Hablemos de trabajo y de dinero

Comparte este artículo:

Todos estábamos conscientes de que la contingencia traería consigo repercusiones. Sin embargo, nadie podía tener la certeza de qué magnitud tendrían los daños colaterales. Es así, como en un marco internacional no solo se ha venido viviendo una pandemia en términos de salud, sino también en términos laborales: el desempleo. A nivel mundial, la OIT estimaba que en el segundo trimestre de afectaciones por covid-19 se vería reflejada una pérdida de empleos que ascendería a los 195 millones de personas desocupadas. 

En México, de acuerdo al Presidente López Obrador el total de empleos que se han perdido ya llega a 1 millón 140 mil. Evidentemente el problema no es la proporción, sino que el número de personas  que se han visto afectadas es bastante significativo. Viendo más allá de ser simples personas, son familias a las cuáles se les ha complicado adicionalmente el poder hacerle frente a la contingencia. 

Como se ha dicho anteriormente, en México 8 de cada 10 empleos surgen por parte de las pequeñas y medianas empresas. Desgraciadamente, a pesar de que hace dos días la Secretaria de Economía; Graciela Márquez Colín, comentaba que no dejarían morir a las pymes. Hoy por hoy sabemos que en el marco de todo lo que ha sucedido, entre abril y junio han cerrado 10, 351 pymes. Por otra parte, en términos de los famosos “créditos a la palabra” se sabe qué se han distribuido alrededor de 16 mil mdp en créditos. Recordando un poco acerca de estos créditos, estos consisten en un monto de 25 mil pesos por parte de gobierno federal para quienes lo soliciten con un esquema de tres meses de gracia. El número de beneficiarios rodea los 641 mil.  

Sin embargo, para muchos aún -y con justa razón- representa un estigma el “negociar” o “tratar” con gobierno federal sobre todo para pedir un préstamo. Y aunque muchos han hecho hasta lo imposible por no cerrar sus negocios, la contingencia provocó que muchos tuvieran que dejar de operar, hacer recortes de personal o incluso cambiar el giro de su negocio. Ser parte del sector esencial probablemente jamás había sido tan deseado como lo es ahora. 

Hablemos de la Secretaría de Trabajo y Previsión de Social, específicamente, de lo que compartió la Secretaria Luisa Alcalde en una conferencia vía twitter el 1 de abril del año presente y cito: “de acuerdo a la LFT y en el entendido de que la autoridad sanitaria declaró una emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor no hay fundamento legal para separar a los trabajadores o dejar de pagar salarios, tampoco es aplicable el criterio del pago únicamente de salario mínimo, la obligación general debe ser el salario íntegro…siempre pensando que para las y los trabajadores, el salario es el sustento que tienen para ellos y para sus familias”. En pocas y llanas palabras, la LFT para efectos de este supuesto quedó de lado o en segundo plano. 

Desde esta perspectiva, al gobierno federal le pareció justo que a todas y todos los trabajadores se les pagara el salario de forma íntegra a pesar de que no todas las empresas estuvieran operando. Desgraciadamente, su postura ha venido cambiando, ya que apenas hace unos días surgió la noticia de que la STPS estaba dejando sin equipos a funcionarios públicos, limitando el uso de servicios básicos y solicitando que “voluntariamente” hicieran aportaciones de su salario para ser “solidarios” con el gobierno federal. No me encanta la idea de ser sensacionalista pero ¿cuándo va a ser el gobierno de México solidario con los trabajadores? Es decir, si se tratase de solidaridad probablemente ya habrían podido vender el avión presidencial, dejar de lado la compra de estadios de béisbol, o suspender por el momento los proyectos de los que tanto se ha venido hablando como la Refinería Dos Bocas o el Tren Maya. 

Todas estas cuestiones indubitablemente son incongruencias de la tan afamada 4T. Sin más y dejando a criterio de cada uno de ustedes lo que perciba de toda esta situación, solo quisiera compartir una frase de Winston Churchill para reflexionar al respecto: “Muchos miran al empresario como el lobo que hay que abatir; otros lo miran como la vaca que hay que ordeñar y muy pocos lo miran como al caballo que tira del carro.” 

Contrata gobierno a empresa que construyó en Dubai.

