Odio es odio: Por el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia

Hace unos siete años, mi mamá salió del closet conmigo, o al menos así lo sentí porque me dijo que se convertiría en Testigo de Jehová y me horroricé. Mi reacción fue inmadura y estúpida: sentí mucha impotencia, coraje y mucho miedo. Traicioné todo lo que ella con tanto esfuerzo trató de inculcarme.

En cuanto a mí, yo no salí del clóset. Mi madre -ahora una estudiosa Testigo de Jehová- me sacó. Hace unos 12 años, encontró unos mensajes de texto que yo había enviado a mi entonces novio del celular de mi papá y que olvidé borrar. Cuando mi mamá los leyó, me confrontó con cariño y complicidad. Yo llegué a la casa después de un día normal en la prepa y ella me recibió para meterme directito a mi cuarto, impaciente y podría decirse que hasta frívola. Yo juraba que tenía el chisme del siglo y no podía esperar para contármelo… El chisme resulté ser yo.

Me preguntó si Fulanito De Tal era mi novio y le dije que sí. Y ella soltó un gritito de sorpresa y emoción. Estoy seguro de que, a pesar de expresar esa emoción y su apoyo incondicional, le preocupaba lo que me esperaba y temía a todo lo que me tendría que enfrentar.

En cambio, cuando ella me confió la decisión que había tomado respecto a su fe, yo fui una persona despreciable. Probando una vez más que ella siempre será mejor persona que yo. Sólo pensaba en mí; en lo que ella pensaría de mí cuando se involucrara de lleno en esa religión, en lo que le dirían de mí, en que cambiara su opinión o su amor por mí. Como a muchas personas, no me caían nada bien los Testigos. Los veía como personas enfadosas, radicales e intolerantes. Nunca les abría la puerta y si me abordaban en la calle les pedía que no me molestaran. No concebía que una persona tan importante para mí, pasara a formar parte de ellos. (Me comporté y pensé como un típico padre homofóbico.)

Quitemos algo del camino: los Testigos sí rechazan las prácticas de la homosexualidad. No nos aceptan plenamente en su religión, maceran en sus estudios la equidad de género, y coinciden con la Iglesia Católica en su concepto de familia, matrimonio y derechos de las mujeres. También son un sistema principalmente machista y opresor. Sí creen ser los mejores defensores de la verdad en la biblia y efectivamente, pueden ser radicales en su interpretación de los textos bíblicos, rechazando doctrinas, prácticas, tradiciones o hábitos que otras religiones cristianas dejaron de interpretar tan estrictamente (la Trinidad, celebración de cumpleaños, transfusiones sanguíneas, adoración de santos, el clero, la cruz, etc.). También es cierto que un Testigo conoce mejor los textos y enseñanzas de la biblia que cien católicos o cristianos juntitos y soplándose las respuestas. Pero ellos no organizan marchas para exigir que se despoje a otros de sus derechos. Nunca en su historia lo han hecho, y por sus más elementales creencias y enseñanzas, nunca lo harán.

Descubrí que no son lo que muchos pensamos. Que lo que sabemos de ellos suena mucho más radical de como son en realidad. Que al igual que en todas las religiones, los hay muy conservadores y otros un tanto liberales. Son disciplinados, amables, respetuosos y a su modo, pachangueros.

Pero, ¿por qué se me ocurriría hablar de mi madre y los Testigos por el Día Internacional contra la Homofobia?

Porque tanto la comunidad religiosa a la que pertenece mi madre, como la comunidad de diversidad sexual a la que pertenezco yo, sufrimos discriminación y persecución. En diferentes manifestaciones y formas. Pero es discriminación y persecución. Así como intentamos gritarle al mundo que AMOR ES AMOR, tenemos que entender que ODIO ES ODIO. De cualquier forma en la que se exprese y de cualquier manera en la que se manifieste.

