Vagones Exclusivos para Mujeres en el Metro de Monterrey: ¿Una medida de prevención, o simple segregación?

El acoso sexual en México es una realidad crítica. Nacionalmente, “63 de cada 100 mujeres de 15 años y más han padecido algún incidente de violencia ya sea en el ámbito público o privado.” (Amnistía Internacional, 2015). La Procuraduría General de la República, reportó que en el 2012 se realizaron alrededor de 14,000 denuncias por violación ante los Ministerios Públicos. Sin embargo, Pablo Navarrete, de INMUJERES (2013) afirma que solo 1 de cada 9 delitos de violación, son revelados antes las autoridades.

Fue apenas en el 2007 cuando el gobierno mexicano publicó la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (reformada por última vez en el 2015). Fue hasta ese año cuando se reconoció el acoso sexual como una forma de violencia que forma parte de la vida laboral y docente de los mexicanos; en la mayoría de los casos, las víctimas son las mujeres.

¿Y por qué son las mujeres las víctimas? Antes de caer en la errónea idea de que los hombres tienen un “apetito” sexual mayor que el de las mujeres, y que por eso llegan a tener estas actitudes hacia las mismas, hay que pensar un poco más en la cultura de nuestro país. El mismo sitio web de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (2014) establece que el acoso sexual puede ser la “expresión de una cultura en la que se han normalizado la violencia y discriminación sustentada en los estereotipos y roles de género, y en la existencia de roles desiguales de poder entre mujeres y hombres.”

¿Hasta que punto podremos sentirnos seguras en nuestra ciudad? Existen varias medidas que pueden disminuir los casos de violencia en contra de las mujeres… Una de estas medidas, que ya fue aplicada por la Ciudad de México, así como ciudades en Brasil, Egipto, India y Japón, es la implementación de transporte público exclusivo para mujeres.

La idea de que está en nuestra “naturaleza” seguir ciertos patrones sexuales (dominación masculina y subordinación femenina), el acoso sexual es más bien una construcción social que nace de la libre práctica del machismo en nuestro país, sin repercusión alguna de parte de nuestras autoridades, o de nuestra misma comunidad.

Ahora bien, existen diferentes esferas privadas y públicas en las que se puede dar el acoso sexual, como el hogar, el trabajo, la escuela, el transporte público y en las calles de la ciudad. Edith Flores Pérez (2014), de la Universidad Autónoma Metropolitana, escribe un artículo académico para la Revista “Ángulo Recto”, sobre lo que significa ser mujer en la Ciudad de México. Entre los muchos relatos que ella nos comparte, se leen historias de vulnerabilidad, riesgo e inseguridad de parte de todo tipo de mujeres, sin importar edad, ocupación, o apariencia física: la mayoría de ellas han pasado por una situación de acoso, o conocen alguna otra mujer a la que le ha pasado.

¿Hasta que punto podremos sentirnos seguras en nuestra ciudad? Existen varias medidas que pueden disminuir los casos de violencia en contra de las mujeres, específicamente el acosos sexual en la esfera pública. Una de estas medidas, que ya fue aplicada por la Ciudad de México, así como ciudades en Brasil, Egipto, India y Japón, es la implementación de transporte público exclusivo para mujeres. Existen diferentes argumentos a favor de esta medida, así como existen en contra.

…es cierto que la medida de restringir a las mujeres a ciertos espacios para que eviten situaciones de acoso sexual puede parecer superficial. Sin embargo, no me parece justo que en el tiempo que toma cambiar la mentalidad machista que se observa en la mayoría de la sociedad mexicana, las mujeres tengan que seguir soportando estas manifestaciones de violencia, sin ninguna medida preventiva o correctiva.

Al realizar encuestas generales sobre que tan seguras las mujeres se sienten, o se podrían sentir, con transportación exclusiva para mujeres, se encontraron resultados positivos. De una muestra de 6,300 mujeres encuestadas por Thompson Reuters Foundation y YouGov en el 2014 (Adler et al, 2015), en 15 diferentes grandes capitales en el mundo (400 mujeres por ciudad aproximadamente), se reportó que 7 de cada 10 mujeres afirmaron que se sentirían mas seguras en trenes y autobuses exclusivos para mujeres.

Sin embargo, también existen los argumentos en contra de dicha implementación. Algunas de las culturas más progresistas en cuánto a la equidad de género, piensan que esta medida es otro tipo de discriminación sexual, y la verdadera medida con la que las mujeres podrán viajar seguras por la ciudad, se basa en la educación y el respeto humano (Adler et al, 2015).