Comparte este artículo:

El Gobierno mexicano contrató a la empresa holandesa Van Oord, para preparar el sitio en el que se construye la refinería de Dos Bocas, esta empresa es la misma que construyó las espectaculares islas en las costas de Dubai, en los Emiratos Árabes.

La encargada de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, explicó que -gracias a los trabajos realizados por esa compañía- se han podido preparar las plataformas donde serán instaladas las plantas de proceso, a más tardar, a finales de este mes.

“Vamos de acuerdo al programa, no llevamos ningún día de desfase. Tuvimos una empresa de lo mejor, una empresa holandesa, que es la que prepara todo el sitio, que fue la que ganó”, declaró Nahle.

Una empresa muy seria de lo mejor del mundo. Es la empresa que hizo las islas en Dubai y que hoy con toda su experiencia y su tecnología nos ha ayudado mucho en la preparación de la plataforma en Dos Bocas. Ya casi estamos terminando, esperamos este mes de enero terminar toda la plataforma donde van a estar las plantas de proceso y hay un terreno al lado que es donde van a estar todos los tanques de almacenamiento”.

La funcionaria federal informó que el Presidente sostuvo una reunión con los ejecutivos de la empresa Van Oord para conocer los detalles de los trabajos que realizan en la construcción de la refinería.

Nahle informó que el Andrés Manuel revisó personalmente los detalles del proyecto, para constatar que la obra se realiza en tiempo.

Agregó que otras tres empresas privadas, que ganaron paquetes para la refinería, trabajan en el proyecto de ingeniería e iniciaron con las llamadas “pilas de carga”.

 

(Con información del Norte) 

Dos Bocas ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Comparte este artículo:

La Refinería de Dos Bocas, Tabasco, ha sido planteada por el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador desde su campaña, como un proyecto necesario para el desarrollo y la preservación de la seguridad energética del país.

En este sentido, poco se ha dicho por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Secretaría de Energía (SENER) y Petróleos Mexicanos (PEMEX) respecto al posible impacto ambiental durante la construcción de la obra y sus actividades posteriores, misma situación que ha generado incertidumbre entre distintos sectores de la sociedad con relación a la viabilidad ambiental del proyecto. 

Si bien, ya han sido señalados los diversos inconvenientes económicos, financieros y de diseño que pudiesen generarse a partir de la construcción de dicha obra, por parte de especialistas, poco se ha hablado de consecuencias ambientales concretas. Pero ¿qué antecedentes existen para poder tener una idea de los posibles efectos ambientales de una refinería de petróleo en México?

En 1933, la compañía “El Águila”, puso en operaciones una de las primeras refinerías de petróleo del país, ubicada en Azcapotzalco, al poniente de la Ciudad de México. Tras la expropiación petrolera de 1938, decretada por el general y entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas del Rio, la refinería fue nacionalizada y tomó por nombre “18 de marzo”. 

La refinería operó poco menos de 60 años, produciendo principalmente gasolina, diésel, gas y algunos otros derivados y llegó a ser una de las plantas más importantes a nivel nacional, con una gran actividad que se vio reflejada en el incremento de su producción y  tamaño a lo largo del tiempo. Finalmente en 1991, esta refinería cerró sus puertas como una de las medidas para evitar la contaminación atmosférica de la Ciudad de México.

Sin embargo, la actividad durante más de medio siglo de esta planta de refinación, aún deja sentir sus efectos en la zona, independientemente del cese de emisiones atmosféricas, sus actividades provocaron un impacto importante en el suelo, debido a fugas de petróleo crudo y presencia de metales pesados, llegando  a reportarse contaminación en el acuífero de la ciudad (García & Fernández-Villagómez, 2014).

Con todo y las medidas implementadas por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) para tratar el sitio, este sigue siendo considerado  un foco de contaminación en la zona poniente del Valle de México, pese a la disminución en la concentración de algunos contaminantes, convirtiéndose en un pasivo ambiental, ya que representa una fuente constante de exposición a sustancias con efectos nocivos para la salud humana (García & Fernández-Villagómez, 2014).

Si bien, las medidas implementadas por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) tratar el sitio, ha logrado disminuir. 

Si bien caso representa un extremo y se entiende por el contexto en el que se construyó la Refinería 18 de marzo (ahora Parque Bicentenario),  existen experiencias positivas en cuanto al manejo amigable con el medio ambiente de procesos de refinación, como el caso de la Refinería de Cartagena en Colombia, que ha logrado, mediante tecnología de última generación, manejar sus residuos, emisiones atmosféricas y descargas con un impacto menor al medio ambiente (Informe 2018).

