#Kleroterion: ¡Es la corrupción… Estúpido!

Comparte este artículo:

En la historia de la política en el mundo, nos hemos encontrado con posturas y frases muy interesantes, tal es el caso de el ex presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Bill Clinton, que en 1992 durante su campaña presidencial, acuñó la frase, “The economy, stupid”, que sin duda, fue parte medular para ganar las elecciones, convencido de que lo esencial para lograr la victoria, era postularse por un tema y/o problemática directa de los ciudadanos de su Nación, la economía, es así que la frase estadounidense fue adoptada hasta en niveles internacionales, refiriéndose a varias cuestiones que en efecto, son vitales para cualquier ámbito.

Derivado de lo anterior y como todos sabemos, uno de los problemas que más aquejan a nuestro país, es sin duda, la corrupción. Sin embargo, hasta el momento no se ha podido medir con precisión cuáles han sido sus alcances. En efecto, sabemos que sus consecuencias han mermado a la sociedad mexicana y nos han colocado en lugares vergonzosos a nivel internacional en esta materia. Es importante antes de hablar de este tema, conocer en primer lugar, que es la corrupción, o en qué consiste, para Transparencia Internacional, se define como “el abuso de poder para beneficio propio”, y la clasifica en corrupción a gran escala, menor y política.

Por otro lado, también debemos identificar sus causas, lugares, motivos y áreas donde se lleva a cabo más comúnmente, desde lo general hasta lo particular, ya que en cualquier medición o acción, finalmente es corrupción simple y llana, desde el desvío de recursos, hasta solicitar o dar una dádiva a alguna autoridad, fuera de lo que establecen las leyes y reglamentos, por lo que en su estudio, análisis y forma, no nos permite tener estadísticas precisas, sin embargo, por estas acciones, se presentan y existen pérdidas con grandes costos económicos, sociales y políticos, además de perder la confianza en muchas de nuestras instituciones, pero debemos recordar que las instituciones no son las corruptas, son las personas que la promueven.

Ahora bien, independientemente de los costos económicos, que de acuerdo al Banco Mundial se estima que representa 9 por ciento del PIB del país, la corrupción nos da, como se dijo anteriormente, costos políticos, por ejemplo, la insatisfacción de la democracia donde solo el 37 por ciento de la población la apoya, así como el 91 por ciento no confía en los partidos políticos, el 83 por ciento tampoco confía en los legisladores y el 80 por ciento no tiene aprecio por el sistema judicial, lo anterior, de acuerdo al Barómetro Global de la Corrupción, de Transparencia Mexicana. Asimismo, se tienen costos sociales donde se arroja que el 14 por ciento del ingreso anual de los hogares se destina a pagos extraoficiales.

En México se argumentan diferentes posturas, algunos que es un problema del Estado y el cumplimiento de las leyes y por otro lado que es un problema cultural, pero en cualquiera de estos supuestos, estoy convencido que la corrupción, es un lastre que aqueja a nuestra sociedad y que por ella, no hemos podido avanzar en muchos sectores, ya sea públicos o privados. Recordemos también que la corrupción, aunque su finalidad va en la percepción de dinero, no solo significa esto, es también un sentido más profundo en el actuar de las personas como autoridades, por ejemplo, los tratos de políticos con narcotraficantes, los malos procedimientos penales, la ineficaz procuración de justicia, las licitaciones no transparentadas, los moches, evasión fiscal, lavado de dinero, robo de combustibles, facturas falsas, etc.

Por su parte y me parece elogiable adoptarlo como tema principal de actuación política, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, prometió erradicar la corrupción, pero no contenerla ni acotarla, sino erradicarla en su totalidad, lo que sin duda al lograrse, podremos ser una nación potencia a nivel mundial y prospera de manera interna, convencido también, que una de las partes claves para el triunfo del actual presidente, fue sin duda, esta propuesta.  Para empezar adoptó combatir la corrupción de adentro hacia fuera, lo que me parece una buena estrategia, ya que si tenemos un gobierno transparente, tenemos instituciones transparentes, por lo que en automático tendremos ciudadanos transparentes, es muy importante que el presidente, siga con esta ruta adoptando el compromiso asumido por México en la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, potenciando el desarrollo económico en condiciones de igualdad y sobre todo competitividad, aplicando las leyes penales sin distingos, así como no aceptar la amnistía conforme al derecho internacional recopilado por la ONU, ya sea en detenciones arbitrarias, desaparición de personas, tortura, ejecuciones extrajudiciales, privación de servicios de salud, y violencia de género.

