#Kleroterion: “Antes de volver a la Nueva Normalidad”

Comparte este artículo:

Alrededor del mundo países de todos los rincones empiezan a sacudirse la cuarentena que el coronavirus nos obligó a guardar. 

De un día a otro tuvimos que hacer un alto casi total y nos encerramos con la convicción de que esa era la forma correcta de defendernos del virus.

Lo que ocurrió durante estos meses no tiene precedente en la historia moderna de la humanidad y habrá quien se pregunte si reaccionamos de forma adecuada, pero a ciencia cierta eso quizás nunca se sabrá. 

Lo que sí podemos saber es que después del coronavirus ya nada volverá a ser igual.

Repentinamente el mundo que conocíamos no existe más. Madrid, Nueva York, Londres, Ciudad de México, Monterrey no son ya las mismas ciudades. 

No es sólo que ahora luzcan semivacias y que la gente vaya con la cara cubierta cuando sale a la calle… Todo cambio.

Todo cambia cuando te dicen que un beso o un abrazo a la persona que quieres te puede matar.

Todo cambia cuando reunirte con los que profesan tu misma religión para hablar con dios se convierte en un peligro.

Cuando algo que no puedes ver, ni oler, ni imaginar te roba tu libertad.

Todo cambia  cuando los hospitales se convierten en campos de guerra y los soldados de tu ejército en guerra usan batas blancas y no uniforme militar.

Repentinamente el dinero ya no sirve de nada, el enemigo invisible no distingue sexo, color de piel, nacionalidad ni mucho menos clase social. 

Todo cambia cuando el ser humano, tan acostumbrado a dominarlo todo,  despierta un día sabiendo que no es más que otro ser vivo en este planeta…

Cuando de golpe volvemos a reconocer nuestra fragilidad. 

Ahora que nos preparamos para seguir adelante y salir de este encierro te invito a que te des el tiempo de reflexionar…

¿Para qué sirvió todo esto? ¿Qué aprendí? ¿Cuál es el mensaje que la vida, Dios, la naturaleza o el universo nos quieren dar?

Date cuenta que allá afuera el mundo siguió su curso, pero al mismo tiempo nunca volverá a ser el mismo de antes…

Entiende que lo que hemos vivido es una oportunidad para crecer como individuos, como país, como especie, como sociedad.

Date la oportunidad de descubrir el mensaje y la enseñanza que nos deje el coronavirus… Reflexionalo antes de volver a esta nueva normalidad.

Inician reapertura de media España

Comparte este artículo:

Mascarillas, geles y guantes protagonizaron este lunes el regreso de las terrazas y la apertura de los comercios en media España, tras casi dos meses de confinamiento que ahora solo se aplica a parte del país, y con la amenaza de un importante repunte de la pandemia si no se siguen las recomendaciones sanitarias.

El 51 por ciento de los españoles iniciaron hoy la llamada fase 1, de mayor relajación de las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la expansión del coronavirus, con 373 nuevos contagios por Covid-19 en las últimas 24 horas, el número diario más bajo desde el pasado 9 de marzo, y con 123 fallecidos, según las cifras oficiales.

Los datos son favorables y permiten deducir que se está en la última fase de la transmisión, pero también ante un riesgo importante de repunte, como los ocurridos en Corea del Sur y en Alemania, advirtió el epidemiólogo Fernando Simón, portavoz sanitario para la pandemia, en su habitual rueda de prensa.

Se debe tener aún mucho cuidado, porque si no se hacen las cosas bien puede pasar como en esos dos países, redundó el experto, que incidió en la necesidad de seguir extremando la precaución.

En esta nueva fase 1, aunque el Gobierno continúa recomendando el trabajo en casa siempre que sea posible, se reanudaron numerosas actividades y servicios, aunque con condiciones, como la limitación de la asistencia, el mantenimiento de la distancia de seguridad entre personas, fuertes medidas de higiene, protección personal y desinfección frecuente de instalaciones y puestos laborales.

Reabrieron las terrazas de bares y restaurantes, tan apreciadas por los españoles, pero siempre con la mitad del aforo permitido y un horario reservado a la tercera edad por ser población de riesgo.

