Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut pondrán en cuarentena a visitantes de otros estados de EU

Comparte este artículo:

Los gobernadores de la zona triestatal, conformada por Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, han acordado que visitantes de otros estados del país hagan cuarentena al trasladarse a dichas entidades.

La decisión se habría tomado ante la explosión en casos de COVID-19 en más de 20 estados de Estados Unidos.

Esta orden aplicará, de momento, a nueve estados que han visto un incremento dramático de casos de coronavirus: Alabama, Arizona, Arkansas, Florida, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Washington, Utah y Texas.

La orden, que entrará en vigor a partir de la primera hora del jueves, no impide el viaje a personas que provengan de estos estados, sin embargo, las personas que hayan tomado vacaciones en una de estas entidades, o que lleven a cabo un viaje de trabajo, deberán estar en cuarentena durante 14 días.

Avisos sobre estas medidas sanitarias serán desplegados en autopistas y aeropuertos de los tres estados que implementarán estas cuarentenas.

De manera similar a lo ocurrido en otras partes del mundo, los huéspedes de hotel tendrán que informar de su lugar de procedencia y respetar la cuarentena.

La meta para estas nuevas medidas es prevenir la aparición de una “segunda ola” del coronavirus en estos estados, algunos de los más fuertemente afectados al inicio de la pandemia.

La ciudad de Nueva York, en un principio el epicentro de la pandemia a nivel mundial, ahora cuenta con una de las tasas de transmisión de COVID-19 más bajas en todos los Estados Unidos.

Gana Biden la mayoría de los Estados en el Super Martes

Comparte este artículo:

El ex Vicepresidente Joe Biden se posicionó ayer como un sólido competidor por la candidatura presidencial demócrata tras salir victorioso en cuatro estados sureños -Virginia, Carolina del Norte, Tennessee y Alabama- demostrando su fuerza entre los electores afroamericanos y asestando un golpe al Senador Bernie Sanders.

Además, hasta media noche se perfilaba su triunfo en Texas, el segundo estado con más delegados en juego este “súper martes”.

Sanders se llevó fácilmente Vermont, de donde es originario, Colorado y Utah. Pero su más importante victoria, tal y como lo habían anticipado las encuestas, fue California, entidad que reparte la mayor cantidad de delegados (415).

Biden tuvo un mal comienzo en la contienda demócrata luego de haber perdido en las tres primeras citas (Iowa, Nuevo Hampshire y Nevada), pero se recuperó con una aplastante victoria en Carolina del Sur el sábado pasado.

Al igual que en esa entidad, el ex Vicepresidente triunfó ayer en los cuatro estados del sur gracias, en gran parte, al electorado negro: más del 60 por ciento de los afroamericanos votaron por él.

Además, en Virginia y Carolina del Norte, dos estados llenos de suburbios, Biden obtuvo un buen desempeño con un grupo demográfico que fue crucial para el éxito del partido en las elecciones de medio término de 2018: mujeres blancas con educación universitaria.

Por su parte, Sanders continúa demostrando fuerza entre los electores que han conformado su base política: aquellos debajo de los 40 años de edad. Pero su incapacidad de ampliar su atractivo hacia votantes de mayor edad y afroamericanos condenaron su candidatura en dos estados clave en los que había hecho campaña con fuerza: Virginia y Carolina del Norte- tal y como le pasó en Carolina del Sur.

Apenas el lunes se dio un replanteamiento extraordinario de la carrera, cuando candidatos moderados se aliaron para formar un frente contra Sanders, quien se define como un demócrata socialista y cuyas perspectivas generales de la elección son vistas con escepticismo por gran parte del liderazgo de su partido.

La arrasadora victoria de Biden el sábado en Carolina del Sur lo posicionó como el claro favorito en el ala centrista de los demócratas, llevando a dos de sus rivales -la Senadora por Minnesota, Amy Klobuchar, y el ex Alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg- a abandonar sus candidaturas y ofrecer su respaldo al ex vicepresidente.

De hecho, Biden triunfó en Minnesota y también le arrebató Massachusetts a su aún rival, la Senadora Elizabeth Warren, y a Sanders, quien también dio pelea en la entidad. Al igual que en Virginia, en Massachusetts los senadores se encontraban por arriba del ex vicepresidente en las encuestas.

