Acusan corrupción en desmontaje de aeropuerto de Texcoco

Comparte este artículo:

La licitación para vender el acero del aeropuerto de Texcoco que fue cancelado por la Administración de Andrés Manuel López Obrador fue rechazada por siete de 13 empresas que participaron en ella, pues aseguraron que hubo mano negra para favorecer a una de las proveedoras del nuevo aeropuerto de Santa Lucía que, actualmente está en construcción.

Los empresarios participantes que buscaban adquirir las 49 mil toneladas de acero que hay en el aeródromo cancelado se inconformaron con el fallo y cuando el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) anunció el resultado de la licitación, les gritaron a sus integrantes que estaban cometiendo un acto de corrupción.

La empresa que ganó el contrato para desmontar el acero del NAIM es Grupo Gilbert Estructuras en Acero, que presentó una oferta por 197.4 millones de pesos por el material.

Esto, fue uno de los puntos que llamó la atención, pues hubo una empresa que ofreció más por el acero.

Se trata de Habilitadora de Metales Monte Salas, que ofreció 7.3 millones de pesos más que Gilbert.

No obstante que fue descalificada por una discrepancia en la fecha del código QR de su constancia de cumplimiento de obligaciones fiscales emitida por el SAT, con la fecha asentada en otro documento.

Aunque la Sedena, a cargo del proyecto de Santa Lucía, no ha hecho pública ninguna de las licitaciones, se sabe que, si bien no contratará constructoras, aceptó que lleva a cabo la adquisición de los materiales directamente a los fabricantes y sin intermediarios” y que se renta equipo y maquinaria adicional” al que tiene la dependencia.

Sin embargo, se sabe por Gilbert que la empresa presume en su sitio de Internet como su principal obra en proceso” al Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

De ahí que las empresas Habilitadora de Metales Monte Salas, Ferrociclables, Remesare y Metales BYG, entre otras, tengan la posibilidad de promover inconformidad ante el Organo Interno de Control de GACM, la paraestatal que estuvo a cargo del NAIM.

El argumento sería que Grupo Gilbert omitió incluir en sus documentos la carta de No Conflicto de Interés”, lo que era causal de descalificación.

De acuerdo con lo estipulado, Gilbert tiene 99 días para desmontar los foniles, que eran las estructuras de la terminal del NAIM, así como el material de la torre de control, y retirar todo el acero del sitio, que será parte del Parque Ecológico Lago de Texcoco y podría ser inundado.

Golpe de Estado energético

Comparte este artículo:

El golpe de Estado energético que propinó Rocío Nahle García, titular de la Secretaría de Energía a nombre de la cuarta transformación y por orden del presidente de México y de quienes desde sus escondites le dictan la política para avanzar en la instauración del socialismo totalitario en México, constituye un atropello grosero al orden jurídico vigente y desatará cientos de amparos, protestas de gobiernos extranjeros y posturas agresivas de empresas extranjeras que tuvieron fe en la reforma energética del régimen anterior. 

Al congelar inversiones por más de 7,000 millones de dólares, casi la misma cantidad que la que resulta de la absurda cancelación del NAIM de Texcoco, provocará demandas por la misma cantidad más daños y perjuicios, lo cual agregado a lo de Texcoco acabará haciendo parecer el FOBAPROA de Ernesto Zedillo como una tómbola de kermes parroquial. Obviamente, con cargo al contribuyente mexicano que acabará pagando la energía eléctrica más cara del mundo, además de la más contaminante. 

La cuarta transformación no respeta los Acuerdos de París, ni tampoco la salud de los mexicanos, como ya lo demostró su ausencia de manejo de la crisis del COVID-19. ¿Será este pronunciamiento autoritario una pifia de una funcionaria removible en caso de que las protestas internacionales pongan en peligro la estabilidad del gobierno, o será solamente un movimiento adicional que juegan los estrategas e ideólogos de la cuarta transformación (mexicanos y extranjeros de todo pelo), frente a la ausencia de reacción enérgica de la sociedad mexicana? 