Con todo y los beneficios evidentes que la Refinería de dos Bocas traerá para los estados del sur y en paralelo a la voluntad política de combate a la corrupción que se ha dejado ver por parte del presidente de la república, experiencias como el Paso Exprés de la carretera México-Cuernavaca y la Línea 12 del Metro, son algunos de los fantasmas asociados a la corrupción y a la implementación fallida de proyectos de gran magnitud, no dejan de provocar inquietud por está mega obra.

Esperemos que el Gobierno Federal escuche a los especialistas y que el beneficio económico y desarrollo derivados de este proyecto, principalmente en el sur del país, no se vean reflejados en la degradación del ambiente en la zona, teniendo como experiencia el caso de la Refinería 18 de marzo, que a más de 25 años de su cierre, aun deja sentir sus efectos sobre la población de Azcapotzalco.

Se inundan terrenos donde se construye la refinería de Dos Bocas. 

Comparte este artículo:

Se ha inundado gran parte del terreno donde se construye la refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el puerto de Dos Bocas por las intensas lluvias.

Se difundieron por medio de las redes sociales fotografías en las que se muestran “lagunas” formadas sobre el predio, durante el fin de semana. 

Los vecinos denunciaron que por el relleno y elevación del terreno de la refinería sus casas quedaron abajo y ahora, con la primera temporada de lluvias, sufrieron anegaciones en sus propiedades. Según información de Proceso

Con la llegada del frente frío se han reportado más de 5,000 damnificados por inundaciones en 98 localidades de 15 de los 17 municipios de la entidad.

Según el Sistema Estatal de Protección Civil (SEPC), los municipios más afectados fueron Paraíso, Comalcalco, Huimanguillo y Centro (Villahermosa). En Paraíso, localidades aledañas al terreno de la refinería como el Ejido Madero, colonia Lázaro Cárdenas y Lienzo Charro, sufrieron fuertes inundaciones. 

De acuerdo con Proceso, vecinos denunciaron que por el relleno y elevación del terreno de la refinería sus casas quedaron abajo y ahora, con la primera temporada de lluvias, sufrieron anegaciones en sus propiedades.

La Secretaría de Energía (Sener) estimó que la primera etapa de la séptima refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Dos Bocas concluirá en diciembre.

Después de culminar la preparación del terreno, que está prevista para diciembre, la ingeniería de construcción de las plantas iniciará con el pilotaje, así como el área de tanquería, indicó la encargada de la política energética, Rocío Nahle, durante su participación en el Consejo Consultivo de Citibanamex.

Nahle recordó que la primera etapa de este proyecto cuenta con una inversión 50,000 millones de pesos, sin embargo, se están haciendo compras de 80 equipos críticos en parques industriales en todo el mundo que se van a colocar este año.

 

 

(Con Información de Forbes) 

La 4T también debe ser ambiental

Comparte este artículo:

Pese al ímpetu transformador reflejado en el discurso y en diversas acciones implementadas por el gobierno del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en materia de corrupción y de combate a la pobreza, parece que el medio ambiente ha quedado fuera de la agenda durante esta administración, en donde las instituciones especializadas en estos temas (SEMARNAT y PROFEPA)  han pasado a un segundo plano y en cierta medida, se han visto sometidas en temas como el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas. Si bien, sería aventurado aseverar que a este gobierno le resulta de poca relevancia y hasta incómodo el tema del medio ambiente, se puede decir que a casi un año del inicio de la administración, no se han mostrado avances significativos en esta materia tan importante para el desarrollo pleno de la actividad humana.

Lo anterior de ninguna manera quiere decir que los grandes proyectos de infraestructura de la 4T carezcan de sustento para llevarse a cabo, pues si bien es cierto que el fundamento en materia ambiental de las dos principales obras del gobierno federal se han visto marcado por un manejo poco usual del impacto ambiental, tanto en la práctica como en el discurso, también es cierto que ambos buscan impulsar el desarrollo del sur del país, el cual ha tenido un crecimiento marginal en los últimos años, siendo Tabasco y Campeche claros ejemplos de esta situación; sin embargo, y pese a las condiciones críticas en las que se encuentra el sureste mexicano, el desarrollo de empresas de gran escala como estas no debe ir en detrimento de la riqueza natural que posee México, la cual nos coloca como uno de los países más importantes en  materia de biodiversidad a nivel global.

