Dimes y Diretes: “Joder a México”

Que lenguaje tan colorido traía el presidente, Enrique “Henry Monster” Peña Nieto el día de ayer. Durante un foro en la Ciudad de México el Presidente dijo que él no se levanta pensando “cómo joder a México”, sino al contrario, piensa cómo ayudar México, hacerlo crecer. Por estas palabras me he dado a la tarea de decirle a nuestro Presidente de que formas se ha jodido a México… Comenzamos.

1. La Reforma Energética no ha servido para absolutamente nada hasta el momento, mucho menos para “bajar” los precios de la gasolina, al contrario, este año ha sido el año de los gasolinazos, a pesar de que a nivel mundial la tendencia es a la baja por el precio del petróleo que aún se encuentra oscilando entre los $40 y $45 USD.

2. Su administración no ha resuelto los casos de desapariciones forzadas, en especial la tan sonada de “los 43”. Al contrario, el gobierno federal ha sido acusado por organismos internacionales de obstruir y ocultar evidencias de las desapariciones y no cooperar con los grupos de búsqueda.

 




3. La actual administración federal tampoco ha sabido poner un “hasta aquí” o por lo menos combatir la corrupción en el país, al contrario, solo existe la impunidad. El mismo presidente no ha sido claro en cuanto al caso de “La Casa Blanca” y el conflicto de interés con Grupo Higa, mucho menos podemos esperar que Peña Nieto reaccione en contra de los Duarte, los Moreira, Roberto Borge y claro Rodrigo “Golden Boy” Medina.

4. No podemos olvidar la invitación de Presidencia y consecuente vista de Donald Trump a México, con el solo objetivo de vernos la cara. Peña Nieto no supo cómo defender al país en ese momento, cuando Trump negó que se hubiese hablado del tan famoso muro entre los dos países. Ahora con la probable derrota de Trump en Estados Unidos, Enrique admite que la invitación fue “precipitada”, pero bueno ya jodió a México.

 




5. Y para terminar no podemos dejar por fuera los crímenes de Atenco y más recientemente Nochixtlán, donde gente inocente han sido asesinadas por oficiales del mismo gobierno federal o cómo en Atenco por fuerzas públicas en control de Enrique “Henry Monster” Peña Nieto. No hay que olvidar tampoco a todos los que han muerto por la inseguridad en el país, que va en incremento y se está saliendo de control.

Por estas razones y otras más que igual usted lector me puede decir, le digo a Enrique, te estas jodiendo a México.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Ocupa “dientes” la CNDH?

No es ningún secreto que nuestro país tiene, desde hace varias décadas, una crisis en lo concerniente al respeto de los derechos fundamentales de sus ciudadanos. Eventos como la matanza de Tlatelolco, Acteal, Ayotzinapa, y más recientemente, Nochixtlán, corroboran el latente problema que hoy se vive, el cual es causado en numerosas ocasiones por las mismas autoridades (nótese que, en todos los casos mencionados, existen supuestos de la participación de funcionarios públicos, además de las sospechas de intervención policial y militar).

Por otra parte, ¿qué medidas ha llevado a cabo el gobierno para solucionar esta evidente crisis? Desde hace tiempo, México se ha incorporado a organismos internacionales que velan por la protección a los derechos humanos, tales como la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), o bien, el CDH (Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas).

Dichos organismos han señalado, en más de una ocasión, la falta de consideración que se tiene en torno al aseguramiento de los derechos fundamentales para con su población; ¿cuáles han sido las repercusiones de la integración de México a estas agrupaciones internacionales?

Si bien cabe destacar que, desde que México comenzó a fungir como miembro de diversos grupos de cooperación para el resguardo y protección de las antes llamadas garantías individuales, este ha tenido que darle una mayor ponderación a las mismas, así como aceptar la intervención de aquellos grupos, en casos que han causado gran difusión mediática, el problema no ha logrado disminuir más que de forma tenue.

A pesar de este supuesto “compromiso” para mejorar la defensa de nuestros derechos por medio de la subscripción antes dictada, los ataques y la represión continúan formando parte de la vida diaria de los mexicanos, sin importar si estos tienen como profesión el periodismo (México es calificado como el país con mayor riesgo para tal empresa), o si son maestros o aspirantes a los mismos (previamente mencionado de Ayotzinapa), o bien si son campesinos (San Quintín).