¿Se puede creer que funcionarios mexicanos sean tan torpes que promueven con todo conocimiento de causa el uso del peor combustóleo capaz de envenenar a gran parte de la población? ¿Lo sabe y lo entiende AMLO? Si no lo entiende, que dios le perdone su ignorancia incorregible, si lo sabe, tendrá el presidente tanto afán de poder que sería capaz de perjudicar la salud de millones de los ciudadanos catalogados como pueblo sabio? 

El presidente se puso en un tobogán muy resbaloso. Ya no entiende cuales son los límites del poder. Anticipa actos futuros y asume que ya prevalece la dictadura a la cual anhela.

Enfoques cuestionables en momentos incorrectos

Comparte este artículo:

La llegada de AMLO a la Presidencia Mexicana en diciembre del 2018 nos trajo una serie de proyectos que han sido y siguen siendo tema de debate debido a las implicaciones económicas que tienen, así como el posible trasfondo político que impulsa al gobierno de la “cuarta transformación” a llevarlos a cabo. Sin embargo, en estos momentos de una recesión generada a raíz de cancelación de proyectos públicos y privados, aunado a una pandemia sin precedentes, ¿será correcto tratar de seguir llevando a cabo la financiación de estas obras como Santa Lucía y la refinería Dos Bocas?

Desde que el INEGI llegó con la noticia de que el 2019 fue un año sin crecimiento económico se empezó a cuestionar todavía más las obras que propone nuestro presidente y los costos económicos que van a presentar la cuarentena que estamos viviendo solo han servido para potencializar dichos cuestionamientos, pues se considera que una mejor política fiscal anti-cíclica gubernamental sería a través de estímulos fiscales tales como los que se están dando en otros países como Italia, Corea del Sur y EEUU. En cambio, en México el plan de reactivación que fue presentado el pasado 5 de abril, donde se manifiesta continuar con la refinería Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía, incremento la incertidumbre entre los inversionistas, haciendo que las perspectivas de crecimiento económico de México para este año cayeran todavía más y que el peso mexicano se convirtiera en una de las monedas con mayor devaluación a corto plazo.

Se argumenta que, al seguir con el gasto gubernamental previamente planeado a través de estas construcciones, se están siguiendo teóricamente políticas fiscales expansivas, pero no se toma en cuenta que éstas obras podrían ser más bien una muy mala inversión justo en estos momentos porque no son rentables en el corto plazo. La cancelación del NAIM para en su lugar construir el aeropuerto de Santa Lucía significó un incremento en el costo originalmente planteado en gran magnitud debido a que se tienen que pagar más de 10 mil MDP a los contratistas por gastos no recuperables, penalizaciones por cancelación tardía y sumado a esto el nuevo gasto de la construcción de Santa Lucía, estimado en 170 mil MDP. Por otro lado, se estima que el costo de la refinería Dos Bocas podría llegar hasta a 12 mil MDD o 280 mil millones de pesos tomando en cuenta el tipo de cambio del 13 de abril. Este gasto aparte resulta ser de dudosa necesidad ya que las 6 refinerías que actualmente operan en México operan a niveles significativamente menores a su capacidad, y con las recientes caídas en el valor de la mezcla mexicana de petróleo, producir un barril cuesta más que su precio de venta. 

Una opción que se vería más viable sería suspender estos financiamientos redireccionando el gasto planeado al sector salud, así como a los sectores de la economía que se verían mayormente afectados por la súbita cuarentena, tales como la manufactura y el turismo, para de esta manera apoyar al comercio mexicano y por consecuente, a los empleos de nuestros compatriotas que dependen de dichos sectores de producción, aminorando los efectos recesivos de una pandemia que nos tomó por sorpresa. Mientras tanto, la sociedad civil se tendrá que seguir viendo obligada a hacer el trabajo de reactivación por su propia cuenta.

