El pataleo de la partidocracia

Comparte este artículo:

En la última sesión del periodo legislativo de primavera, los diputados del HCNL  aprobaron la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, supuestamente modificada para ajustarla a las necesidades del Sistema Estatal Anticorrupción. Esta Ley tiene por objeto distribuir competencias entre los órdenes  de gobierno para establecer las responsabilidades administrativas de los servidores públicos.  Y las sanciones correspondientes a las fallas de los propios servidores públicos. 

Curiosamente, en esta Ley destinada a los servidores públicos, se incluye un artículo obligando a los accionistas y socios de las empresas que quieren hacer negocio con el gobierno como proveedores, a presentar su declaración 3 de 3 (patrimonial, fiscal y de interés). Se intentó establecer la misma obligación a nivel federal, hace algunos años, y el presidente Peña Nieto la vetó. El origen de esta exigencia es una venganza de los políticos que no aceptan que les exijan sus declaraciones de bienes y que pretenden exigir la misma obligación a los empresarios que quieren hacer negocio con el gobierno. Solamente, se olvidan una cosa: los servidores públicos administran los recursos de todos los mexicanos. Los empresarios, administran sus propios recursos. 

En Nuevo León, la partidocracia del PRIAN logró imponer la permanencia de este artículo en la Ley, y en forma por demás extraña, la llamada chiquillada de los partidos minoritarios, la aprobó cómo si fuera algo natural.  La Ley fue aprobada por unanimidad de los diputados. Ocurren situaciones muy raras en el Congreso; por esto tiene tan poca credibilidad, a pesar de algunas excepciones valiosas. 

¿Por qué no existirá la independencia de juicio para rechazar posturas a todas luces inaceptables? ¿Qué fuerza sobrenatural tendrá el PRIAN para que los diputados de MC, de Morena y otros se dobleguen frente a imposiciones tan absurdas y cuyo único propósito es provocar el veto de la Ley y por lo tanto la imposibilidad de aplicarla hasta que en una nueva sesión legislativa, se corrija o ¡hasta que nunca se corrija! 

El ejercicio de la política no es de extraterrestres. Hace falta que enviemos al Congreso más diputados dotados de sentido común, y no individuos que se atribuyan privilegios inexistentes. La política es la búsqueda del bien común. No del bien particular de unos cuantos individuos que pretenden picarnos los ojos. Aquí en Nuevo León, la partidocracia sigue disfrutando de la poca capacidad de quienes quisieran imponer un nuevo orden. 

Intimidades Públicas: “Más allá de la #Ley3de3”

Comparte este artículo:

Cuando el hartazgo es sumamente considerable, cualquier solución parece ser suficiente.Esolam

La iniciativa ciudadana denominada como “Ley 3 de 3” está haciendo historia. No sólo junto más de 600 mil firmas ciudadanas para poder ser enviada al Senado de la República institucionalmente como una iniciativa ciudadana, sino también está marcando una agenda ciudadana dentro del ámbito público sin precedentes. En ese sentido, pareciera que no habría porque estar en contra de la “Ley 3 de 3” –que dicho en términos legislativos expide la Ley General de Responsabilidades Administrativas-, cualquier persona con el mínimo hartazgo del ámbito público está a favor de que esta iniciativa ciudadana se haga realidad.

Pero ¿por qué no resulta suficiente la “Ley 3 de 3”? Más allá de que encausa un hartazgo ciudadano hacia un tema sumamente relevante del ámbito público como lo es la corrupción, pareciera que gran parte del fondo se centra en transparentar 3 declaraciones por parte de los servidores públicos y generar incentivos para denunciar actos de corrupción, cuando en la realidad para acabar con la corrupción se requiere mucho más. Con esto, no quiero decir que presentar las 3 declaraciones –patrimonial, intereses y fiscal- esté mal, sólo que vale la pena conocer el contexto general que acontece actualmente en nuestro país respecto a este tema.

…si bien la iniciativa “3 de 3” involucra aspectos sensibles de la ciudadanía, debemos ver que el Sistema Nacional Anticorrupción es un mecanismo integral que modifica como el andamiaje legal actual, para lograr erradicar de una vez por todas eso que la ciudadanía no tolera más: la impunidad.

El año pasado se aprobó la reforma Constitucional que generó las bases para crear lo que se denominó como “Sistema Nacional Anticorrupción”, y que en otras palabras, se refiere a generar un sistema de coordinación con el cual los tres niveles de gobierno tengan los mecanismos legales e institucionales para combatir la corrupción y acabar con la impunidad. Asimismo, dicha reforma Constitucional además de crear estas bases –la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción-, busca crear o modificar otras 6 leyes –la Ley General de Responsabilidades Administrativas, la Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Fiscal Administrativa, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley General de Contabilidad Gubernamental, la ley de Coordinación Fiscal y la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas– con la intención de fortalecer institucionalmente desde todos los ámbitos, es decir, una serie de reformas que generan un sistema integral.

Es importante mencionar que el artículo 108 de la Constitución actualmente obliga a los servidores públicos a presentar su declaraciones patrimonial y de intereses sin excepción. En todo caso habría que incluir en la Ley de la materia –Ley General de Responsabilidades Administrativas- la obligación de los servidores públicos de presentar también su declaración fiscal.

…vale la pena seguir de cerca esta serie de importantes reformas que actualmente están en discusión. Porque de estas discusiones legislativas, no sólo versaran los textos legislativos que brindaran más obligaciones a los servidores públicos respecto a la transparencia y anticorrupción, sino que será un parteaguas en la vida política y democrática de las instituciones públicas

Desafortunadamente el debate sobre la “Ley 3 de 3” se centra en la transparencia de las mismas. Es decir ¿Es realmente necesario que los servidores públicos de forma obligatoria no sólo presenten sus tres declaraciones, sino también las transparenten al escrutinio público? Aquí es donde vale la pena profundizar.

Habrá quienes defiendan el hecho de que al ser un funcionario público tu vida en su totalidad es público, incluido lo que has hecho antes de formar parte de la administración pública. Y habrá quienes digan que con realizar las declaraciones resulta suficiente. A mi parecer, la reforma Constitucional y las leyes secundarias son un sistema que abarca mucho más que 3 declaraciones. Son los cimientos institucionales por los cuales existirá un combate frontal no sólo para combatir la corrupción sino también para prevenirla.

Es por esto, que si bien la iniciativa “3 de 3” involucra aspectos sensibles de la ciudadanía, debemos ver que el Sistema Nacional Anticorrupción es un mecanismo integral que modifica como el andamiaje legal actual, para lograr erradicar de una vez por todas eso que la ciudadanía no tolera más: la impunidad.

Por estas razones, vale la pena seguir de cerca esta serie de importantes reformas que actualmente están en discusión. Porque de estas discusiones legislativas, no sólo versaran los textos legislativos que brindaran más obligaciones a los servidores públicos respecto a la transparencia y anticorrupción, sino que será un parteaguas en la vida política y democrática de las instituciones públicas, y por ende, de los servidores públicos de nuestro país.

En fin, el apoyo a la iniciativa “3 de 3” es importante, pero definitivamente no resulta suficiente.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”