La cancelación del nuevo aeropuerto

Comparte este artículo:

El domingo pasado finalizó la mal llamada consulta popular llevada a cabo por el presidente electo López Obrador y financiada a partir de las aportaciones voluntarias de integrantes del partido Morena. 

Hace falta recalcar la situación jurídica de esta “consulta popular”, la cual desde este momento la llamaré encuesta, puesto que ese es, creo yo, el concepto correcto con el cual debe ser designada.

El artículo 35º constitucional determina cuál es el procedimiento que debe seguirse para una consulta popular. Entre sus múltiples requisitos me interesa resaltar aquel de su procedencia. 

La consulta puede ser convocada por el Congreso de la Unión a petición del Presidente, el equivalente al treinta y tres por ciento de cualquiera de las Cámaras o los ciudadanos siempre que acumulen el equivalente al dos por ciento de la lista nominal. 

Como puede verse ningún particular puede solicitar una consulta popular. Y en esto radica la cuestión de porqué la encuesta de López Obrador no debe ser considerada ilegal. En tanto presidente electo, López Obrador no es una autoridad, por lo cual ningún control de constitucionalidad podría existir, puesto que no existe como tal un acto de autoridad que atente contra la supremacía constitucional. 

López Obrador es y lo será hasta el 1 de diciembre un particular que llevó a cabo una encuesta, por lo tanto no tiene la obligación de cumplir con ninguno de los requisitos previstos en el artículo 35º. 

De ahí se desprende que la encuesta no puede tener efectos vinculatorios, es decir, López Obrador no se encuentra obligado a respetar el resultado de la encuesta. La única  obligación que podría existir es de carácter político al cumplir aquello que había prometido en su campaña presidencial. 

No hay duda de que la encuesta construida por López Obrador carece de un sustento metodológico y que se encontraba sesgada políticamente. Asimismo, se puede argumentar que la decisión trascendental de cancelar el NAICM en ningún sentido representa un ejercicio democrático.

Como explica Silva-Herzog, la encuesta fue una jugada demagógica que tenía como objetivo la completa absolución de la responsabilidad de López Obrador. El presidente electo, en un sentido inverso a su mesianismo, podrá decir: “la decisión del aeropuerto no vino de mí, sino del pueblo; yo simplemente hago su voluntad”.

Este tipo de instrumentos demagógicos pueden resultar peligrosos, ya que en general estas decisiones se orientan por elementos emocionales y no racionales, los cuales pueden ser contraproducentes para el mismo régimen entrante: la misma demagogia promovida por Robespierre lo condujo al final del día a la guillotina. 

Empero, el resultado de esta encuesta no debe de reducirse a la persona de López Obrador, tampoco se deben simplificar sus causas. La historia política de México siempre se ha enfocado más en los grandes personajes que en los movimientos populares. Nuestra herencia caudillista convertida en presidencialista en el siglo XX ha generado una tendencia a ver la causa de todo lo bueno y lo malo del país en el titular del Poder Ejecutivo. 

La lucha contra el nuevo aeropuerto no es de López Obrador, es de un movimiento popular que busca proteger sus intereses frente el avasallador poder del gran capital.

La lucha por el lago no es sólo, aunque es fundamental, por cuestiones ambientales, sino también sociales. Es hacerle frente al extractivismo, a la salvaje urbanización promovida por los intereses inmobiliarios, es proteger la economía del campesino y detener la concentración de las licitaciones en un puñado de empresarios.  

Por otro lado, se habla mucho acerca de las nocivas consecuencias económicas a partir de la cancelación del nuevo aeropuerto y de la inevitable hecatombe financiera. Aunque exagerado, la reacción de los mercados ante dicho suceso no es menor. 

Los ajustes a la baja en la calificación de la deuda del país provocarían una disminución en los precios de los bonos y un alza en las tasas de interés, lo que se traduce en una mayor dificultad del gobierno para financiarse a través de deuda en el futuro.

En segundo lugar, y como consecuencia del punto anterior, la desconfianza del inversor puede reducir el volumen de inversiones que entran al país en los próximos años y desacelerar el crecimiento económico.

Por último, y a mi parecer es la consecuencia más preocupante debido a que afecta directamente a la seguridad social, la cancelación del aeropuerto pone en riesgo las pensiones de millones de mexicanos. Me explico. 