Referencias

El Universal. (2020, marzo 11). Hoy cuesta más sacar petróleo que venderlo. Recuperado 13 de abril de 2020, de https://eluniversal.com.mx/cartera/pozos-del-pais-en-riesgo-financiero-por-petroprecios

El Excélsior. (2019, mayo 14). Costo de refinería en Dos Bocas será 8 mil mdd: López Obrador. Recuperado 13 de abril de 2020, de https://www.excelsior.com.mx/nacional/costo-de-refineria-en-dos-bocas-sera-8-mil-mdd-lopez-obrador/1312885

El Sol de México. (2019, abril 27). Aeropuerto de Santa Lucía será más caro que el de Texcoco. Recuperado 13 de abril de 2020, de https://www.elsoldemexico.com.mx/finanzas/aeropuerto-de-santa-lucia-sera-mas-caro-que-el-de-texcoco-3430920.html

Expansión. (2020, abril 5). El plan de AMLO para reactivar la economía por COVID-19 polariza las redes. Recuperado 13 de abril de 2020, de https://politica.expansion.mx/mexico/2020/04/05/el-plan-de-amlo-para-reactivar-la-economia-por-covid-19-polariza-las-redes

El Economista. (2019, agosto 28). Costo de cancelar el NAIM queda en 71,000 millones de pesos: SCT. Recuperado 13 de abril de 2020, de https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Costo-de-cancelar-el-NAIM-queda-en-71000-millones-de-pesos-SCT-20190828-0057.html

Empresas que atienden Tren Maya, Dos Bocas y Santa Lucía continuarán actividades

Comparte este artículo:

La Secretaría de Salud publicó la tarde de este lunes un decreto que establece los lineamientos relacionados con las empresas cuyas actividades son descritas como esenciales para la economía ante la contingencia por COVID-19. De esta manera las empresas de producción de acero, cemento y vidrio con contratos vigentes con el Gobierno Federal, continuarán con sus trabajos para cumplir con compromisos destinados exclusivamente para los proyectos de la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya, el Aeropuerto Felipe Ángeles en Santa Lucía y el Corredor Transístmico.

El mismo decreto refiere que deberán de continuar sus actividades las empresas de producción de acero, cemento y vidrio con contratos existentes considerados como indispensables para Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Por lo tanto, se establece que no piden suspender actividades aquellas empresas que tengan un efecto irreversible para su operación al hacerlo: empresas de producción de acero, cemento y vidrio y servicios de tecnología de la información que garanticen la continuidad en sectores público, privado y social.

AMLO y el Ejercito

Comparte este artículo:

México enfrenta un peligro mayor que el Covid-19: el presidente López Obrador. Ya salió a relucir su plan estratégico: no hay necesidad de expropiar para nacionalizar, basta entregarle al Ejercito la ejecución de sus ocurrencias. Aeropuerto, hospitales, control del huachicoleo, nómbrenlo. 

Siguiendo el modelo cubano, y sin que intervengan los diputados (¿adónde están los diputadillos que intentan facilitar su reelección pero no se pronuncian sobre las decisiones del presidente?) AMLO está silenciosamente entregando el país al Ejercito, entidad en la cual, hasta ahora, todavía confía. (Todavía no se sabe quien es su Pinochet). 

El CCE se está dando cuenta tarde del engaño al cual lo sometió el presidente, y Carlos Salazar y sus colegas de las cámaras empresariales, tienen todo el derecho de alzar la voz y mostrarse enojados, ya que los manipularon cómo niños en edad de juguetes. 

Manipulado en Mexicali, dónde con seguridad “la consulta popular” más arreglada que elección priista, rechazará la inversión de la Constellation Brands, a pesar de los permisos oficiales, a pesar de un avance de más de 60% de su proyecto, y agregándose al insulto del NAIM, acabará por borrar a México de la lista de proyectos de las compañías transnacionales del mundo. AMLO provocará la ruptura con los inversionistas internacionales, uno tras otro, y le echará la culpa al Coronavirus. 

Y aprovechándose de este, está entregando diez hospitales al mismo ejercito, transfiriéndole paulatinamente el manejo de la pandemia  y restándole importancia a un sector salud que ha ido debilitando desde la cancelación del Seguro Popular y la creación de un INSABI hipotético y todavía informe. 

El Mesías tiene proyecto apoyado en el Foro de Sao Paulo, y va caminando, aprovechando todas las oportunidades, aún sean las que resultan de miles de muertos potenciales. El es, ya, el único jefe de estado en el mundo que sigue convocando mítines, hasta para discutir el futuro de la carretera Tuxtepec – Oaxaca, mientras sus colegas en el resto del mundo alistan medidas para salvar vidas. 