Asimismo, AMLO, planteó una nueva etapa, o como él dijo “la ruptura con la vieja política”, sin simulaciones para combatir la corrupción e impunidad, recuerdo muy bien que durante su campaña siempre se postuló que la problemática de México era la corrupción, para cualquier tema, siempre contestaba que la corrupción era la culpable , de tal manera que las redes se llenaban de publicaciones que hacían mofa o burla de su respuesta, pues hoy que es presidente, podemos ver que tenía razón.

Dentro sus primeras acciones presentó reducciones a los salarios de los funcionarios de gobierno y ha reestructurado algunas secretarías, centralizando las compras de gobierno y las delegaciones de las secretarias, por lo que de manera inmediata se han logrado ahorros significativos. Es importante saber que el Representante de México, tiene muy claro el panorama nacional, más allá de un tema de campaña, sino una realidad, por supuesto documentada y conocida, que en muchas ocasiones es adoptada como una forma de vida, por lo que sus acciones en contra de la corrupción e impunidad, serán un gran paso para nuestro país que tanta falta le hace para este tema, que sin duda, es la punta de iceberg para la mayoría de los delitos y la injusticia.

Ya basta de un país movido por este concepto, basta de ser un antecedente internacional para la corrupción, basta de que nuestros hijos crezcan sabiendo o pensando que la forma fácil de hacer las cosas, es ofreciendo dinero, que no sea una cultura natural, basta de que veamos las noticias o cualquier medio informativo descubriendo siempre que detrás de la mayoría de los delitos, aparezca la palabra, corrupción, basta de una sociedad llena de corruptos, por que no solo es corrupto quien recibe sino quien da, basta de ser obligados a promoverla, basta de justificarla, simplemente quien da o recibe, es corrupto.

Todos sabemos que si hay alguna problemática en México es la corrupción e impunidad, es algo que desde hace muchos sexenios, pedimos de sobre manera todas y todos los mexicanos que sea resuelto, también sabemos que al erradicarla, transitaríamos de la mejor manera como muchas naciones,  por que estoy seguro, que el esfuerzo, la astucia, la capacidad, el compromiso y sobre todo el respeto, lo tenemos y es muy triste que todos estos factores sean pisoteados, abusados y hasta en muchas ocasiones, sancionados, ¡así es!, somos unos de los países que en muchos casos por decir la verdad o actuar de la manera correcta, resulta que puede ser contraproducente, pero ¿por qué? Por la corrupción.

Sigamos pues con la línea del Presidente de la República, cero corrupción, que no quede solo en buena voluntad de los gobernantes, es un trabajo conjunto, somos un país que aprende a adaptarse a las circunstancias, pero convencido que podemos ser mejores, un país que solo necesita apoyo, instituciones confiables, seguridad y justicia, lo demás, nosotros lo hacemos, por eso si me preguntan cuál es la problemática real de México, puedo contestar con mucha seguridad… ¡Es la corrupción… ¡Estúpido!

Envían paquetes sospechosos a los Clinton, Obama y CNN

Comparte este artículo:

Esta mañana el Servicio Secreto de los Estados Unidos informaron sobre la intersección de varios paquetes que contenían artefactos posiblemente explosivos y que iban dirigidos a los ex Presidentes Barack Obama, Bill Clinton y a la ex candidata a la Presidencia Hillary Clinton.

Además de los paquetes antes mencionados, también se reportó el hallazgo de otro artefacto sospechoso en las oficinas de CNN en Nueva York, lo que provocó la evacuación del edificio Time Warner y la movilización de la policía de la Ciudad de Manhattan.