En la comunidad LGBT también sabemos odiar: A los que se visten de una u otra forma, a los que “jotean”, a los que no, a los sexualmente extrovertidos, a “las musculocas”, a los afeminados, a los que travisten, a los que hacen drag, a los bisexuales, a las lesbianas que no usan vestidos, a las trans que llamamos “vestidas”. Odiamos a las y los gays religiosos, odiamos a los religiosos en general.

Y esto tiene que parar. Porque odio es odio.

El Frente por la Familia algún día tendrá que entenderlo, lo que hacen es una forma de manifestar odio y discriminación. Por más que lo quieran disfrazar, por más que lo quieran esconder.

Los Testigos de Jehová han sido perseguidos casi en las mismas épocas y casi en los mismos países en los que han sido perseguidos hombres y mujeres gay (Alemania Nazi, la Unión Soviética Estalinista, el régimen Castrista, el Oriente Medio, y un largo etcétera).

Hoy, en Chechenia, autoridades están despareciendo, torturando y deteniendo a hombres que sospechan homosexuales. Los torturan, los concentran en cárceles, los golpean y hasta los matan. Los primeros reportes de esta persecución surgieron este pasado abril y tenemos que alzar la voz también por ellos, aunque nos queden lejos.

También en abril, el gobierno ruso oficializó la persecución de los Testigos de Jehová -algo a lo que casi nadie le prestó atención- a través de un juicio promovido por el Ministro de Justicia, declarándolos como un grupo extremista, poniéndolos a la par de militantes de Al Qaeda o el Estado Islámico, vulnerando la libertad y los derechos de quienes profesan esa fe. Esta persecución que hasta ahora retomó este vuelco tan radical, lleva ya muchos años, al igual que la persecución a la comunidad LGBT en la Federación Rusa. Odio es odio.

El 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia. Persiste una importante lucha para lograr plenitud de derechos para todas las personas y para todos los tipos de familias. Una batalla para lograr que ninguna persona tenga miedo de ser quien es y que pueda vivir su preferencia, orientación sexual o su identidad de género en libertad y plenitud.

Estos días son importantes porque las niñas y los niños LGBT merecen ir a la escuela sin miedo. Merecen crecer sin miedo de que los vayan a matar. Ya que en el México de hoy, eso sucede, y sucede todo el tiempo. En México, 7 de cada 10 niños han sufrido discriminación en su escuela por su identidad de género, preferencia u orientación sexual (CEAV, “Investigación Sobre Atención A Personas Lesbianas, Gays, Bisexuales Y Trans En México”, 2016). México es el segundo lugar a nivel mundial en asesinatos de miembros de la comunidad LGBT.

Hasta el 2015, en México se habían cometido más de 1,300 homicidios contra miembros de la comunidad LGBT. (Letra S, antes la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia, 2015). Y hay que considerar que, por cada uno de estos casos reportados, hay tres o cuatro que no se denuncian o que son incorrectamente categorizados en otros tipos de asesinatos.

Todos, sin importar nuestra edad, clase social, nuestra raza, sexo, identidad de género, orientación o preferencia sexual, religión, color o sabor, merecemos un mundo de libertad y plenitud de derechos.

Empecemos por lograr un país en el que se reconozca, se respete, se proteja y se valore la diversidad. Pues si algo nos une a todos es que todos somos diferentes.

Beauty and the Queer

A inicios de este mes, casi sin querer (o tal vez con toda la intención), el director de la nueva película “La Bella y la Bestia”, Bill Condon, habló un poco de Lefou -el compinche de Gastón- y halagó la destreza del actor Josh Gad para representar la homosexualidad del personaje con mucha sutileza, y declaró que Disney tendría en la película su primer y exclusivo “momento gay”. Y obviamente se armó un alboroto.

Muchos grupos cristianos llamaron a boicotear el estreno de la película, su estreno se canceló en Malasia, y en Rusia se le impuso una clasificación para mayores de 16 años. Disney se rehusó a cortar la escena, que es de apenas tres segundos, para obtener un beneficio económico y los actores de la película han defendido la película resaltando el mensaje de inclusión y amor de la historia.

