El virus de la desigualdad

Comparte este artículo:

A principios de los 70s, Eduardo Galeano escribió en su obra Las Venas abiertas de America Latina que el desarrollo desarrolla la desigualdad y que es un viaje con más náufragos que navegantes. El intelectual uruguayo argumentaba que desde los orígenes latinoamericanos, ha existido una fuerte y arraigada desigualdad económica y fáctica. El conocido comúnmente como Coronavirus o COVID-19 por su nombre científico, viene a quitar nuevamente y de manera abrupta la venda en los ojos de todos sobre esa mortal desigualdad. Este virus que se esparce de manera rápida por nuestro territorio, viene a recordarnos que la desigualdad puede matar de muchas maneras, y una emergencia de salud pública es una de ellas. 

El escenario de posible propagación, forzó a empresas y gobierno a instar a todos a quedarnos en nuestros respectivos hogares, el paro de actividades económicas y la disminución de cualquier asunto no esencial. Sin embargo, esta medida puede sonar razonable en un país con ingresos justos, con una economía incluyente sin pobres y sin informalidad o para aquellos privilegiados que pueden hacer uso de las nuevas tecnologías para continuar sus labores. Sin embargo, esto es una realidad para sólo un pequeño grupo de la sociedad mexicana; porque vivimos en un plugar donde el 10%  más rico concentra el 64.4% de todo la riqueza del país (Esquivel 2015, pág. 16), porque vivimos en un país donde el 60% de la población laboral se encuentra en el empleo informal. Porque como país nos desarrollamos, pero como escribió Galeano, también  desarrollamos una desigualdad que sigue viva, que continúa creciendo, que late y late fuerte en  un  momento de suma vulnerabilidad.

Aquellos que no pueden encerrarse, no lo hacen por gusto sino por necesidad, porque el país no creció para ellos; el país no procura un sistema de salud para ellos; el país no procura un ingreso justo y las mismas oportunidades y una educación de calidad y servicios básicos. Porque aquellos que no sufrirán por el contagio del Coronavirus, sí sufrirán por el contagio del virus de la desigualdad. Esto no es nuevo, pero debido a su estructural origen, como sociedad lo hemos normalizado, porque México del periodo de 2008 a 2015, los ingresos de la clase media se redujeron en un 2% (OCDE, 2016). Esta desigualdad también tiene un componente de género, ya que las mujeres en México perciben 60% menos que los hombres  y esta brecha tardará 257 años en cerrarse (FEM, 2019).  Este problema es grave, no sólo por las implicaciones económicas y de crecimiento que esto conlleva, sino porque vemos que es una doble vulnerabilidad, ya que en esa situación de una disminución de consumo y contingencia,  las personas del sector informal y que vivan en situación de pobreza, serán las más afectadas, a pesar de que por cada 100 pesos generados en el país, 23 pesos provienen el sector informal (INEGI, 2019), lo cual nos deja ver la magnitud de esta afectación. Con esto no incentivo medidas contrarias a las señaladas por las autoridades, sin embargo, debemos dejar de normalizar la desigualdad y ver  las múltiples formas en cómo esta puede matar a millones de mexicanos. 

El quedarse en casa para combatir al Coronavirus está demostrando ser también un tema de clases, un tema de pocos contra uno de muchos, porque hablar de porcentajes es hablar de millones de mexicanos que no pueden darse ese lujo de parar porque viven día a día, porque la sociedad los ha olvidado, los ha normalizado. Vimos en un México donde 3 de cada 4 personas que hablan una lengua indígena o pertenecer a un pueblo originario, son pobres; ¿ellos como combatirán el COVID-19? ¿si el 38%  de la población indígena vive en pobreza extrema, como podrán quedarse en sus casas sin poder tener su día a día para sobrevivir y no para vivir? Como dicen vecinos del asentamiento La Guadalupana en Mérida, Yucatán: “aquí no hay compras de pánico, ni siquiera tenemos dinero”. Estos días deben de servir para que como sociedad, y en especial, para que los involucrados en la toma de decisiones públicas, reflexionen sobre cómo la desigualdad mata; cómo la desigualdad es un factor de riesgo importante en diversos escenarios como el actual. La ausencia de justicia (hasta la justicia económica) es la gran deuda de este país.

Economía informal

Comparte este artículo:

Desde un puesto de copias piratas, unos tacos de canasta, la ayuda doméstica y hasta los mercados sobre ruedas. 

La economía informal no es algo nuevo para nosotros, por un lado es una evasión fiscal fuera de control. Esta práctica afecta al mercado de trabajo en nuestro país y sin duda es una de las principales causas de pobreza en México.

En 2017 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía dé Mexico dio a conocer una tasa laboral de informalidad del 57.2% prácticamente la mitad de nuestra población trabajo dentro de lo informal. La creación de empleos juega un papel a destacar contra este fenómeno, la inversión del sector privado cada vez es más baja y esto nos dirige directamente a un bajo nivel de productividad y en consecuencia a una creación de empleos menor. 

La informalidad está clasificada en mano de obra barata, poca tecnología y uno que otro “trueque”. La economía informal también se denomina como economía sumergida, según la Organización Internacional del Trabajo este fenómeno se da debido al incumplimiento de la legislación laboral, en pocas palabras una precariedad laboral. De todas las dimensiones que componen la precariedad laboral la más destacable es la vulnerabilidad, esta misma hace enfoque en las situaciones que puede vivir el empleado dentro de su trabajo que al ya ser precario cuenta con una poca protección laboral, inestabilidad y un nivel salarial bajo. 

El papel que los sindicatos juegan dentro de este fenómeno es crucial, su principal objetivo es defender los derechos de los trabajadores. 

¿Podríamos erradicar o disminuir este fenómeno?  

No, no tenemos la infraestructura y la cultura para poder erradicar este fenómeno que abunda en nuestro pais, la respuesta es si la podrías disminuir buscando formar un sindicato en donde se busque los derechos de toda la población que actualmente y a futuro se dediquen a esto. Donde abunda a mas no poder este problema es en la Ciudad de México, según el estudio publicado por Coparmex (2017) este gran problema es hereditario. Así como lo comento Alejandra Barrios, líder de comerciantes y diputada local por parte del PRI, el sector informal es un mal necesario. La única medida de poder disminuir este fenómeno seria bajar el Impuesto sobre la nómina de manera en la que esto mismo sea un incentivo a que se deje la informalidad a un lado. 

La informalidad no solo afecta a la gente que la practica si no que también afecta a las personas que si pagamos nuestros impuestos. 

Mercados: Orden y Planeación

Comparte este artículo:

No es secreto que en México la informalidad representa una parte importante la nuestra actividad económica nacional. Los mercados rodantes son desde hace muchísimos años, un mecanismo donde comerciantes de diversos rubros pueden vender sus productos y servicios de manera accesible en colonias populares y zonas con mucha concentración poblacional. Lamentablemente este sistema se ha visto corrompido y ha presentado fallas desde hace muchos años, en especial en las últimas semanas en nuestro estado, donde se han registrado diversos conflictos entre sindicatos, autoridad y los propios oferentes. Un ejemplo es la riña que se desenvolvió la semana pasada entre cetemistas y oferentes de un mercado en el norponiente de Monterrey donde resultaron varios heridos y se afectó el patrimonio de quienes se dedican a vender en estos lugares. Según testigos, integrantes de la CTM NL que dirige Ismael Flores arribaron al mercado soltando golpes y lanzando objetos contra los oferentes quienes grabaron todo con sus teléfonos celulares dejando evidencia de los hechos en redes sociales y en los propios medios de comunicación que lo retransmitieron.

La Ley Estatal para Regular el Uso de la Vía Pública en el Ejercicio de la Actividad Comercial da la atribución de regular y administrar el tema de los mercados a cada municipio por medio de sus respectivos reglamentos. En esta ley se contempla en su artículo 4º que los permisos pueden ser otorgados de manera colectiva en el caso de mercados rodantes pero también menciona que los permisos deben otorgarse salvaguardando el bienestar del municipio y de la actividad comercial de los vendedores, además de que en el caso de los mercados rodantes nadie puede obligarlos a pedir permiso de manera colectiva ya que la ley  establece que en primera instancia pueden ser solicitados de manera personal y directa, además de que son autorizados de manera individual por cada comercio.

No nos confundamos, una cosa es que la ley permita cobrar de manera colectiva y otra muy distinta es que haya una central obrera como la CTM NL que obligue a todos los oferentes de un municipio a pagarles cuotas injustificadas, extorsionándolos y quedándose con el dinero que debería ir a las arcas municipales. Inclusive esta central roba y luego cobra a los oferentes por el uso de los servicios públicos como la luz y el agua que deberían pagarse de manera individual.

La mayoría de los reglamentos municipales del estado son muy claros y buscan proteger al comerciante, en ningún lado dice que se les puede obligar a pagarle piso a una central obrera ni mucho menos condiciona su trabajo. Por citar algunos ejemplos, el artículo 21 del reglamento municipal de mercados rodantes de San Nicolás de los Garza menciona las obligaciones de los oferentes donde se establecen los lineamientos que deben de cumplir y que no está cumpliendo la central obrera antes mencionada. El artículo 22 del reglamento de mercados municipales del municipio de Monterrey menciona en su apartado XII la obligación de los oferentes de cumplir con el pago de cuotas al municipio, cosa  que a veces no ocurre por ser recolectado por una central que cobra de más y por cosas que no debería. El artículo 43 del reglamento de mercados del municipio de Escobedo menciona que el pago de cuotas deberá realizarse por los locatarios directamente en las oficinas recaudadoras, esto con el fin de evitar que intermediarios innecesarios cobren de más y/o no hagan llegar los recursos.

El tema de los abusos por parte de la CTM en los mercados rodantes no es exclusivo en este rubro. Taxistas y transportistas han abandonado la central denunciando extorsiones y el cobro indiscriminado de cuotas, inclusive los propios paqueteritos de algunos supermercados han sido víctimas de estas prácticas por parte de la central obrera. El problema de los mercados rodantes no obedece a colores en los municipios, la culpa en si no es de los alcaldes, pero si hay que reconocer que varios munícipes han asumido su responsabilidad y  han metido orden para hacer cumplir la ley con el fin que los recursos del cobro lleguen al municipio y evitar que intermediarios innecesarios abusen de la necesidad de la gente.

Aunque hay argumentos a favor y argumentos en contra, la realidad de las cosas es que el cobro colectivo solo se ha prestado a intereses personales y a extorsiones contra los comerciantes. Nadie debería lucrar con la necesidad de la gente, los mercados son una parte importante de la economía popular de nuestro estado y son los municipios quienes deben tomar su papel como defensores de los derechos de estos oferentes. Con el tiempo más personas se han ido sumando a la iniciativa de poner orden en los mercados rodantes y estoy seguro tarde que temprano se logrará dejar atrás esas prácticas que no caben en el México del siglo XXI.