Qué tonto y absurdo el Día de la Mujer

El 8 de marzo revisaba mi Facebook, el cual estaba inundado de publicaciones en torno al Día Internacional de la Mujer. Me encontré con un video publicado por el diario El País, en el cual presentaban frases machistas, las frases tan cotidianas y tan parte de un lenguaje sexista, que no me sorprendieron como los comentarios publicados por otros usuarios.

Me di a la tarea de leer muchos comentarios, quizá más de los que debía, pero callé y no les contesté.  Hoy me tomaré la libertad de responder a algunos de ellos en este espacio; esto es para Juan, Nicolás, Milton y Eli  pero también a muchas otras personas que quizá piensan igual que ellos. Te comparto sus comentarios y lo que me hubiera gustado responderles.




Juan Henares: “La norma es no hablar de los problemas del hombre porque no está de moda”.

Juan, no te negaré que hablar de feminismo, del empoderamiento de la mujer y el #girlpower está de moda. Emma Watson habla de esto, Beyonce lo canta y Lena Dunham actúa y produce una serie protagonizada por mujeres.

Los organismos internacionales y los gobiernos han optado por la institucionalización del feminismo y del género. Es común escuchar sobre la transversalización y la perspectiva de género, aunque no precisamente ha sido llevada a la práctica.

Juan, el movimiento feminista tiene años existiendo e intentando incluir el tema en la agenda internacional, la norma ha sido no hablar de nuestros problemas porque no eran considerados importantes, ahora que son un poco más visibles ya te han cansado.

Imagina lo cansado que ha sido vivir años de opresión sin acceso a los mismos derechos que los hombres y todo justificado en una simple diferencia sexual. ¡Eso sí que es pesado!

Pd. Existe un Día Internacional del Hombre (19 de Noviembre), pero no te preocupes fuera del 8 de marzo tienes otros 364 días para concentrar tu atención en los asuntos de los hombres.

Nicolas Blazicevic: “El feminismo es una creación del imperio para disolver la familia, desestabilizar poblaciones… pero como todo lo malo tiene un final, ya se está terminando, con los nuevos mandatarios mundiales no creo haya lugar para este nefasto movimiento”.

No Nico, el feminismo no quiere destruir nada, lo que sí destruye familias es la violencia machista y las feministas luchamos contra ella. El feminismo tampoco quiere desestabilizar poblaciones, sino construir espacios y diálogos que generen reflexiones antipatriacarles que permitan la liberación de mujeres y hombres de los sistemas de opresión (clasismo, racismo y género).

Pd. El fin del feminismo no está cerca, de hecho este Día internacional de la mujer pasará a la historia por el reclamo de mujeres en más de 50 países a través del paro y movilización de mujeres.

Milton Cesar, “Las mujeres quieren banca en diputados, puestos políticos, en directorios de empresas etc etc…Pero nunca se les ve motivadas en pedir vacantes femeninas para ser albañil, para ser recolectora de residuos, para trabajar de mineras…Eso es igualdad?”

Milton gracias por decirnos que queremos y que no nos motiva como mujeres, sobre todo porque sólo hay un tipo de mujer. Te explico, por increíble que parezca hoy en día hay 155 países (Banco Mundial,2015) que restringen el trabajo que las mujeres pueden desempeñar; por ejemplo en algunos lugares no pueden trabajar después de que obscurezca, ni operar maquinaria pesada o conducir un tractor agrícola.

Desafortunadamente muchos de los trabajos que están restringidos a las mujeres están en industrias o sectores que son muy bien pagados; esto significa que las mujeres ocupan con mayor regularidad empleos de menor estatus y paga a comparación de los hombres.

Como resultado, estas mujeres tienen acceso a un ingreso menos significativo que el de los hombres, lo cual afecta la economía de las familias sustentadas por mujeres y sus oportunidades de progreso profesional. Creo que esto tampoco es igualdad y te pregunto ahora yo a ti ¿Quisieras ser mujer y que tu trabajo sea peor remunerado por el simple hecho de ser mujer? Yo creo que no.

Eli Eli “Que tonto y absurdo video…solo más quejas e inconformismo feminista”.

Eli lo tonto y lo absurdo es que después de años de lucha feminista tengamos que seguir luchando contra los roles tradicionales asignados a las mujeres, que seamos el sexo que tiene menor acceso a la educación y más obstáculos en el desarrollo profesional, el sexo que sufre más los efectos de los desastres naturales y los conflictos armados y sobre todo el sexo que tiene más probabilidades de ser víctima de violencia física, sexual y/o psicológica (aunque también simbólica, patrimonial y económica).

Qué absurdo que nos sintamos inseguras al caminar por las calles, temerosos al viajar solas o incomodas por vestir una falda y todo porque el acoso sexual y callejero son una realidad.

Centrar la atención en las mujeres y hablar de feminismo sigue incomodando. No falta quien no entienda “de qué tanto se quejan las mujeres si ya votan, ya trabajan y hasta tienen un día de la mujer”. Se considera al feminismo se considera radical, exagerado y anticuado porque después de todo “las mujeres ya son iguales”.




Después de todo el feminismo nunca ha partido de un lugar cómodo, la feminista María Galindo nos recuerda que parte de la impugnación, la subversión y el cuestionamiento del sistema. Ser feminista no es ni ha sido fácil, pues es más que pronunciarte a favor de la igualdad de género, es dudar, reflexionar y desaprender la vida como la has vivido y eso es incómodo. ______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.