En las redes sociales de iglesias y grupos religiosos que compartieron la nota de esta escena, me alegró ver muchísimos comentarios de personas hartas de la persecución a la comunidad LGBT; muchos de ellos pidiendo que sus esfuerzos se enfocaran en otras cosas y no en esta cacería de brujas.

Pero no faltó el comentario homofóbico y otros tantos de decepción “porque arruinaron un clásico”. Muy seguramente porque desconocen que el clásico animado desde siempre ha tenido una bella dedicatoria para la comunidad LGBT, sutil pero que siempre ha estado ahí:

La Bella y la Bestia, el clásico “ultrajado”, se estrenó en noviembre de 1991. Su productor ejecutivo fue el gran Howard Ashman, el genio que salvó la división de animación de Disney en 1986 cuando fue invitado a formar parte de la empresa y aceptó escribir las canciones de La Sirenita, proyecto que, de fracasar bien podría haber sido el último de Disney.

Con La Sirenita, Ashman cambió las reglas para siempre. A partir de él, Disney entendería de manera diferente la forma de usar la música y las canciones. Con su experiencia e historia en el teatro musical (y de la mano de Alan Menken como compositor de la música de sus letras), le enseñó a Disney a hacer de una canción parte de la narrativa y no sólo un accesorio.




La Sirenita ganó dos Oscares, dos Golden Globes y dos Grammys, y así Ashman recibiría la encomienda de hacer posible un proyecto que el mismísimo Walt no pudo hacer posible en 1930 y en 1950 porque sin duda, tenía que ser un musical: La Bella y la Bestia.

Pero Howard Ashamn para ese entonces ya estaba perdiendo la batalla contra el SIDA… Pudo ocultar su enfermedad durante la última etapa de producción de La Sirenita, pero para hacer La Bella y la Bestia una realidad, la empresa y su mano derecha Alan Menken tenían que saberlo.

Se hizo lo necesario para que Ashman pudiera quedarse con el proyecto y su lucha contra la enfermedad tuvo una gran influencia en la narrativa y las canciones de la película. Bestia sufre de una maldición que ha cambiado su cuerpo y que lo ha obligado a la reclusión; una maldición que hace casi imposible que alguien lo ame.




Su maldición no sólo lo afectó a él, también a quienes lo rodean -fue idea de Ashman que el hechizo afectara a sus sirvientes, que eran la única familia que tenía-, y un pueblo entero motivado por el miedo y el desconocimiento marcha para matarlo porque “vendrá por sus hijos” y porque “hay que salvar nuestro pueblo y nuestras vidas”. Hoy podríamos pensar que es una exageración, que esas referencias simplemente eran parte del cuento. Pero no, Ashman modificó muchas cosas de la historia original y si escuchas sus letras pensando en la batalla que estaba librando, encuentran un nuevo sentido.

Disney siempre ha ayudado a establecer roles y estereotipos de género que hasta hace muy poco comenzaron a revalorar. No fue hasta el 2005 que Disney (Pixar) hizo la película de Valiente, donde la princesa Mérida es la verdadera heroína de la historia y no necesita de un príncipe que la rescate. Nada más le tomó 68 años a Disney contar un final así.

Este cuento de Bella y Bestia que tanto queremos tiene mensajes que deberían hacernos reflexionar y fruncir el ceño.  Primero conocemos a Bella como una mujer inteligente, valiente y que no está pensando sólo en el matrimonio, pero termina con el príncipe violento que la tenía secuestrada... Como verán, tres segundos de diversidad no le caen nada mal al cuento.

La deuda de Disney con la inclusión y la diversidad sigue siendo enorme, y aunque muchas de sus películas tienen sutiles elementos subversivos, poco a poco tendrán que dejar de ser mensajes que tienes que leer entre líneas o escudriñar para encontrarlos. Pronto Disney tendrá que salir de closet.

