#ElNidoDelGavilán: “Lo que el coronavirus se llevó: Planetario Alfa”

Comparte este artículo:

En los pasados días trascendió el comunicado oficial de la directiva del Planetario Alfa donde anunciaban su cierre definitivo. La noticia pronto se hizo viral y los mensajes de nostalgia y lamentación abundaron. Se ha rumorado que el futuro del Planetario y sus terrenos está en manos de grupos inmobiliarios, sin nada confirmado. Fundado en 1978, a iniciativa del empresario Roberto Garza Sada, en una exclusiva zona de San Pedro sirvió como estandarte de la difusión de la ciencia en Monterrey y un espacio único a nivel nacional por su observatorio astronómico y la famosa pantalla IMAX.

A lo largo de los años se volvió un referente de visitas escolares. Su aviario, las diversas exposiciones y salones interactivos fueron de amplio gusto por la comunidad local. El cerrar las visitas con un documental sobre naturaleza o cosmos en la pantalla IMAX era un clásico.

Ante la limitada oferta cultural de Monterrey, se mantuvo como el único museo en su tipo en la Ciudad y como uno de los más visitados. Sin embargo, con el paso de los años, el Planetario se fue relegando en el tiempo, no solo por los costos de la tecnología, también los gastos de conservación, en otros tantos.

Hoy, Alfa, propietaria del recinto, alude a la incapacidad de sostener financieramente al Planetario lo cual es entendible dada la situación actual. No obstante, es un recordatorio del abandono estatal a la difusión de las artes y la ciencia. Salvo Conarte, el Estado ha dejado en universidades y en la Iniciativa Privada la función de proveer espacios de esparcimiento artístico-cultural.

Los gobiernos electoreros y cortos de miras que hemos tenido en los últimos años saben que no genera votos este tipo de obras o acciones. Recordemos aquel Fórum Internacional de las Culturas que trajo el gobierno de Natividad González que fue un esfuerzo interesante de visibilizar a Monterrey ante el mundo pero estuvo plagado de irregularidades y de gastos fantasmas.

Planetario Alfa ya sea rematado en lotes o adquirido por un grupo para preservarlo, es una alerta seria de que Nuevo León no puede dejar en manos privadas, la voluntad, el financiamiento y la difusión de la cartelera científica-cultural. En primer lugar, porque no es su función y segundo, porque cuando al privado no le reditúa, no tiene por qué continuar. Se puede criticar de frivolidad a Alfa por anteponer su rentabilidad ante el sueño fundacional de Roberto Garza Sada; sin embargo, no hay ni siquiera obligación legal que ampare.

Nuevo León debe transitar a una expansión de las artes como parte de la currícula, de apoyo y complemento en la enseñanza en educación básica y sobre todo en temas de acceso para toda la ciudadanía, así como los parques y áreas verdes que mencionaba en la entrega anterior.

No podemos olvidar que el museo de arte más importante de la Ciudad, MARCO, también es de privados, así como distintos museos industriales.

¿Qué sigue? Esperar el destino del Planetario y ver si hay propuestas de reubicarlo. Un planetario a las afueras de la ciudad pudiera potenciar la cobertura de temas astronómicos que venía haciendo. 

¿Qué estaría mal? Que algunos vivales buscaran que el Estado compre el Planetario Alfa dada la contingencia, aunque difícilmente esto pasará.

¿Qué nos queda por hacer? Fortalecer la cultura de ir a visitar museos y principalmente de exigir más y mejores espacios. La nostalgia por el Planetario es muy linda, sin embargo, necesitamos apoyar lo poco que nos queda en la Ciudad, de buenos deseos no se financia nada.

Finalmente, Monterrey, con la pérdida de Planetario Alfa, pierde competitividad en la difusión y promoción de la ciencia y un referente a nivel nacional. No hay que olvidar, sin ciencia y arte no hay educación de calidad para todas y todos.

Lo dicho, dicho está.

