Confía Trump en lograr un TLCAN “muy creativo” para EU-México-Canadá.

Comparte este artículo:

El presidente Donald Trump confió hoy que las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Estados Unidos, México y Canadá podrían resultar en algo “muy creativo” y “bueno” para los tres países.

Trump, quien recibió en la Oficina Oval al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en coincidencia con la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN, dijo sin embargo que también es posible que no pueda llegarse a un convenio, o que sea posible acordarlo con uno de sus socios, pero no con el otro.

“Pero creo que tenemos una oportunidad de hacer algo muy creativo que es bueno para Canadá, México y Estados Unidos“, dijo a los periodistas antes del encuentro con Trudeau, durante el cual el tema del TLCAN ocupará un lugar central.

“Creo que va a funcionar muy bien para los dos países y México“, insistió. Cuestionado si buscaría un acuerdo bilateral con México o Canadá en caso que no se logre una negociación exitosa del TLCAN, Trump respondió: “Sí, sí lo haría. Sí lo consideraría”.

Trump, quien se opuso al TLCAN durante su campaña presidencial y amenazó con abandonarlo en caso de no lograr una negociación positiva para Estados Unidos, dijo al inicio de su intercambio con los periodistas que ya era hora de revisar el acuerdo, que entró en vigor en 1994.

Estados Unidos, México y Canadá lograron ya completar los capítulos relacionados con las pequeñas y medianas empresas, así como el de competencia, durante las tres rondas previas celebradas alternadamente en las capitales de los tres países.

Estados Unidos destacó que el nuevo capítulo de competencia actualiza de manera sustancial el capítulo original del TLC y va más allá de lo que Estados Unidos había realizado en otros acuerdos comerciales.

Estados Unidos, Canadá y México han acordado obligaciones para una mayor justicia procedimental en el cumplimiento de la ley de competencia”, mencionó la representación comercial de la Casa Blanca.

El objetivo, precisó, es que las partes tengan una oportunidad razonable de defender sus intereses y asegurar ciertos derechos y transparencia bajo sus leyes internas de competencia.

A diferencia de las tres rondas previas, de cinco días de duración, los tres países decidieron extender esta cuarta ronda hasta siete días. Lighthizer, Guajardo y Freeland tienen previsto celebrar una rueda de prensa trilateral el martes 17 de octubre en un hotel en el estado de Virginia.

#ElTalónDeAquiles: “Fuga de cerebros”

Comparte este artículo:

Hace poco cumplí veinte años de haber salido de mi país. En mi camino, son muchos los curiosos que se preguntan por qué me fui. La verdad, en aquel agosto de 1997 no tomé la decisión de irme para siempre. De hecho, nunca decidí no regresar; la vida fluye y con ella, decisiones y posiciones. Tampoco imaginé que me convertiría en un cerebro en fuga. La vaina es esta: no me considero un “cerebrazo”, que conste, pero sé que una cosa es aventurarse en el mundo, y otra es no querer volver. Erradamente se cree que no se vuelve porque no se quiere, pero he ido descubriendo, con el paso del tiempo, otros factores a los que me refiero aquí.

Hace poco cumplí veinte años de haber salido de mi país. En mi camino, son muchos los curiosos que se preguntan por qué me fui. La verdad, en aquel agosto de 1997 no tomé la decisión de irme para siempre. De hecho, nunca decidí no regresar; la vida fluye y con ella, decisiones y posiciones. Tampoco imaginé que me convertiría en un cerebro en fuga. La vaina es esta: no me considero un “cerebrazo”, que conste, pero sé que una cosa es aventurarse en el mundo, y otra es no querer volver. Erradamente se cree que no se vuelve porque no se quiere, pero he ido descubriendo, con el paso del tiempo, otros factores a los que me refiero aquí.