A él, le interesa más su proyecto y su avance que las vidas del pueblo bueno y sabio que lo llevó al poder.   

AMLO rechaza tener problemas de conciencia por cancelación del NAIM.

Comparte este artículo:

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló el día de ayer que el pueblo por medio de una consulta fue la que decidió que no se construyera el aeropuerto en Texcoco y “por eso no tenemos ningún problema de consciencia” con su cancelación. 

Tras su visita en ese municipio mexiquense, el mandatario aseguró que su gobierno no cometerá ninguna arbitrariedad, y que quienes ahora le reclaman por la construcción del Tren Maya en el sureste no dijeron nada en el pasado, cuando se entregaron millones de hectáreas para la explotación minera.

“¿Por qué esa oposición? Porque quieren que quedemos mal. Yo les pregunto a los que ahora se están oponiendo al Tren Maya: ¿por qué no se opusieron cuando los gobiernos neoliberales entregaron 90 millones de hectáreas para la explotación minera?”, declaró el  presidente. 

 

(Con información de proceso) 

 

Sale AMLO a la defensa de Santa Lucía

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador defendió nuevamente la construcción del aeropuerto de Santa Lucia, esto tras recibir reclamos por parte de un sujeto la noche del domingo.

“No es lo mismo hacer un aeropuerto con honestidad, que hacerlo con corrupción”, señaló el presidente en su conferencia de prensa matutina.

Recordó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) inició el acarreo de materiales hacia las inmediaciones de lo que será el “Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles” (AIFA).

A través de un video, López Obrador informó que hay un avance del 1.37% en la pista central de Santa Lucía.

El Aeropuerto de Santa Necia

Comparte este artículo:

Teníamos en nuestras manos la construcción de una de las puertas al mundo más importantes y modernas de toda América Latina, pero como en México al parecer no podemos tener nada mejor que los demás, la 4ta transformación echo esa posibilidad por la borda. Y no es que no podamos tener nada nuevo, ni moderno, es que la 4T no quiere nada que no venga de ellos, obviamente. 

Después de una lluvia de amparos, de prácticamente recibir advertencias de todas las autoridades aeronáuticas y tener todo en contra, inclusive a la naturaleza, el aeropuerto de Santa Lucia, va. El aeropuerto que llevara por nombre “Aeropuerto Internacional, General Felipe Ángeles”, no es otra cosa más que una necedad y capricho presidencial, al viejo estilo autoritario, donde el mandamás  es quien dice que obra si, que obra no. Tal cual mandamás, el Presidente López Obrador, se pasó por el cerro que está en medio de las pistas de aterrizaje, todas y cada una de las advertencias antes mencionadas. Estamos de acuerdo que el NACIM, el proyecto estrella de Enrique Peña Nieto, estaba plagado de dudas, y debía revisarse con lupa, pero la inversión ya estaba hecha, ya estaba planificada e iba a detonar una zona olvidada, donde anteriormente existió el Lago de Texcoco, del que los morenistas tachaban de faraónico, corrupto y oscuro, por lo cual, desde unos días antes de tomar posesión del cargo, la 4T se encargó de descalificarlo y poner en la cuerda floja la continuidad de este proyecto, cosa que al final, resulto como se predecía: la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Una vez sepultado el NACIM, era hora de que López Obrador levantara su propio aeropuerto, uno que hasta el día de hoy había funcionado como base militar, al servicio del ejército y la marina armada de México. Este nuevo aeropuerto desde el día uno de su presentación recibió una ola de cuestionamientos, que el cerro no lo habían visto, que el costo de la cancelación del NACIM,  que no había estudios de impacto ambiental (como en Dos Bocas, el tren maya y las que faltan). Inmediatamente, luego de la proyección del arranque de obras, los colectivos sociales se movilizaron para interponer amparos a la construcción, lo cual frenaba la obra, por razones totalmente lógicas, pero, los mexicanos no contamos con que tenemos un Presidente que no le gusta perder (2006 y 2012 lo dejaron muy claro), y así como con la “Ley Taibo”, Andrés Manuel López Obrador modifico y se aprovechó de la ley, declarándolo una obra de carácter de seguridad nacional, si, el Presidente uso el chantaje para salirse con la suya, dejando en el piso a todos los recursos legales y hasta de la misma naturaleza, porque el Señor Presidente quiere su aeropuerto. ¿Qué horas son? – “La hora que usted diga, Señor Presidente” 

