundo. Sun-Tzu dedica en su milenario tratado una sección al uso de espías y la importancia vital de la presciencia (información anticipada) para resultar victorioso. 

La información es poder, siempre lo ha sido ¿y la desinformación? Una forma de restar poder, de desestabilizar a un sistema o afectar a un enemigo. Si el bolígrafo es más poderoso que la espada, aquél que escribe mentiras convincentes es como una daga con la punta envenenada.

Para consumar el engaño, muchas veces no basta con la mentira a secas: se requiere teatralidad. Tal como el buen histrión nos convence y conmueve a pesar de que sabemos que representa una ficción, la información falsa intenta parecerse a la realidad. Al igual que muchas representaciones artísticas, intenta apelar a nuestros sentidos y emociones.

Ahí radicó el genio de la intromisión rusa en la elección estadounidense de 2016: encontraron y curaron el contenido que despertaba pasiones y rabia, para entonces mostrarlo quirúrgicamente a la audiencia deseada mediante perfiles falsos que encarnaban sentimientos reales.

Hoy, afortunadamente, el fenómeno de las noticias falsas (Fake News ya es un concepto del imaginario político contemporáneo) se reconoce como un grave problema público. Sin embargo, poco se reflexiona acerca del porqué de la proliferación de la información falsa, y más importantemente, de la credulidad que puede llegar a tener.

En una reciente entrevista publicada en el diario El País, Noam Chomsky ofrece una explicación: “La desilusión con las estructuras institucionales ha conducido a un punto donde la gente ya no cree en los hechos. Si no confías en nadie ¿por qué habrías de confiar en los hechos? Si nadie hace nada por mí, por qué habría de creer en nadie”.

El diagnóstico coincide con el de Zygmunt Bauman: “Lo que está pasando ahora, lo que podemos llamar la crisis de la democracia, es el colapso de la confianza… la gente ya no cree en el sistema democrático porque no cumple sus promesas.”

Recientemente, la encuesta “Así Vamos” realizada por Cómo Vamos Nuevo León y la Facultad de Economía de la UANL, arrojó un dato coincidente: la principal razón por la que la población no confía en sus gobernantes es porque estos no cumplen sus promesas de campaña.

En la línea del pensamiento de Bauman, lo que antes era sólido y firme, se derrite hasta volverse líquido. La confianza en instituciones y vocerías que antes significaban certidumbre se difumina: lo mismo gobiernos, empresas, medios de comunicación e incluso asociaciones de la sociedad civil, como puede constatarse en el Barómetro de la Confianza de Edelman 2017.

Decir que ya no se cree en nada ni nadie sería caer en el reduccionismo. Quizá sea mejor partir la reflexión desde un punto distinto: ya no se cree en lo que tradicionalmente se creía, pero eso no significa que no deseemos creer en algo o alguien ¿por qué proliferan entonces las noticias falsas? ¿Cómo explicar el advenimiento de los llamados  influencers que lo mismo recomiendan un par de zapatos que un destino turístico con impresionante impacto?

Apenas en febrero pasado se dio un ejemplo escalofriante del poder de esta “influencia”: Kylie Jenner, modelo y estrella de Reality TV, declaró su disgusto con las actualizaciones a la aplicación Snapchat a través de un tuit: “Entonceees ¿alguien más dejó de abrir Snapchat? O solo soy yo… ugh, esto es tan triste”. Menos de 20 palabras disparadas a sus casi 25 millones de seguidores tuvieron un efecto devastador: las acciones de Snap Inc. bajaron más de 6% en unas horas, significando una pérdida de $1.5 billones de dólares para la compañía.

El Barómetro de la confianza de Edelman antes mencionado, también señala que una de las pocas vocerías con credibilidad es la de “alguien como yo” ¿Qué significa eso? Cualquier cosa: el amigo de la preparatoria que no he visto en años; la prima que vive en otra ciudad y hace mucho no veo; el vecino con el que nunca hablo pero tengo en redes. Si todo lo “oficial” me miente, entonces las personas comunes son el último resquicio de verdad, pareciera ser la lógica.

No hay reto mayor para personajes políticos, medios de comunicación, empresas y organismos civiles que comenzar a reconstruir la confianza. Hoy el sentimiento generalizado es de perdida: deslealtad, traición, quebrantamiento de la fe debida.