Los artefactos fueron descubiertos anoche y hoy por la mañana y funcionarios federales indicaron que tienen similitudes al encontrado el lunes en la casa del filántropo multimillonario George Soros.

El artefacto encontrado en la sala de correo de CNN, estaba dirigido al ex Director de la CIA, John Brennan, mismo que no labora en la cadena de noticias internacional.

El Servicio Secreto desmintió reporte difundidos por medios de Estados Unidos donde se indicaba que otro artefacto había sido interceptado y que estaba dirigido a la Casa Blanca.

Autoridades informaron, que el paquete dirigido a los Clinton fue encontrado en la residencia de la pareja en Chappaqua, Nueva York. Mientras que el segundo paquete que tenía como destinatario a Obama, fue interceptado en Washington.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, se limitó a compartir un mensaje en Twitter del vice Presidente, Mike Pence, en el que condenaba los ataques.

Profesionales mexicanos llevan el récord en los “Oscar” de la política en EU

Comparte este artículo:

Consultores, líderes, académicos y activistas políticos de origen mexicano que participaron en los Napolitan Victory Awards desde el 2012, han liderado en cuanto a presencia, postulaciones y triunfos, en estos premios considerados por diversos medios internacionales como los “Oscar” de la política. 

La nueva versión se llevará del 13 al 15 de Agosto, 2018 en Georgetown University en la capital estadounidense y la organización detrás de los premios (The Washington Academy of Political Arts & Sciences) convoca a nuevos aspirantes del premio a participar de los mismos hasta el 30 de junio. 

Sobre los premios

Los galardones reconocen cada año en Washington DC el talento y trabajo de profesionales de la política de cualquier parte del mundo que trabajan en campañas y proyectos que se desarrollan con públicos hispanos. Entre los ganadores internacionales notables están Dick Morris (Director de Campaña de Bill Clinton), David Axelrod, Adrian Saenz y Jim Messina (quienes ganaron por el esfuerzo en el público hispano durante la campaña de Barack Obama en 2018).

Las categorías apuntan a reconocer trabajos en campañas estatales,  locales y las que disputan la presidencia de un país. También una categoría especial Youth Leadership Award para jóvenes líderes menores de 30 años y, por medio de los Global Democracy Awards se, busca reconocer a políticos, líderes y activistas de cualquier edad que luchan por la Democracia y la Libertad.

Un evento también de enseñanza

La programación incluye dos días de entrenamiento para todo público, durante el Campaign Management School Day, durante el cual se da la presencia de ponentes como el estratega estadounidense Joe Trippi (Director de campaña de Howard Dean),  la mexicana Giselle Perezblas, John Aristotle Phillips (CEO de la empresa Aristotle) y Robert Traynham (Senior advisor de George W. Bush). Estas jornadas tendrán otros grandes expertos enseñando cómo planear, ejecutar y ganar una campaña política.

Para más información puede visitar el sitio www.napolitans.org.

Ocho muertos en Nueva York tras un “acto de terror” con una furgoneta

Comparte este artículo:

El terrorismo volvió a golpear Nueva York, a escasamente dos manzanas de la zona cero. Esta vez el ataque tomó la forma de un atropello masivo con una camioneta. Hasta ocho personas fallecieron, entre ellas cinco argentinos y un ciudadano belga. Los servicios de emergencia cifraban en una docena los heridos en el incidente en el bajo Manhattan. El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, lo calificó como un acto de pura cobardía y pidió a los vecinos que no se dejen intimidar.

La cifra de fallecidos puede aún crecer, porque como dijo el comisario del cuerpo de bomberos, Daniel Nigro, algunos de los heridos están en situación crítica. La investigación, entre tanto, continúa y el FBI está liderando los trabajos. El atropello tuvo lugar en un carril bici entre West Street y Chambers Street, en el barrio de Tribeca, coincidiendo con la hora de salida de los colegios y en plena festividad de Halloween.