También los comercios de superficie inferior a 400 metros cuadrados, que deberán realizar, como mínimo, dos labores de desinfección diarias.

Reabren además hoteles y alojamientos turísticos, aunque sin ofrecer comida en el interior; los espectáculos culturales con aforo limitado y los gimnasios y centros deportivos con un entrenador por grupo y desarrollando ejercicios que no impliquen contacto físico.

En cuanto a las relaciones sociales, se permiten reuniones de hasta diez personas en espacios públicos y privados con las adecuadas medidas de distanciamiento social, además de la reanudación de actividades religiosas, que podrán tener un 30 por ciento de su aforo habitual.

En las provincias de fase 1, se permiten los desplazamientos por el territorio.

Pero las grandes áreas metropolitanas de Madrid, Barcelona y Valencia, junto con otros territorios, quedaron por ahora fuera y siguen en la fase 0, mucho más restrictiva.

Después de dos meses en los que el tiempo se había detenido, todo empieza a moverse, dijo Mónica, una joven del personal sanitario, desde Las Palmas de Gran Canaria, capital de una de las islas españolas que ya disfrutan de la fase 1 del desconfinamiento.

“Antes salía a la calle y no veía a nadie, pero hoy las terrazas estaban llenas. La gente sentada, pero respetando el espacio, y muchos otros de pie tomándose el cafecito. La actividad es normal, gente en los bancos, comercios abiertos, con el aforo limitado, la gente haciendo cola para entrar”, explica.

También se han reactivados otros servicios, como las consultas médicas privadas, interrumpidas durante la cuarentena, pero con cita previa y unas pautas a seguir, como el uso de calzas en la consulta, gel para la desinfección de las manos, guantes y mascarillas, indicó Mónica, quien hoy retomó sus visitas a la dietista.

En Logroño, la capital de La Rioja (norte), la región de España más afectada por la pandemia en relación a su población, Begoña quería aprovechar la fase 1 para tomar un café con sus primas, a las que llevaba mucho tiempo sin ver, pero abandonó la idea al ver que en varias terrazas la gente se juntaba más de lo debido, sin respetar distancias.

“No es obligatorio llevar mascarillas, pero si te vas a juntar con otros es mejor llevarlas y tener cuidado”, afirmó la funcionaria, cuya hermana es enfermera y conoce de primera mano los riesgos de la pandemia.

También residente en Logroño, María aprovechó el inicio de la fase para recorrer los 25 kilómetros que le separan de su abuela Gloria, de 89 años, a la que no veía desde hacía más de dos meses.

“Hemos mantenido la distancia de seguridad, y me dio mucha pena no darle un beso ni abrazarla, pero creo que era lo correcto. Hay que protegerla. Al menos nos hemos podido ver. Hay que ver lo positivo y estoy muy contenta”, explicó a esta agencia.

(Fuente: EFE)

Confirman primer muerte por COVID-19 en Nuevo León

Comparte este artículo:

El secretario de Salud de Nuevo León, Manuel de la O, informó sobre la primera defunción en la entidad por COVID-19.

En rueda de prensa, De la O señaló que se trata de un hombre de 77 años que padecía tabaquismo crónico y sobrepeso.

El paciente tenía antecedentes de viaje a Madrid y desde l 1 de abril estaba hospitalizado en la Clínica 6 del IMSS, en San Nicolás, a donde ingresó con síntomas de coronavirus.

El funcionario también reportó el fallecimiento de otro hombre, de 66 años, procedente de Monclova, donde hubo un brote de COVID-19 en una clínica del IMSS. Detalló que el fallecimiento fue por una infección en la válvula del corazón, pero que el caso era sospechoso de coronavirus y que hasta anoche estaba pendiente el resultado de su prueba.

Por otro lado, indicó que por el protocolo funerario estipulado para pacientes que fallecen por este virus, se prohibe la relación del cuerpo y se procede a la cremación.

“Los pacientes que fallecen por esta enfermedad tienen que ser colocados en una bolsa de aislamiento, de plástico sellada. El personal de Semefo que va a recogerlo tiene que llevar equipo de protección especial”.

El titular de Saludo dijo que no se debe de bajar la guardia, que esto apenas empieza y que se debe de ver escenario que ha tenido España, que ha tenido Italia y Ecuador.