El caso de Fuerza Civil y expectativa de la Guardia Nacional

Comparte este artículo:
Hace ya diez años que en Nuevo León sufrimos de psicosis ante la inseguridad por los secuestros, asesinatos, extorsiones y robo de vehículos a mano armada. Los horarios de las universidades se cambiaron para que los alumnos salieran más temprano de clases, las familias evitaban viajes en carretera o salidas por la noche y las conversaciones cotidianas eran en torno a familiares o amigos que ya habían tenido una amarga o trágica experiencia.
El gobierno del estado “sacó bandera blanca” pero no “tiró la toalla” y buscó ayuda de la comunidad. Empresas, universidades y el Estado se dieron cuenta de la necesidad de abordar el tema juntos y crearon la “Alianza por la Seguridad” para enfrentar la situación de una vez por todas.
Desde la iniciativa privada tuve la suerte y privilegio de formar parte del equipo de 20 ejecutivos y expertos de estas empresas y universidades que juntos conformaron la “Alianza por la Seguridad”. Alfa, Axtel, Cemex, Femsa, Frisa, Lamosa, Proeza, Soriana, Xignux, el Tecnológico de Monterrey, la Universidad de Monterrey, la U-Erre y consultores privados de gran prestigio aportaron recursos, tiempo, talento y voluntad para ayudar a su propia comunidad. 
El trending topic en ese momento fue un tweet de Don Lorenzo Zambrano (QEPD) diciendo que “Quien se va de Monterrey es un cobarde. Hay que luchar por lo que creemos. Tenemos que retomar nuestra gran ciudad”. 
Era un mensaje claro para todos los que abandonaban la ciudad y se iban a vivir a Estados Unidos o alguna otra ciudad en México. Era entendible y opción, pero para muchos lideres sociales como Armando Garza Sada, Tomás Milmo Santos, José Antonio Fernández, Eduardo Garza T., Federico Toussaint, Enrique Zambrano Benitez, Ricardo Martín Bringas, Eugenio Garza Herrera y los rectores de las universidades implicaba ceder y perder la ciudad ante el crimen organizado.
Se formaron Comités de Estrategia y Operación con reuniones diarias en calidad de urgente. Era imprescindible definir el plan de vuelo y trazar los planos para tener una estrategia integral para este nuevo modelo de seguridad, empezando por la claridad de mando civil y no militar. Como primer paso se hizo un diagnóstico y se definió el rediseño de la institución. Era evidente que la policia estatal tenía que desaparecer y empezar desde cero. Nuevos policías, nuevos mandos, nueva imagen y nuevo nombre. Surge la Fuerza Civil que años después sirviera como modelo de éxito que replicaron otros estados de la República. En unos casos con éxito y en otros no.
Las condiciones y circunstancias de hoy a nivel nacional no son muy diferentes y enfrentamos una situación similar con la creación de la Guardia Nacional. Esta semana ha pasado a debate y votación en la Cámara de Diputados y el Senado de la República la aprobación de modificación de más de diez artículos de nuestra Constitución. 
Sin dejar pasar lo obvio, es necesario privilegiar el diseño claro de la institución y cómo irá desapareciendo paulatinamente la Policía Federal. Todos los elementos idealmente deberán de ser evaluados y con sus pruebas de control de confianza aprobados pero lo más importante es la capacitación a todos los elementos castrenses que estarán en la Guardia Nacional a fin de garantizar que se respetan los derechos humanos, los procesos penales y acusatorios.

La Guardia Nacional tendría principalmente dos facultades: La primera, sería la investigación de los delitos junto con las policías, bajo la conducción jurídica del Ministerio Público, y la segunda, sería cumplir los objetivos de la seguridad pública y procuración de justicia en coordinación con el Ministerio Público y las instituciones policiales de los tres órdenes de gobierno, quienes en conjunto conformarían el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Al igual que en el caso de Fuerza Civil, el éxito en la creación de la Guardia Nacional será la integración y participación ciudadana; como acompañantes y supervisores de los resultados de una de las iniciativas de seguridad que en forma y fondo es la de mayor trascendencia en la última década.

El SAT revisará cuentas y operaciones de mexicanos señalados en Paradise Papers

Comparte este artículo:

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó este lunes que investigará los casos de los contribuyentes en México a los que se refiere en Paradise Papers.

El domingo, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación compartió información sobre el uso de estructuras o empresas constituidas en países de los denominados paraísos fiscales.

En los documentos se menciona a los multimillonarios mexicanos Carlos Slim Helú y Alberto Baillères González son algunos de los nombres que aparecen en los documentos, de acuerdo con Proceso.

Otros mexicanos mencionados son José Fernando Calderón Ayala, quien fue consejero de Alfa y de Femsa, así como sus hijos. Pablo González Carbonell, presidente del grupo hotelero Costamex y su esposa Gabriela Vargas Guajardo, que pertenece a la familia que opera la concesión de MVS Radio. Manuel Zubiria Maqueo, ex director de Caminos y Puentes Federales; Joaquín Gamboa Pascoe, quien fue senador y secretario general de la Confederación de los Trabajadores de México (CTM), y el banquero Paul D’Agata, consejero suplente del consejo de administración de Scotiabank, entre otros.

Además del difunto Marcial Maciel Degollado, fundador de la orden católica los Legionarios de Cristo y cuyo legado se vio empañado por acusaciones de abuso sexual infantil, quien presuntamente tenía una compañía en las islas Bermudas.