Así, por los tamaños de López Obrador tendremos el aeropuerto que él quiere, y no el que el país necesita. Bajo los argumentos de un “aeropuerto nada ostentoso y sencillo” es como se abrirá una ventana al mundo, una que era la punta de la lanza del desarrollo comercial, que la 4T nos cerró. Justo un mes después del anuncio de la cancelación del proyecto, Turquía, uno de los competidores comerciales de México, inauguro su aeropuerto internacional ¡con menos capacidad que el NAICM!, les digo, fue un capricho, un berrinche del Presidente, que nos costara, es más, ya nos está costando, ya que desde su anuncio de cancelación, muchos indicadores comerciales retrocedieron y lanzan señales negativas económicamente hablando sobre México. No es casualidad el 0.1% de crecimiento en lo que lleva este sexenio, y apenas vamos por el primer año.  Y ni digamos sobre el horror que será llegar a este nuevo complejo de transporte, ya que se encuentra en una de las zonas más transitadas de la megalópolis, lo cual hace que los trayectos sean largos, lentos y costosos. Para terminar, antes de que termine el mes de octubre, las aerolíneas, que no les cayó muy en gracia la decisión del aeropuerto de Santa Lucia, se posicionaron en contra, ya que Aeroméxico e Interjet anunciaron que ellos no usaran este aeropuerto, ya que genera costos y dificultad de operaciones.

Del aeropuerto podemos hablar mucho, al final, como lo mencione tendremos uno nuevo, no es el que necesitamos, es el que el mesías quiere.

Megaproyectos de AMLO

Comparte este artículo:

Parte esencial de la política es plantear una visión de futuro para un país, la cual se construye mediante leyes, políticas públicas, programas, proyectos y obras. Hoy el gobierno de López Obrador plantea una visión más justa y equitativa, con oportunidades para todos y con menor dependencia exterior. Para lograrlo se están desarrollando tres megaproyectos: el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería en Dos Bocas y el Tren Maya, que de manera integral deberían impulsar el desarrollo económico, energético y turístico del país. 

Santa Lucía, actualmente suspendido por un amparo hasta resolver, constitucionalmente, la razón de la cancelación y posible destrucción del NAIM. El proyecto busca una vinculación de los aeropuertos de Toluca, AICM y Santa Lucía. Por sí sólo tiene un costo estimado de 95 mil mdp, pero aunado a esto hay que considerar las adecuaciones viales y de infraestructura en los tres aeropuertos, lo que tiene un costo estimado de 175 mil mdp. Algo no muy lejano de la proyección de 285 mil mdp del NAIM. La cancelación se argumentó por corrupción y sobrecostos del NAIM, algo aún pendiente de comprobar e incluso negado por la SCT. Los dichos son que los terrenos aledaños son del grupo Atlacomulco (EPN, Del Mazo, etc.). Urzúa, ex de Hacienda, se opuso e incluso planteó continuar con el NAIM y expropiar los terrenos del grupo priista, algo posible gracias a la legitimidad democrática de AMLO. Ahora tenemos una suspensión y problemas de factibilidad ambiental, geográfica y logística para su construcción, acceso y uso. 

Dos Bocas, proyecto que busca soberanía energética y empleos en Tabasco. Con un costo aproximado de 150 mil mdp, busca aumentar en 16% la capacidad de refinación para abastecer el mercado interno. El reto es mayor, las fallas de Pemex en ésta última década se pueden resumir en tres: presupuestal, ineficiencia operativa y baja extracción. El gobierno de EPN decidió importar gasolina en lugar de atender las necesidades de Pemex Transformación, pasando así de 200 mil barriles diarios en 2010 a 440 mil en 2018. La extracción de crudo en México se ha reducido drásticamente en los últimos 18 años cayendo en 37.3%. Y una ineficiencia operativa grave en las 6 refinerías, pasando de 75% entre 1990 y 2013 a menos del 40% en 2018. A todo esto hay que sumar que tenemos refinerías para crudo ligero cuando extraemos crudo pesado, por lo que es más difícil de refinar, provocando paros inesperados constantes por falta de suministros esenciales como hidrógeno, agua, vapor, etc. Hoy la alternativa es Dos Bocas, en lugar de mejorar la eficiencia de las refinerías, a pesar de las renuncias de las dirigencias de la ASEA, CRE y CNH, y en contra de los pronósticos de las constructoras expertas. 