La nueva adaptación de Bella y Bestia es una película hermosa, alegre y conmovedora que se desprende fielmente de un clásico que es considerada por los realizadores de la película como “la historia personal de Howard Ashman”, un hombre homosexual que murió por complicaciones del SIDA pero que durante sus últimos años de lucha contra la enfermedad pudo darle a una sirena su voz y a una bestia su alma.

La dedicatoria en la película animada lee: To our friend Howard, who gave a mermaid her voice and a beast his soul, we will be forever grateful.

______________________________

- "Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros."

 

 

No quieren rosas

Es que sí da coraje, oigan.

Cada 8 de marzo muchas mujeres y muchos hombres vemos con una mezcla de coraje e impotencia cómo se desvirtúa el Día Internacional de las Mujeres.

Sé que muchas personas lo hacen desde la comodidad de la ignorancia y sin un gramo de malicia, y felicitan a diestra y siniestra a las mujeres: ese día les dan rosas y chocolates y no faltan los padres, tíos o abuelos que comparten mensajes de lo “chulas, hermosas y bellas que son las mujeres”, esos que dicen que son “bellas como las rosas, la cosa más bella que inventó el hombre”, y sobran las mamás, tías y abuelas que comparten mensajes de este día “para celebrar que la mujer es madre y esposa y ese no es trabajo fácil”. Vaya, sabemos que muchas y muchos no lo hacen en mala onda, pero no por eso deja de ser algo que debe de cambiar.




Lo último que muere es la esperanza, y tenemos que seguir hablando de este día, de su importancia, de lo que se conmemora, de lo que nos tiene luchando, de lo que se ha logrado y de lo que falta por lograr. Nunca sabes quién te va a leer, nunca sabes quién te va a escuchar, nunca sabes quién va a aprender algo nuevo… Por eso hay que seguir hablando, con todos los que se pueda, con todos los que se dejen.

Emma Watson tiene senos, y el mundo parece no estar de acuerdo en cómo los usa. Emma ha hecho con su voz lo mejor que se puede hacer cuando se tiene una: prestarla para algo más grande. Y es más común escucharla hablando de los derechos de las mujeres, de educación, del medio ambiente o del derecho a decidir, que hablando de ella. Es feminista y es fantástica. Y ser feminista y fantástica es una forma muy efectiva para hacerse de enemigos.

A los más conservadores no les cae nada bien. Me imagino que les aterra ver a una persona con una influencia abrumadora en niñas y jóvenes (y en un vasto colectivo de hombres que la admiran), hablar acertadamente de los derechos de las mujeres, del aborto, del feminismo… Pero a Emma se le ocurrió hacer una sesión de fotos para una revista enseñando una buena parte de sus senos y hombres y mujeres comenzaron a atacarla, a preguntarse a dónde se fue su feminismo.

Su feminismo sigue exactamente donde siempre ha estado.

Y el 8 de marzo es un buen día para decirle y recordarles a hombres y mujeres, que las mujeres son dueñas absolutas de su cuerpo. Un día como ese es el día perfecto para informarse, educarse y sumarse a la lucha por acabar con las estructuras de poder y las normas sociales que restringen, limitan, reducen o pretenden dictar lo que las mujeres pueden o deben ser o hacer.

Se puede decir que todos crecimos en familias machistas, no vivimos en una generación en la que pueda decirse a la ligera que nuestra familia no lo es o lo fue; eso sería, muy seguramente, una tremenda falsedad. Así que todos tenemos una lucha que librar, cuestionarnos a nosotros mismos y cuestionar a otros, educarnos a nosotros mismos y educar a otros. Con perseverancia y algo de suerte las cosas van a cambiar. Y empezar a cambiarlas en nuestras familias es de lo más efectivo que podríamos hacer.