El autor del atropello fue identificado tres horas después como Sayfullo Saipov, un joven de 29 años de edad que trabajaba como chófer de Uber. Conducía un vehículo que había alquilado en un centro de Home Depot, en Nueva Jersey. A su paso chocó con un autobús escolar, en el que dos adultos y dos niños resultados heridos.

Los agentes de policía le redujeron, tras dispararle varias veces al salir del vehículo. “Se escucharon como seis tiros”, comentó tras el incidente Rubén Cabrera, que se encontraba sobre el paso elevado que cruza la West Side Highway cuando sucedió el incidente.

Saipov, originario de Uzbekistán y residente en Tampa (Florida), fue trasladado a un centro médico con un disparo en el abdomen, explicó el comisario de la policía, James O´Neill, sin facilitar más detalles sobre su estado. Fuentes de las fuerzas de seguridad, citadas por medios locales, señalaron que bajó de la camioneta al grito de “Allhu Akbar” (Dios es grande, en árabe).

El acto terrorista tiene lugar, además, a una semana de que se celebren las elecciones locales, en la que el alcalde demócrata se presenta a la reválida. La ciudad de Nueva York está en alerta permanente desde el fatídico 11-S, hace 16 años. La mayor metrópoli de Estados Unidos es, además, un símbolo internacional de libertad y democracia. “Debemos estar orgullosos de ello y eso nos convierte también en objetivo”, valoró el gobernador Andrew Cuomo, “no debemos cambiar”.

Ni el FBI ni los investigadores de la NYPD atribuyeron la autoría a un miembro del ISIS, aunque encontraron una nota en la caminoneta expresando su lealtad. El ex presidente Bill Clinton pidió, por su parte, que se vean estos ataques como lo que son, “un intento de sembrar el miedo”. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, así como el de España, Mariano Rajoy, y la Casa Real acudieron también a las redes sociales para solidarizarse con Nueva York y las víctimas.

 

Pies secos, pies mojados

Comparte este artículo:

En estos días, el Presidente Barack Obama lanzó una de sus últimas órdenes ejecutivas derogando aquella revisión de Bill Clinton denominada popularmente “Pies secos, pies mojados”, una consecuencia de la revisión de 1995 de la Ley de Ajuste Cubano de 1966 que dice esencialmente que cualquier persona que huyera de Cuba y entrara a los Estados Unidos podría continuar residiendo un año más tarde.




Después de conversaciones con el gobierno cubano, la administración Clinton llegó a un acuerdo con Cuba para que dejara de admitir a personas interceptadas en aguas de los Estados Unidos. Desde entonces, un cubano atrapado en las aguas entre las dos naciones (con “pies mojados”) sería sumariamente enviado a su país o a un tercer país. Uno que llegaba a la costa (“pies secos”) tiene la oportunidad de permanecer en los Estados Unidos, y más tarde calificaría para el estatus de “residente permanente legal” tras un año y un día para eventualmente para la ciudadanía estadounidense.

Con esta revisión todo cubano tenía la oportunidad de acceder a la “Green Card” en los Estados Unidos ya sea que entrara por Nuevo Laredo o en una balsa por Miami. Sin embargo, con este cambio, la única manera de acceder a tal beneficio es demostrando el estatus de asilado político dado que la Ley de Ajuste Cubano de 1966 sigue en vigor.

Con esta decisión, se le da un duro golpe a la comunidad cubana en Estados Unidos, pues la entrada de cubanos al país ya no será tan fluida como antes.

Univisión y el lobby cubano en Miami ha estado organizando una campaña en contra de dicha acción del presidente Obama como un regalo de Obama al régimen castrista.

En las redes, los cubanos en Estados Unidos han protestado que con este cambio los han vuelto un inmigrante más, un ilegal. Desafortunadamente, esto ha provocado que otras comunidades latinas “celebren” esta situación profiriendo insultos que dividen, fragmentan y enemistan a unos y otros.

Sin embargo, ni Univisión ni en Facebook se ha visto más allá de esto, sin darse cuenta que Estados Unidos está tomando cartas en el asunto en un tema ríspido, difícil y complejo que es la migración.

