Se niega Trump a testificar en el juicio político en su contra

Comparte este artículo:

El expresidente estadounidense Donald Trump anunció este jueves que no testificará en el juicio político que enfrenta bajo la acusación de “incitar a la insurrección” por el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, y calificó el procedimiento de “inconstitucional”.

“El presidente no testificará en un procedimiento inconstitucional”, afirmó el jueves su portavoz, Jason Miller, en una declaración difundida por el diario The Washington Post, después de que la defensa del exgobernante calificara el proceso de “maniobra de relaciones públicas” de los demócratas.

Trump, que dejó la Casa Blanca el pasado 20 de enero, respondió así a una solicitud formal que le hizo el legislador demócrata Jamie Raskin, jefe de los “fiscales” del juicio político, para que testificase bajo juramento antes o durante el proceso en el Senado.

Raskin hizo el pedido en un carta, publicada en su página web, que envió a los abogados de Trump, dos días después de que el equipo legal del exmandatario presentara una serie de documentos ante la Cámara Alta rebatiendo algunas de las alegaciones lanzadas por los nueve legisladores demócratas que harán de “fiscales” en el juicio político.

“A la luz de su desacuerdo con esas alegaciones factuales, le escribo para invitarle a proporcionar testimonio bajo juramento, bien antes o durante el juicio político en el Senado, respecto a su conducta el 6 de enero de 2021”, dijo Raskin a Trump en la misiva.

Dado que el impeachment, como se denomina en inglés el juicio político, se iniciará el martes, el “fiscal” jefe recomendó al expresidente que ofrezca su testimonio a partir del próximo lunes y “no más tarde” del jueves 11 de febrero.

“Si usted declina esta invitación, nos reservaremos todos los derechos, incluido el derecho a establecer en el juicio que su negativa a testificar respalda una fuerte deducción adversa respecto a sus acciones (e inacción) el 6 de enero de 2021”, advirtió el legislador, quien dio de plazo a Trump hasta este viernes a las 17:00 h local para responder a la petición.

Pese a esta advertencia, los “fiscales” del juicio político no tienen una autoridad independiente para citar a Trump a declarar si se niega a hacerlo.

En su carta, Raskin apuntó que los expresidentes Gerald Ford (1974-1977) y Bill Clinton (1993-2001) testificaron en su día en el Congreso mientras estaban en la Casa Blanca, “por lo que no hay duda de que usted puede testificar en estos procedimientos”.

De hecho, anticipó que, como Trump ya no es presidente, tendrá disponibilidad para declarar.

Pero Bruce L. Castor Jr. y David Schoen, abogados de Trump, señalaron en una carta a Raskin que, “como ciertamente sabe, no hay tal cosa como una interferencia negativa en este procedimiento inconstitucional”.

“Su carta solo confirma lo que es conocido por todos: usted no puede probar sus acusaciones contra el presidente 45 de Estados Unidos, que ahora es un ciudadano privado”, añadieron.

Este será el segundo impeachment contra Trump, quien salió airoso del primero a comienzos de 2020 por sus presiones a Ucrania para que investigara a Hunter Biden, hijo del ahora presidente, Joe Biden, por supuesta corrupción.

En el anterior proceso, el ahora presidente tampoco declaró.

Fallece Ruth Bader Ginsburg, icónica jueza feminista de la Suprema Corte de Justicia de EU

Comparte este artículo:

Ruth Bader Ginsburg, jueza en la Corte Suprema de Estados Unidos y cuya carrera legal estuvo dedicada a promover los derechos de las mujeres, falleció este viernes a los 87 años.

Murió debido a complicaciones de cáncer de páncreas metastásico. Estaba rodeada de su familia en su casa en Washington, dijo el tribunal en un comunicado este viernes. Ginsburg luchó contra cinco ataques de cáncer.

Su muerte se produce menos de dos meses antes de las elecciones y le da al presidente Donald Trump la oportunidad de intentar llevar la ya conservadora Corte de nueve miembros más a la derecha. La confirmación por parte del Senado de su nominado aumentaría las posibilidades de que una decisión anule o restrinja severamente el fallo de Roe v. Wade sobre el derecho al aborto.

Solo unos días antes de su muerte, National Public Radio informó que Ginsburg dictó esta declaración a su nieta Clara Spera: “Mi deseo más ferviente es que no sea reemplazada hasta que se instale un nuevo presidente”.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo anteriormente que el Senado tomaría medidas para confirmar a cualquier nominado este año, a pesar de que McConnell impidió que el presidente Barack Obama tuviera una audiencia sobre su nominación de Merrick Garland en 2016. Eso preparó el escenario para que Trump nominara a Neil Gorsuch en su lugar.