Las contiendas del Súper Martes (14 estados y un territorio) estaban destinadas a proporcionar a los aspirantes a la candidatura presidencial una primera prueba a una escala verdaderamente nacional. A diferencia de la mayoría de los estados pequeños que tuvieron primarias y caucus una a una en febrero, las elecciones simultáneas de ayer representaron una muestra diversa de las comunidades y circunscripciones que conforman el electorado estadounidense.

Sanders tenía la esperanza, de cara a la fecha, de poder acumular una ventaja insuperable en el conteo de delegados. Biden pretendía impedir eso y hacer un poco más, al unir fuerzas moderadas en el Partido Demócrata bajo una sola bandera por primera vez en la carrera.

(Fuente: The New York Times News Service)

#ElNidoDelGavilán: “México es Olímpico”

Comparte este artículo:

El día 25 de febrero terminaron los Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang 2018 en Corea del Sur. La participación mexicana fue con más atletas que en ediciones anteriores, pero aun sin el apoyo económico del Comité Olímpico.

En algunos sitios como Sin Embargo.Mx están poniendo a debate la relevancia de participar o no en la justa olímpica. Algunos mencionan que al ser México un país tropical no debería participar. 

Mencionan ejemplos de países de América Latina, África y algunas regiones del Sureste Asiático como atletas que solo van de relleno. Sin embargo, esta percepción es completamente errónea y muy poco realista.

México fue el primer país tropical en ir a unos Juegos Olímpicos de Invierno en 1928 de St Moritz en Suiza donde se consiguió un excelente resultado, lugar 11 en la prueba de bobsleigh masculino por encima de países “invernales”. El mundo ha cambiado, los atletas viven esa globalización, y es así como Bolivia tiene atletas de origen sueco y finlandés, Ecuador tiene un alemán, México tuvo durante varios juegos al alemán-mexicano Hubertus Von Hohenlohe, México alineó un equipo de 4 atletas que no viven en el país por obvias razones de entrenamiento y preparación.

Germán Madrazo, triatleta y corredor que vive en Texas se preparó, se calificó en esquí de fondo, aprendiendo en año y medio como esquiar. Su último lugar (116) fue muy emotivo al ser recibido por el resto de los atletas incluso el medallista de oro.

Sarah Schleper, esquiadora de slalom, originaria de Colorado, pero naturalizada mexicana por matrimonio, con basta experiencia en JJOO, logró un gran resultado en su primera carrera, pero en la segunda tuvo una caída y con eso cerró su participación. Aun así, logró un lugar 41 en la prueba Super G de esquí alpino.

Roberto Dickson, mexicano-canadiense, residente en aquel país, logró clasificarse para dos pruebas del slalom de esquí alpino, consiguiendo un lugar 48 en una de ellas.

Finalmente, Robert Franco, primer atleta mexicano en esquí acrobático, también residente en Estados Unidos, no consiguió clasificarse para la gran final de la prueba, pero fue quien tuvo el mejor lugar, 27.

Si bien los resultados no fueron espectaculares, estos atletas se han pagado sus entrenamientos, que, dicho de paso, son muy caros. Estos atletas añaden diversidad y color a estas competencias, además de motivar a más personas a sumarse a practicar estos deportes.

El deporte es una inversión y una actividad que como país se debe promover a la medida de lo posible. En el caso de los deportes invernales, es difícil sacar atletas competitivos dentro del país, pero en Estados Unidos y Canadá existen muchos compatriotas que pudieran participar, es cuestión de buscarlos y convencerlos. La prensa nacional que gusta del patrioterismo rancio, al reportar estas notas, si un atleta no nació en Tixtla, Guerrero y en cambio nació en Utah o Nevada, parecería que es menos mexicano o que tiene otra clase. No debemos permitir que estos sitios periodísticos tomen fuerza al meter en la mente de directivos o atletas, que no vale la pena participar.

Estos Juegos Olímpicos deben de motivar a más mexicanos a entrenarse y a demostrarse que el sueño olímpico es alcanzable y posible.

Lo dicho, dicho está.