Tal parece que la discusión se centraba en quien llega más y más fácil a Estados Unidos, como sea, lo que cueste, pero llegar. Un cinismo de quienes escribían puesto que no piensan un segundo en la sociedad norteamericana y lo que le cuesta mantener las ayudas sociales a los migrantes.

Nuestras sociedades latinoamericanas contemporáneas no pueden seguir justificando el éxodo de paisanos hacia Estados Unidos. La situación económica sigue igual de mal en nuestros países pero a pesar de ello, al gobierno no le debemos permitir que doble las manos y espere a que pueblos enteros se vacíen porque nadie quiso poner un peso ahí.

Algunos acusan que la elite cubana de Miami ha lucrado con la ley de Ajuste Cubano al atraer a más de los suyos y así vivir del sistema público estadounidense.

Yo no voy a decir que los cubanos en la isla sean los grandes perdedores, dado que ni que Estados Unidos en este 2017 sea una sucursal del paraíso, sin embargo, mucha gente que tenía expectativas de salir ahora se vuelven más complicadas.




Otro comentario muy interesante sobre esta medida es la de algunos cubanos que afirman que su propia comunidad no respaldó lo suficiente a Clinton y que congresistas de su comunidad como Marco Rubio ayudaron a fortalecer la imagen de Trump y el partido republicano que a todas luces quiere acabar de tajo con el tema de la inmigración ilegal por medio de deportaciones, encarcelamientos y vejaciones.

Veremos qué pasa con este gobierno de Trump, que le declaró la guerra a Univisión hace meses en plena campaña electoral. No olvidemos que Univisión es el bastión #1 junto a Telemundo de la comunidad cubana en Estados Unidos. Una encrucijada diplomática que puede cambiar el curso de las relaciones EU-Cuba.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Los Siete Pecados Capitales: Hillary Rodham Clinton

Comparte este artículo:

Me encantaría afirmar que la especie humana sobrevivió. Pero tal vez estemos al borde del abismo. En realidad, no lo sabemos. Hillary Rodham Clinton no ha alcanzado la cifra mágica de 270 votos electorales necesarios para ganar. Este es el final de una de las más largas, virulentas, mezquinas, y desagradables campañas electorales en la historia contemporánea de ese país. Para el observador extranjero, el resultado es confuso e incomprensible. Para iniciar con los análisis, propongo por el momento identificar los siete pecados capitales de Clinton durante la campaña electoral.

1.Una tecnócrata mentirosa. Clinton es una persona lejana, fría, que no es percibida como alguien natural, afable. Las caricaturas la retratan con una sonrisa de Guasón, incapaz de apartarse de su script y de improvisar. Además, se le reclama que solo dice lo que la audiencia quiere oír. Resulta ahora, por ejemplo, que Clinton no estaba a favor del libre comercio, cuando todos saben que, durante años, los Clinton favorecieron la apertura económica. Hubiera sido mejor explicar cómo el libre comercio “ayuda” a mejorar la calidad y cantidad de los trabajos, y definir las políticas correctivas a aplicar para anular los efectos negativos del liberalismo económico. A inicios de octubre, 54% de los electores tenían una mala imagen de ella, apenas cuatro puntos por debajo del 58% que rechazaba a Trump. Observadores internacionales vimos en esta elección un voto entre el bien y el mal, entre el sol y la luna, entre el infierno y el paraíso. Nos equivocamos. A juzgar por los resultados electorales, muchos de los votantes vieron una elección entre un cuarto creciente y un cuarto menguante. Y aquí, un análisis de la cobertura mediática es fundamental, pues en general Clinton siempre había disfrutado de márgenes de simpatía más altos.