A Costa Rica he intentado regresar en dos ocasiones. En 2008, con la pretensiosa seguridad que otorga un flamantemente nuevo título de doctorado de una universidad norteamericana a un todavía joven investigador, decidí presentarme a un concurso en una institución educativa costarricense. Honestamente, lo pensé dos veces antes de hacerlo. Montreal deja respirar mejor que San José y mi curiosidad por el crecimiento multicultural seguía insaciable. Por años pensé que podía contribuir más a mi país desde afuera, pero en ese momento de mi vida, decidí matizar dicha opinión. La realidad me mostró, sin embargo, que para ganar el puesto, debía hacer cola detrás de quienes, tal vez con menos experiencia, habían esperado con fidelidad su turno para solventar una precaria situación laboral. No soy hijo de familia acomodada, y habiendo pagado mis estudios a punta de duro trabajo y aleatorias becas, no quise obviar las angustias y vicisitudes del pasado. De algo tenía que servir todo el sacrificio vivido. Además, tenía deudas, para lo cual se requería de ciertos ingresos.

El sendero de la vida me sorprendió, y aunque México me ofreció en 2012 lo anteriormente inalcanzable, un buen puesto basado en los méritos, llegó la hora de decidir si me conformaba o si buscaba crecer más. En el 2015, tomé un sabático y me declaré dispuesto a considerar un cambio de carrera que podría incluir un regreso a Costa Rica. En ese segundo intento, moderé mis pretensiones: hice saber que podría aceptar asociaciones parciales (ello para pilotear un acercamiento paulatino). Pero las respuestas que obtuve variaron del silencio a la evasiva. Entendí entonces que tras 18 años afuera, la gente ya no me conocía, y los que frecuentaba, ya no estaban en donde estuvieron. Para muchos, regresar después de tantos años equivale a buscar trabajo como en cualquier otro país. Una amiga canadiense no ha logrado integrarse en su lugar de origen porque, a pesar de su extensa experiencia como cooperante internacional en tres países latinoamericanos, vale más su “insuficiente experiencia canadiense”. Otra amistad, alemana, opina que quien deja el sistema nacional, batalla para atestar la idoneidad de su experiencia extranjera.

La cuestión trasciende regiones y culturas. Es el orden de las cosas. América Latina pierde competitividad porque muchos de sus talentos salen a estudiar al extranjero y no regresan. Planes de atracción hay, pero lo cierto es que muchos de estos cerebros no regresan no porque no quieren, sino porque no pueden. Los locales no cederán sus plazas a los extranjeros, que no conocen el meollo del asunto, y que no esperaron “como debe ser”. Y los gestores prefieren contratar conocidos. Si una institución becó, más probable aún es la contratación. No importa que el cerebro en fuga salga gratis. El lujo de la libertad molesta y es riesgo innecesario: es preferible apostar a la fidelidad. Esto no es bueno, tampoco es malo; simplemente, es.

No me quejo de mi vida porque no soy un miope malagradecido en plena auto-negación. Siempre estaré con el mejor de los ánimos, y profundamente agradecido, en donde pueda contribuir, y en donde me permitan hacerlo. Pero mientras estos patrones no cambien, persistirá la fuga de cerebros, y algunos seguirán preguntándose por qué tanto talento se va para no regresar. Esto, creo, es válido para muchos expatriados alemanes, canadienses, costarricenses… y también mexicanos.

 

Fernando A. Chinchilla

San Andrés de Cholula, 9 de septiembre de 2017

Antes de la segunda ronda de renegociaciones del TLC, EU y Canadá prevén acuerdo sobre el TLC a fin de año.

Comparte este artículo:

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, conversó vía telefónica con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, para discutir la renegociación en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) y ambos subrayaron “su esperanza” de llegar a un acuerdo para finales de este año.

La plática entre los mandatarios se dio a conocer un día antes de que los negociadores de EU, Canadá y México se reúnan a partir de mañana 1 de septiembre y hasta el 5 de septiembre en la capital mexicana para sostener la segunda ronda de renegociación del TLC, el cual entró en vigor desde 1994.

La segunda ronda de negociación comenzará en medio de las amenazas del presidente Donald Trump de retirarse del acuerdo y luego de una primera ronda que se llevó a cabo en Washington del 16 al 20 de agosto, en la que los tres países plantearon más de dos docenas de temas que se comprometieron a discutir rápidamente.

Trump, quien ha tildado al TLCAN de ser el peor acuerdo jamás firmado por su país, ha amenazado durante las últimas semanas en distintas ocasiones y en Twitter con retirarse del pacto, aludiendo a la dificultad de las conversaciones y el déficit comercial de poco más de 64.000 millones de dólares de Estados Unidos con México.