“Nuestra nación ha perdido a un jurista de talla histórica. En la Corte Suprema hemos perdido a una querida colega”, dijo el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, en un comunicado. “Hoy lloramos, pero con la confianza de que las generaciones futuras recordarán a Ruth Bader Ginsburg como la conocimos: una defensora incansable y resuelta de la justicia”.

Mucho antes de que el presidente Bill Clinton la nombrara para la Corte Suprema en 1993, Ginsburg argumentó casos ante la Corte como académica y defensora del movimiento por los derechos de las mujeres. Ella fue una defensora de alto perfil del fallido esfuerzo por adoptar una Enmienda de Igualdad de Derechos a la Constitución de los Estados Unidos.

En la cancha, construyó un récord como uno de los miembros más liberales, apoyando los derechos de los homosexuales y el aborto, la ley de atención médica del presidente Barack Obama y las restricciones a la pena de muerte.

Su fuerte desacuerdo con los fallos que recortan los derechos de voto y la acción afirmativa le valieron el apodo de admiración de “Notorious RBG”. En 2018 se estrenaron dos películas sobre ella: el documental RBG y una biografía de Hollywood, On the Basis of Sex.

Recibió críticas durante la campaña presidencial de 2016 cuando denunció a Trump, que había conseguido la nominación republicana, como un “farsante” en una entrevista con los medios. Ginsburg dijo más tarde que lamentaba los comentarios. Trump le pidió que renunciara y dijo en Twitter que “su mente está disparada”.

Ginsburg dijo que experimentó personalmente la discriminación de género cuando intentó, sin éxito, unirse a las principales firmas de abogados de la ciudad de Nueva York después de ser una estudiante de derecho estrella en las universidades de Harvard y Columbia a fines de la década de 1950.

Ginsburg dejó su huella más clara en la Corte Suprema cuando luchaba contra lo que consideraba discriminación de género, a menudo desafiando a sus colegas masculinos por opiniones que consideraba sexistas.

Su experiencia fue similar a la de la primera jueza, Sandra Day O’Connor, nombrada por Ronald Reagan que se unió a la corte en 1981 y se retiró en 2006.

Reelección en peligro

Comparte este artículo:

A finales del año pasado, e incluso a principios de 2020, cuando decían que Donald Trump no tendría inconveniente alguno en ganar su reelección en Noviembre, yo estaba de acuerdo y no lo debatía. Realmente es difícil que un presidente en el cargo pierda, ha pasado en contadas ocasiones. Sin embargo, a lo largo de los pocos meses que van del año, Donald Trump se ha comportado de una manera inusual: parece que se esfuerza por perder la elección.

El año comenzó con su proceso de impeachment. Al final la resolución fue que Trump permanecería en su cargo, pero es apenas el tercer presidente en toda la historia de Estados Unidos en recibir un impeachment formal, junto con Andrew Johnson y Bill Clinton. 

Mientras ocurría esto, los demócratas realizaban sus elecciones primarias para elegir al candidato que enfrentaría al Presidente en la elección general. En el transcurso de febrero y marzo, la carrera pasó de ser de decenas de candidatos a sólo 3: Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Joe Biden. Al poco tiempo los primeros dos decidieron salirse de la contienda, al ver que los delegados y preferencias que acumulaba el exvicepresidente Biden eran inalcanzables. 

El 13 de abril, Bernie Sanders, que quizá es la figura más pesada dentro del Partido Demócrata en términos ideológicos, dio su apoyo a Biden como candidato a a presidencia, sabiendo que el principal objetivo del partido debía ser derrotar a Donald Trump. Con esto, la contienda quedaba definida: Joe Biden se enfrentará a Trump el 3 de noviembre, por la presidencia de Estados Unidos.

Debido a la pandemia del coronavirus, Joe Biden no ha podido hacer más apariciones en público ni eventos en el partido. Esto podría afectar su candidatura, pero la realidad es que Donald Trump está haciendo todo el trabajo por él. El presidente ha dañado mucho su imagen en los últimos meses, debido a sus acciones y declaraciones. Los medios de comunicación lo acusan de ser poco eficiente en enfrentar la pandemia, y ha sido denominado uno de los peores presidentes del mundo durante esta crisis, junto con Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

 A lo largo del año, Trump se ha dedicado a descalificar todas las acciones de sus opositores, así como de desobedecer las indicaciones sanitarias emitidas por su propio gabinete. Ha brillado por su incoherencia, al menospreciar en repetidas ocasiones la peligrosidad del virus, y más recientemente, decidir comenzar a abrir de nuevo la producción en Estados Unidos declarando que se tiene que hacer aunque muera más gente de la prevista. Si bien es urgente atender el tema económico pues el país registra su mayor tasa de desempleo desde 1930, muchos cuestionan el actuar del presidente al sugerir una reapertura tan agresiva y no tener como prioridad la salud de su gente. 