El organismo remarcó que invocará los acuerdos de intercambio de información que se tienen establecidos con distintos países, para allegarse de más elementos, de ser necesario.

El 29 de octubre de 2014, México y 50 países más firmaron en la ciudad de Berlín, Alemania, el Acuerdo Multilateral de Autoridad Competente, en el marco de la Séptima Reunión Plenaria del Foro Global de Transparencia e Intercambio de Información en Materia Fiscal organizado por la OCDE.

La documentación ha revelado cuán profundamente se enreda el sistema financiero con multimillonarios, políticos y gigantes corporativos como Apple, Nike, Uber y otras compañías globales con el fin de evitar impuestos.

Entre los involucrados en los Paradise Papers destaca la reina Isabel del Reino Unido, a Wilbur Ross, secretario de Comercio de Donald Trump y sus nexos con Rusia, así como uno de los principales asesores de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá y otros 120 políticos a nivel mundial, así como los cantantes Madonna y Bono, líder de la banda U2.

Cómo ganó el Bronco

Comparte este artículo:

Ya sé, me van a decir que el tema está pasado de moda, pero creo que hay un punto importante que no ha sido muy comentado. Contrario a las opiniones que escucho regularmente, nuestro ahora gobernador no es producto del hartazgo generalizado del sistema partidista mexicano —que en Nuevo León culmina con la pésima administración de Rodrigo Medina—. Tampoco de la gran popularidad que tiene en las redes sociales y menos de ser el arquetipo del macho mexicano. Todos estos factores jugaron un papel importante, pero los que llevaron al Bronco a la victoria fueron los empresarios que están detrás de él. Como publicado por mi buen amigo el Perico Político el 14 de mayo de 2015, el candidato independiente contó con el apoyo de José Antonio Fernández, Fernando Canales Clariond, Carlos Slim, Alfonso Romo y Fernando Turner, entre otros… nomás.

Los que llevaron al Bronco a la victoria fueron los empresarios que están detrás de él.

Según registro, la historia transcurrió así: el candidato cobró popularidad con sus peripecias como alcalde de García —guardando el debido respeto por la muerte de su hijo, secuestros y demás agravios a su familia—, esta popularidad se vio disparada gracias a su contacto con la gente a través de las redes sociales y la viralización de su documental “Un Bronco sin Miedo”; gran parte de la población se identificó con el personaje por ser el arquetipo de macho mexicano y la mezcla eferveció a tal grado gracias al tremendo hartazgo de la población mexicana sobre los partidos políticos y la broma de gobernantes con los que hemos arrastrado desde hace sexenios. Pero seamos realistas, no importa qué tan popular se sea o cuanto arrastre se traiga; es necesario el aval de los señores del dinero para poder sentarse en la silla de Nuevo León.

Seamos realistas, no importa qué tan popular se sea o cuanto arrastre se traiga; es necesario el aval de los señores del dinero para poder sentarse en la silla de Nuevo León.

Ahora, para especiar un poco la ensalada, analicemos la coyuntura desde el punto de vista económico. Si tomamos en cuenta que la principal opositora en la contienda por la gubernatura de Nuevo León, Ivonne Álvarez, también tenía sus padrinos —Alfa, Deacero, Cemex y Vitro—; y le agregamos a la mezcla nuestro ingrediente secreto, llamado Monterrey VI, se hace evidente que la disputa finalmente fue entre dos grupos económicos. Por el lado de Alfa, grupo corporativo que entre sus haberes tiene a la empresa extractora de petróleo y gas, Newpek, podemos deducir un interés por la extracción de gas shale en Nuevo León, una actividad económica que depende de la creación del controversial acueducto. Por el lado de Femsa, empresa que invierte grandes cantidades de dinero en proyectos que promueven la recuperación natural de los mantos acuíferos y está en contra de traer agua sucia del Pánuco, está claro que la prioridad es seguir haciendo cheve y coca con aguas de primerísima calidad, casi regaladas.

Entonces no nos confundamos, lo que se disputó en esta como en todas las elecciones fueron muchos ceros entre dos grandes grupos de poder. Y no nos volvamos a confundir, personajes como Armando Garza Sada, cabeza mayor de Alfa, que también se sienta en el consejo directivo de Femsa, son común denominador; entre empresarios, igual que entre políticos, podrán estar peleados por fuera, pero por dentro, todos son cuates y todos ganan.

Fuentes:
http://www.excelsior.com.mx/opinion/ana-paula-ordorica/2015/05/22/1025481
http://www.jornada.unam.mx/2015/05/15/opinion/019a1pol
http://www.alfa.com.mx/NC/consejo-de-administracion.htm

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”