El … sitio web de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (2014) establece que el acoso sexual puede ser la “expresión de una cultura en la que se han normalizado la violencia y discriminación sustentada en los estereotipos y roles de género, y en la existencia de roles desiguales de poder entre mujeres y hombres.”

Esto es lo que yo opino al respecto: es cierto que la medida de restringir a las mujeres a ciertos espacios para que eviten situaciones de acoso sexual puede parecer superficial. Sin embargo, no me parece justo que en el tiempo que toma cambiar la mentalidad machista que se observa en la mayoría de la sociedad mexicana, las mujeres tengan que seguir soportando estas manifestaciones de violencia, sin ninguna medida preventiva o correctiva.

Mi equipo y yo, quienes proponemos la implementación de vagones exclusivos para mujeres en el Metro de Monterrey, no pensamos que esto sea lo único por hacer por nuestra comunidad. Crear espacios así, si bien de forma práctica podrían disminuir los incidentes de acoso sexual contra la mujer, también pueden utilizarse para promover la equidad de género, la libre denuncia y el resto a los derechos humanos fundamentales.

…nosotros queremos preguntarle a la comunidad: ¿son necesarios los vagones exclusivos para mujeres en el Metro de Monterrey? Nuestra propuesta es que si se deben de implementar estos vagones, pero también queremos tomar en cuenta la opinión de los demás regiomontanos. Contesta nuestra encuesta aquí.

Monterrey aun no tiene la magnitud que tiene la Ciudad de México en cuánto a población y necesidad de transporte público. Sin embargo, tampoco hay que dejar que lleguemos a la magnitud de casos de violencia contra la mujer. Algunos podrían argumentar que en nuestra ciudad no se dan tantos casos como en la capital. Sin embargo, yo quisiera saber…¿Cuántos casos serán suficientes? ¿Cuántas más mujeres tendrán que sufrir un abuso para que se tome en serio esta problemática? La prevención puede ser la clave para Monterrey.

Es por eso que, nosotros queremos preguntarle a la comunidad: ¿son necesarios los vagones exclusivos para mujeres en el Metro de Monterrey? Nuestra propuesta es que si se deben de implementar estos vagones, pero también queremos tomar en cuenta la opinión de los demás regiomontanos. Contesta nuestra encuesta aquí y compártenos lo que piensas.

COLABORACIÓN TAMBIÉN POR: ALEJANDRA MONCADA, MARIANA RINCÓN Y GUILLERMO GONZÁLEZ.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “Derechos Humanos Politizados”

Todo parece indicar que los diputados de nuestro Congreso local nos dan gusto por un lado y nos decepcionan por el otro. Pues ayer fue un día muy productivo para los legisladores ya que por fin las bancadas se pusieron de acuerdo para integrar a la Ley de Participación Ciudadana la revocación de mandato para diputados y alcaldes, contrario a lo que se había mencionado antes que iba a aplicar solo para el Gobernador.

En otra acción positiva, rechazaron las cuentas públicas de la ex alcaldesa de Monterrey, Margarita “Margara” Arrellanes, claro esto después de la presión de la ciudadanía, ahora solo hay que esperar que también echen para atrás las cuentas del ex gober Rodrigo “Golden Boy” Medina. Recordemos que el Auditor Superior del Estado dijo que no encontró ningún detalle en las cuentas de ambos, muy extraño que no encontró nada, pero pues ya los diputados se encargaron de echar todo para abajo.

El tema de la presidencia del CEDH ha sido uno de los mas politizados en lo que va de la administración de “el Bronco” y la actual legislatura…

Pero con lo que no se midieron es con interponer una controversia constitucional al nombramiento de Sofía Velasco como Presidenta de la Comisión Estatal para los Derechos Humanos de Nuevo León. Pues según argumenta Arturo “la Manzanita” Salinas que la ley estipula claramente que nadie que haya participado como consejero electoral, como lo fue Velasco, puede ocupar un puesto en algún órgano de las elecciones en las que participó durante los dos años siguientes a que concluya su gestión.

En otra acción positiva, rechazaron las cuentas públicas de la ex alcaldesa de Monterrey, Margarita “Margara” Arrellanes, claro esto después de la presión de la ciudadanía, ahora solo hay que esperar que también echen para atrás las cuentas del ex gober Rodrigo “Golden Boy” Medina.

El tema de la presidencia del CEDH ha sido uno de los mas politizados en lo que va de la administración de “el Bronco” y la actual legislatura, pues no olvidemos que los diputados no se pudieron poner de acuerdo para votar por la primera opción que fue Eduardo Román González y mucho menos para la segunda siendo esta la de Magda Yadira Robles.

