El mal presagio

Comparte este artículo:

Ese día, Francisco Fernando archiduque de Austria-Hungría estaba de visita junto a su esposa Sofía en la ciudad de Sarajevo, sin embargo, la visita no era vista con buenos ojos, para muchos era una acto de provocación.

Hacían un recorrido en el automóvil mientras la multitud los recibía con gritos, de pronto una granada fue lanzada hacia la pareja, pero el proyectil no cumplió con su cometido, la Guardía Real hizo maniobras para sacar de ahí a Francisco y a su esposa pero no recorrieron muchas calles cuando de frente se encontraron con un tirador que acertó en el cuello del archiduque y en el abdomen de Sofía. Para muchos, este fue el suceso que detonó la Primera Guerra Mundial donde perecieron más de 23 millones de personas.

El 11 de noviembre del 2018 se cumplieron cien años de la conclusión de la Primera Guerra Mundial, en esa misma fecha se llevó a cabo el “Foro de Paris para la Paz”, con el objetivo de reflexionar sobre los retos de la humanidad y recordar que la paz no es solamente la suspensión de la guerra, sino toda acción que contribuye a disminuir cualquier conflicto.

Emmanuel Macron fue el anfitrión de este evento y en su discurso inicial mencionó que hay que evitar que el mundo descienda hacia el caos, que hay que acompañarlo en el camino de la paz y dijo también; que tenemos que tener el coraje de abrir un nuevo capítulo de la historia, superando nuestros hábitos y rompiendo los tabúes. Angela Merkel, canciller Alemana, y Antonio Gutierres, Secretario General de la ONU fueron los oradores iniciales del evento e hicieron un llamado efusivo a la cooperación internacional y la búsqueda de la paz.

Hoy en día estamos viendo situaciones a nivel mundial que pintan para ser  malos presagios, vemos a un presidente estadounidense haciendo prácticas militares en sus fronteras y criminalizando a todos sus opositores. 

En México, tenemos un mandatario electo que pretende crear una guardia nacional que estará al mando de la milicia dándole fuerza constitucional. En Brasil, Bolsonaro el presidente electo, considera que el calentamiento global es sólo un “dogma” que se ha utilizado para justificar el aumento del poder de los Estados sobre la economía, aún y cuando este tema es el más importante de la agenda global y que Brasil, tiene en la selva del amazonas, lo que se considera “el pulmón del mundo”.

Hoy en día estamos viviendo dos realidades una en el “viejo mundo” donde los líderes están enfocados en conciliar, enmendar los errores históricos de sus naciones, en mejorar la calidad de vida del mundo y la otra realidad, está enfocada en todo lo contrario, en fortalecer a los ejércitos, cerrar las fronteras y minimizar problemas que ya nos afectarán a todos.

Este conflicto lo único que está haciendo es polarizar más a la humanidad y cada vez que eso sucede, cosas malas pasan.

Meses antes de que asesinaran al archiduque Francisco Fernando, el mundo se alineó en dos bandos: por un lado los aliados de la Triple Entente y por otro las potencias centrales de la Triple Alianza. 

El asesinato quizás fue solo una excusa, para que la gran guerra comenzara.

Dicen que el que no conoce la historia está condenado a repetirla…

Espero esto no sea un mal presagio.

Se vale debatir…

#NidoDelGavilán: “Y Ahora ¿Qué sigue para Brasil?”

Comparte este artículo:

En esta columna, cierre de la cobertura a las elecciones en Brasil, sobra decir quien es el ganador. Jair Bolsonaro ha sido electo como nuevo presidente de las y los brasileños con el 55% de los votos.

Previsible triunfo con muchas aristas por analizar sobre lo que el electorado pensó al realizar su voto. La primera gran lección que nos llevamos es: Muchos votantes eligieron al candidato de extrema derecha porque querían un cambio, no porque están de acuerdo con sus puntos de vista.

En este espacio hace un par de semanas, en una entrevista con 12 brasileños, se hacía hincapié en su necesidad de un cambio radical, de un tipo honesto y patriota, de romper con el PT y sus escándalos de corrupción. Los brasileños votaron a manera de castigo y con un objetivo claro de encontrar en “El Capitán” un nuevo paradigma para el país, un país en crisis de todo tipo en los recientes años. 

Si bien la democracia no se come, si se comía mejor con ella, esto se muestra en el gobierno de Lula. Sin embargo, el pueblo brasileño vive altas tasas de desempleo y crimen que los gobiernos anteriores no pudieron resolver.