Ellas se merecen un mundo mejor, todos nos merecemos un mundo mejor. Porque en el mundo de hoy, 1 de 3 mujeres sufrirá un acto de violencia física o sexual durante su vida (ONU, OMS) y en México, el 47% de las mujeres ha sufrido ya algún tipo de violencia (ENDIREH, INEGI 2011).




Queremos pensar que el problema no es tan grande, que no somos un país de África o del Medio Oriente, pero la violencia contra las mujeres desde hace mucho ha encontrado tierra fértil en nuestro estado. Los datos más confiables (del Sistema Nacional de Seguridad Pública) indican que en Chihuahua en el 2012 y 2013 se cometieron más de 1,627 violaciones sexuales; ahora toma un momento y vuelve a hacer números reflexionando que por cada caso denunciado hay uno más que no se denuncia por las consecuencias de estigma y culpabilidad que las autoridades y la sociedad imponen sobre las víctimas. “La violaron por andar con sus falditas", “es que una tiene que darse a respetar”, expresiones como esas, muy a menudo hechas por mujeres, pegan en el alma.

Durante esos mismos años, en nuestro estado se documentaron 3,892 casos de homicidios a mujeres, y sólo 611 fueron investigados bajo los protocolos de un feminicidio, y apenas el 4% de los casos investigados llegó a una condena -que bien pudo ser absolutoria (OCNF, INMUJERES 2014). Durante los años 2013 y 2014, seis mujeres eran asesinadas en Chihuahua diariamente.

Esa es la violencia que nos las arrebata, la que las desaparece, la que las mata.

Pero hay muchos tipos de violencia y aquella que se construye en la inequidad, no es menos grave.
A nivel mundial, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de estar desempleadas, la tasa de desempleo de los hombres es de 5.5% y de 6.2% para las mujeres (ILO 2016), lo ridículo es que sean más propensas al desempleo cuando a nivel mundial hay más mujeres que hombres que se gradúan de estudios de educación superior.

Y para las que trabajan la cosa está igual de mal (“ya párale Loui, puras malas noticias”), porque la brecha salarial entre hombres y mujeres a nivel mundial continúa en un promedio del 23% (ILO 2016). Es decir que las mujeres ganan el 77% de lo que gana un hombre en el mismo puesto sólo por el hecho de ser mujer. Los estudios indican que, si las tendencias actuales se mantienen, nos tomará 70 años corregir y eliminar esta brecha de salarios… Y eso es inaceptable.




Este año puedes hacer el compromiso de hacer pequeñas grandes acciones para sumarte a esta lucha, no sólo el 8 de marzo, sino para siempre. Sólo son algunas y me las robé del sitio: internationalwomensday.com

- Cuestiona paneles o grupos formados por puros hombres
- Haz notar cuando se está usando lenguaje excluyente
- Desafía los estereotipos
- Alza la voz cuando se excluye a las mujeres
- Monitorea la brecha salarial entre hombres y mujeres
- Educa a los jóvenes sobre relaciones positivas
- Confronta a aquellos que justifican a violadores y culpan a las víctimas
- Dona a grupos luchando contra la violencia sexual
- Siempre denuncia actos de violencia
- Apoya campañas para prevenir la violencia
- Reconoce y corrige cuando hay situaciones de control o coerción

Es agotador. No nos queda más que admirar a aquellas y aquellos que dedican 20,000 horas de su día a esta batalla. Todas esas personas que trabajan por los derechos de las mujeres no sólo el 8 de marzo, sino cada día de su vida. Pero todas y todos podemos hacer pequeñas cosas que hagan de esta lucha una que se puede ganar.

No quieren rosas, ni chocolates. Quieren respeto, libertad, igualdad, derecho a decidir, maternidad saludable, empleo digno, paga equitativa, seguridad… Y como Emma, que entiendas, que entendamos que son dueñas de su cuerpo y pueden enseñar o no los senos, cuando les dé la gana.

______________________________

- "Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros."