Steer Davies y PwC trabajan en proyecto del Tren Maya: Fonatur

Comparte este artículo:
La empresa londinesa Steer está a cargo del plan maestro y PwC del estudio costo-beneficio del Tren Maya, dijo Rogelio Jiménez Pons, titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

“El plan maestro lo está dirigiendo Steer y está integrándose PriceWaterhouse en el estudio (costo-beneficio)”, comentó tras participar en el Congreso Exporail 2019.
Sobre los costos de cada uno, mencionó que todavía se desconocen.
Sin embargo, refirió que este año se invertirán aproximadamente mil millones de pesos en el plan maestro y en estudios del proyecto.
Los estudios y el plan que ya están en marcha fueron asignados directamente a empresas e instituciones.

“Directamente porque nosotros tenemos atribuciones en corto de lograr este tipo de (acuerdos)”, respondió al preguntarle cómo fueron elegidas las empresas a cargo de estos estudios y análisis.

Aseguró que los contratos se han asignado así por una cuestión de tiempo.

Anticipó que dentro de tres meses estará terminado el estudio de costo-beneficio.

El director mencionó que Fonatur también buscará que Deloitte participe en la estructuración de los Fideicomisos de Inversión de Bienes Raíces (Fibras) del Tren Maya y Goldman Sachs en certificar el proyecto para que sea mejor.

De acuerdo con su sitio web, Steer es una consultoría global especializada en ciudades, infraestructura y transporte.

La empresa asesoró a ICA en el planteamiento de soluciones de transporte masivo en la Zona Metropolitana del Valle de México y, según su propia descripción, eso permitió evaluar el potencial de un proyecto ferroviario de conexión entre el tren México-Toluca.

Jiménez Pons también reveló que el Tren Maya, de mil 525 kilómetros, se extenderá 30 kilómetros más hacia Seybaplaya en Campeche.

“Porque nos sirve, podemos tener muchos suministros” refirió.

“Es una extensión, es muy práctica porque en ese puerto podemos meter muchos materiales (con el tren)”, comentó.

Con Tren Maya en riesgo el 50% de los jaguares

Comparte este artículo:

La Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar alertó a la FONATUR que alrededor de dos mil jaguares que habitan en la región de Península de Yucatán, que representan la mitad de la población en todo el país, se encuentran en riesgo si el Tren Maya no cumple al pie de la letra con la legislación ambiental.

En la reunión se dio en la Ciudad de México ante la preocupación de investigadores, conservacionistas y difusores de la ciencia que integran la Alianza en representación de 25 instituciones del país, respecto a que el proyecto no cumpliera con la legislación ambiental debido al trazo original propuesto y que atravesaba la reserva de la biósfera de Calakmul.

Un total de dos mil jaguares, se encuentran en riesgo por la construcción del Tren Maya, de acuerdo a Gerardo Ceballos, presidente de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, en una reunión que sostuvo a finales de octubre con el titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), Rogelio Jiménez Pons.

Consulta del Tren Maya será el 24 y 25 de noviembre

Comparte este artículo:

El Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, informó este lunes que la consulta pública sobre el Tren Maya será el próximo 24 y 25 de noviembre.

“El día 24 y 25 de este mes vamos a llevar a cabo una amplia consulta ciudadana para preguntarle a los mexicanos, no sólo a los habitantes del sureste, sino a todos los mexicanos su opinión sobre este proyecto del Tren Maya y vamos a aprovechar para preguntar también sobre la nueva refinería y para preguntar también sobre el proyecto del Istmo de Tehuantepec”, dijo López Obrador tras sostener una reunión gobernadores del sureste.

Además de consultar sobre los proyecto, el político tabasqueño dijo que también se le preguntará a los ciudadanos si están de acuerdo con el proyecto de apoyo a los adultos mayores y a las personas con discapacidad.

Rogelio Jiménez Pons, futuro titular de Fonatur, dijo el pasado 7 de noviembre que el tema de la consulta del Tren Maya se discutiría hasta el 2019, con el objetivo de tener tiempo de divulgar.

Jiménez Pons, en su mensaje de hoy, expuso como será el procedimiento de consulta a la ciudadanía.

“Habrá dos consultas para el Tren Maya, una con los pueblos indígenas por donde pasará y se hará en sus lenguas y de acuerdo a sus métodos. Después se hará otra consulta”, dijo el futuro funcionario.

López Obrador acordó con los gobernadores de Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, comenzar la construcción de la obra el 16 de diciembre.

AMLO arranca proyecto de Tren Maya con gobernadores actuales de Chiapas y Tabasco

Comparte este artículo:

El Tren Maya “es el proyecto de una nación”, expresa el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, al informar que el nuevo régimen empezará a trabajar el proyecto con los actuales gobiernos de Chiapas y Tabasco.

Reunido en Palenque con cinco gobernadores: de Chiapas, Manuel Velasco; Arturo Núñez de Tabasco; Ronaldo Zapata de Yucatán; Alejandro Moreno de Campeche y Carlos Joaquín González de Quintana Roo; además de los mandatarios estatales electos Rutilio Escandón, de Chiapas; Adán Augusto López, de Tabasco; y Mauricio Vila, de Yucatán; el presidente electo de México anunció que en un mes seguirá la evaluación y el trabajo de la mesa, para “lanzar el próximo 1º de diciembre las licitaciones y comenzar de inmediato la construcción del Tren Maya“.