Es lamentable observar que un órgano que presume ser autónomo al gobierno en turno y al aparato legislativo este hoy por hoy manipulado por las fuerzas políticas y al mismo tiempo casi paralizado. Los rumores apuntan a que la CNDH ha dado la recomendación de que se deje a la presidenta interina con el fin de darle fluidez al órgano.

¿Qué opinas?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Gobernar para… ¿Los medios?

Para nadie es novedad que los medios de comunicación ejercen una enorme influencia en la vida político-social de nuestro país, México, (o de cualquier nación en general). Un simple titular de un periódico puede enaltecer o condenar una acción, un suceso, una declaración o a una persona, y al mismo tiempo dirigir la opinión de la gente hacia el lado deseado a beneficio de los intereses de un sector o grupo.

Una premisa puede ser desvirtuada y tergiversada con sólo escoger las palabras indicadas y resaltadas en el título de la noticia, sumando a eso la ignorancia del lector y la pereza por leer el resto del escrito, dando como resultado una ola de desinformación y pseudo periodismo que dista de ser objetivo.

Un ejemplo reciente es la campaña de Jaime Rodríguez. El medio de comunicación más fuerte en nuestra ciudad, que tiene por nombre un punto cardenal, se encargó de glorificar y santificar al candidato independiente con una agenda mediática definida consistente en atacar y difamar al gobierno en turno y en engrandecer al entonces independiente.

La divulgación de información favorable por parte de la administración pública puede verse opacada con datos mezclados y malinterpretados para voltear la opinión de la gente en contra del gobierno. Desafortunadamente, los gobiernos deben cuidar el qué dicen y cómo lo dicen para minimizar los efectos de la desinformación perpetrada por pseudo periodistas.

Curiosamente, ese mismo periódico se ha volteado contra el actual gobernador y ha revelado más de dos casos incómodos que ponen en duda la lealtad del medio hacia Jaime Rodríguez. ¿O es que quizá el apoyo incondicional es al Lic. Elizondo? ¿Hay guerra sucia entre los integrantes de la administración independiente? Sin duda preguntas para una próxima columna.

El tema rector del presente escrito es, sin embargo, el poder fáctico que los medios de comunicación ocupan hoy en día. Los gobernantes se han vuelto rehenes de las publicaciones que un periódico hará de sus declaraciones. La presentación de una política pública o de un programa gubernamental queda a expensas de cómo quiera difundirlo un medio. Actualmente, el repudio social que existe a los partidos políticos tradicionales alimenta la crítica sin fundamento y la búsqueda del mínimo error para desprestigiar a los gobiernos y catalizar el enojo ciudadano. Hoy en día es muy fácil para los periódicos el utilizar sólo algunos datos para lograr el titular morboso y la noticia tendenciosa.

La divulgación de información favorable por parte de la administración pública puede verse opacada con datos mezclados y malinterpretados para voltear la opinión de la gente en contra del gobierno. Desafortunadamente, los gobiernos deben cuidar el qué dicen y cómo lo dicen para minimizar los efectos de la desinformación perpetrada por pseudo periodistas.

Una premisa puede ser desvirtuada y tergiversada con sólo escoger las palabras indicadas y resaltadas en el título de la noticia, sumando a eso la ignorancia del lector y la pereza por leer el resto del escrito, dando como resultado una ola de desinformación y pseudo periodismo que dista de ser objetivo.

Antes de que mis amigos socialistas se enfaden, declaro que soy consciente de que por muchos años la televisión favoreció a gobiernos y de igual forma, en ciertos casos, desvirtuó hechos a favor del sector público. No obstante no se trata de que como ellos lo hacían entonces está bien hacerlo ahora. Se trata de que los medios reporten los hechos, no su opinión acerca de ellos. Sin ser experto en periodismo, existen espacios editoriales donde se opina, (como Altavoz, ¡que sigue creciendo velozmente! Donde la libre expresión permite tener un sitio plural en el cual conviven muchos puntos de vista) y espacios para reportar hechos objetivos, donde se debería dejar al espectador formar su opinión y postura de una tema y no enredarlo con una mezcla de opinión y datos mal encausados.

En la actualidad, el que fue el principal amigo de los gobiernos ahora es su más férreo enemigo. La dupla de redes sociales y periódicos son ahora el contrapeso al sector público, que estoy seguro para bien, hará que los partidos políticos se renueven y regresen más fuertes que nunca a la administración pública.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”