Camino resbaloso y peligroso por delante

Comparte este artículo:

Apenas pasaron dos meses de este nuevo régimen, (todavía no se puede hablar de un nuevo gobierno, porque si bien hay un nuevo presidente, parece que ocupa todas las funciones del gobierno….¿en dónde está el gobierno?) y ya está dando lugar a análisis políticos novedosos, cómo lo demostró un editorialista el día lunes, dedicándose a estudiar el “mecansogansismo”, nueva palabra del vocabulario político, propio del nuevo régimen. 

Falta ahora que este editorialista o cualquier otro se dedique a analizar esta afirmación presidencial muy sesuda de la mañanera del día de ayer: “el pueblo se cansa de tanta pinche transa”. La República está tomando altura, gracias a estos ejercicios discursivos novedosos que con toda seguridad van a elevar la capacidad de decisión y a lograr una mejor división de poderes. 

Tal afirmación presidencial era probablemente la consecuencia de una agenda dominical frustrada por haber perdido el vuelo de regreso de Veracruz a la Ciudad de México y de haber tenido que regresar por carretera, agregando fastidio al cansancio de un fin de semana dedicado a una gira política, en lugar de procurar un descanso indispensable para seguir cargando con el país. 

Particularmente, sin querer compartir la tarea con un gobierno que no gobierna nada. En intervenciones nada discretas, el presidente ha dejado sentir su descontento con el poder legislativo, acerca de la Guardia Nacional, y ahora con el poder judicial por su tibieza en condenar la corrupción. ¡Ojo! el “mecansogansismo” está a punto de romper con las instituciones. 

Solamente confirmando lo que exclamó hace 12 años en el Zócalo: “Al diablo con las instituciones”. El camino por delante está resbaloso y podría ser peligroso.  

Grito con Lonche

Comparte este artículo:

La comida mexicana, el tequila, el mezcal, los sombreros charros, no pueden hacer falta cada quince de septiembre en México. Lo que tampoco puede faltar en el Zócalo de la Ciudad de México son los acarreados o mejor conocidos por la sociedad mexicana como los “comelonches”. Gente que son llevadas en camiones de pasajeros hasta el Centro Histórico con el objetivo de llenar la plaza, debido que de lo contrario no se llenaría e incluso me aventuro a decir que luciría vacía.

Los invitados “especiales” de Enrique Peña Nieto este año provenían de los municipios de Tecámac, San Felipe del Progreso y Cuautitlán Izcalli, todas poblaciones del Estado de México y claro gobernadas por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

También, según pudo verificar el medio de comunicación independiente, Animal Político, comprobó que gente del Estado de Hidalgo también fueron acarreados hasta el Zócalo de la Ciudad de México, al igual que las poblaciones antes mencionadas, Hidalgo es un estado gobernado por el PRI.

Varias de las personas entrevistadas dijeron que no tenían muchas ganas de ir, pero que el dinero que les iban a dar eran dos días de pega y que además era importante quedar bien con el jefe. En otros casos el gobierno se aprovechó de la necesidad de la gente de bajos recursos y con la promesa de darles una torta de pollo y jugo los llevaron a las celebraciones del grito.

Esto no es nada nuevo en nuestro país, año tras año los gobiernos municipales, estatales y el federal recurren a este tipo de prácticas. Lo preocupante de la situación es la cantidad de dinero que se va por la coladera del “asistencialismo”, si le podemos llamar así, con el fin de llenar los eventos oficiales de los gobiernos.

Es de muy mal gusto que el gobierno utilice a sus funcionarios de bajo nivel y la necesidad de la gente a su favor, pues como lo pudo comprobar Animal Político, gente de bajos recursos fueron simplemente porqué en sus casas no tienen que comer, ni que tomar.

¿Sr. Presidente no le da vergüenza que ya no puede llenar el Zócalo? ¿No le da vergüenza tener que aprovecharse de la gente para llenar sus eventos? ¿No le da vergüenza que sus hijas hayan utilizado vestidos con precios superiores a los 20 mil pesos, en un evento donde la gente que asistió no tiene ni para una torta de pollo y un jugo?

Porque sí, estimado lector, tanto Paulina y Nicole Peña usaron vestidos de diseñador con precios altos, cuando se supone que el gobierno se está “ajustando el cinturón” y que incluso la Primera Dama tuvo que utilizar un “refrito” para el evento del 15 de septiembre.

¿Dónde va a parar la administración de Peña Nieto?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”