Acompañado por futuros titulares de dependencias federales como Carlos Urzúa Macías (SHCP), Javier Jiménez Espriú (SCT), Josefa González Blanco (Semarnat), Gabriela Cámara Bargellini (Consejo de Promoción Turística), Manuel Bartlett Díaz (CFE); Alejandro Álvarez Reyes-Retana (Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario y Multimodal, adscrita a la SCT) y Rogelio Jiménez Pons (Fonatur), López Obrador detalló que inicia el programa de desarrollo integral del sureste con el actual gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y el gobernador de Tabasco, Arturo Nuñez.

“Ellos están iniciando porque sin el apoyo de estos gobernadores no podríamos tener a tiempo los proyectos las bases de licitación y comenzar de inmediato las obras“, detalló.

El futuro presidente de México destacó que el Tren Maya va a significar empleos en toda la región; tras subrayar que la línea ferroviaria es una inversión pública federal de 120, 150 mil millones de pesos “ahí les dejo de tarea si en otro tiempo se ha hecho una inversión así para los habitantes del sureste tan sólo en un programa”, retó López Obrador a los periodistas.

“Tenemos la necesidad de trabajar en estos dos meses y medio que faltan para que iniciemos el gobierno y queremos pedir su apoyo para que en estos meses los gobiernos estatales ayuden en la elaboración de anteproyectos, en los trabajos que se tienen que realizar para tener las bases completas de licitación, no desperdiciar estos dos meses y medio”, expuso el futuro mandatario a los gobernantes estatales.

López Obrador enfatizó que el Tren Maya “no es un programa del gobierno federal, es un programa de todos con participación de gobiernos municipales, estatales, del gobierno federal, de la sociedad civil, de inversionistas nacionales, y si se necesita, de inversión extranjera. Invito a que los gobernadores lo adopten, que se  sientan parte del programa, que en cada estado se promueva, se impulse para que tengamos buenos resultados”.

El presidente electo hizo énfasis en que el Tren Maya será una obra  que deberá concluirse a tiempo. “Que podamos terminar la obra a tiempo. Tenemos las bases de licitación”,  señaló.

No se aceptará ningún tipo de justificación que impida el avance de la obra en tiempo y forma, por lo que el futuro primer mandatario advirtió que él personalmente supervisará  de manera personal el avance de los trabajos del Tren Maya.

“No vamos a aceptar excusas” insistió el presidente electo que siempre hay…Finalmente, el presidente electo, adelantó que él personalmente dará seguimiento a los trabajos previos al inicio de la construcción del  Tren Maya (como lo hizo en su momento con el Segundo Piso a Periférico).

Ya hay un primer posible comprador del avión presidencial

Comparte este artículo:

El empresario y aspirante independiente a la presidencia de la República, Gustavo Jiménez Pons, dueño de la empresa de aviación privada GBS Air Enterprise, hizo una oferta para comprar el avión presidencial.

Jiménez Pons está dispuesto a pagar hasta mil 900 millones de pesos a Andrés Manuel López Obrador por la aeronave, señala Milenio.

Detalló que pretende utilizarla como taxi aéreo VIP, a un costo de 20 mil pesos la hora, en su empresa, cita Reforma.

En la carta que entregó en manos de Leticia Ramírez, encargada de atención ciudadana de López Obrador, el empresario que se dedica a los servicios de taxis aéreos, también propone al presidente electo pueda hacer uso del avión presidencial y que el gobierno solo pague los gastos de vuelo y operación de la aeronave.

Además, se interesan en tener en arrendamiento las instalaciones del denominado hangar presidencial para tener la aeronave en dicho espacio y de ser posible subcontratar los servicios del personal que dan mantenimiento al TP01.

La propuesta incluye representar al gobierno para comercializar las demás aeronaves de la flotilla de la administración federal, así como la compra de alguna de estas.

El empresario fue candidato del Partido Social Demócrata a la jefatura de gobierno de la ciudad de México en 2006 y en estas elecciones presidenciales de julio, aspiró a la presidencia de la República por la vía independiente, pero no logró reunir las firmas ciudadanas requeridas.

“Entregamos la formal intención de GBS Enterprises y nuestros socios comerciales de adquirir dicho bien nacional en condiciones que resulten favorables para el Estado mexicano“, indicó.

Jiménez Pons, quien afirmó que su empresa opera desde 2008, dijo que el plan de negocios para ese avión TP01 será para uso VIP y de aeronaves de lujo.

Aclaró también que Rogelio Jiménez Pons, quien se perfila como encargado de Fonatur en la administración de López Obrador, es su tío, pero tiene años de no dirigirse la palabra por diferencias personales.

López Obrador ha dicho reiteradamente que el avión presidencial se va a vender una vez que él sea Presidente Constitucional de México.

El costo total del avión (incluyendo ingeniería, instalación de sistemas, adecuaciones de estructura, equipamiento de cabina, certificaciones y un paquete de refacciones) fue de 218.7 millones de dólares.

Al mismo tiempo de la compra del avión se firmó un contrato de arrendamiento financiero entre Banobras y el Gobierno Federal por 15 años.

Al final de ese periodo, la aeronave formará parte de los activos de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 se explica que la adquisición del avión presidencial será amortizada durante los 15 años con dos pagos anuales, uno de 45 millones de pesos, por operación y mantenimiento; y un pago por el arrendamiento entre 4.6 y 451.4 millones de pesos, por lo que se espera que la aeronave tenga un costo total de siete mil 560 millones de pesos.