Mexicanos opinan que el robo de combustible es resultado de la complicidad entre empleados de Pemex

Encuesta revela que 15% de los mexicanos que cuentan con un automóvil propio están dispuestos a comprar gasolina robada, con tal de pagarla más barata, indicó Parametría.

Se establece que 81% de los mexicanos considera que hay complicidad entre empleados de Pemex con los ladrones.El 9 % respondió que no hay vínculos y el 10% restante no supo qué contestar. Agrega que el  13% de los encuestados considera que la responsabilidad de atender el problema debe recaer en los gobiernos  estatales y 9% que los municipales.

Además, la encuesta también detectó que 15% de los entrevistados, que cuentan con automóvil propio, aceptó estar dispuesto a comprar gasolina robada, el costo es más barato.

Parametría informó que “El tema del robo de gasolina es un problema que se debe atender de manera urgente, ya que no sólo representan pérdidas para Pemex, sino que además es un peligro para la ciudadanía y tiene un impacto en las posibles inversiones de capital extranjero. Las pérdidas por esta actividad van mucho más allá que sólo cuestiones económicas”.

Se menciona que en los últimos meses el término “huachicolero” , que se le conoce a la persona dedicada al robo de gasolina por medio de tomas clandestinas, ha cobrado mucha relevancia, puesto que 77% de los mexicanos  ha oído hablar de ellos.

“Este alto conocimiento posiblemente está relacionado con los enfrentamientos que ha habido entre el ejército y los huachicoleros, así como por los accidentes registrados en las tomas clandestinas y en los lugares donde se almacena el hidrocarburo robado, hechos suscitados recientemente en Puebla”, señala Parametría

 

Tres sujetos asaltan a…¡29 elementos de la Gendarmería!

Tal parece que en México ya ni las autoridades que tienen la responsabilidad de protegernos están exentos de ser asaltados. Según un reporte de la Policía Federal el día miércoles por la noche, tres sujetos asaltaron un camión en el que iban 29 elementos de la Gendarmería Nacional.

El camión con los elementos se dirigía de Acapulco, Guerrero a la Ciudad de México, sobre la Autopista Del Sol. A la altura de la caseta de cobro de Alpuyeca, Morelos, el chofer de la unidad decidió detenerse sin autorización para ir al baño. A los pocos minutos el chofer volvió y reinicio el recorrido, pero unos metros más adelante se detuvo debido a una pregunta fuga de aire en una de las mangueras de la unidad.

La realidad fue muy diferente, puesto que el chofer subió a la unidad con otros tres sujetos armados con armas cortas y despojaron a los elementos de “celulares, dinero, anillos, carteras, relojes, mochilas entre otras cosas”. Después del atracó los elementos decidieron continuar su camino hacia la capital del país, donde reportaron los hechos a sus superiores.