Diversos gobernantes locales, siendo uno de ellos Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, acusan al mandatario de darle la espalda a sus ciudades y estados. Esto ha causado división de estrategias para enfrentar la pandemia.

Otro tema que ha causado revuelo en las esferas políticas de Estados Unidos se creó cuando The Washington Post publicó un reportaje que confirma que las agencias de inteligencia estadounidenses le enviaron reportes de los primeros brotes de Covid-19 en China, y no hubo acción alguna por parte de la Casa Blanca. En otras palabras: Donald Trump sabía desde enero del peligro de este nuevo virus y decidió no actuar hasta que la pandemia ya se había salido de control. Al día de hoy, Estados Unidos cuenta con 1.38 millones de infectados y 81 mil fallecidos, siendo el país más afectado. 

Electoralmente, esto se traduce en peligro para Trump: de las últimas 15 encuestas publicadas, Biden mantiene ventaja en 14. Si bien faltan aún seis meses para el día de la elección, todo parece indicar que el presidente arranca en desventaja. Aún existe una base enorme de apoyo para Trump, pero el voto de los indecisos es el que podría resultar decisivo y jugar en su contra. Si mantiene sus tropiezos y errores en estos tiempos difíciles, y Joe Biden sabe hacer una campaña inteligente, es probable que en enero de 2021 veamos al Partido Demócrata regresar a la Casa Blanca. 

Toca seguir de cerca el desarrollo del proceso electoral de Estados Unidos este año.

Inicia juicio político contra Trump; republicanos rechazan citar a testigos

Comparte este artículo:

El juicio político contra el presidente de Estados Unidos entró en una nueva etapa este miércoles después de que el Senado debatió hasta altas horas de la noche las reglas que regirán el proceso y los republicanos bloquearon todos los intentos de los demócratas de citar a altos funcionarios.

Antes de que el proceso se centrara en los dos cargos que pesan sobre Trump -uno por abuso de poder y otro por obstrucción al Congreso- los republicanos que dominan el Senado y la oposición demócrata se enfrascaron en una crispada pugna por la hoja de ruta que se extendió durante 13 horas hasta casi las 02H00 hora local (07H00 GMT).

Todos los intentos de los demócratas de citar testigos clave u obtener documentos fueron bloqueados por la mayoría republicana, en un indicio de que cómo se desarrollará un proceso que probablemente concluirá con la absolución del mandatario, que busca la reelección en las presidenciales de noviembre.

El jefe de la mayoría republicana, Mitch McConnell, presentó la noche del lunes un plan de resolución para un juicio abreviado que en cerca de dos semanas puede despachar el proceso.

Este cronograma establecía tres sesiones de ocho horas para la acusación, un tiempo equivalente para la defensa y luego 16 horas para las preguntas.

Este plan de trabajo fue adaptado a último minuto tras la propuesta inicial presentada por McConnell contemplaba sesiones vespertinas de 12 horas, lo que fue duramente criticado por los demócratas que afirmaron que con esto pretendía que el proceso se desarrollara a espaldas de la opinión pública.

Estos fueron los únicos cambios que admitió McConnell y las once enmiendas presentadas por el jefe de la bancada demócrata, Chuck Schumer, para citar a altos funcionarios cercanos a Trump y para obtener documentos fueron rechazadas sistemáticamente con los 53 senadores republicanos votando en bloque.

Cuatro meses después de que estallara el escándalo ucraniano que llevó a los demócratas a acusar a Trump, los senadores dieron comienzo al proceso que convirtió a este en el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido a un proceso de destitución, después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999.

Según la acusación, Trump intentó presionar a Ucrania para que interfiriera en las elecciones de 2020 en su favor, sugiriendo a su homólogo Volodimir Zelenski que investigara los negocios del hijo de Joe Biden, quien podría ser su rival demócrata en las presidenciales.

Los demócratas que lideraron la investigación acusaron además al presidente de obstruir la investigación llevada a cabo en el Congreso al negarse a que sus principales asesores testificaran.

Y según ellos, Trump manipuló a Ucrania al retener cerca de 400 millones de dólares en ayuda militar para un país que tiene un conflicto con rebeldes prorusos en el este de su territorio.

El martes el proceso se desarrolló apegado a un protocolo que dicta que no están permitidos ni los aplausos, ni los teléfonos móviles en la sala y que dentro del hemiciclo solo se puede tomar agua o leche.

Este día histórico en Washington, en la que un soslayado sol de invierno iluminó el Capitolio pese a las temperaturas bajo cero, en un procedimiento poco habitual algunos miembros de la Cámara de Representantes se dirigieron al Senado durante una audiencia.

Una de las figuras centrales fue el demócrata Adam Schiff, a cargo de la acusación contra Trump, que abogó la citación de testigos y la presentación de documentos.

“La verdad va a salir a la luz”, dijo Schiff a los senadores. “La pregunta es cuándo”, planteó el congresista que lideró las investigación contra Trump en la Cámara de Representantes.

El representante de Trump, Pat Cipollone, en el proceso dijo que un juicio partidista equivale a “robarse una elección” y afirmó que bloquear los testimonios de los altos funcionarios de la Casa Blanca es un “acto de patriotismo”.

“Ellos quieren sacar al presidente Trump de las papeletas”, dijo en referencia a las próximas elecciones.

La senadora Elizabeth Warren, una de las precandidatas demócratas a quien el proceso dejó anclada en Washington, se expresó con dureza después de que los republicanos sepultaron una enmienda para citar al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney.

“Seamos claros: no estaríamos aquí presentando enmiendas a las 22H00 si el senador McConnell y los republicanos no estuvieron tratando de manipular las reglas del juicio político”, dijo Warren.

Por su parte, Trump está en Davos para participar en el Foro Económico Mundial y desde donde volvió a calificar el proceso en su contra como una “una cacería de brujas que ha estado desarrollándose durante años”.

(AFP)

#ElTalónDeAquiles: “Mezcolanzas incoherentes”

Comparte este artículo:

El siglo XXI inició con los atentados terroristas del World Trade Center de Nueva York. Venía de concluir el periodo presidencial de Clinton, época comparable a los años locos, los de la década 1920, conocidos por la expansión del jazz, del charlestón, del tango, la popularidad de Coco Chanel, y la aparición de las minifaldas. Cierto es, en la década 1990 la humanidad presenció terribles cosas, los genocidios en Bosnia y Ruanda entre ellas, pero también es cierto que en los años 1920s surgió el nazismo y las dictaduras de Mussolini, Salazar, y Primo de Rivera. La última década del siglo XX, que corresponde a lo que politólogo estadounidense, Francis Fukuyama, llamó el fin de la historia, es una época en donde triunfó el liberalismo: cayó el Muro de Berlín, la URSS se desplomó, Mandela pasó de ser reo a asumir la presidencia, y la Unión Europea se robusteció. El libre comercio creció, la “democracia” se expandió y el mundo se globalizó.

Pero llegaron los atentados de las torres gemelas, que justificaron lo injustificable: una guerra arbitraria. Los Estados Unidos le mintieron al mundo, los países occidentales se fracturaron, y la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuyas misiones de paz, a pesar de sus límites, habían mostrado potencial años atrás, demostró su incapacidad a temperar la ansiedad de las potencias mundiales. Al-Qaeda siguió golpeando, en Bali (2002), Madrid (2004), Londres (2005), Bombay (2006), y en Irak y Afganistán, mientras que el supuesto paladín de la libertad abrió una cárcel en Guantánamo, en donde torturó a sospechosos que nunca tuvieron derecho a defenderse. Años después, surgió el Estado Islámico. Además, en 2008 la voracidad de Wall Street catapultó al mundo a la peor crisis económica después del colapso de 1929. Diez años después del inicio del siglo XXI, el miedo a la violencia irracional, la guerra antiterrorista, y el pesimismo económico, habían enterrado la euforia liberal generada por el fin de la Guerra Fría. La elección de Obama en algo contribuyó a apaciguar las congojas del progreso.

Pero la elección del premier presidente negro de la historia estadounidense quebró la historia. Por un lado, el pensamiento progresista clamó victoria y continuó su agenda multicultural. Los homosexuales tenemos derecho a casarnos y a adoptar. Las mujeres pueden y deben decidir qué hacer con su cuerpo. El racismo es malo. Cuando está enfermo y sin esperanzas de recuperación, todo ser humano tiene derecho a decidir el momento y las condiciones de su muerte. El cambio climático nos lleva a la extinción como especie. Por el otro, el conservadurismo respondió. Los homosexuales somos perversos. Hay que preservar la vida desde el estado fetal. El concepto tradicional de familia está bajo ataque. Todos tenemos derecho a nuestro entorno sin una amenaza extranjera, por lo que se justifica repeler al inmigrante. Es pecado ir contra la potestad de Dios de decidir hasta cuando vivimos, y el cambio climático es una invención de izquierdistas radicales en su desesperada lucha contra el capitalismo. 

