El vocero de padres de los 43, afirma que Maduro es un ejemplo para todos

Monterrey (23 de junio de 2017).- Afirmando que le daría mucho gusto que el sistema de Venezuela fuera el que estuviera en México, el vocero de los padres de los 43 normalistas desaparecidos, Felipe de la Cruz, aseguro que en ese país el gobierno se preocupa más por el pueblo y no por las empresas.

El vocero de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde 2014, mostro su admiración por el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, no sin aclarar que sería una opción arriesgada.

“Sé que es una opinión arriesgada, me daría mucho gusto que el sistema de Venezuela fuera el que estuviera en México. Maduro es un ejemplo para nosotros. Es obvio que el sistema capitalista esta contra el socialista de Venezuela”, dijo el activista.

Señalo que Organizaciones No Gubernamentales invitaron a Venezuela a algunos movimientos del movimiento que exige que se encuentren con vida a los 43 estudiantes. En donde hizo constar que el gobierno de Venezuela, se preocupa por su pueblo y no por las empresas.

En una entrevista para MVS por Luis Cárdenas, De la Cruz afirmó que en México hay más de 75 muertos, de los que hay en Venezuela, “hay miles, miles de desparecidos supuestamente por la delincuencia, pero es permitido por el gobierno” dijo.

 

 

(Con información de El Universal)

Venezuela: Estado Fallido

Esta semana en Cancún, Quintana Roo se inauguró la 47 asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) que por primera vez en su historia lleva a cabo su asamblea en nuestro país.  Uno de los temas más discutidos en la agenda de esta asamblea es el caso Venezuela que desde hace varios meses ha venido teniendo roces diplomáticos son un sinnúmero de naciones, entre ellas México, por los intentos del gobierno de Nicolás Maduro de disolver la asamblea nacional y convocar a una asamblea constituyente.

Solo para entrar en contexto, vale la pena recordar que en las elecciones parlamentarias de Venezuela de 2015 la coalición de oposición obtuvo 112 escaños contra 55 del PSUV, partido gobernante de Nicolás Maduro fundado por Hugo Chávez. Desde que esta nueva legislatura tomó protesta ha ido aprobando legislaciones y señalando malos manejos y abusos por parte del gobierno de Maduro quien tiene a Venezuela sumida en una crisis política, social y humanitaria de escala mayor. Desde que Hugo Chávez tomó protesta en 1998 este régimen se ha dedicado a pisotear los derechos de periodistas, empresarios y otros sectores de la población que han decidido abandonar Venezuela y continuar con su activismo desde el exterior. En los primeros años los altos precios del barril de petróleo le daban al estado venezolano los ingresos suficientes para llevar a cabo un plan de políticas populistas de subsidios y asistencialismos que terminaron por destrozar la economía interna.

Venezuela presenta todos los síntomas de un estado fallido, falta de credibilidad en las instituciones, procesos electorales cuestionados, según consultores privados se estima que hay un desabasto en alimentos y medicinas en Venezuela de 87% a finales de 2016, en ese mismo año tuvo una inflación de 141.5% y hay un intento calificado de “autogolpe” que tiene paralizado al poder legislativo. Muchísimos países se han expresado en contra del régimen de Maduro y de manera más enérgica después del reciente intento de formar una asamblea constituyente.

El populismo de Venezuela no tiene fronteras, la propia canciller de ese país calificó el martes a sus países vecinos de ser una “camada de perritos simpáticos para el imperio” y no lo es todo ya que originalmente Venezuela se había retirado de la mesa de negociación por la propuesta que presentó México para buscar forzar un diálogo entre el régimen y la oposición en Venezuela, pero no ha logrado los 23 votos necesarios para ser aprobada ya que solo obtuvo 20 de los 34 apoyos posibles.

Como patadas de ahogado hace unos días la propia cancillería venezolana en lugar de contestar a México los cuestionamientos sobre la asamblea constituyente, decidió contestar haciendo señalamientos a problemas internos que México desde hace años ha abierto y sujeto al escrutinio y análisis de organismos internacionales, cosa que Venezuela no ha hecho con su situación.