Confirman primer caso de COVID-19 en Nuevo León

Comparte este artículo:

El secretario de Salud, Manuel de la O, confirmó este jueves el primer caso de COVID-19 (coronavirus) en Nuevo León.

El caso se trata de un hombre de 57 años, residente del municipio San Pedro Garza García, que viajó vía aérea a la Ciudad de México, Londres, Múnich y Madrid.

De la O detalló que se está realizando in estudio epidemiológico para indagar a los pasajeros del vuelo y descartar otros posibles contagios.

Actualmente el paciente se encuentra en aislamiento en su domicilio, esto junto a ocho de sus familiares mismos que tuvieron contacto con la persona infectada y se convirtieron en casos sospechosos.

El funcionario pidió a la población a seguir aplicando medidas sanitarias, como lavarse las manos con jabón o gel antibacterial.

 

Inaceptable la Calidad del Aire en Monterrey

Comparte este artículo:

Cada día que amanece en Monterrey y su área metropolitana despertamos con la ilusión de encontrarnos con un aire limpio que nos permita admirar nuestra gran ciudad y sus montañas, sin embargo, nos encontramos con que cada vez tenemos una peor calidad del aire, y esto no sería tan grave si solamente se tratara de una cuestión de estética, nos enfrentamos a graves enfermedades respiratorias que aminoran la calidad de vida en Monterrey y que desencadenan innumerables afectaciones a la salud de quienes vivimos en aquí. Encontrarnos cada mañana a la ciudad sumergida de una verdadera capa de contaminación se vuelve hoy en día hasta un motivo que afecta el estado de animo de la ciudadanía.

Esto nos obliga a cuestionarnos sobre las medidas y acciones que se están realizando por parte de las autoridades para atender con seriedad esta grave problemática que nos afecta a todos por igual. Por ejemplo, en ciudades como Madrid, España se cuenta con un sistema de fases que permite determinar el grado de contaminación y la dureza de las acciones a tomar, donde se declara una alerta ambiental y se toman medidas contundentes como la limitación a circular a no más de 70 kilómetros por hora, la restricción o prohibición de circulación de vehículos particulares en algunas zonas de la ciudad, o de no circular definitivamente.

En una ciudad metropolitana tan industrial con el parque vehicular y de transporte de carga que tenemos, así como el número de habitantes: ¿qué medidas se toman en realidad?, ¿qué acciones de coordinación metropolitana se llevan a la práctica por parte del gobierno del estado y los municipales?, ¿qué iniciativas se llevan al poder legislativo?, ¿qué acciones y responsabilidad asumimos la industria y ciudadanía en general? Hoy contamos solamente con autoridades que se limitan a emitir publicaciones en redes sociales sobre la mala calidad del aire, pero que no toman acciones inmediatas y concretas para garantizar regulaciones y soluciones a este problema que nos está matando.

Es inaceptable que nuestra ciudad no avance y mejore en temas tan relevantes como este; generando más y mejores áreas verdes, una verdadera regulación y sanción a la industria, así como la generación de mejores medios de movilidad para toda la ciudadanía que contribuyan a solucionar esta problemática. Es inaceptable seguir respirando aire tóxico en Monterrey.

La COP25: más política que acuerdos

Comparte este artículo:

Terminó la COP25 y Greta ya está en su casa. El mundo protestó en favor de la lucha contra el cambio climático y los líderes políticos sólo acordaron que lanzar iniciativas “más ambiciosas” para revertir los efectos causados por la emisión de gases de efecto invernadero. Millones salieron a las calles, pero los gobiernos de Estados Unidos, China, India y Brasil (que son algunos de los más contaminantes del mundo), se rehusaron a diseñar nuevas estrategias para revertir la crisis climática. Y ahora, ¿qué sigue?

Utilizada más bien como mecanismo de promoción política que como un foro para llegar acuerdos, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático dejó mucho que desear. Es cierto que es complicado determinar en qué medida fueron las ediciones anteriores más o menos exitosas, pero lo que es imposible de negar es que la expectativa en torno a esta 25° edición difícilmente puede equipararse con la de las anteriores.