Sin embargo, estas amenazas han perdido la fuerza que tenían al inicio de la administración Trump.

Los tres países firmaron también un acuerdo de confidencialidad para el manejo de la información sobre la negociación, que el gobierno mexicano aseguró no compromete sus prioridades en el proceso.

Asegura Trump que México pagará muro fronterizo, considera cerrar TLCAN

Comparte este artículo:

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aseguró durante una conferencia de prensa, junto con su homologó de Finlandia, el Presidente Sauli Niinistö, qué México pagará por el muro, además hizo comentarios sobre las renegociaciones del Tratado Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“De un modo u otro, México pagará por el muro, puede ser mediante reembolso”, aseguró el mandatario estadounidense al ser cuestionado al respecto.

Trump argumento que el muro es necesario por la cantidad de crimen que hay en nuestro país, también dijo que solamente con la construcción de muro se podrá detener el flujo de droga a Estados Unidos.

Por otro lado, el mandatario estadounidense se quejo que la delegación mexicana que esta a cargo de la renegociación del TLCAN, ha sido muy difícil y volvió a amenazar con dejar el tratado.

“Creo que uno tiene que al menos probablemente, iniciar el proceso de terminación antes de que alcance un acuerdo justo, porque ha sido un trato unilateral”, menciono Trump.

 

Trump dice que probablemente se cierre el TLCAN; Videgaray le contesta

Comparte este artículo:

Durante un evento en Phoenix, Arizona, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguro que era muy probable que su país abandonaría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), mismo que se encuentra en renegociaciones.

Por otro lado, Trump reitero que el tratado de libre comercio es uno de los peores en la historia de Estados Unidos, y que claramente Canadá y México habían sido los ganadores, y que se estaban aprovechando de su país.

“Debo ser honesto (…) personalmente no creo que podamos alcanzar un acuerdo, porque se han aprovechado de nosotros de mala manera. Ellos han hecho grandes negocios, los dos países pero especialmente México, que no creo que podamos alcanzar un acuerdo”, dijo el mandatario estadounidense.

Las renegociaciones del TLCAN comenzaron la semana pasada, dentro de un ambiente de tensiones, donde los negociadores estadounidenses aseguran que el tratado debe de recibir algo más que un “retoque”.

Videgaray responde a amenazas de Trump

Por su parte, el canciller de México, Luis Videgaray Caso, aseguró en entrevista con Ciro Gómez Leyva, que lo dicho por Trump se trataba de una estrategia de negociación.

El titular de la SRE también pidió a que los mexicanos reaccionaran primero con serenidad antes los dichos del mandatario estadounidense y entender que todo es parte de un proceso de negociación.

Horas antes el Videgaray había twitteado lo siguiente:

En la renegociación del Tratado de Libre Comercio todos somos México

Comparte este artículo:

De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, las exportaciones totales de México aumentaron en los años de vigencia del Tratado de Libre Comercio con Norteamérica. En 1994 las exportaciones sumaron un total de 29 mil 843.7 millones de dólares hasta llegar a 197 mil 529.1 millones de dólares en el año 2017; de esa última cifra 165 mil 002.3 millones de dólares fueron exportados a Norteamérica y dentro de la región la cifra que se exportó a los Estados Unidos de Norteamérica fue de 159 mil 730.6 millones de dólares, es decir la mayor cantidad de nuestras exportaciones, poco más de 80 por ciento, se efectúan con socios comerciales en la región que cubre el TLCAN.

El Banco Mundial señala que en 1980 México tenía un volumen de exportaciones de 6 mil 338 mdd mientras que en 2015 tiene un volumen de exportaciones de 155 mil 162 mdd por lo que se puede asegurar el éxito económico de este tratado en términos económicos. Hoy México enfrenta una renegociación del TLCAN: desde la perspectiva del Gobierno de E.U.  que encabeza Mr. Donald Trump, resultó ser un tratado “terrible” para esa nación, dice que genera la pérdida de empleos norteamericanos y un déficit de 65 mil millones de dólares entre E.U. y México. La importancia del TLCAN o NAFTA es fundamental porque E.U. es el comprador mayoritario,  porque se exporta a la región más del 80% de las mercancías elaboradas en México, porque genera empleos y porque es un portal de crecimiento importante para nuestro país.

Como todo proyecto hay elementos que deben mejorarse, en especial en aspectos laborales y ambientales, así como en ramas económicas como el transporte, sin embargo los resultados del TLCAN muestran un balance positivo por lo que ahora, en el  momento de las negociaciones es necesario que México muestre una unidad básica dado que el TLCAN reporta mayores beneficios que aspectos negativos. Es momento de apoyar la negoción de la contraparte mexicana, que se integra  por políticos, empresarios y personas conocedoras del tema, para lograr mejores resultados, para reducir los costos de las presiones crecientes de los sectores de E.U., y para administrar el proceso de negociación.

Todos los temas que afectan al país son importantes, sin embargo, es necesaria una mayor verticalidad y una mejor postura de los actores políticos en la negociación del Tratado de Libre Comercio, y esto va desde la responsabilidad en las declaraciones, hasta la unidad política elemental cuando se entablan mesas de negociación con la nación más poderosa del mundo,  que dicho sea de paso se caracteriza por el pragmatismo en la toma de decisiones.  Hoy México no tiene un amigo en la Casa Blanca, tampoco las élites económicas que gobiernan ese país nos ven con buenos ojos, y los intereses de las grandes empresas presionan a la débil estructura decisional en los Estados Unidos.

México ha mostrado respeto, cautela, y conocimiento técnico en cada uno de los temas que se desarrollarán en la negociación, sin embargo, el equipo encargado de esta negociación precisa capacidad, apoyo y fortaleza política en la nación mexicana.  El momento político actual se define por las imprecaciones, los deslindes, las frases imprecisas, la tensión y hasta la falta al respeto más elemental entre los actores políticos. La ruta hacia el 2018 abre líneas de tensión en que pareciera que muchas cosas se subordinan a los lógicas de la política partidista y de los actores involucrados, antes de voltear a ver que nos estamos jugando el futuro tangible, concreto y efectivo del país.

En una negociación hay diversas mesas, una está en la capacidad de articular una estructura política sólida y posicionamientos razonables que muestren fortaleza política e institucional. Los partidos políticos son piezas estratégicas de conducción política nacional, y las diferentes asociaciones y grupos que existen en México también lo son, por ello,  hay que trabajar en construir unidad y confianza, hay cosas que nos toca hacer como actores políticos cuando lo que se negocia consiste en millones de empleos, inversiones y crecimiento económico, hay mucho que hacer cuando en la mesa del Tratado está un mejor futuro posible. 

Hoy todos somos México,  porque nadie, ningún partido y ningún gobierno o actor político va a suplir los empleos, las inversiones, las plataformas productivas y la interrelación con una de las tres regiones económicas más importantes del mundo. El futurismo político no puede realizarse a costo del desarrollo social y económico de millones de personas, por el contrario, la capacidad de nuestra política nacional es lo suficientemente madura para saber que gobierne, quien gobierne, al ciudadanía necesita trabajo, expectativas, desarrollo y paz.

#HojaDeRuta: “Momento de que México voltee al Sur”

Comparte este artículo:

“Aquí abajo, cada uno en su escondite. Hay hombres y mujeres, que saben a qué asirse. Aprovechando el sol y también los eclipses. Apartando lo inútil y usando lo que sirve. Con su fe veterana, el Sur también existe”.

El poema de Benedetti resuena en un momento de sacudidas geopolíticas en distintas partes del globo. Para México resulta de particular relevancia en un momento donde la “integración” (habría que analizar y cuestionar el alcance del concepto) del TLCAN, la gran apuesta económica de política exterior de los últimos 25 años, navega en aguas inciertas.

Aunque hoy los reflectores están puestos en la negociación del tratado, no hay que olvidar el contexto que la provoca: la llegada de la ultra derecha a la presidencia de Estados Unidos encarnada en la figura de Donald Trump, personaje que ha ejercido la vejación pública más cruenta hacia México que se recuerde en la historia contemporánea.