Tren Maya, proyecto de atracción turística y desarrollo económico para las comunidades de la península de Yucatán. Con un costo de 120 mil mdp, constará de 15 estaciones a través de 1,500 kms de recorrido. La idea es desarrollar “pueblos bicicleteros” en estas estaciones a fin de impulsar el desarrollo de acuerdo a las necesidades de las comunidades. La ironía está en la falta de apoyo de las mismas comunidades al proyecto, en el que 56% de los predios son de ejidos. La FONATUR, quien dirige el proyecto, se encuentra negociando con los ejidatarios. Pero el acercamiento presenta sólo la propuesta y condiciones que el gobierno y empresarios quieren, anteponiendo sus intereses al desarrollo educativo, social y mejora de servicios en estas comunidades. 

Tres proyectos en los que no se ha visto interés real del gobierno para escuchar a los afectados. No hay análisis de impacto, ni consultas conforme a ley para su aprobación. Y sumado a todo seguimos aferrados a producción y consumo de energías fósiles para la transportación y turismo de nuestro país. Todo se resume en las palabras del director de FONATUR “la decisión ya está tomada, o se suben al tren o se los lleva el tren”.

Pueblos indígenas van contra Santa Lucía

Comparte este artículo:

Representantes de pueblos indígenas originarios del municipio de Tecámac, Estado de México, tramitaron nueve amparos contra la construcción del aeropuerto de Santa Lucía.

Las demandas fueron presentadas en juzgados federales de Naucalpan y, dos ya fueron enviadas al juzgado que concentra todos los amparos en contra de la terminal aérea.

Las siete restantes aún no han sido enviadas al juzgado designado por el Consejo de la Judicatura Federal (CFJ), para recibirlas ya que los jueces pidieron a los quejosos ratificar firmas, aclarar nombres o otras cuestiones de trámite.

Los pueblos originarios temen perder parte de su territorio, sufrir un colapso hídrico y otras afectaciones a causa del proyecto.

Reclaman la omisión de las autoridades federales de realizar un estudio sobre los pueblos y comunidades que se verían afectadas.

Así como la falta de una consulta indígena en la totalidad de los pueblos y comunidades que serían afectadas por el proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

Hasta el momento se tienen registrados los tramites de los pueblos de San Francisco Cuautliquixca, Santa María Ajoloapan, San Pablo Tecalco, y San Pedro Pozohuacan.

También los de Santa María Ozumbilla, San Jeronimo Xonacahuacan, San Lucas Xolox, Reyes Acozac y Santo Domingo Ajoloapan.

Entre sus exigencias están la realización de estudios de riesgo por el almacenamiento de gasolina para las aeronaves.

Solicitan que se realice una consulta en la que se considere que la obra puede afectar el abastecimiento de agua, generar contaminación ambiental y desplazar a las personas que viven cerca de la construcción de la terminal, así como la urbanización de los pueblos, incremento de ruido y el aumento de militares en la zona.

Cabe recordar que desde junio pasado la obra de Santa Lucía fue impugnada por el colectivo #NoMásDerroches.

Desde entonces, se han concedido suspensiones que han impedido la obra, ya sea por razones de seguridad aérea, de medio ambiente, arqueológicas o por falta de permisos.

Por el gran número de demandas presentadas, y para evitar que se emitan sentencias contradictorias, el CJF determinó que el Juzgado Quinto en Materia Administrativa de la Ciudad de México sea quien concentre las demandas sobre el aeropuerto.

Por ello, a pesar de que los amparos de los pueblos de Tecámac fueron tramitados de manera independiente a #NoMásDerroches, también fueron enviados a dicho juzgado.

(Fuente: El Mañanero Diario)