La atmósfera estaba preparada y la esperanza en que los cambios sucedieran estaba ahí, pero parece ser que sólo se quedó en el eslogan “Es tiempo de actuar”. La meta de conseguir un acuerdo para transitar más rápido hacia un mercado orientado en el desarrollo sostenible o que al menos cien países asumieran compromisos cruciales para reducir sus emisiones, desafortunadamente no pudo materializarse. Los objetivos se van a ir acumulando junto con los otros compromisos que vienen del Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París.

La frustración en las declaraciones de la propia presidenta de la cumbre, la chilena Carolina Schmidt, confirman lo que todo mundo piensa de la cumbre: “no estamos satisfechos con el resultado”. Todo indica que la enorme distancia entre los intereses cortoplacistas de los gobiernos en turno y las demandas de la gente sigue existiendo. A juzgar por los compromisos adquiridos, la voluntad de un cambio verdadero y las acciones para hacerlo posible siguen transitando por caminos muy distintos.

Triste es ver cómo el rédito político que se quiere obtener con este tipo de eventos es lo que termina por primar. Basta con el ejemplo del propio Martínez-Almeida, el alcalde de la ciudad de Madrid, quien meses atrás respondió en televisión a una niña que él, en lugar de destinar recursos para proteger el Amazonas, preferiría destinarlo a la reconstrucción de la Catedral de Notre Dame por tratarse de un símbolo de Europa. O peor aún, cuando salió a defender el proyecto de zona de baja emisión “Madrid Central” que, en campaña, aseguró eliminaría una vez fuera nombrado alcalde.

Aunque el nivel de compromiso de la ciudadanía del mundo sea mucho mayor, la realidad es que poco será posible si a nivel institucional no existen compromisos firmes en cuanto al tema. Casos como la eliminación de las bolsas de plástico desechables en la CDMX a partir del próximo año, o bien la prohibición del uso del popote plástico en Nuevo León también en 2020 son la esperanza que tenemos para que, al menos en el plano local, cuando menos sí haya algún tipo de cambio.

No hay “planeta B”. Así de sencillo.

#ElTalónDeAquiles: “Mezcolanzas incoherentes”

Comparte este artículo:

El siglo XXI inició con los atentados terroristas del World Trade Center de Nueva York. Venía de concluir el periodo presidencial de Clinton, época comparable a los años locos, los de la década 1920, conocidos por la expansión del jazz, del charlestón, del tango, la popularidad de Coco Chanel, y la aparición de las minifaldas. Cierto es, en la década 1990 la humanidad presenció terribles cosas, los genocidios en Bosnia y Ruanda entre ellas, pero también es cierto que en los años 1920s surgió el nazismo y las dictaduras de Mussolini, Salazar, y Primo de Rivera. La última década del siglo XX, que corresponde a lo que politólogo estadounidense, Francis Fukuyama, llamó el fin de la historia, es una época en donde triunfó el liberalismo: cayó el Muro de Berlín, la URSS se desplomó, Mandela pasó de ser reo a asumir la presidencia, y la Unión Europea se robusteció. El libre comercio creció, la “democracia” se expandió y el mundo se globalizó.

Pero llegaron los atentados de las torres gemelas, que justificaron lo injustificable: una guerra arbitraria. Los Estados Unidos le mintieron al mundo, los países occidentales se fracturaron, y la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuyas misiones de paz, a pesar de sus límites, habían mostrado potencial años atrás, demostró su incapacidad a temperar la ansiedad de las potencias mundiales. Al-Qaeda siguió golpeando, en Bali (2002), Madrid (2004), Londres (2005), Bombay (2006), y en Irak y Afganistán, mientras que el supuesto paladín de la libertad abrió una cárcel en Guantánamo, en donde torturó a sospechosos que nunca tuvieron derecho a defenderse. Años después, surgió el Estado Islámico. Además, en 2008 la voracidad de Wall Street catapultó al mundo a la peor crisis económica después del colapso de 1929. Diez años después del inicio del siglo XXI, el miedo a la violencia irracional, la guerra antiterrorista, y el pesimismo económico, habían enterrado la euforia liberal generada por el fin de la Guerra Fría. La elección de Obama en algo contribuyó a apaciguar las congojas del progreso.