Pero nadie quiere vivir en el engaño. La decepción nunca es lo deseable. Hoy que las Fake News se han problematizado se abre una ventana de reconciliación del periodismo profesional con las audiencias. Ya se dio un gran primer paso en este sentido con la iniciativa verificado.mx donde participan más de 60 medios, universidades y organizaciones de la sociedad civil para desenmascarar las noticias falsas que estén surgiendo durante el proceso electoral.

La desconfianza aleja. En la soledad que encubre el engañoso espejo de las redes sociales, resulta vital para las aspiraciones de nuestra maltrecha e inacabada democracia encontrar vías para remendar la confianza en los hechos, que son fundamento de la sanidad en el debate público.

2018: la lucha por ganar en percepción la presidencia de México

Comparte este artículo:

Entre encuestas serias y cuchareadas, adhesiones de políticos que pertenecían a otros partidos y discursos triunfalistas, nuestros candidatos quieren ganar nuestra percepción de que ellos van a ser Presidente.

Bien decía don Jesús Reyes Heroles, “en política la forma es fondo”. Esta punzante frase viene a colación por la situación que estamos viviendo en estas campañas electorales.

Tenemos a 3 candidatos partidistas luchando incansablemente por mostrarse como “el ganador indiscutible” de la contienda. 

En el lado de Morena, vemos a un Andrés Manuel queriendo posicionar la profecía autocumplida de que su triunfo es inevitable. Se muestra seguro, tranquilo, sonriente, desestima los ataques de sus oponentes y acepta gustosamente a políticos del PAN, PRI, PVEM y de otros partidos que busquen según él, un cambio verdadero.

En el Frente por México, Ricardo Anaya comenzó en los últimos días una embatida para posicionar que la elección ya es de 2, que José Antonio Meade se ha desfondado y que él es el único con la capacidad de derrotar a López Obrador. El candidato del PAN/PRD/MC va más allá e incluso señala que la tendencia en las encuestas lo favorecen y que se va acercando al puntero.

Por último, se encuentra José Antonio Meade y una campaña cuyo barco tiene cada vez más grietas. Él y su equipo están tratando de defender la idea de que no solamente no está perdido, sino que pese a las inmensas ventajas de sus oponentes, quienes han estado 18 y 3 años en campaña, Pepe Meade ha ido creciendo y mientras más gente lo conoce, mayores adeptos gana.

¿Cuál es la realidad? Depende de la encuesta que se mire. Estamos rodeados de fake news que salen desde los cuartos de guerra de cada campaña. Es difícil entre tantas medias verdades encontrar la situación real de la campaña. Lo que sí es un hecho demostrable en cada encuesta, es que existe un puntero, con poca o mucha ventaja, y que quienes están en segundo y tercer lugar, siguen luchando por llegar a marzo a la final de la contienda.

#AlebrijesPolíticos: “Andrés Manuelovich y el ‘soft power’ ruso”

Comparte este artículo:

El periodista y escritor León Krauze, se vio envuelto en la controversia esta semana por su columna en el periódico El Universal, donde advierte, utilizando información de agencias de inteligencia, del gobierno de Estados Unidos y de la Unión Europea, una posible intervención de Putin y Rusia en las elecciones de México este año. Aunque coincido con Krauze, creo que en su texto hizo falta un término más exacto para describir esta intervención, presuntamente, a favor del precandidato de Morena y eterno aspirante a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, las palabras son soft power, en español, poder blando. A continuación me explico.

En la teoría de las relaciones internacional hay dos tipos de poder entre los Estados, “hard power” o “soft power”. El primero lo podemos relacionar con la política del regalo o castigo, es decir, estas conmigo, te doy beneficios, estas contra mi, intervengo militarmente para meterte en línea a la mala. El mundo ha pasado de usar usualmente el poder duro a usar más el poder blando, que es influir poco a poco en un país, hasta que terminas incluyéndolos en tu bando o en su caso, ser títeres tuyos.

John Ackerman, académico muy cercano a AMLO, dice de manera correcta que la “Guerra Fría” ha acabado, argumentando que Putin es capitalista y no socialista, lo que es correcto, pero desde mi punto de vista la “Guerra Fría” no acabó, sino que tuvo un cambio. Paso de ser una lucha de ideologías (comunistas vs. capitalistas) a una guerra de ver quien tiene más influencia en los países más pequeños y débiles.

Rusia, entendió que en el nuevo sistema mundial, no puede ir a invadir a la diestra y siniestra otros países, pero los rusos, y sobre todo Vladimir Putin, entendieron en la perfección como podrían usar el poder blando a su beneficio, esto con el fin de influir internamente en los países y manipularlos.

No nos podemos engañar, Rusia lleva tiempo haciendo esto, el ejemplo más reciente es Estados Unidos, donde manipulando, creando noticias falsas y propaganda, han logrado polarizar a la Unión Americana e incluso hacer que Trump llegue al poder. México y su democracia no están exentos de que suceda lo mismo.

Desde hace más de un año, yo he venido argumentando, que Russia Today (RT) es un medio de comunicación del estado ruso, que por medio de la propaganda, ha logrado denigrar al gobierno federal y señalar puntualmente lo muchos errores de la administración de Enrique Peña Nieto, siento yo que hay que ir más allá de RT.

Las redes sociales se han vuelto una de las herramientas más usadas por los rusos para influir en las naciones y polarizarlas. Las páginas que promueven #FakeNews o noticias falsas, son en muchas ocasiones promovidas por rusos, tal como fue el caso en los Estados Unidos durante el 2015 y 2016. También, es de llamar la atención, la cantidad de imágenes y memes que veneran a Putin, llamándolo como un ejemplo de líder y hasta “el líder que necesitamos en México”, un error garrafal.

Putin es pésimo ejemplo de buen líder, Rusia siempre externará una imagen de fuerza, pero la realidad es muy diferente. El país es extremadamente corrupto (como México), la libertad de expresión no existe, la opresión a grupos minoritarios es constante (no olvidemos que ser homosexual en Rusia es prácticamente un pecado), y hay indicios de que el líder ruso ha mandado asesinar a adversarios políticos.

Burlarnos y decir que Rusia no busca influir en México, es ingenuo. Dudo mucho que la campaña de AMLO, tenga un contacto directo con los rusos, como fue el caso de la campaña de Trump. Pero de algo podemos estar seguros, Rusia quiere que gané un personaje como el morenista, no por qué considere que este sea radical, pero ciertamente va a desestabilizar más la ya turbulenta relación con Estados Unidos y por ende con nuestro principal socio comercial.

León Krauze tiene razón, la amenaza rusa es real, y de hecho desde mi punto de vista ya tiene mucho tiempo en nuestro país. Por otro lado, decir, que Rusia ya es capitalista y que por esto no es una amenaza, es inocente, ya que como lo digo antes, esto ya no es una batalla de ideologías económicas y sociales, es una batalla de influencias. La pregunta es, ¿AMLO se deslindará de Ackerman y su esposa? Esperamos que sí y pronto.

Kumamoto alerta a la ciudadanía por las fake news en el 2018

Comparte este artículo:

Monterrey (10 de noviembre 2017).- Pedro Kumamoto, aspirante a una candidatura independiente al Senado de la República hace un llamado a la sociedad para crear una cultura de la información y a informarse en fuentes que sean confiables.

México vivirá una cadena de fake news en el proceso electoral de 2018, en contra o a favor de los candidatos a diferentes puestos de elección popular.

Esto alerto Kumamoto, diputado local independiente, durante su participación en el Encuentro Empresarial Coparmex 2017, que fue llevado a cabo en el Centro de Congresos en Querétaro.

Pidió a los presentes que asuman su responsabilidad para impulsar una cultura de la información fidedigna alrededor del proceso electoral 2018, en el que se pueda verificar el contenido de información y que esta sea de fuentes confiables.

“A mi me parece preocupante, porque en 2018 vamos a vivir una cadena de fake news, de noticias falsas, de post verdades terribles. Va a ser muy importante que como sociedad o como distintos liderazgos asuman una responsabilidad para impulsar que la información deba de darse a partir de un proceso de conocimiento, en medios que sean de confianza y fuentes fidedignas. Esto va a ser la clave”, comentó Kumamoto.