Es una negociación que parte no solo de un cambio político que ha provocado un efecto dominó, también parte de la indignidad, pues la autoridad política de México, en particular el presidente EPN, ha sido de una debilidad y tibieza tal que descorazona.

Hace algunos días fui invitado por Alianza Cívica a moderar un diálogo con Sara Tamez, vieja amiga que durante los últimos años se ha dedicado a trabajar en campañas políticas de Sudamérica. En particular, venía a compartir la experiencia de la reciente victoria de Lenín Moreno en la elección presidencial de Ecuador. Dentro de sus vivencias, contaba cómo mucha gente en el cono sur le reprochaba que México no volteaba hacia la región, que vivíamos solo viendo hacia el norte. Recordé de inmediato que me tocó vivir el mismo reclamo hace ya más de una década en Chile. Lo increíble es que México sí es referencia en múltiples aspectos en el hemisferio sur, desde la cultura popular hasta ciertos aspectos de su desarrollo.

Hoy nuestro país concentra poco más del 80% de sus exportaciones a Estados Unidos, menos del 3% a Canadá y 16% al resto del mundo (Reforma, 2017). Por supuesto que el argumento geopolítico, de aprovechar la proximidad con la economía más grande del mundo es racional y una meta deseable, pero eso no debería significar dependencia absoluta ni cortedad de miras, sobre todo en un momento donde el mismo país que pregonó el liberalismo económico a pies juntillas hoy apuesta por la cerrazón y el proteccionismo.

Por ejemplo, en la industria automotriz, que es el sector que mayor participación tiene en las exportaciones mexicanas hacia EEUU, con 23%, un trabajador norteamericano gana en promedio 29.5 dólares la hora, mientras que el mexicano gana 4.51. La diferencia es brutal, e ilustra el por qué México sigue y seguirá siendo atractivo para la maquila, pero también, cómo este modelo que ha hecho crecer sustancialmente las exportaciones no se ha traducido en crecimiento suficiente ni ha podido frenar el crecimiento de la pobreza y la desigualdad.

La renegociación del TLC sin duda es estratégica para nuestro país, pero también una llamada de atención, un grito y un destello que nos obliga a mirar hacia otras latitudes y replantear nuestro rol económico en función del lugar que queramos ocupar en el mundo, las ideas que representemos, el proyecto de nación que comencemos a construir.

Quizá como nunca antes, la visión de política exterior será de primer orden en la agenda de la sucesión presidencial de 2018. Habrá entonces que recordar que el sur también existe, lo mismo que el oriente: pero aquí abajo, cerca de las raíces, es donde la memoria ningún recuerdo omite. Y hay quienes se desmueren, y hay quienes se desviven. Y así entre todos logran, lo que era un imposible: que todo el mundo sepa que el Sur también existe”.

Arrancan la renegociación del TLCAN.

Comparte este artículo:

A más de 23 años de su entrada en vigor, Estados Unidos, México y Canadá pusieron este miércoles en marcha el proceso de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El banderazo de salida estuvo a cargo del representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, del secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, y de la canciller canadiense Chrystia Freeland.

Freeland coincidió en que Canadá espera “una conversación productiva y constructiva”. “Hemos estado construyendo durante algún tiempo una muy fuerte relación entre Canadá y México, incluyendo una fuerte relación entre nosotros dos”, añadió.

Estados Unidos dejó por su parte en claro que pretende un calendario “ambicioso” y “agresivo” de renegociación del TLCAN, que resulte en beneficios para los tres países, de acuerdo con un funcionario de la Representación Comercial de la Casa Blanca.

Durante la primera ronda de negociación, los tres países definirán alrededor de 30 capítulos, compartirán propuestas de texto de forma clasificada, intercambiarán cifras comerciales y empezarán el proceso de identificar coincidencias y discrepancias.

Esta primera discusión se extenderá por espacio de cinco días en un hotel de la capital estadounidense. La segunda ronda tendrá lugar en México y la tercera en Canadá en algún momento del invierno.

Estados Unidos anunció que su meta en las negociaciones del TLCAN es eliminar los déficits comerciales con México y Canadá.

México ha señalado por su parte que busca que la modernización del TLCAN resulte en una mayor integración de los tres socios comerciales norteamericanos.