2.“Crooked” Hillary. Durante su tiempo como Secretaria de Estado, Clinton utilizó un servidor privado de email para comunicaciones oficiales, lo que impidió a la administración estadounidense cumplir con el imperativo legal de constituir un archivo oficial integral. En otras circunstancias, este habría un inexcusable y penoso caso de negligencia, pues esta práctica, sin duda poco transparente, no es inhabitual en Washington. Recordemos que de 2003 a 2008, la Administración Bush usó un servidor privado, administrado por el Comité Nacional Republicano. Cuando se le pidió devolver los emails, Clinton solicitó a sus abogados revisar cada uno de ellos y entregar solo los ligados al Departamento de Estado. Los otros fueron borrados. Tampoco hay aquí una actitud inédita: la administración Bush “habría perdido” 22 millones de emails, sobre todo de la oficina del vicepresidente Cheney, que cubriría temas tan sensibles como la decisión de invadir Irak. Pero, con la imagen de deshonestidad de Clinton, y en plena campaña electoral, estas acciones dieron la impresión de una voluntad de ocultar, y ampliaron dudas que nunca podrían ser aclaradas, precisamente porque la más interesada, Hillary, ordenó borrar las pruebas. ¿Será que tenía ella más que perder que ganar siendo transparente? ¿Por qué, ante el reciente anuncio del FBI de reabrir el caso, no hizo una conferencia de prensa para abordar el tema? ¿Por qué no entregó la computadora original al FBI para determinar si había sido pirateada?

3.La cuestión económica. Las estadísticas muestran crecimiento económico y descenso del desempleo, pero el estadounidense promedio no siente esas mejoras. Además, los empleos existentes son de menor calidad. Indicar que el declive del sector industrial estadounidense es culpa de China y de los Tratados de Libre Comercio es simplista y muestra el populismo de Trump, pero es eficaz en términos electorales. El ser humano es de memoria corta. Al estadounidense se le olvidó que la última administración republicana dejó el país con la peor crisis desde la Gran Depresión de los años 1930. Y aunque las estadísticas muestran que bajo las riendas demócratas la economía se comporta mejor, el electorado estadounidense percibe que los republicanos ofrecen un mejor manejo a este nivel. El carisma de Trump en lo económico es notorio: su imagen de empresario exitoso (aunque su historial muestre lo contrario), y su promesa de liderazgo fuerte para implementar decisiones “simples”, redituó. Clinton habría tal vez podido hacer un mejor trabajo para recordar el largo pero exitoso camino de la recuperación económica durante la Administración Obama.

4.Una campaña negativa. Dos elementos de análisis son importantes aquí. Primero, mientras que Obama fue el candidato del cambio esperanzador, Clinton se dedicó a caricaturizar a Trump como alguien sin el temperamento, la experiencia, y la capacidad de liderazgo. Claro, la campaña de Trump, centrada en la identidad (prohibición de entrada de musulmanes, construcción de un muro con México) no dejó margen de maniobra. El mensaje de Trump fue eficaz con votantes. Además, la postura multicultural de Hillary evidenció lo que muchos ven como una “débil” política exterior y migratoria de Obama. El esfuerzo demócrata tuvo entonces que dirigirse a atacar no el mensaje, sino el mensajero. Segundo, la elección de Obama, en un país tan injusto con los afro-descendientes, revigoró el movimiento “nativista”, basado en ese Tea Party que tanto detesta a Obama (71% de sus miembros creen que está destruyendo el país). Hasta hace poco, el estadounidense se definía no en términos religiosos, étnicos, o de lenguaje, sino de libertad. Esto cambió. Trump, que ganó puntos ante este segmento de la población cuando solicitó a Obama probar su nacionalidad, alimentó una teoría de la conspiración que incluye a las grandes corporaciones, los medios de comunicación, los Obama, y por supuesto, los Clinton. Solo 61% de los votantes de Trump cree que Obama nació en EE.UU., y 54% cree que es musulmán (es cristiano, aunque eso no debería importar). David Duke (Ku Klux Klan) ha afirmado que no votar por Trump era una traición a la patria. Tal vez es injusto achacarle a Clinton culpa en esta campaña negativa, pero sin duda, su fracaso electoral es un voto de censura a Obama (que paradójicamente obtiene buenos niveles de aprobación al final de su administración).

5.Una candidata del Establishment. Clinton fue de izquierda para seducir a los votantes de Sanders, de centro cuando habló de economía, y de derecha para atraer a Wall Street. Se sabe desde los años 1990 que los Clinton representan el ala derecha de su partido, lo cual ya de por sí no agrada a los más progresistas. Pero el inesperado endoso a Hillary de medios de comunicación de derecha como The Dallas Morining News y The Arizona Republic, así como de una interminable lista de líderes republicanos, la convirtieron en la candidata del “establecimiento”, lo cual ayudó a Trump a presentase, precisamente, como el outsider que lucha contra esa clase política inoperante y corrupta. A la postre, esto le dio la victoria a Trump, pues le permitió encarnarse como el líder de la revuelta contra los políticos tradicionales. Presentarse como la candidata de experiencia, como la luchadora incansable, alguien respetado por la clase política, habría sido eficaz, si no fuera porque el votante está harto. Clinton era el pararrayos natural de esta frustración – desde que fue Senadora se transformó en insider (de hecho, Obama usó esa carta en la precampaña de 2008), pero en esta ocasión injustificadamente se convirtió en el chivo expiatorio del político que hizo explotar la deuda, que bloqueó el congreso, que hizo polémica estéril, y que ha convertido a Washington en una burbuja desconectada. Trump ganó contra los demócratas, los medios de comunicación (que esquizofrénicamente apoyaron a Clinton, pero que la acosaron con los emails), e incluso contra los republicanos.

6.Ser Mujer. La sociedad valora poco a las mujeres duras y emprendedoras. Se ha subrayado el doble estándar por el que se juzga a Clinton, más severo que el aplicable a los varones. El hombre que muestra su natural ambición es auténtico. Una mujer ambiciosa es extraña, y si lo muestra, puede dar la sensación que no es sincera. Hillary rechazó durante años usar maquillaje, y tampoco adoptó el apellido de su marido. Se indica que este “feminismo exacerbado” le costó en 1980 a Bill Clinton su reelección como Gobernador de Arkansas. Y algunos sitúan en este periodo el origen de la estrategia de Hillary para sobresalir en política: cada vez que es señalada, cambia el atuendo y su maquillaje para ofrecer al electorado una nueva versión de “Hillary”, menos amenazante, y la cual diga lo menos posible sobre su verdadera persona. Tal vez es cierto que Hillary tenía mucho que esconder, por ejemplo, la seguridad y capacidad de liderazgo de una mujer que lleva décadas incomodando a más de uno. De marzo de 2015 a septiembre de 2016 circularon en los EE.UU. 560,397 artículos sobre los emails de Clinton; no se investigó los de Bush. Clinton no habría sido la primera presidenta con problemas de salud – John F. Kennedy es conocido por sus múltiples condiciones – pero una neumonía mal cuidada alimentó los medios de comunicación durante días. Yo estaría harto que me pregunten sobre el color de los que zapatos voy a usar en mi debate, el estilo de mis pantalones, o sobre la última vez que cambié mi peinado.

7.Ser Hillary Clinton. Los Clinton irrumpieron en 1992 el paisaje político con un mensaje fresco, poniendo un fin abrupto a la sacrosanta revolución neoconservadora de Ronald Reagan, y rompiendo el mito de la invencibilidad republicana. En ese entonces, Hillary ya era “Hillary”, es decir, era claro que la primera dama no permanecería en casa horneando galletas y organizando recepciones. Es en esta época en donde sus protectores comenzaron a sobreprotegerla y sus enemigos a sobre-atacarla. Clinton puede parecer hoy una política conservadora, pero en su juventud fue revolucionaria. El absolutismo ideológico republicano, el odio a los Clinton, y la inseguridad masculina, son elementos de análisis importantes. El machismo y la misoginia no deben ser subestimados en esta elección. Los republicanos nunca perdonaron a los Clinton por esa usurpación del poder en 1992, como lo demuestran los casi obsesivos intentos de destitución de 1998 (escándalo de Lewinsky) y la forma como Al Gore, heredero del clintonismo, perdió en 2000. A decir verdad, no tenía por qué ser diferente en esta ocasión.

Es triste constatar cómo el votante estadounidense, ante su hartazgo, toleró el racismo, la irresponsabilidad y ligereza, y una incoherente política económica reaccionaria. Ni siquiera el carácter impredecible de Trump fue importante. Pero hay una constante que debe ser subrayada aquí: así como Obama ganó su primera elección criticando a Washington y ofreciendo la renovación política, hoy es claro que el hartazgo ciudadano con los políticos tradicionales ha llegado a tal punto, que cualquiera, incluyendo Trump, puede ser electo. Como cualquier país, se demuestra que los EE.UU. son vulnerables a los populismos insensatos. Hoy queda claro que no se trata de un país excepcional.

Fernando A. Chinchilla
Ciudad de México, noviembre de 2016

Bernie Sanders: El hombre que quiso ser Presidente

Comparte este artículo:

Hace un año aproximadamente, en medio de la controversia desatada tras las declaraciones xenofóbicas del (en ese entonces) pre-candidato a la presidencia del partido republicano, Donald Trump, tanto los estadounidenses, como las personas de otros países al tanto del proceso rumbo a las primarias de Estados Unidos, fuimos testigos de la creciente popularidad de un hombre que, prácticamente fungía como la antítesis del ahora candidato presidencial republicano; me refiero a Bernie Sanders.

Político independiente desde el 79 hasta el 2015, activista en su juventud y testigo del legendario discurso de Martin Luther King Jr.I have a Dream”, Sanders optó por competir por la candidatura presidencial del partido demócrata, teniendo por consecuente, a Hillary Clinton y Martin O’ Malley, como sus rivales.

A lo largo de su campaña por la nominación demócrata, se pudo observar en Sanders, una clase de político que no se había apreciado desde hace tiempo; gracias a los discursos temerarios, a los mensajes incluyentes hacía las minorías del país, así como las propuestas contrarias al tradicional capitalismo feroz que impera en su nación, el pre candidato demócrata comenzó a ganar una simpatía descomunal para un político que abiertamente se considerara “socialista”.

Asimismo, dentro de los debates con Hillary, cada televidente y espectador directo del mismo pudimos observar la capacidad de Bernie al momento de defender sus ideales frente a la esposa del expresidente Bill Clinton.

Dentro de este tiempo que Sanders luchó por la candidatura presidencial del partido demócrata (y estoy seguro que más de uno concordará conmigo) pudimos apreciar lo que es un político verdadero, pues en medio de la siempre política exterior intervencionista de EUA, vimos a un hombre cuestionándose dicha costumbre; en medio de situarse en un país donde lo privado supera enormemente lo público, vimos a un hombre defender la idea de apostar por un sistema de salud público, así como la implementación de universidades de la misma naturaleza.

Cualquiera que pudiera apreciar el sistema económico y político estadounidense, no encontraría otra palabra mejor para calificar a Sanders que, “rebelde”. O bien, ¿de qué otra forma se le puede decir a un hombre que defiende sus ideales en un país donde dominan los de carácter opuesto? ¿Qué otra palabra puede ser usada para definir al individuo que se atreve a plantar cara a las ya añejadas costumbres políticas del sistema de su gobierno?

Como mencionaba el filósofo Albert Camus, el hombre rebelde es aquel que da un sí y un no, aquel que, después de atestiguar las injusticias de su época, se decide a cambiar su realidad por medio del combate por la transformación de la misma.

Es eso mismo lo que define a Sanders, y es también ese el motivo de las protestas que se han dado luego de anunciar su apoyo a Clinton, pues un hombre rebelde no puede darse el lujo de dar soporte a políticos como la antes mencionada, aun cuando se esté enfrente de la concepción física del racismo (Trump).

Confío en que Sanders retomará el rumbo, y nos seguirá dando catedra de lo que es un verdadero político que se preocupa por su pueblo y que no cae en los males que han aquejado a Estados Unidos desde su fundación, como lo es el racismo y el vicio a ser el “policía del mundo”.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”