Aquí es donde entran figuras de la derecha para aprovechar esos baches para poder cuestionar los valores liberales que les incomodan en la sociedad. Minorías de distintos tipos se vuelven el target perfecto para decir: “No al matrimonio igualitario y pongamos nuestras energías en la seguridad nacional” como si existiese una relación directa y tangible. 

Esta es la lucha que tiene que mantener la izquierda brasileña, reconociendo sus errores, reformándose a si misma y jugando el papel de una oposición seria pero que sabe perder. El pueblo brasileño merece más y mejores propuestas de cualquier ideología para sacar adelante al país.

Bolsonaro encarna un tipo de líderes político que gana carisma y popularidad atacando valores liberales, a las minorías y viviendo la nostalgia de un pasado supuestamente grande.

Brasil tiene dos películas muy famosas llamadas Tropa de Elite donde la idea original de los creadores fue poner de manifiesto, en forma de drama, la vida de un oficial del Batallón de Operaciones Policiacas Especiales (BOPE) y que muestra los abusos de poder que estas fuerzas pueden cometer. Sin embargo, el personaje principal, el Capitán Nascimento, se volvió un ícono popular por su approach directo y a veces violento para acabar con supuestos criminales. Con un mensaje en la mente “Los derechos humanos sirven para proteger delincuentes”. El público se identificó con dicho personaje y entendió así el contenido del programa contraviniendo lo esperado por los realizadores. Ahora en redes sociales, Bolsonaro es objeto de memes haciendo referencia en que él debe ser el nuevo Capitán Nascimento de la vida real.  

Para muchos sectores del pueblo brasileño, se le ha creado a Jair una imagen internacional como de un chacal o un fascista, sin embargo, sus defensores aseguran que es parte de la campaña de desprestigio y descontextualización.

En lo personal, profundizando en la vida de Jair y de su pasado político, es un tipo que pasó de ser el radical que proponía pocas leyes pero que vivía de hacer carrera en tribuna lanzando frases o comentarios polémicos solo por rating. Quizás no es el monstruo que muchos dicen que es, pero parte de su electorado y aliados políticos si quieren ver a ese monstruo colapsando el statu quo y ahí es donde la sociedad civil brasileña debe hacerse valer como contrapeso.

Lo dicho, dicho está.

#ElNidoDelGavilán: “Bolsonaro visto desde adentro”

Comparte este artículo:

El próximo 28 de octubre, los brasileños votarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Como mencioné en semanas pasadas, la competencia estaba y sigue estando entre dos candidatos, Jair Bolsonaro y Fernando Haddad. 

Bolsonaro, representante del conservadurismo y la derecha contra Haddad, ex alcalde de Sao Paulo, pero que figura como un testaferro de la figura de Lula que sigue en la cárcel.

Para la primera vuelta donde convergieron 13 candidatos de diferentes partidos y posturas, Bolsonaro logró llevarse el 46% frente a un 29% de Haddad, lo cual es un hecho histórico para la derecha brasileña y golpe de autoridad frente al rechazo generalizado al partido en el poder.

A nivel internacional han salido diversos videos, entrevistas, memes y comentarios acerca de que Bolsonaro está muy cerca de convertirse en presidente y del “riesgo” que presenta su elección. 

Sin embargo, poco se ha dicho en la prensa hispana que Ronaldinho, Rivaldo y Cafú, 3 pilares del futbol brasileño campeón del mundo lo apoyan.

Para esta editorial conté con el apoyo de 12 amigos brasileños de una comunidad en línea en donde participo. Son 11 hombres y una mujer entre 32 y 67 años de diversas regiones del país. Por medio de un cuestionario me hicieron saber sus opiniones sobre las elecciones y sobre el fenómeno del “O Capitao” Bolsonaro en la sociedad brasileña. 

Las preguntas fueron: 1 – Bolsonaro ganó la primera vuelta. ¿Qué esperas como resultado para la segunda vuelta? ¿Otro triunfo?; 2 – ¿La votación de Bolsonaro es por región, por clase social, por grupo étnico, por género?;  3- ¿Existe un perfil de un elector típico?; 4- De 1 a 10, ¿qué tan buena es su visión de Bolsonaro?; 5- De estas dos posiciones, ¿qué crees que fue decisivo para ese 48%? ¿Anti-Lula o apoyo a Bolsonaro?; 6- Fortalezas de Bolsonaro; 7- Debilidades de Bolsonaro y 8- ¿Es un peligro para Brasil o una solución?