Un alto porcentaje del financiamiento para la construcción del aeropuerto se hizo a través del vehículo financiero denominado FIBRA. En conjunto, las afores Inbursa, Pensionissste, Profuturo y Afore XXI Banorte adquirieron el 45% de una de las emisiones (13, 500 millones de pesos) el equivalente al 0.9% del universo total de activos que manejan las cuatro afores. Ello implica que si no se puede solventar el pago por incumplimiento (¡con la TUA no alcanza!) podríamos hablar de un fuerte impacto al sistema de pensiones y la afectación directa a millones de mexicanos.

El panorama se ve nubloso para México. Es difícil tomar una postura ante la complejidad de la situación actual. Hará falta esperar a que López Obrador tome posesión y sus decisiones se conviertan en actos de autoridad. Conocemos la volatilidad del presidente electo, puede que revierta su decisión. Sin embargo, debemos de recordar algo: nada genera más pánico que el pánico en sí.  

La “consulta” del NAICM

Comparte este artículo:

El tema de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) ha estado presente desde el año pasado, y aunque durante campaña López Obrador tenía la idea de cancelar por completo la obra, ahora ha decidido que el destino del aeropuerto se someterá a una consulta popular.

Javier Jiménez Espriú, próximo Secretario de Comunicaciones y Transportes, presentó dos opciones para el NAICM: continuar con la construcción en Texcoco o construir dos pistas y un aeropuerto en la Base Aérea Militar de Santa Lucía. Jiménez Espriú ya presentó algunas de las ventajas y desventajas de cada opción, y en la página oficial del presidente electo se puede encontrar un dictamen técnico con más de 200 documentos de análisis, pero sinceramente no creo que alguien se tome la molestia de leer todo eso. 

Por otro lado, hay dudas en cómo se va a llevar a cabo este ejercicio. López Obrador dijo que se realizará a finales de octubre, pero según el artículo 8 de la Ley Federal de Consulta Popular, éstas solo se pueden realizar cuando se celebren elecciones federales, es decir, hasta el 2021. También según esta ley, solo el Presidente de la República, el 33% de cualquier Cámara del Congreso o el 2% del padrón electoral pueden solicitar la consulta; AMLO es el presidente electo pero para ese entonces aún no habrá tomado protesta de su cargo, y no hay señales que se estén organizando las Cámaras o ciudadanos para solicitar que se haga la consulta. Entonces, ¿no va a ser organizado oficialmente por el INE?, ¿cómo va a estar formulada dado que solo se pueden poner preguntas que respondan ‘sí’ o ‘no’?, ¿la consulta es para todos los mexicanos o sólo los habitantes de la Ciudad de México? o en pocas palabras, ¿estamos hablando de una consulta o más bien de una encuesta?

Tener la decisión del NAICM crea una gran responsabilidad en nosotros para poder emitir un voto; pero también la opinión pública y medios de comunicación tienen que cumplir con un rol de difusión imparcial. Para mí esta consulta está muy por fuera de las manos de los ciudadanos, pero si se va a hacer se tiene un poco más de 2 meses para que mínimo se publique cada aspecto positivo y negativo de las opciones en mesas redondas, paneles con expertos, ruedas de prensa, etc. de manera accesible y entendible; y también para que se especifiquen los métodos y organización para realizar esta dicha consulta.

AMLO dice que buscará a EPN para analizar NAICM

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este lunes que de ganar la elección del 1 de julio, abrirá una mesa técnica de diálogo, en coordinación con el Presidente Enrique Peña Nieto, para analizar la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, esto durante su participación en el 16 Foro Nacional de Turismo.

El tarasque atendió las inquietudes de los empresarios e inversionistas del sector turístico del país, quienes le externaron su preocupación por la posible cancelación de la construcción del NAICM.

“A los dos días de la elección, voy a tocar las puertas de Los Pinos, quiero hablar con el Presidente Peña Nieto y un tema que llevo para tratarle es el del Aeropuerto para que de inmediato se conformen los equipos para la revisión, el análisis de qué es lo que más te conviene”, dijo el tres veces candidato a la Presidencia.

López Obrador, también lamento que se plantee una visión manquea sobre el tema, esto a pesar de haber expresado su voluntad de debatir.

“Para empezar, nosotros no queremos cancelar la posibilidad de resolver el problema de la saturación del actual Aeropuerto. No es cancelar. Es resolver el problema sin gasto excesivo y sin corrupción. Debemos de estar de acuerdo.”, dijo el morenista.

AMLO expresó que sigue abierto a tener una mesa de dialogo con la Iniciativa Privada detrás del NAICM, esto a pesar de que los empresarios e inversionistas se cancelaron un mesa inicial.

“No es cerrarnos, de ninguna manera, es buscar lo que más le conviene a México, hablar con los empresarios. La verdad, ¿por qué no se concesiona? Yo no tendría ningún problema. Vamos a que s dialogue con los empresarios, con los contratistas, con todos los que intervienen, inclusive respaldando inversiones, a quienes han invertido en bonos, pero revisar cuál es la mejor opción”, dijo López Obrador.

Por otro lado, insistió que varios expertos que el ha consultado dejaron en claro que la mejor opción es invertir en are 60 y 70 mil millones de pesos en la Base Militar de Santa Lucía, en lugar de destinar 250 mil millones en el nuevo proyecto.

El candidato de Morena, presumió haber tenido una buena relación con empresarios cuando fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, además recordó que trabajó de la mano con la Iniciativa Privada en proyectos como la recuperación de Paseo de la Reforma y el Centro Histórico.

 

NAICM: Un cómic para AMLO

Comparte este artículo:

Imagina que después de tantos años, por fin logras asistir a la universidad al conseguir una beca académica, una de transporte y otra para comprar tus útiles escolares. Parece que todo marcha bien y ahora podrás salir de la situación económica en la que creciste en donde tus padres o tutores no pudieron darte una buena calidad de vida ni estudios universitarios. De pronto, llega un nuevo rector a tu universidad y decide que ya no tendrás tu beca porque dice que no la necesitas, además de que la obtuviste por medios sospechosos. ¿Qué pasaría contigo? ¿A dónde ser irían todos tus esfuerzos? Pues eso mismo le pasaría a México si AMLO llegará a la presidencia y tomará la decisión de cancelar los trabajos del NAICM.

La continuidad del NAICM es un tema que no debería discutirse si se cancela o no por parte de los candidatos a la presidencia en México, pero sí debería de estar en su agenda para fortalecerlo con inversiones y auditorías que ayuden a evitar prácticas de corrupción. AMLO y quienes lo quieren pausar, tuvieron en su momento el derecho como ciudadanos y servidores públicos de interponer toda acción legal para garantizar mayor transparencia de la que hoy se tiene para el proyecto.

El NACIM es para México, el proyecto más grande que ha tenido en su historia y está permitiendo desde ya, la creación de más de 50 mil empleos y grandes oportunidades de crecimiento técnico-profesional para las personas y empresas mexicanas que están participando en el proyecto. Cancelarlo, además de eliminar los beneficios que ya está ofreciendo a los mexicanos, sería sepultar los más de 450 mil puestos de trabajos que existirán una vez que entre en operación, perder los más de 120 mil millones de pesos de inversión y sobre costos generados por multas debido a la cancelación de contratos.

Cancelar el NACIM, no solo representaría perder lo que ya se invirtió. Cancelar el NACIM significaría para México seguir rezagando la eficiencia operativa y financiera de las aerolíneas que operan en el país por retrasos de vuelos, sumándole las perdidas que ya tienen millones de mexicanos y extranjeros que entran y salen del país debido a estas deficiencias. México ocupa hoy en día el lugar número 55 de infraestructura aeroportuaria y 57 de competitividad en el mundo, debido a que el actual AICM cuenta solo con dos pistas en operación no simultánea que reducen la calidad del servicio.

AMLO menciona que él no puede ser tolerante con la corrupción y que él considera que la construcción del aeropuerto es corrupción, y estoy de acuerdo con lo de no ser tolerante, pero si alguien que pretende ser presidente hace acusaciones debido a percepciones, ideologías o discrepancias con otros políticos, ¿qué podemos esperar de su gestión presidencial? Tal parece ser que AMLO está más empeñado en darle la contra a los gobiernos actuales y anteriores, que en ver por el crecimiento del país y sus ciudadanos. No defiendo a EPN, ni a Fox ni a Calderón, pero este es un proyecto que sobre pasa ideologías políticas y que es una necesidad real para el país.

Es cierto que el NACIM ha presentado irregularidades, pero también es cierto que es el proyecto con mayor transparencia que México ha tenido en su historia, incluso, es más transparente que cualquier proyecto que se haya gestado durante los gobiernos de AMLO. Recordemos que el NACIM de concluirse, será el primer aeropuerto del mundo en obtener la Certificación LEED Nivel Platino versión 4, que es la certificación para construcciones sustentables de mayor reconocimiento a nivel internacional, ya que te obliga a cumplir primero con todas las normativas locales, y después, a cumplir con los códigos de construcción y calidad más exigentes del mundo, además de llevar un proceso de auditoría bastante minucioso.

Insisto, el NAICM es un tema que no debería de discutirse si se cancela o no ahora que está en proceso de construcción, y la propuesta de AMLO para el aeropuerto en Santa Lucía es igual a la forma en la que presentó “lo que piensa”: un cómic.

Anaya se mete a la polémica del NAICM

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, se metió de lleno a la polémica por el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), al declarar que su contrincante, Andrés Manuel López Obrador, es un político retrograda que se opone a la inversión.

“La actitud de López Obrador frente al nuevo aeropuerto, lo muestra de cuerpo entero: un político retrógrada que se opone a la inversión, que no confía en los empresarios y que no cree que sea posible la libertad económica con responsabilidad social. Voy a ser Presidente de amigo de la inversión, que genere empleos, no hay que espantar la inversión hay que estimularla por todos los medios posibles”, dijo Anaya.

Las declaraciones del panista se dan después de que el día de ayer el empresario y presidente de Grupo Carso, Carlos Slim Helú, diera una conferencia de prensa donde defendió la construcción del NAICM. Por su parte, López Obrador, dijo que si tanto quería el aeropuerto, lo construyera con su propio dinero. Anaya, dijo que si el llega a ser Presidente la construcción continuará, pero se harán algunas revisiones a los contratos.

“El proyecto del nuevo aeropuerto por supuesto hay que reorientarlo, con transparencia, pero no cancelarlo, como propone de manera absurda López Obrador. Es entendible la desconfianza de los mexicanos por el asunto del aeropuerto teniendo en cuenta los múltiples casos de corrupción de este Gobierno en lo que respecta a la obra pública”, aseguró el ex dirigente nacional del PAN.

“Si quiere el aeropuerto que lo haga con su dinero”: AMLO a Slim

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Juntos Haremos Historia” le respondió al empresario y presidente de Grupo Carso, Carlos Slim Helú, después de que este defendiera la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) esta mañana.

El tabasqueño dijo que si el empresario quiere el NAICM, lo haga con su propio dinero.

“Si el aeropuerto es bien negocio, que lo haga con su dinero. Si Slim quiere construir el aeropuerto con su dinero, le damos la concesión”, dijo el tres veces candidato al finalizar un mitin en Sonora.

López Obrador aseguró que si gana la Presidencia, se reunirá con todos los empresarios que han invertido en el proyecto, para convencerlos que su propuesta de construir una terminal en la base área de Santa Lucía es más viable.

Al ser cuestionado sobre la conferencia de prensa de Slim, el morenista aseguró que le pidieron al presidente de Grupo Carso salir a la defensa del NAICM.

“Lo están utilizando para tratar de contrarrestar el avance de nuestro movimiento, pero no les va a funcionar, la gente ya decidió que no va a haber corrupción en México. Ya la gente decidió acabar con el bandidaje oficial”.

Defiende Slim construcción del NAICM

Comparte este artículo:

En un inusual conferencia de prensa, el empresario mexicano y presidente de Grupo Carso, Carlos Slim Helú, defendió la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, misma que calificó como un gran proyecto pragmático.

Slim, argumento que el proyecto detonará el desarrollo económico de la zona donde se construiría, misma que considera que ha sido marginada por muchos años.

“Detonará el desarrollo económico y social y el empleo de la zona con mayor población marginada del área metropolitana y, por su puesto, del País”, dijo el empresario.

Además, agregó, la construcción generará alrededor de 60 mil millones de pesos en cuanto a salarios se refiere.

“Tiene efectos en mano de obra y derrama en compra de insumos nacionales. Más o menos hay 60 mil millones de pesos de salarios y sueldos en la población mexicana, mucha de ella local, a lo que se le esta dando la oportunidad de trabajar con esta construcción”, indicó el presidente de Grupo Carso.

Slim destacó que muchos de los insumos que se están usando para la constricción del NAICM son nacionales.

Por otro lado, descartó la idea de llevarse el NAICM a otro lado, ya que sería empezar de cero el fomento económico de la zona.

“La discusión sobre el aeropuerto no debe ser si cuesta más uno u otro porque no es un coche el que se está comprando”, afirmó Slim Helú.

AMLO lanza comic en contra de NAIM

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, público en sus redes sociales un comic en el cual critica la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

“La construcción del nuevo aeropuerto en el Lago de Texcoco es literalmente un barril sin fondo; otro atraco de la mafia del poder en contra del pueblo y de la nación”, dice el candidato presidencial.

El comic es de 12 hojas, donde se critica la obra por afectar al medio ambiente, de acuerdo a la Corte Interamericana de Arbitraje y Conciliación Ambiental. Además se  argumenta que el suelo de Texcoco es fangoso y se hunde.

En la historieta también se expone la propuesta de López Obrador de construir la nueva terminal en Santa Lucía.

Infraestructura en México; más allá de la política

Comparte este artículo:

México se encuentra a tiempo para revertir los problemas que están afrontando sus ciudadanos, y tanto gobierno federal como gobiernos locales, tienen en sus manos la oportunidad de lograrlo. Ya no asombra que cada año, los registros meteorológicos y estudios ambientales registran eventos con récords máximos y mínimos de temperatura, altos niveles de contaminación en la atmósfera, eventos climatológicos que nunca se habían presentado en diferentes regiones del país, sequías, inundaciones, entre otros que están afectando a la economía los mexicanos.

Aunque pocas, gobiernos e iniciativa privada han presentado proyectos de infraestructura de carácter sustentable que si bien, son principalmente para obtener algún tipo de distintivo o reconocimiento personal, estas se están sumando para afrontar algunos de los problemas ambientales, sociales y económicos que atañen al país. A pesar de las constantes críticas hacia quienes lideran este tipo de proyectos, debemos recordar que en México sigue existiendo la necesidad de construir carreteras, puentes, presas, aeropuertos, redes para el abastecimiento de recursos energéticos, y sobre todo, ofrecer transporte público de calidad para sus ciudadanos.

Es cierto que la nueva forma de construir infraestructura en el mundo tiene requerimientos que los gobiernos mexicanos no han sabido traducir en acciones factibles y suficientes, pero vale la pena preguntarse en este año electoral: ¿qué vamos a hacer con los proyectos que están en marcha? ¿cómo podemos garantizar que los nuevos proyectos de infraestructura se adecúen a las necesidades de nuestro país? ¿qué tendrían que incluir los planes de infraestructura y desarrollo de cada región?

Si bien, el gobierno de México ha fungido durante décadas como “donante” de la infraestructura para que inversionistas nacionales y extranjeros puedan desarrollar sus proyectos en el país, también es cierto que el gobierno no puede cubrir por sí mismo todas las necesidades que existen y absorber todas las actividades de planeación, desarrollo y financiamiento, menos si las personas que están al frente de las tomas de decisiones no tienen el conocimiento técnico ni la capacidad para implementar este tipo de proyectos.

Desafortunadamente, hoy tenemos proyectos de gran importancia para la economía de México con retrasos, sobre costos y daños tras su inauguración como lo son: el Tren México-Toluca que en su último reporte presentó un incremento del 27% en su inversión requerida; la Línea 3 del Metro de Monterrey que vio congelado sus recursos en 2012 por actos de corrupción durante el gobierno de Rodrigo Medina y que ahora por fin se pudieron liberar durante el gobierno de Jaime Rodríguez, y; la carretera Cuernavaca-Acapulco que ha sido cerrada constantemente por los famosos “socavones”.

Afortunadamente, y aunque con ciertas irregularidades, en México también se están construyendo proyectos bajo normativas y certificaciones de gran exigencia a nivel internacional como: el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México que está en proceso de Certificación LEED, la certificación más exigente del mundo para construcciones sustentables y los Hospitales del IMSS en la ciudad de Nogales y en la ciudad de Querétaro, que también están en proceso de certificación.

Esto definitivamente representa un avance importante para la infraestructura en México. Tener una visión global de construcción y estrategias dirigidas hacia una más sustentable que aporte a su economía, sociedad y ecosistemas, son una oportunidad que debe comenzar a replicarse en todos su proyectos y que permitirán revertir los problemas que ahora nos acontecen.