Trump: el gran evasor de impuestos

Comparte este artículo:

De acuerdo con un artículo del New York Times, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ayudó a sus padres a evadir millones de dólares que recibió como herencia.

Durante la campaña presidencial de 2016, el entonces candidado, Donald Trump, hacía alarde de su “viveza” al confesar que evadió impuestos. De hecho durante la carrera presidencial se negó a publicar su declaración de renta. ¿Algo que ocultar?

Entonces la prensa estadounidense consiguió tener acceso a parte de una declaración de impuestos del magnate de 1995 que indica que el magnate inmobiliario pudo haberse beneficiado de enormes exenciones fiscales durante los siguientes 18 años.

“No hay nadie que haya sido más brillante a la hora de maniobrar alrededor del código de impuestos”, dijo Christie el domingo en la cadena Fox. “Se trata de una aplicación perfectamente legal del código de impuestos y (Trump) habría sido tonto de no aprovecharlo”, aseguraba su amigo y asesor, el ex alcalde de Nueva York, Ruldolf Giuliani en ABC.

Pues ahora The New York Times asegura que Trump no amasó su fortuna él mismo, como siempre aseguró: heredó más de 400 millones de dólares de sus padres, gran parte a través de esquemas de evasión de impuestos, aseguró el martes The New York Times.

Según el Times, a los tres años Trump ya recibía 200.000 dólares anuales de su padre y a los ocho era millonario. Una imagen lejana a la de “self-made man” que proclamó durante su campaña electoral en 2016 y en su libro “El arte de la negociación”.

El periódico asegura que el presidente llegó a recibir lo que hoy equivaldría a 413 millones de dólares de su padre, Fred C. Trump, también inversor y constructor inmobiliario.

Gran parte de este dinero llegó a Trump porque ayudó a su padre a evadir impuestos, por ejemplo creando empresas fachada, según la investigación del diario.

Los padres de Trump dejaron a sus hijos una fortuna de más de 1.000 millones de dólares, que podría haber dejado al fisco al menos 550 millones según la tasa de 55% impuesta en la época a regalos y herencias.

Pero los Trump solo pagaron impuestos por 52,2 millones, o un 5%.

El NYT asegura que Trump ayudó a sus padres a formular un plan que devaluaba el valor de las propiedades inmobiliarias en declaraciones de impuestos, lo cual reducía también los impuestos cuando las propiedades eran dejadas como herencia al hoy presidente y a sus cuatro hermanos y hermanas.

La Casa Blanca no comentó la información de manera inmediata.

Harder indicó que Trump casi no se involucraba en estos temas.

“Nadie cometió fraude ni evasión fiscal. Los hechos en los cuales el Times basa sus falsas acusaciones son extremadamente imprecisos”, añadió.

El Times dice que para llevar a cabo esta investigación estudió cientos de declaraciones de impuestos de Fred Trump y sus empresas.

Pero no pudo acceder a las declaraciones de impuestos del propio presidente, que a diferencia de todos sus antecesores se niega a publicarlas.

El holding que reúne los intereses financieros del magnate inmobiliario, la Trump Organization, es una empresa familiar que no cotiza en bolsa ni publica sus resultados. Desde que Trump asumió la presidencia, el grupo es dirigido por sus hijos, Eric y Donald Junior.

Se alborota el Congreso de la Unión tras presunto espionaje del Gobierno Federal

Comparte este artículo:

Tras los presuntos espionajes realizados por el Gobierno Federal a activistas, periodistas y defensores de derechos humanos, el día de ayer la Comisión Permanente del Congreso, abordo el tema. Legisladores priistas y del Partido Verde Ecologista de México impidieron que se diera un debate frontal, ante las acusaciones que realizará el The New York Times.

Tanto priistas y del verde defendieron en todo momento al gobierno de Enrique Peña Nieto, asegurando que son calumnias por parte del NYT, y solo se busca desprestigiar la figura del gobierno federal, lo cual lo consideraron una estrategia electoral para derrotar al PRI rumbo al 2018.

Por su parte, el diputado priista Cabrera Ruiz criticó la postura del Partido Acción Nacional, a los cuales acuso de no tener memoria, esto, tras las acusaciones de espionaje que ha sufrido Rafael Moreno Valle, ex gobernador de Puebla y Alejandra Sota, ex vocera durante la presidencia de Felipe Calderón.

La senadora priista Graciela Ortiz, comentó que tal publicación internacional le resulta “indignante”, pues no se puede tener “la creencia para poder hacer una aseveración como la que se hizo”.

La diputada de Morena, Vidal Llerenas, expresó que “es interesante como Trump y el PRI se unen para detractar al principal diario del mundo y garante de libertad de expresión”.

El Senador Miguel Barbosa comentó: “Queremos escuchar al presidente de la República. Sí queremos la comparecencia de los titulares de las dependencias. Pero queremos escuchar al presidente de la República y su posición frente a estos asuntos verdaderamente lamentables (…). Hagamos de este un asunto de Estado y que esa práctica política de los gobiernos de abuso de poder… no se siga circunscribiendo a una realidad lamentable”.

Tras ello, el diputado del PAN, Federico Döring, lamentó que el PRI condena los hechos de espionaje, pero por otro lado desvirtúa la labor periodística. Criticó que el gobierno mexicano mantiene una postura omisa en este terreno.

Jesús Zambrano del PRD señaló que los hechos denunciados son lamentables y la inacción de las autoridades es inaceptable; si el gobierno dice que no fue, entonces que diga quién sí.

A su vez, el senador Benjamín Robles expuso que todos saben que el espionaje es el común denominador del país, ya que no es privativo del gobierno actual, sino que ha sido utilizado recurrentemente por distintos grupos políticos. Advirtió que los responsables de estas acciones son el presidente de la República y el secretario de Gobernación, ya que son ellos quienes están al frente de las instituciones de seguridad.