En este siglo XXI, caracterizado por una democratización de los púlpitos, todas las opiniones valen lo mismo. Lo subjetivo se convierte en hecho objetivo en un abrir y cerrar de ojos. Nadia verifica fuentes. Y como una mentira se convierte en realidad si se repite mil veces, ya no existe diferencia entre lo real y la ficción. Trump entendió que lo importante no es decir la verdad, sino generar credibilidad, al menos entre un sector de la población. Así, hay gobiernos de “izquierda” apoyados por grupos religiosos de ultraderecha, sindicalistas que olvidaron como proteger a los trabajadores que manipulan a la ciudadanía con falsedades para beneficiar a élites emergentes, y grupos de derecha que respaldan agendas neo-mercantilistas. Lo que para unos son derechos humanos fundamentales, para otros es una ideología de género perversa y peligrosa. Unos juzgan que enfrente hay pretenciosos cosmopolitas mientras que estos creen que los otros son vulgares ignorantes. Hoy, la izquierda defiende el libre mercado y la derecha aboga por la imposición de barreras arancelarias. Y, como la tecnología lo permite, bloqueamos a todos los que piensen diferente, con lo cual el espacio deliberativo se pierde, y con ello la idea del debate democrático. El miedo, la frustración, y el enojo, valen más que la racionalidad. El siglo XXI no es un siglo de progreso. Es un siglo regresivo. Si seguimos así, esta mezcolanza incoherente pronto nos llevará al siglo XIX.

Fernando A. Chinchilla 

Montreal (Canadá), 8 de agosto de 2019

#Kleroterion: ¡Es la corrupción… Estúpido!

Comparte este artículo:

En la historia de la política en el mundo, nos hemos encontrado con posturas y frases muy interesantes, tal es el caso de el ex presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Bill Clinton, que en 1992 durante su campaña presidencial, acuñó la frase, “The economy, stupid”, que sin duda, fue parte medular para ganar las elecciones, convencido de que lo esencial para lograr la victoria, era postularse por un tema y/o problemática directa de los ciudadanos de su Nación, la economía, es así que la frase estadounidense fue adoptada hasta en niveles internacionales, refiriéndose a varias cuestiones que en efecto, son vitales para cualquier ámbito.

Derivado de lo anterior y como todos sabemos, uno de los problemas que más aquejan a nuestro país, es sin duda, la corrupción. Sin embargo, hasta el momento no se ha podido medir con precisión cuáles han sido sus alcances. En efecto, sabemos que sus consecuencias han mermado a la sociedad mexicana y nos han colocado en lugares vergonzosos a nivel internacional en esta materia. Es importante antes de hablar de este tema, conocer en primer lugar, que es la corrupción, o en qué consiste, para Transparencia Internacional, se define como “el abuso de poder para beneficio propio”, y la clasifica en corrupción a gran escala, menor y política.

Por otro lado, también debemos identificar sus causas, lugares, motivos y áreas donde se lleva a cabo más comúnmente, desde lo general hasta lo particular, ya que en cualquier medición o acción, finalmente es corrupción simple y llana, desde el desvío de recursos, hasta solicitar o dar una dádiva a alguna autoridad, fuera de lo que establecen las leyes y reglamentos, por lo que en su estudio, análisis y forma, no nos permite tener estadísticas precisas, sin embargo, por estas acciones, se presentan y existen pérdidas con grandes costos económicos, sociales y políticos, además de perder la confianza en muchas de nuestras instituciones, pero debemos recordar que las instituciones no son las corruptas, son las personas que la promueven.

Ahora bien, independientemente de los costos económicos, que de acuerdo al Banco Mundial se estima que representa 9 por ciento del PIB del país, la corrupción nos da, como se dijo anteriormente, costos políticos, por ejemplo, la insatisfacción de la democracia donde solo el 37 por ciento de la población la apoya, así como el 91 por ciento no confía en los partidos políticos, el 83 por ciento tampoco confía en los legisladores y el 80 por ciento no tiene aprecio por el sistema judicial, lo anterior, de acuerdo al Barómetro Global de la Corrupción, de Transparencia Mexicana. Asimismo, se tienen costos sociales donde se arroja que el 14 por ciento del ingreso anual de los hogares se destina a pagos extraoficiales.

En México se argumentan diferentes posturas, algunos que es un problema del Estado y el cumplimiento de las leyes y por otro lado que es un problema cultural, pero en cualquiera de estos supuestos, estoy convencido que la corrupción, es un lastre que aqueja a nuestra sociedad y que por ella, no hemos podido avanzar en muchos sectores, ya sea públicos o privados. Recordemos también que la corrupción, aunque su finalidad va en la percepción de dinero, no solo significa esto, es también un sentido más profundo en el actuar de las personas como autoridades, por ejemplo, los tratos de políticos con narcotraficantes, los malos procedimientos penales, la ineficaz procuración de justicia, las licitaciones no transparentadas, los moches, evasión fiscal, lavado de dinero, robo de combustibles, facturas falsas, etc.

Por su parte y me parece elogiable adoptarlo como tema principal de actuación política, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, prometió erradicar la corrupción, pero no contenerla ni acotarla, sino erradicarla en su totalidad, lo que sin duda al lograrse, podremos ser una nación potencia a nivel mundial y prospera de manera interna, convencido también, que una de las partes claves para el triunfo del actual presidente, fue sin duda, esta propuesta.  Para empezar adoptó combatir la corrupción de adentro hacia fuera, lo que me parece una buena estrategia, ya que si tenemos un gobierno transparente, tenemos instituciones transparentes, por lo que en automático tendremos ciudadanos transparentes, es muy importante que el presidente, siga con esta ruta adoptando el compromiso asumido por México en la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, potenciando el desarrollo económico en condiciones de igualdad y sobre todo competitividad, aplicando las leyes penales sin distingos, así como no aceptar la amnistía conforme al derecho internacional recopilado por la ONU, ya sea en detenciones arbitrarias, desaparición de personas, tortura, ejecuciones extrajudiciales, privación de servicios de salud, y violencia de género.

Asimismo, AMLO, planteó una nueva etapa, o como él dijo “la ruptura con la vieja política”, sin simulaciones para combatir la corrupción e impunidad, recuerdo muy bien que durante su campaña siempre se postuló que la problemática de México era la corrupción, para cualquier tema, siempre contestaba que la corrupción era la culpable , de tal manera que las redes se llenaban de publicaciones que hacían mofa o burla de su respuesta, pues hoy que es presidente, podemos ver que tenía razón.

Dentro sus primeras acciones presentó reducciones a los salarios de los funcionarios de gobierno y ha reestructurado algunas secretarías, centralizando las compras de gobierno y las delegaciones de las secretarias, por lo que de manera inmediata se han logrado ahorros significativos. Es importante saber que el Representante de México, tiene muy claro el panorama nacional, más allá de un tema de campaña, sino una realidad, por supuesto documentada y conocida, que en muchas ocasiones es adoptada como una forma de vida, por lo que sus acciones en contra de la corrupción e impunidad, serán un gran paso para nuestro país que tanta falta le hace para este tema, que sin duda, es la punta de iceberg para la mayoría de los delitos y la injusticia.

Ya basta de un país movido por este concepto, basta de ser un antecedente internacional para la corrupción, basta de que nuestros hijos crezcan sabiendo o pensando que la forma fácil de hacer las cosas, es ofreciendo dinero, que no sea una cultura natural, basta de que veamos las noticias o cualquier medio informativo descubriendo siempre que detrás de la mayoría de los delitos, aparezca la palabra, corrupción, basta de una sociedad llena de corruptos, por que no solo es corrupto quien recibe sino quien da, basta de ser obligados a promoverla, basta de justificarla, simplemente quien da o recibe, es corrupto.

Todos sabemos que si hay alguna problemática en México es la corrupción e impunidad, es algo que desde hace muchos sexenios, pedimos de sobre manera todas y todos los mexicanos que sea resuelto, también sabemos que al erradicarla, transitaríamos de la mejor manera como muchas naciones,  por que estoy seguro, que el esfuerzo, la astucia, la capacidad, el compromiso y sobre todo el respeto, lo tenemos y es muy triste que todos estos factores sean pisoteados, abusados y hasta en muchas ocasiones, sancionados, ¡así es!, somos unos de los países que en muchos casos por decir la verdad o actuar de la manera correcta, resulta que puede ser contraproducente, pero ¿por qué? Por la corrupción.

Sigamos pues con la línea del Presidente de la República, cero corrupción, que no quede solo en buena voluntad de los gobernantes, es un trabajo conjunto, somos un país que aprende a adaptarse a las circunstancias, pero convencido que podemos ser mejores, un país que solo necesita apoyo, instituciones confiables, seguridad y justicia, lo demás, nosotros lo hacemos, por eso si me preguntan cuál es la problemática real de México, puedo contestar con mucha seguridad… ¡Es la corrupción… ¡Estúpido!

Envían paquetes sospechosos a los Clinton, Obama y CNN

Comparte este artículo:

Esta mañana el Servicio Secreto de los Estados Unidos informaron sobre la intersección de varios paquetes que contenían artefactos posiblemente explosivos y que iban dirigidos a los ex Presidentes Barack Obama, Bill Clinton y a la ex candidata a la Presidencia Hillary Clinton.

Además de los paquetes antes mencionados, también se reportó el hallazgo de otro artefacto sospechoso en las oficinas de CNN en Nueva York, lo que provocó la evacuación del edificio Time Warner y la movilización de la policía de la Ciudad de Manhattan.

Los artefactos fueron descubiertos anoche y hoy por la mañana y funcionarios federales indicaron que tienen similitudes al encontrado el lunes en la casa del filántropo multimillonario George Soros.

El artefacto encontrado en la sala de correo de CNN, estaba dirigido al ex Director de la CIA, John Brennan, mismo que no labora en la cadena de noticias internacional.

El Servicio Secreto desmintió reporte difundidos por medios de Estados Unidos donde se indicaba que otro artefacto había sido interceptado y que estaba dirigido a la Casa Blanca.

Autoridades informaron, que el paquete dirigido a los Clinton fue encontrado en la residencia de la pareja en Chappaqua, Nueva York. Mientras que el segundo paquete que tenía como destinatario a Obama, fue interceptado en Washington.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, se limitó a compartir un mensaje en Twitter del vice Presidente, Mike Pence, en el que condenaba los ataques.

Profesionales mexicanos llevan el récord en los “Oscar” de la política en EU

Comparte este artículo:

Consultores, líderes, académicos y activistas políticos de origen mexicano que participaron en los Napolitan Victory Awards desde el 2012, han liderado en cuanto a presencia, postulaciones y triunfos, en estos premios considerados por diversos medios internacionales como los “Oscar” de la política. 

La nueva versión se llevará del 13 al 15 de Agosto, 2018 en Georgetown University en la capital estadounidense y la organización detrás de los premios (The Washington Academy of Political Arts & Sciences) convoca a nuevos aspirantes del premio a participar de los mismos hasta el 30 de junio. 

Sobre los premios

Los galardones reconocen cada año en Washington DC el talento y trabajo de profesionales de la política de cualquier parte del mundo que trabajan en campañas y proyectos que se desarrollan con públicos hispanos. Entre los ganadores internacionales notables están Dick Morris (Director de Campaña de Bill Clinton), David Axelrod, Adrian Saenz y Jim Messina (quienes ganaron por el esfuerzo en el público hispano durante la campaña de Barack Obama en 2018).

Las categorías apuntan a reconocer trabajos en campañas estatales,  locales y las que disputan la presidencia de un país. También una categoría especial Youth Leadership Award para jóvenes líderes menores de 30 años y, por medio de los Global Democracy Awards se, busca reconocer a políticos, líderes y activistas de cualquier edad que luchan por la Democracia y la Libertad.

Un evento también de enseñanza

La programación incluye dos días de entrenamiento para todo público, durante el Campaign Management School Day, durante el cual se da la presencia de ponentes como el estratega estadounidense Joe Trippi (Director de campaña de Howard Dean),  la mexicana Giselle Perezblas, John Aristotle Phillips (CEO de la empresa Aristotle) y Robert Traynham (Senior advisor de George W. Bush). Estas jornadas tendrán otros grandes expertos enseñando cómo planear, ejecutar y ganar una campaña política.

Para más información puede visitar el sitio www.napolitans.org.

Ocho muertos en Nueva York tras un “acto de terror” con una furgoneta

Comparte este artículo:

El terrorismo volvió a golpear Nueva York, a escasamente dos manzanas de la zona cero. Esta vez el ataque tomó la forma de un atropello masivo con una camioneta. Hasta ocho personas fallecieron, entre ellas cinco argentinos y un ciudadano belga. Los servicios de emergencia cifraban en una docena los heridos en el incidente en el bajo Manhattan. El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, lo calificó como un acto de pura cobardía y pidió a los vecinos que no se dejen intimidar.

La cifra de fallecidos puede aún crecer, porque como dijo el comisario del cuerpo de bomberos, Daniel Nigro, algunos de los heridos están en situación crítica. La investigación, entre tanto, continúa y el FBI está liderando los trabajos. El atropello tuvo lugar en un carril bici entre West Street y Chambers Street, en el barrio de Tribeca, coincidiendo con la hora de salida de los colegios y en plena festividad de Halloween.

El autor del atropello fue identificado tres horas después como Sayfullo Saipov, un joven de 29 años de edad que trabajaba como chófer de Uber. Conducía un vehículo que había alquilado en un centro de Home Depot, en Nueva Jersey. A su paso chocó con un autobús escolar, en el que dos adultos y dos niños resultados heridos.

Los agentes de policía le redujeron, tras dispararle varias veces al salir del vehículo. “Se escucharon como seis tiros”, comentó tras el incidente Rubén Cabrera, que se encontraba sobre el paso elevado que cruza la West Side Highway cuando sucedió el incidente.

Saipov, originario de Uzbekistán y residente en Tampa (Florida), fue trasladado a un centro médico con un disparo en el abdomen, explicó el comisario de la policía, James O´Neill, sin facilitar más detalles sobre su estado. Fuentes de las fuerzas de seguridad, citadas por medios locales, señalaron que bajó de la camioneta al grito de “Allhu Akbar” (Dios es grande, en árabe).

El acto terrorista tiene lugar, además, a una semana de que se celebren las elecciones locales, en la que el alcalde demócrata se presenta a la reválida. La ciudad de Nueva York está en alerta permanente desde el fatídico 11-S, hace 16 años. La mayor metrópoli de Estados Unidos es, además, un símbolo internacional de libertad y democracia. “Debemos estar orgullosos de ello y eso nos convierte también en objetivo”, valoró el gobernador Andrew Cuomo, “no debemos cambiar”.

Ni el FBI ni los investigadores de la NYPD atribuyeron la autoría a un miembro del ISIS, aunque encontraron una nota en la caminoneta expresando su lealtad. El ex presidente Bill Clinton pidió, por su parte, que se vean estos ataques como lo que son, “un intento de sembrar el miedo”. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, así como el de España, Mariano Rajoy, y la Casa Real acudieron también a las redes sociales para solidarizarse con Nueva York y las víctimas.

 

Pies secos, pies mojados

Comparte este artículo:

En estos días, el Presidente Barack Obama lanzó una de sus últimas órdenes ejecutivas derogando aquella revisión de Bill Clinton denominada popularmente “Pies secos, pies mojados”, una consecuencia de la revisión de 1995 de la Ley de Ajuste Cubano de 1966 que dice esencialmente que cualquier persona que huyera de Cuba y entrara a los Estados Unidos podría continuar residiendo un año más tarde.




Después de conversaciones con el gobierno cubano, la administración Clinton llegó a un acuerdo con Cuba para que dejara de admitir a personas interceptadas en aguas de los Estados Unidos. Desde entonces, un cubano atrapado en las aguas entre las dos naciones (con “pies mojados”) sería sumariamente enviado a su país o a un tercer país. Uno que llegaba a la costa (“pies secos”) tiene la oportunidad de permanecer en los Estados Unidos, y más tarde calificaría para el estatus de “residente permanente legal” tras un año y un día para eventualmente para la ciudadanía estadounidense.

Con esta revisión todo cubano tenía la oportunidad de acceder a la “Green Card” en los Estados Unidos ya sea que entrara por Nuevo Laredo o en una balsa por Miami. Sin embargo, con este cambio, la única manera de acceder a tal beneficio es demostrando el estatus de asilado político dado que la Ley de Ajuste Cubano de 1966 sigue en vigor.

Con esta decisión, se le da un duro golpe a la comunidad cubana en Estados Unidos, pues la entrada de cubanos al país ya no será tan fluida como antes.

Univisión y el lobby cubano en Miami ha estado organizando una campaña en contra de dicha acción del presidente Obama como un regalo de Obama al régimen castrista.

En las redes, los cubanos en Estados Unidos han protestado que con este cambio los han vuelto un inmigrante más, un ilegal. Desafortunadamente, esto ha provocado que otras comunidades latinas “celebren” esta situación profiriendo insultos que dividen, fragmentan y enemistan a unos y otros.

Sin embargo, ni Univisión ni en Facebook se ha visto más allá de esto, sin darse cuenta que Estados Unidos está tomando cartas en el asunto en un tema ríspido, difícil y complejo que es la migración.

Tal parece que la discusión se centraba en quien llega más y más fácil a Estados Unidos, como sea, lo que cueste, pero llegar. Un cinismo de quienes escribían puesto que no piensan un segundo en la sociedad norteamericana y lo que le cuesta mantener las ayudas sociales a los migrantes.

Nuestras sociedades latinoamericanas contemporáneas no pueden seguir justificando el éxodo de paisanos hacia Estados Unidos. La situación económica sigue igual de mal en nuestros países pero a pesar de ello, al gobierno no le debemos permitir que doble las manos y espere a que pueblos enteros se vacíen porque nadie quiso poner un peso ahí.

Algunos acusan que la elite cubana de Miami ha lucrado con la ley de Ajuste Cubano al atraer a más de los suyos y así vivir del sistema público estadounidense.

Yo no voy a decir que los cubanos en la isla sean los grandes perdedores, dado que ni que Estados Unidos en este 2017 sea una sucursal del paraíso, sin embargo, mucha gente que tenía expectativas de salir ahora se vuelven más complicadas.




Otro comentario muy interesante sobre esta medida es la de algunos cubanos que afirman que su propia comunidad no respaldó lo suficiente a Clinton y que congresistas de su comunidad como Marco Rubio ayudaron a fortalecer la imagen de Trump y el partido republicano que a todas luces quiere acabar de tajo con el tema de la inmigración ilegal por medio de deportaciones, encarcelamientos y vejaciones.

Veremos qué pasa con este gobierno de Trump, que le declaró la guerra a Univisión hace meses en plena campaña electoral. No olvidemos que Univisión es el bastión #1 junto a Telemundo de la comunidad cubana en Estados Unidos. Una encrucijada diplomática que puede cambiar el curso de las relaciones EU-Cuba.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”