En general, los 12 entrevistados favorecen a Bolsonaro por diversas razones. Lo ven como ganador el día 28 de octubre y tienen cierta esperanza en él. Por mencionar ejemplo, Fernando en Paraná sostiene que ganará con un 55%.

En la pregunta 2, la mayoría no cree que el voto Bolsonarista es por región, pero bien mencionan un hecho. Bolsonaro perdió en el noreste. André en Río piensa que esas regiones mantuvieron su voto por Haddad del partido PT por los programas sociales donde se vieron favorecidos. Edgar en Río piensa que el voto a Bolsonaro representa un “voto de desesperación”. 

En la pregunta 3, los 12 coinciden en que un “votante típico” por Bolsonaro no existe. Los medios internacionales como La Nación de Argentina y algunos sitios brasileños han documentado que los jóvenes, las clases medias y fundamentalmente hombres apoyan a Bolsonaro. Sin embargo, medios brasileños como IBOPE presentaron resultados de encuestas donde las mujeres y los afrodescendientes apoyaron fuertemente a este candidato. Es interesante, sin embargo, ver que IBOPE presenta que los encuestados de ingreso bajo y de educación universitaria estaban con Haddad.

José en Río resume su postura en “El perfil es de quien no está satisfecho con status-quo”

En la pregunta 4, el promedio se mantuvo en 7, lo cual nos dice que la imagen de Bolsonaro para ellos es buena, lo cual manda el mensaje de esperanza de cambio. André resume el sentimiento en una frase “Él va a revolucionar Brasil. Si no lo consigue, nadie más lo conseguirá”.

La pregunta 5 habla de este juego entre pragmatismo y convicción. No es lo mismo apoyar a Bolsonaro directamente que apoyar a quien sea con tal de que no sea Lula o el PT. 11 de ellos afirmaron ser anti-Lula o anti-PT debido a los escándalos de corrupción y de malos manejos. Solo 1 afirmó ser Bolsonarista por convicción. Lucas de Río define su postura “El PT hizo contratos para robar”. 

Las preguntas 6 y 7 van conectadas en función de la visión de Bolsonaro como el político-candidato. Para la pregunta 6 sobre las fortalezas, las respuestas manejaron las siguientes palabras: No defiende ladrones, es militar, no es corrupto, respeto a los valores, moral, saber hablar de frente, defiende a la familia, patriota. Lucas V en Río sostuvo “Bolsonaro tiene honestidad y coherencia”. Asimismo, Daniel en Brasilia afirma que el candidato “Habla de lo que la mayoría del pueblo quiere escuchar”.

En cuanto a sus debilidades, pregunta 7, contestaron: Exceso de honestidad, que puede ser bravucón y que se ha rodeado de gente que le puede representar un obstáculo después. 

Antonio en Sao Paulo ve mucha seguridad en él, pero puede ser arrogante. Tony en Río sostiene que esa actitud intempestiva le puede jugar en contra a la hora de negociar. Ester lo ve como anti corrupto, pero en una inocencia frente a políticos más experimentados. 

Finalmente, en la pregunta 8, la gran mayoría ve en él una solución para el país ante la debacle económica y la crisis de seguridad pública. Jonathan en Paraná y Daniel creen que puede ser las dos, un arma de doble filo, sin embargo, guardan esperanza en el cambio.

Ester en Río cree que cualquier otra opción que no sea el PT es una solución, André va más allá y afirma “Es nuestra última solución”. Alan en Río con una alegoría manda un contundente mensaje “Él es la quimioterapia para el cáncer de la corrupción”.

Por supuesto, quedan muchas preguntas pendientes, pero al menos en este pequeño grupo, la opción de la derecha representa una salida a los malos manejos de la izquierda en el poder y la expresión de una necesidad de cambio. Asimismo, estas respuestas muestran el sentir real del otro lado de la película que en muchos medios no aparece o se caricaturiza.

La transformación que puede traer Bolsonaro a Brasil seguramente impactará América Latina en muchos aspectos. De momento, los brasileños como André, Lucas, Fernando, Jonathan, Daniel, José, Ester, Tony, Edgar, Lucas V, Antonio y Alan quieren salir del bache en que se encuentran, veremos si resulta la apuesta.

Lo dicho, dicho está. Obrigado!