Ahora bien, ¿qué es lo que falta hacer para mejorar esta situación y garantizarle la dignidad y la existencia a cada miembro de la nación? Lo primero que habría que hacer es, reforzar nuestras instituciones antes de estar firmando acuerdos que sabemos, no vamos a cumplir; actualmente tenemos instituciones como la CNDH, la cual tiene por objeto la defensa de derechos humanos. No obstante, ¿cómo es posible que esta misma pueda defender nuestros derechos si su función se encuentra limitada a la “emisión de recomendaciones”?

Es preocupante observar casos, como lo ocurrido en Veracruz, donde pudimos ser testigos de una abierta represión hacia el periodismo y hacia todo aquel que se opusiera al gobernador, Javier Duarte, en donde las recomendaciones del organismo mencionado no trascendieron, a lo mucho, a un “jalón de orejas”.

Si en verdad queremos mejorar esta deplorable situación por la que pasamos, si en verdad queremos construir una nación más prospera y garantista de derechos, deberíamos empezar por darle “dientes” a nuestras instituciones protectoras de derechos fundamentales.

¿Cómo empezar con dicho cambio? Con algo tan simple como hacer de carácter vinculatorio (obligatorio) aquellas “recomendaciones” de la CNDH, para que así el poder judicial se encuentre obligado a investigar a los servidores públicos que la comisión ha señalado como posibles responsables de violaciones hacía los derechos reconocidos en la carta magna.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Hablando se entiende la gente

Los hechos ocurridos el día 19 de junio en Nochixtlán, Oaxaca, son una clara situación de lo que se vive al sureste del país. La falta de comunicación y la búsqueda de intereses propios ha dejado un saldo de seis muertos y aproximadamente 108 heridos, sin olvidar daños colaterales que han afectado a muchos ciudadanos. Sabemos que la Comisión Nacional de los Trabajadores de la Educación es un factor de poder, así mismo, como fuerza política nacional dentro del Sistema Político Mexicano.

Al surgir la nueva reforma educativa, respaldada por el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, se empezaron a presenciar discrepancias de la CNTE hacia el gobierno en la zona sur del país, en Oaxaca. Tras los plantones, toma de casetas y manifestaciones, éste sindicato de maestros ha generado ruido en todo el país, el disgusto hacia la reforma educativa y a los puntos que plantea no ha dejado abrir un diálogo, sino que ha generado más violencia.

Tras los plantones, toma de casetas y manifestaciones, éste sindicato de maestros ha generado ruido en todo el país, el disgusto hacia la reforma educativa y a los puntos que plantea no ha dejado abrir un diálogo, sino que ha generado más violencia.

La reforma, según Nuño, tiene como objetivos: reorganizar el sistema educativo, así como las escuelas con un nuevo modelo educativo, disminuir la burocracia, evaluar a los maestros, eliminar las plazas de maestros, entre otros.

Todos alguna vez hemos escuchado la frase: “Violencia genera más violencia”, y sí; el uso de la violencia y represión del gobierno federal frente a las manifestaciones o plantones de la CNTE en Oaxaca, fue respondido con más violencia en el estado.

La presencia de armas por parte de la Policía Federal ocasionó que el plantón se saliera de control, al reprimir el disgusto de los maestros que presentaron frente a las decisiones tomadas por el ejecutivo.

Lo ocurrido hace dos días en Oaxaca, cae sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero plenamente en Nuño, quien tomo la decisión de actuar inmediatamente sobre ésta reforma, dejando a un lado las posibles consecuencias que traería. El evitar que las plazas de los maestros sean vitalicias, y se puedan heredar, así como si un maestro no aprueba la evaluación será despedido, ocasionó que éste sindicato reaccionara de tal manera. Aunque no dejo a un lado la posibilidad de que la reforma anterior pueda funcionar y mejorar la educación.

Lo ocurrido hace dos días en Oaxaca, cae sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero plenamente en Nuño, quien tomo la decisión de actuar inmediatamente sobre ésta reforma, dejando a un lado las posibles consecuencias que traería.

Por otro lado, es lamentable la popularidad que el sindicato tiene, por años el uso de la violencia en las manifestaciones ha dejado a cientos de niños sin recibir educación, y que solo se vela por sus propios intereses, dejando entrar a la corrupción.

Vivimos en una sociedad donde se le es difícil ceder, y escuchar al otro; donde la CNTE no esta abierta a éste diálogo. La solución al conflicto que está ocurriendo en Oaxaca no es la violencia, sino en abrirse al diálogo, y por parte de los maestros también. Existen intereses propios de los dos lados, que por lo que se ha visto, están jugando con la vida de las personas. La búsqueda de los responsables de los hechos en Nochixtlán, castigarlos e implementar el dialogo, será el camino para que tanto el gobierno federal como la CNTE, puedan mejorar las condiciones educativas del país.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”