Pero la elección del premier presidente negro de la historia estadounidense quebró la historia. Por un lado, el pensamiento progresista clamó victoria y continuó su agenda multicultural. Los homosexuales tenemos derecho a casarnos y a adoptar. Las mujeres pueden y deben decidir qué hacer con su cuerpo. El racismo es malo. Cuando está enfermo y sin esperanzas de recuperación, todo ser humano tiene derecho a decidir el momento y las condiciones de su muerte. El cambio climático nos lleva a la extinción como especie. Por el otro, el conservadurismo respondió. Los homosexuales somos perversos. Hay que preservar la vida desde el estado fetal. El concepto tradicional de familia está bajo ataque. Todos tenemos derecho a nuestro entorno sin una amenaza extranjera, por lo que se justifica repeler al inmigrante. Es pecado ir contra la potestad de Dios de decidir hasta cuando vivimos, y el cambio climático es una invención de izquierdistas radicales en su desesperada lucha contra el capitalismo. 

En este siglo XXI, caracterizado por una democratización de los púlpitos, todas las opiniones valen lo mismo. Lo subjetivo se convierte en hecho objetivo en un abrir y cerrar de ojos. Nadia verifica fuentes. Y como una mentira se convierte en realidad si se repite mil veces, ya no existe diferencia entre lo real y la ficción. Trump entendió que lo importante no es decir la verdad, sino generar credibilidad, al menos entre un sector de la población. Así, hay gobiernos de “izquierda” apoyados por grupos religiosos de ultraderecha, sindicalistas que olvidaron como proteger a los trabajadores que manipulan a la ciudadanía con falsedades para beneficiar a élites emergentes, y grupos de derecha que respaldan agendas neo-mercantilistas. Lo que para unos son derechos humanos fundamentales, para otros es una ideología de género perversa y peligrosa. Unos juzgan que enfrente hay pretenciosos cosmopolitas mientras que estos creen que los otros son vulgares ignorantes. Hoy, la izquierda defiende el libre mercado y la derecha aboga por la imposición de barreras arancelarias. Y, como la tecnología lo permite, bloqueamos a todos los que piensen diferente, con lo cual el espacio deliberativo se pierde, y con ello la idea del debate democrático. El miedo, la frustración, y el enojo, valen más que la racionalidad. El siglo XXI no es un siglo de progreso. Es un siglo regresivo. Si seguimos así, esta mezcolanza incoherente pronto nos llevará al siglo XIX.

Fernando A. Chinchilla 

Montreal (Canadá), 8 de agosto de 2019

EPN asegura que sigue viviendo con su familia en México

Comparte este artículo:

El ex presidente Enrique Peña Nieto salió de las sombras para aclarar que en ningún momento ha rentado o comprado una residencia en la ciudad de Madrid, España, y que él y su familia siguen residiendo en México.

A través de Twitter, el ex mandatario señaló como falsas las versiones que han circulado sobre que supuestamente vive en la capital española.

“Ante las versiones que circulan sobre mi país de residencia, aclaro: es absolutamente falso que yo haya comprado o rentado una propiedad en Madrid. Mi familia y yo vivimos en México, No tengo contemplado mudarme a España ni a ningún otro país”, escribió Peña Nieto en su cuenta de Twitter.

La semana pasada el columnista Ricardo Raphael de El Universal publicó que el político mexiquense rentó una residencia en un fraccionamiento en Madrid, juntó con su médico personal, Rubén Drijanski; el ex jefe del Estado Mayor Presidencial, Roberto Miranda; y el ex director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Eugenio Ímaz.

El ex presidente priista indicó que conversó con el periodista para negar los señalamientos a su persona.

 

Propone Luis Susarrey tarjeta única para transporte urbano

Comparte este artículo:

El diputado local del Partido Acción Nacional (PAN), Luis Susarrey, propuso este lunes en el pleno del Congreso Local, la creación de una tarjeta única con un costo mensual de 360 pesos que permita a los usuarios del transporte público utilizar ese servicio de forma ilimitada durante un mes, tal como ya existe en ciudades como Madrid, España; Berlín Alemania; Londres, Inglaterra y Toronto Canadá.

A propuesta de Susarrey, el Congreso local aprobó un exhorto a la Agencia Estatal del Transporte (AET) para adoptar esas medidas que ya se usan a nivel internacional y que ayudan a evitar las alzas de los costos en el transporte, fomentar el uso del mismo, y además los empresarios del transporte pueden contar con ingresos de forma adelantada.

El diputado del Distrito 18, dijo que la tarjeta que propone podría ser con tarifa semanal o mensual.

“Se exhorta a Jorge Longoria Treviño, director general de la Agencia para Racionalización y Modernización del Sistema de Transporte Público en el Estado a fin de que realice las gestiones necesarias para crear una tarjeta única con tarifas semanales y/o mensuales, con beneficios especialmente, para personas con discapacidad, personas de la tercera edad, jóvenes y todos los usuarios en general, para le uso ilimitado del transporte público en nuestro Estado”, se lee en el exhorto aprobado en pleno.

Además, se detalla, que la tarjeta tenga un costo mensual de 360 pesos mensuales o 130 pesos semanales y que tenga un desfase de 5 minutos con el fin de evitar que se haga mal uso o uso doble entre los usuarios que viajan juntos.

Susarrey, aseguró que si el exhorto nos atendido por la AET, se procederá a presentar una iniciativa de Ley.

México he perdido su capacidad de indignación

Comparte este artículo:

El próximo lunes 7 de mayo, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, se entregará el Premio Ortega y Gasset de periodismo a los periodistas Daniel Moreno, Salvador Camarena, Miriam Castillo, Nayeli Roldán y Manuel Ureste por “La estafa maestra“, una investigación sobre el desvío de fondos públicos en México publicada en Animal Político. Animal Político es un periódico electrónico mexicano. 

Al publicar la noticia, el gran periódico español El País titulaba:  “La investigación que debió sacudir a México (pero no lo hizo)”, y en sub título destacaba: La estafa maestra, ganadora del Ortega y Gasset, documenta una maquinaria de corrupción que mueve. Cientos de millones de dólares y por la que nadie ha pisado la cárcel. Sigue el comentarista de El País: “La aritmética de La estafa maestra es sorprendente. 517 de solicitudes de información, más de 100 entrevistas y largas jornadas de reporterismo en zonas marginales y entornos hostiles. El resultado es el descubrimiento de un fraude de más de 7.760 millones de pesos (unos 420 millones de dólares) en el que están involucrados 11 dependencias del Gobierno mexicano, ocho universidades públicas y más de 50 funcionarios. Pero quizás el dato más impresionante que ha arrojado este trabajo periodístico es una cifra que enciende las alarmas en México: cero responsables. 

Lo que asombra al periodista español es un ejemplo entre muchos otros de lo que es la impunidad en la república de Peña Nieto. “No te preocupes, Rosario, no pasa nada”. Es un ejemplo de lo que significa la corrupción cómo sistema de gobierno. Un ejemplo de las herramientas puestas a disposición de altos funcionarios y allegados para saquear a sus anchas el erario de México. Para robar a los mexicanos lo que es producto de sus impuestos, por lo tanto de su trabajo y de sus ahorros. 

En realidad el periodista asume que la noticia enciende las alarmas en México. Las encendieron un par de semanas y ya esto fue asimilado al igual que la casa blanca, que el fraude del tren rápido, que los 43 desaparecidos y ahora que los tres disueltos en ácido. Después de un sexenio de corrupción, de impunidad, de mentiras y de narco gobierno, los mexicanos nos hemos vueltos insensibles a esta categoría de noticias. Las tragamos sin manifestar mayor inconformidad. Las digerimos sin señales de rechazo. Es la población entera de un país que resulta anestesiada por seis años de fraudes, robos, mentiras y sinvergüenzas  perpetradas desde todas las instancias y todos los niveles del poder. 

México está intoxicado. Tal cómo el rey Mitrídates el Grande, en el primer siglo antes de Cristo, hemos absorbido tanto veneno a lo largo de este sexenio y de los anteriores que ninguna noticia nos indigna. Esto es muy preocupante: México está perdiendo su capacidad de indignación. Esto resulta bastante peligroso: cualquier estafador nos puede embaucar. Algo para reflexionar en tiempos electorales.