Canadá desea un acuerdo trilateral “más progresista” con salvaguardas laborales sólidas y disposiciones ambientales que combatan el cambio climático y reformar el proceso de solución de controversias entre inversionistas y Estado, para asegurar que los gobiernos tengan un “derecho ineludible” a regular en el interés público.

Renegociación del TLCAN y los salarios mexicanos, nada nuevo en nuestro futuro

Comparte este artículo:

Últimamente se ha creado mucho furor con respecto a la noticia exhibida por Bloomberg respecto a que “Durante la negociación del TLCAN, se buscara presionar al gobierno mexicano para incrementar los sueldos mínimos”. Para muchos puede ser una innovación, un apoyo para la sociedad, hasta un movimiento positivo del gobierno americano para favorecer a la sociedad mexicana. Pero la realidad no es así, México, ya se encontraba en pláticas para incrementar el salario mínimo en general, todo debido a las normas impuestas en, el ahora difunto, Acuerdo Transpacífico de cooperación.

El gobierno de Obama presiono al acelerar la firma de dicho tratado, donde no solo estipulaban la creación de nuevos salarios mínimos en múltiples países, sino también el renegociar los estatutos laborales y crear mejores estándares laborales entre todos aquellos países miembros. Pero ahora tenemos una nueva negociación en mano, liderada por el presidente de los Estados Unidos que, como hemos podido observar, tiene poco de negociador y más de impositor.

Pero veamos desde otra perspectiva, ¿Que conllevaría el aumentar los salarios mínimos en México?

Bueno, inicialmente mejoraría las oportunidades de múltiples trabajadores al aumentar sus ingresos, pero al mismo tiempo crearía nuevas problemáticas para pequeñas y medianas empresas que aún no han logrado estabilizar sus ganancias. Aunado a esto, las empresas mexicanas se ven constantemente ahogadas con impuestos duros, revisiones constantes y sin mencionar los costos que, por ley, deben de cubrir por parte de sus empleados, como lo son el seguro social, aguinaldos y demás.

Entonces, ¿Realmente estamos viendo un beneficio directo?

En mi opinión si es necesario que incremente el salario mínimo mexicano. Nos hemos quedado rezagados ante los aumentos en los costos de vida y la necesidad de otorgar mejores oportunidades a nuestra sociedad. El problema es simple, no existe en realidad una base para implementar directamente los aumentos sin afectar en general a la cadena laboral. Necesitamos reestructurar nuestras políticas fiscales y también otorgar beneficios tributarios a nuevas empresas. Así como mejorar las leyes laborales para que por fin exista un beneficio para tanto empleado como empleador.

La renegociación del TLCAN aún ni ha comenzado, por lo tanto todavía no podemos analizar ni percibir los posibles beneficios o daños que pueda atraer esto a la mesa. México tiene que imponerse ante el gobierno de los Estados Unidos, pues ellos también han creado una necesidad del comercio constante con nuestro país. En todo caso podríamos ver una nueva oportunidad en el comercio con Canadá, atrayendo nuevas inversiones de este gran país del norte y promocionando productos mexicanos en sus mercados. Los cuales aún no han sido tan explotados como el americano por nuestras empresas nacionales.

¡La Hora de la Verdad! Anuncian fecha para renegociación del TLC

Comparte este artículo:

La administración del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció esta mañana las fechas para la primera reunión para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Según fuentes de la agencia Reuters, las negociaciones entre los tres países se darían en siete reuniones a lo largo de siete semanas, comenzando con la reunión del 16 y 20 de agosto en Washington, D.C., antes de llegar a conclusiones sobre la renegociaciones.

Precisamente esta semana funcionario del gobierno estadounidense dieron a conocer la estrategia de negociación, con el énfasis puesto en bajar sus déficit comerciales con México y Canadá, así como también exigirles concesiones.

Con esto, Donald Trump, estaría cumpliendo una de sus propuestas de campaña, puesto que el presidente republicano considera que el TLCAN ha sido un desastre para su país y uno de los peores tratados de libre comercio que a firmado la Unión Americana.

Durante sus primeros meses en la Casa Blanca, Trump, amenazó con abandonar el tratado, pero al final opto por sentarse en las mesas de renegociación con México y Canadá.