Sería importante que con el mismo ánimo con que se ha buscado el combate a la corrupción, se procure el cuidado y la protección del medio ambiente, el cual por años ha sido víctima del dúo, al cual, el presidente, ha responsabilizado de la mayor parte de los problemas del país: impunidad y  corrupción.

Si bien, se ha abierto una esperanza en las últimas semanas tras el caso del derrame de ácido en el Mar de Cortés y la posterior clausura de la planta de Grupo México, mismo que se ha convertido en uno de los principales símbolos de la depredación ambiental y la impunidad tras casos como el derrame tóxico en el Río Sonora en 2014, lo importante es que casos como este dejen de ocurrir, y casos del pasado sean castigados. La presente administración debe tener en claro que si se busca una Cuarta Transformación, esta debe ser integral, y que sin el cuidado del medio ambiente, cualquier proyecto a futuro fracasará de forma inminente en un país sin recursos en donde la contaminación rampante y degradación del entorno natural se han vuelto parte del día a día.

Con toda prudencia, sería responsable y un signo de respeto a las instituciones, permitir que las instancias responsables realicen su trabajo de forma libre y no iniciar trabajos hasta contar con su aval, tomando en cuenta las recomendaciones emitidas para el desarrollo de las obras, como lo pueden ser las modificaciones de ruta y la mitigación de los impactos, los cuales, no implican la cancelación de ninguno de los dos proyectos.

Esperemos que se corrija el rumbo y se encuentre la manera de llegar al equilibrio entre el desarrollo de estos y otros planes a futuro, teniendo como prioridad el cuidado y la preservación del medio ambiente.

Se reúne AMLO con empresarios para discutir proyectos prioritarios

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador se ha reunido el día de hoy, 30 de septiembre del 2019, con empresarios y miembros de su gabinete para poder poner temas del Plan Nacional de Infraestructura en discusión. Entre los que se presentaron se encuentran personas como Carlos Slim (presidente de Grupo Carso), Carlos Salazar Lomelí (líder de Consejo Coordinador Empresarial), Antonio del Valle (presidente del Consejo Mexicano de Negocios), Rocío Nahle (secretaria de Energía, quien tiene a su cargo la refinería Dos Bocas en Tabasco) y Javier Jiménez Espiriú (a cargo de la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía y titular de Comunicaciones y Transportes). Comenzaron a llegar tras dar por concluida la conferencia matutina.

 

Al terminarse la reunión, Rocío Nahle dio por confirmado que se discutieron cómo van en proyectos prioritarios. “Estamos revisando proyectos que tiene el gobierno y cómo vamos caminando en ellos, y cuáles tenemos pendientes,” dijo ella. “Al ser cuestionada sobre qué les manifestaron los empresarios que asistieron a esta reunión con el presidente, la también exdiputada federal aseguró que ‘están muy optimistas’.”

 

(Con información de Expansión Política)

#HojaDeRuta: “AMLO: 5 claves del arranque de su gobierno”

Comparte este artículo:

López Obrador dice la verdad. Ante un clima de polarización creciente, tal aseveración es polémica instantánea. Hay que tomarla en un sentido literal: el hombre que será Presidente de México a partir del próximo sábado cree en lo que dice, y dice lo que cree. Así lo aseveró el Dr. Mauricio Merino, quien compartió una lúcida charla a periodistas y líderes de opinión y periodistas el pasado martes a convocatoria de Consejo Nuevo León.

Este factor aparece como una excepcionalidad: es un político que dice lo que piensa, es decir, en el que el doble discurso no es común. El juicio sobre sus posturas o propuestas es un segundo debate. También, dice Merino, aparece como uno de los líderes políticos más relevantes en la historia de México, característica que no deja de tener sus riesgos, pues su personalidad avasalla de tal forma que las discusiones pueden acabarse centrando más en lo que dijo o dejó de decir, que en el problema público en sí mismo.

El largo camino al primero de diciembre de 2018 está a punto de culminar (uno de casi dos décadas para el propio Andrés Manuel). Se habrá cerrado una etapa e inmediatamente dará comienzo otra en la historia nacional. A partir de ese momento, comenzará oficialmente la administración del Presidente López Obrador, y estará a merced de aquello que Benito Juárez llamó: el fallo tremendo de la historia.

Repasemos entonces 5 claves del arranque de su gobierno:

– La irrupción y fuerza de Morena está transformando el sistema de partidos. En la más reciente encuesta de Alejandro Moreno para El Financiero, realizada a días del inicio del nuevo gobierno, se registra una realidad contundente: Morena es el partido con mayor simpatía en México. 22% de los mexicanos declaró apoyar al partido de AMLO, por apenas un 9% al PRI, 6% al PAN y 2% al moribundo PRD. Para dimensionar, en 2016 apenas un 8% declaraba su simpatía por Morena, mientras que el PRI tenía un 27% y el PAN un 12%. Entre fines de los ochenta y durante los noventa, México transitó de un régimen de partido hegemónico a un régimen plural con tres partidos principales. El escenario actual parece dibujar un partido principal, acompañado de dos partidos de mediana simpatía cuyos bonos van a la baja y el resto de partidos pequeños. Los resultados de las elecciones venideras, en particular las intermedias de 2021, definirán la transformación del sistema de partidos. Un dato importante cierra el estudio de Alejandro Moreno: la verdadera mayoría, en términos de identificación, son los apartidistas: han pasado del 40% en 2016 al 57% a fines de 2018.

– La oposición se está reconfigurando, y podrían no ser los partidos. Ante el desprestigio y debilitamiento de los partidos tradicionales, la oposición al gobierno de AMLO podría venir de otros espacios. Un ejemplo evidente son los Gobernadores: Enrique Alfaro desde Jalisco ya pronunció un fuerte discurso contra los coordinadores estatales del nuevo gobierno, y Silvano Aureoles ha roto el pacto educativo desde Michoacán. Esto también, señaló Merino, es síntoma de un problema que viene: la tensión del federalismo y de la repartición de los recursos federales. Sectores de la Iniciativa Privada y grupos conservadores que sientan sus intereses afectados podrían ser otros polos de oposición. 

– Su agenda inicial está clara. Los proyectos que AMLO y su equipo han puesto a consulta, a pesar de los cuestionamientos metodológicos, marcan con claridad buena parte de su agenda prioritaria: la cancelación del aeropuerto de Texcoco; la construcción del Tren Maya en la península de Yucatán; de la Refinería Dos Bocas en Tabasco; del Tren del Istmo de Tehuantepec y la renovación portuaria de Salina Cruz y Coatzacoalcos; además de ampliar la cobertura de Internet gratuito son los temas de infraestructura. En política social están el aumento a la pensión de adultos mayores, la siembra de un millón de árboles maderables y frutables (que será en sí misma un programa de empleo) y las becas a jóvenes sin trabajo ni estudio, así como a jóvenes de bachillerato. En seguridad, se consultará en marzo la conformación de la guardia nacional. 

– Habrá un enfoque progresista impulsado desde la SEGOB. Aunado a lo anterior, el nuevo Presidente parece haber dado cancha abierta a la Ministra Olga Sánchez Cordero para encabezar transformaciones profundas que están ligadas al objetivo de pacificación y justicia transicional, como lo son la legalización de la mariguana y probablemente de la Amapola. También, el proceso de justicia transicional que tendrá que comenzar con una Ley de Amnistía. De esta manera, la SEGOB se quedará como brazo político y operador del proceso de paz, perdiendo todas las facultades de seguridad, que serán trasladadas a la nueva Secretaría de Seguridad Pública y a las Fuerzas Armadas. No debe descartarse que la Ministra también promueva en el corto plazo el avance de los derechos de las mujeres en temas como la interrupción legal del embarazo.

– La concepción del Estado está dando un giro. En lo político, López Obrador tiene claro que el poder político debe regresar al Estado y no depender de poderes fácticos o de los mercados. En lo social, se plantea la ampliación de un Estado de Bienestar con temas como las pensiones a adultos mayores, la creación de infraestructura, los programas de empleo y las becas a jóvenes sin oportunidades de estudio ni trabajo. El nuevo Presidente parece querer recuperar terreno y marcarlo para dejar claro aquello que es del ámbito público. 

Llegamos así al umbral de un nuevo sexenio, donde la consecución de la paz, la erradicación de la pobreza y la lucha contra la corrupción serán los grandes retos a vencer. Comenzamos.