Creo que vale la pena estar al pendiente de lo que se discuta y decida en esta asamblea de la OEA, no me parece tan descabellado que se expulse o suspenda a Venezuela de la organización en caso de no aceptar reanudar el diálogo con la oposición, debido a que un gobierno respaldado por una asamblea constituyente como la que quieren instaurar sería a todas luces antidemocrática y en contra de varias convenciones internacionales. México siempre ha mantenido un papel importante en esta organización, recordemos aquella histórica votación de 1962 donde se expulsó a Cuba y México fue el único país que no votó a favor absteniéndose y promoviendo el dialogo y la reconciliación, como atinadamente busca hacerlo de nuevo buscando la reconciliación en Venezuela, con el apoyo de muchos otros estados americanos. En este debate se enfrentan no solo contra un gobierno venezolano anticonstitucional y fallido, sino contra la amenaza del populismo que bien puede servir como advertencia para otros países del continente.

Maduro acusa a la oposición de quemar a un hombre durante la protesta.

Monterrey (22 de Mayo 2017).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro durante la transmisión de su programa “Los Domingos con Maduro” aseguro que la oposición incendio a una persona durante la protesta, comparándolos con terroristas del estado islámico.

Durante lo sucedido en Caracas, Nicolás Maduro dijo que quienes permanecen es su contra han perdido los límites: “Nunca jamás nosotros habíamos visto aquí que una persona fuera incendiada como hacen los terroristas del Estado Islámico allá en Medio Oriente, que una persona fuera incendiada, golpeada, la apuñalaron cuatro veces, le dieron golpes y casi lo linchan porque uno gritó que era chavista, o porque otro gritó que lo estaba robando, o por su color de piel, o porque se les ocurrió incendiarlo”

“Esto se llama oposición, esto se llama democracia, se llama política. ¿Hasta dónde va a llegar esta gente? ¡No es el primero que incendian, no es el primero que matan!”, mencionó Maduro.

Nicolás Maduro, invito este martes a la “gran marcha por la paz” del país, al condenar la actuación de la oposición por generar violencia en el país.

“Convoco masivamente a todo el pueblo de Venezuela a las calles el martes 23 de mayo, con una bandera tricolor de la paz, de la tolerancia, del amor. La gran marcha del amor, la gran marcha de la paz”, dijo el jefe de Estado, durante la transmisión de su programa.

Los hechos violentos que se han generado, han causado al menos la muerte de 47 personas, así como cientos de heridos y detenidos.

 

Con información de EFE y Sinembargo.mx

 

#ElTalónDeAquiles: Hasta luego Venezuela

Se cumplen varias semanas de movilizaciones contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro. En marzo, catorce países de las Américas solicitaron a Caracas liberar sus presos políticos, permitir la creación de un canal humanitario para luchar contra la escasez, respetar la autonomía del Parlamento, y establecer un calendario electoral. Al 15 de mayo, más de 30 muertos y de quinientos heridos eran el saldo provisorio de este nuevo ciclo de conflicto social.

La situación venezolana viene degradándose desde hace tiempo, en una inexorable pero certera descomposición de la llamada revolución bolivariana. La trama es la misma: el proceso revolucionario bolivariano se enfrenta a una guerra económica, a un golpe continuado y fascista al poder para imponer por la fuerza una contrarrevolución de derecha. O, dicho al revés, la oposición democrática continúa resistiendo el avance de la cubanización de Venezuela dirigido por una trasnochada revolución que es todo menos progresista. Polarización. Hoy, en Venezuela, las instituciones, en vez de distribuir el poder, lo concentran, y por ello su control se convierte en el mayor baluarte de este juego de ajedrez en donde no existe posible ganador.

La crisis empeoró a fines de marzo de 2017, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en manos del oficialismo, intentó adjudicarse las funciones del Legislativo, en manos de la oposición. Se comprueba así, según la oposición, el reino de una dictadura comunista disfrazada en el país. Además de solicitar que se reanudara el calendario electoral que preveía elecciones de gobernadores en 2016, se exigió entonces elecciones presidenciales anticipadas (las próximas están previstas para 2018). La oposición está envalentonada: siete de cada diez venezolanos no apoyan el gobierno de Maduro.

El Palacio de Miraflores (Casa Presidencial) reaccionó de tres formas. Primero, decretó medidas paliativas, como el aumento del salario mínimo mensual de 150,000 a 200,000 bolívares. Se trata de una medida cosmética, pues es Venezuela el país con la inflación más elevada del mundo (el FMI estima que para el 2017, será de 720%). Segundo, planteó la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, lo cual sorprende pues admite que la Carta Magna bolivariana de 1999 debe ser sustituida. Para la oposición, que sólo parece concebir la derrota como desenlace, esta “Asamblea Nacional Prostituyente” no es un chance para revertir el declive, sino un paso en la consolidación del golpe de Estado oficialista iniciado con la suspensión a la elección de gobernadores y el intento de anulación de poderes al poder legislativo. En fin, en medio de fuegos pirotécnicos diplomáticos dignos del chavismo en su apogeo, Venezuela anunció su separación de la Organización de Estados Americanos (OEA). Para Caracas, el ente practica, por medio de su defensa al régimen democrático, una inaceptable injerencia en asuntos soberanos internos.

Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, EE.UU. Honduras, Jamaica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, y Uruguay, solicitaron al Consejo Permanente de la OEA, desde el 26 de abril, una reunión de cancilleres de las Américas para evaluar la situación. En medio de varios esfuerzos y de mucha decepción, el ente no ha logrado concretizar la reunión (al 15 de mayo, se esperaba que la misma tuviera lugar el último día del mes). Claro, la salida de Venezuela de la organización está lejos de ser un hecho, no solo porque Maduro no puede tomar esa decisión, al menos no en el marco constitucional actual, sino también porque en los 24 meses que tarda el proceso, mucho puede suceder, incluyendo el colapso del gobierno.

Dos signos preocupantes, creo, sin embargo, deben ser resaltados. Primero, la OEA sigue siendo fiel a su persistente incapacidad a constituirse en foro político interregional. Aplicar el artículo 19 de la Carta Democrática Interamericana de nada ayudaría a Venezuela e impondría una auto-exclusión del organismo del escenario nacional (como le sucedió con el caso hondureño en 2009). Segundo, si bien lo sé, hay que evitar ser marioneta de intereses privados (sobre todo en marcos tan polarizados como el venezolano), y soy el primero en argumentar que el primer creador del chavismo fue la miope y egoísta élite venezolana del Pacto de Punto Fijo, que vendió un proyecto de “democracia representativa” que con costos fue tal, se debe tener la lucidez de aceptar que la situación hoy no está bien en ese país: por poco no hay división de poderes, la economía es hoy más dependiente que nunca del petróleo, y el respeto de los derechos de las minorías no parece estar garantizado. ¿Hasta luego Venezuela? Esperemos que no.

Fernando A. Chinchilla

Lima (Perú) y Cholula (México), mayo de 2017

Venezuela: Semana Santa en la calle

En días pasados, el presidente estrella Nicolás Maduro tomó la decisión de despojar de sus competencias a la Asamblea Nacional, con mayoría de oposición, por estar en “desacato”, según determinó el máximo líder. El organismo encargado de asumir las competencias de la Asamblea sería el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), pero no en su totalidad, pues la mayor parte de las decisiones serían tomadas por el mismo presidente bajo un poder habilitante con facultades penales, militares, económicas, sociales, políticas y civiles. No soy especialista en el tema, pero ante la vista de cualquier ser pensante, esto es un Golpe de Estado indirecto.

Ante tal medida, la oposición venezolana convocó a días enteros de manifestaciones pronunciándose en contra de ésta y el resto de las medidas impuestas por Maduro a lo largo de los años. Y es que la escasez de alimentos y la inseguridad han impactado en toda clase social y a todo habitante de Venezuela. Si se interesan un poco más en el tema, existe un infinito número de vídeos que muestran a la gente haciendo colas de más de 8 horas para comprar un kilo de arroz o buscando comida en las bolsas de basura porque la situación no les permite más.

Como respuesta, brillante como el gobierno, el ejército y la policía bolivariana salió a la calle a “controlar” las protestas y mantener el orden; respuesta que terminó en una fuerte represión con bombas lacrimógenas (incluso lanzadas desde helicópteros), chorros de agua e incluso la muerte de dos jóvenes menores de 25 años por impactos de bala salidas de las pistolas de nuestros “protectores”.

          Foto: @donaldobarros

Lo cierto es que, ante cada nuevo abuso, cada nueva medida dictatorial, cada nueva noticia de represión brutal, los venezolanos llegamos a pensar que ahora sí hay una salida y ahora sí se espera un cambio; la inhabilitación por 15 años de Henrique Capriles y el encarcelamiento de Leopoldo López es sólo una señal más de que el gobierno está encerrado entre el miedo y la desesperación. Y su único consuelo es ir corriendo a pedir ayuda al grupo de países vendidos que llaman ALBA.

No dejen de ver a Venezuela como un ejemplo donde las democracias pueden enfermarse gravemente de corrupción y malos gobiernos y donde puede que la manifestación y represión del pueblo sea el único medio para demostrar la inestabilidad que sufre un país.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

 

Carta a Fidel

Adiós Fidel. Te vas abucheado y aplaudido por muchos. Seguido, alabado, odiado y perseguido.

La muerte de alguien como tú hace que los actos hechos en vida sean juzgados con benevolencia por muchos, pero América Latina tiene memoria. No olvidaremos el imperialismo que llevo a la ruina y pobreza absoluta en Cuba, tampoco olvidaremos el famoso “Comes y te vas” del expresidente Fox y mucho menos olvidaremos su dependencia completa ante la Unión Soviética y la ausencia de democracia en el país cubano. Pobreza, inseguridad, desempleo y futuro político incierto.

Toda tu vida dividiste opiniones del público, hoy me pregunto cuál sería tu opinión mirando hacia atrás, ¿habría remordimiento?, ¿estarías orgulloso? ¿satisfecho de lo logrado? Nunca lo sabremos

¿Qué se pondera más en la balanza? ¿Salud sobre bienestar? ¿Educación sobre poder adquisitivo? Ni muy muy, ni tan tan.

Lo que si es cierto, es que hoy se puede llegar a un acuerdo entre quienes te aman y quienes te odian. Para bien o para mal, fuiste un referente de la izquierda a nivel mundial y quizás uno de los líderes más importantes del siglo XX. Marcaste época e intentaste a tu manera, defender la soberanía de los cubanos.

 




Nos dejas al odiado Nicolás Maduro, el hijo no deseado de una relación estrecha con Venezuela. Y por supuesto que aquí en México nos quedamos con Andrés Manuel López Obrador, otro hijo abandonado que en sus sueños más profundos desea ser reconocido como tú, olvidando que su temperamento ante la derrota y la doble moral no le ayudan a cumplir sus deseos maquiavélicos.

 




Decías que no morirías hasta ver a Estados Unidos de América derrotado y probablemente lo cumpliste, con Donald Trump como presidente electo esa posibilidad no es ajena a la realidad.

Vienen nuevos tiempos para Cuba. Internacionalización, apertura económica, globalización y democracia. Con tu muerte se rompe la burbuja del tiempo, después de 55 años se cierra el ciclo de Fidel Castro.

Y así te decimos adiós Fidel, con tus victorias y errores te vas. Y allá donde estés descansa en paz, hazlo mientras Cuba por fin florece.

Si no nos vemos, pues nos escribimos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Marchas en Venezuela: ¿Ejemplo de lucha para México?

A raíz de la cada vez más clara situación de censura hacia la oposición del gobierno de Nicolás Maduro, así como de la abierta negación del ejecutivo en cuanto a hacer válido el revocatorio convocado por la asamblea, el pueblo venezolano ha decidido hacerse valer como tal. A partir de esto es que, han comenzado las movilizaciones ciudadanas a lo largo de diversas ciudades del país sudamericano.

No queda duda de lo imprescindible que resulta, en estos momentos, el hecho de crear unidad entre la sociedad venezolana, con el fin de levantar la voz; esto, para recordarle a su presidente que este se encuentra sujeto al imperio de la ley, el cual implica un respeto total a las facultades que puede llevar a cabo la sociedad civil por medio de la democracia participativa que este mismo juró, en su momento, defender.

Por otra parte, si bien es digno de admirar la movilización popular como respuesta a la falta de apego del estado de derecho por parte del gobierno de facto, resulta indispensable recalcar que, una buena parte de la oposición de los partidos políticos tiene en duda su credibilidad.




Esto, debido a los nexos que se han encontrado de algunos líderes de oposición con organismos políticos pertenecientes a los Estados Unidos. Si bien no debe dejarse pasar por alto la posibilidad de una influencia de EUA (como ha ocurrido a lo largo de la historia, con el golpe de estado hacia el gobierno de Allende, por ejemplo) en lo concerniente a situación actual, tampoco se debe descalificar la organización ciudadana por culpa de unos líderes de oposición un tanto dudosos.

Ahora bien, al presenciar este acontecimiento surge la duda siguiente: Si Venezuela pudo levantarse ante la censura, ante la escasez y la falta de cumplimiento del gobierno hacia con las leyes ¿por qué no habría de poder, igualmente, el pueblo Mexicano?

Si prácticamente nuestro país está viviendo condiciones casi idénticas a lo que sucede en dicho país: con nuestros servidores públicos que saquean al erario, con las reformas que solo empobrecen y desahucian a los más necesitados, con cerca del diez por ciento de nuestra gente viviendo en pobreza extrema, yo me pregunto ¿cuándo habremos de tomar el ejemplo de Venezuela, y unirnos y alzarnos como pueblo y fuente que brinda legitimidad a las instituciones del estado?




Considero, que ya hemos aguantado demasiado cinismo, demasiada represión y censura hacia la libertad de expresarse (no olvidemos que México es el país de Latinoamérica donde más peligra la vida de los periodistas), demasiadas cicatrices como para seguir caminando ciegamente, mientras el gobierno, que supuestamente tiene como fin el bien común, continua llenando sus bolsillos y, continúa considerándonos como un voto para mantenerlos en el poder.

Es urgente despertar y levantar ese espíritu de lucha del cual nos dieron cátedra nuestros antepasados, a través de la revolución, y de la lucha por la independencia.

Es ahora o nunca, el momento en que la ciudadanía haga valer su poder, y finalmente, reivindique su posición mediante la lucha no violenta para lograr la creación de un gobierno verdadero; en otras palabras, la creación de un gobierno que sirva a su pueblo, no solo a sus representantes y a unos cuantos grupos de poder.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Cinco etapas del duelo: la negación de Nicolás Maduro




Hace unos días el presidente estrella Nicolás Maduro firmó un decreto en el que ordenaba a todas las empresas, tanto públicas como privadas, a poner a disposición del gobierno sus trabajadores para que fueran al campo y ayudaran al desarrollo agroalimentario del país por un lapso de 60 días.

Para el que no lo vea de manera evidente, intentar abordar la severa crisis que sufre Venezuela por la falta de alimentos forzando a la gente a trabajar en el campo es como intentar sanar una pierna fracturada con una curita.

Pero al parecer para Maduro y sus seguidores ésta es una solución bastante viable que va a solventar el 80% de escasez de productos básicos que sufren los supermercados. Y es que desde que Maduro llegó al poder en 2013 su política se ha basado en una constante negación de la verdad y el bienestar: NO a la liberación de los presos políticos, NO a la aprobación de divisas, NO a la ayuda humanitaria, NO al reconocimiento constitucional, NO al respeto de la Asamblea, etc.




Tanto él como los interesados en seguir robando hasta el último bolívar se han negado a aceptar el hambre y la enfermedad y se seguirán negando a implementar medidas verdaderamente positivas que le eviten más sufrimiento al país. Escogieron cegarse ante una realidad de miseria que aumenta cada día más.

Y es que todo esto tendría un poco más de lógica si todos los simpatizantes del gobierno fueran inmunes a la crisis, pero resulta que hace un mes aproximadamente el hermano menor del difunto Hugo Chávez falleció a causa de una afección gastrointestinal que no fue tratada a tiempo por falta de insumos en la localidad donde era alcalde. Después de esto cabe preguntarse, ¿cuál es el objetivo de la negación de Maduro si todos caen en desgracia?

Por los vientos que soplan, las medidas de Maduro no dirigen a una solución a la crisis: además de querer mandar gente al campo por 60 días para tapar la incapacidad del gobierno, la designación de Vladimir Padrino López como Ministro de Defensa hace aún más difícil la solución.

Para quienes no sepan, Padrino López está acusado por Estados Unidos de colaboración con el narcotráfico. No hay que ser un gran analista político para darse cuenta de que ambas medidas son puntos clave para hundir aún más el país.

Todo parece indicar que tener las reservas petroleras probadas más grandes del mundo e infinidad de riquezas no es suficiente para querer mantener el país a flote.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Adiós, Venezuela. ¡Nos vemos en libertad!

Hace unos días leí una noticia estremecedora: la mejor aerolínea de Europa, Lufthansa viajaba por última vez a Venezuela. El piloto, antes de partir del aeropuerto internacional, hondeó la bandera y con lágrimas en los ojos expresó: “Adiós, Venezuela. ¡Nos vemos en libertad!”

Lufthansa es solo una más de las grandes empresas que se han despedido del país en los últimos años: Mattel, Zara, Air Canada, Coca-Cola, CEMEX, etc. se suman a la lista de las derrotadas por el gobierno.

Pero, ¿por qué cierran las empresas? Para aquellos que no lo saben, Venezuela tiene uno de los tipos de cambio más estrictos del mundo. El fuerte control de las divisas, aunado a la gran corrupción y la falta de insumos, imposibilitan tanto su producción como su permanencia. Y es que, ¿a qué empresa le gusta dar sus servicios gratis cuando el gobierno tiene deudas multimillonarias con ella? No veo razón para no irse del país.

Pero lo que más me impacta de todo esto no es que ya no podamos volar a Alemania, tomarnos una Cola-Cola o comprar ropa en Zara, eso definitivamente no es lo preocupante. Aquí lo que verdaderamente importa es cómo día tras día Venezuela se aleja más del mundo real para caer en una realidad alterna, una burbujita de engaño aislada de todo que hace creer que la miseria que se vive en ella es totalmente normal y aceptable.

Hace unos meses, el presidente estrella Nicolás Maduro anunció la suspensión de las llamadas al exterior. Bajo ningún medio que no sea Skype, Whatsapp, etc., se puede llamar al extranjero. Al intentar hacerlo, la voz sutil de la operadora expresa: “CANTV informa que esta llamada no puede ser procesada por la suspensión del servicio”.

Esto comprueba que el único plan de gobierno es aislar de tal manera a la población del resto del mundo que se crea una realidad alterna. Una realidad que cree que la escasez de alimentos, las 8 horas de cola para comprar un litro de aceite, la falta de servicios tan básicos como el agua y la luz y el asesinato de 30 personas en un fin de semana sólo en Caracas (registrados) es algo totalmente normal.

Dentro de un panorama general, Venezuela se está quedando sin existencia de casi todo: alimentos, servicios básicos, papel higiénico, etc. y con un gobierno que día a día excluye más a su sociedad haciéndole creer que en algún momento “Dios proveerá”.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¡Adiós, Mr. Chavismo!

Como ya muy seguramente es de conocimiento de todos, el pasado fin de semana se llevó a cabo un histórico proceso electoral en Venezuela, donde en contraste con el de 2013, la oposición sí logró recaudar una cuantiosa cantidad de sufragios, por lo que tendrá la posibilidad de servirse con la cuchara grande tras 17 años de chavismo.

Continuó en el poder hasta sus últimos días de vida e incluso, podría decirse —tras todas las especulaciones sobre las condiciones de su fallecimiento— que el líder bolivariano gobernó desde la muerte.

Y es que a pocos se nos olvida que durante el mandato de Hugo Chávez, constantemente se hablaba sobre cómo el mandatario buscaba hacer las modificaciones pertinentes a la ley para así continuar con su legado y permanecer en la silla presidencial. Lo irónico de esta situación fue que Chávez sí logró su objetivo, pues dejando de lado los detalles, continuó en el poder hasta sus últimos días de vida e incluso, podría decirse —tras todas las especulaciones sobre las condiciones de su fallecimiento— que el líder bolivariano gobernó desde la muerte.

Es posible decir que el sistema autoritario de ideología socialista venezolano estaba débilmente sostenido; sostenido tan débilmente como un castillo de naipes.

Nicolás Maduro, hombre cercano a Chávez pero no a la modernidad que tanto aclama el pueblo venezolano, finalmente ha tenido que reconocer su derrota y la de su partido, y con ello haciendo frente a la inminente realidad: el declive del sistema chavista está a la vuelta de la esquina. Si bien, como mencionado anteriormente, desde los comicios anteriores —y bajo el liderazgo de Henrique Capriles— los venezolanos ya habían manifestado su descontento con el proyecto de nación que Maduro heredó, a dos años de la muerte del comandante Chávez es posible decir que el sistema autoritario de ideología socialista venezolano estaba débilmente sostenido; sostenido tan débilmente como un castillo de naipes.

Sí, es positivo que la voz del pueblo por fin haya sido reconocida y que se vea con un poco más de claridad la luz al final del túnel, pero lo interesante es lo que estará por venir.

Más allá de vitorear el triunfo de 67% de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), mayoría que le otorga el derecho a la oposición venezolana para —entre otras cosas— promover reformas constitucionales y quitar a magistrados del máximo tribunal de justicia venezolano, la victoria debe ser tomada con mucha tranquilidad. Sí, es positivo que la voz del pueblo por fin haya sido reconocida y que se vea con un poco más de claridad la luz al final del túnel, pero lo interesante es lo que estará por venir.

La Constitución venezolana, en sus artículos 236 y 237, prevé que el Presidente tiene la facultad de disolver la Asamblea Nacional, misma en la que la MUD hoy tiene mayoría. Aunque es muy poco probable que Maduro haga uso de este recurso constitucional, pues ello implicaría llevar al país nuevamente a un estado de crisis y terminaría por complicarle la existencia en los últimos años de su régimen, pues tampoco debe olvidarse que el mandatario tiene el puesto asegurado ceteris paribus hasta 2019, la Unión Democrática y sus simpatizantes deben ser muy cautelosos.

Es posible pronosticar que los chavistas entrarán en alerta desde ya. El diálogo con la oposición será mucho más cercano, pero no precisamente para entablar amistad.

En una realidad inmediata, es posible pronosticar que los chavistas entrarán en alerta desde ya. El diálogo con la oposición será mucho más cercano, pero no precisamente para entablar amistad. Como datos importantes comparto los siguientes: la actual constitución vigente de Venezuela es la del año 1999; es decir, fue promulgada luego de la llegada de Chávez al poder. Además, la disposición que limitaba los mandatos consecutivos del presidente venezolano a dos, tras un referéndum muy cuestionado, fue derogada en 2009: aún año de la que fuera la obligada salida de Chávez del poder.

La bomba ha explotado y lo ha hecho en la cara de los chavistas. El sistema que ellos poco a poco fueron creando hoy les muestra que no es indestructible. Hoy, los venezolanos repartidos en el mundo se sienten agradecidos porque sus connacionales salieron a las calles, emitieron su sufragio y se han atrevido a decir lo que por mucho tiempo habían querido comunicar (o para que Maduro lo entienda mejor): lo que ha sucedido en Venezuela es que un pajarito vino, dio tres vueltas sobre la cabeza del pueblo, le silbó, pero lo que ellos le silbaron de vuelta fue un grito al unísono que dice: “Nosotros tenemos la mayoría calificada”.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”