Un bronco lenguaje

Él es diferente e independiente, por eso no se expresa como los demás, habla sin tapujos y sin temor a romper con el guión de lo “políticamente correcto”. No quiere ser uno más de esos políticos que – desde un podio o en la televisión – dominan sus discursos, discursos en los que se respiran promesas sin propuestas y abundan sus éxitos políticos. A Jaime Rodríguez le gusta estar cerca de la gente y romper con el estereotipo del político tradicional.

Él teme que al cambiar el tono de su discurso se traicione a sí mismo y le fallé a la sociedad; que se pierda en sus palabras y que deje de ser ese bronco personaje independiente y se convierta en un político más. La cuestión es que ya no es ese personaje de campaña ya es el gobernador de Nuevo León y sus palabras, aunque no mal intencionadas, no siempre son atinadas.

Pareciera que su habilidad para empatizar con los neoloneses se está terminando. Cada vez son más las organizaciones civiles y los ciudadanos que cuestionan sus declaraciones y confrontan sus palabras. Las mujeres han sido víctimas del bronco lenguaje del gobernador.

En Junio decía que “a una niña gorda no la quiere nadie” para referirse a la mujeres embarazadas en la adolescencia; al hablar de la desaparición forzada y secuestro de mujeres del estado dijo que no había desaparecidas sino que “quizás se van con el novio” o que existen casos en el que “la adolescente se enamora de un mayor de edad y se va con él”. Ahora, el jueves 1ero de Septiembre mientras hablaba del parto natural instó a las mujeres que fueran “más mamás, mejores mamás” [1] , un juicio que siguiendo las declaraciones del gobernador se relacionan con el tipo parto que una mujer experimente.

Si bien en esta ocasión la propuesta del gobernador de promover los partos naturales y la lactancia no es una mala idea, el error está en sus poco atinadas palabras. El Bronco muestra una tendencia a tomar sus declaraciones a la ligera, a atreverse decir cualquier cosa y después excusarse en que es parte de su polémica personalidad.

Pero este tipo de declaraciones del gobernador, en torno a los problemas de las mujeres de Nuevo León, son inaceptables y no cumplen con la responsabilidad que le exige su cargo. Las declaraciones del gobernador no tendrían que ser reprendidas, explicadas y perdonadas días después de que se pronunciaron tal como ya ha pasado.

El uso de un lenguaje simplista no debe ser igual a un lenguaje machista, sexista y no incluyente. Su lenguaje bronco se vuelve inconsciente y termina por violentar, discriminar y atentar contra la dignidad de la mujer. En sus palabras se esconde un mecanismo de invisibilización de los problemas de género y un ataque a la libertad de las mujeres de decidir sobre su cuerpo.

Lejos están los días en los que las ocurrentes declaraciones y los espontáneos mensajes del candidato hacían reír a los ciudadanos. Hoy sólo quedan las palabras desafortunadas del gobernador que nos hacen exigir que sea un mejor gobernador, más gobernador al hablar. Lo que alguna vez lo hizo independiente hoy ya lo empieza a condenar.

[1] “En el hospital Materno Infantil, yo le pedí al doctor (Manuel) de la O (Secretario de Salud) que pudiéramos poner algunas salas (de parto) y creo que nosotros pudiéramos ayudarles en el tema de los recursos…para que la madre de familia evite la cesárea, necesitamos que la mamá hoy sea mejor mamá, más mamá. Obviamente que no se imponga sino que hay muchas que podríamos hacer eso, porque eso a nosotros no está dando un resultado extraordinario”. Después dijo que “A veces la gente se enoja, ya ven que yo soy medio polémico pero la mujer puede hacer el esfuerzo, digo, hoy hay mucha experiencia en bajar el dolor y hacer muchas cosas pero eso (parto natural) también nos da mucho”

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Deportistas y reinas de belleza




Nunca olvidaré las olimpiadas de Atenas 2004 por Ana Guevara, la primera mujer deportista mexicana que conocí. Ana se convirtió inmediatamente en mi ídolo y referente del deporte nacional, le bastaron 49.56 segundos para emocionar a una niña de 12 años y enorgullecer a un país entero. La imagen de la velocista en el estadio Olímpico de Atenas, alzando la bandera de México sobre sus hombros y recibiendo la medalla de plata, son mis recuerdos favoritos de esos juegos olímpicos, pero no son los únicos.

También recuerdo los comentarios -erróneos y fuera de lugar- que hacían referencia a su cuerpo y su apariencia física. La discusión en torno a que si “parecía hombre” y era poco femenina, o los cuestionamientos sobre si realmente era mujer. Tenía 12 años y no lo entendí pero el mensaje era claro: ser Ana Guevara y ser campeona olímpica, no es suficiente, eso no basta para ser respetada y admirada como deportista.

Ser mujer y ser deportista no es suficiente. No basta una vida de sacrificios, dedicada al deporte, a representar a tu país y entregar tu alma para intentar alcanzar la gloria olímpica. Las mujeres también tienen que cumplir con los estándares del certamen de belleza extra-deportivo y cumplir con los estereotipos de femineidad y expectativas de un montón de jueces que son los espectadores.

El juicio a las atletas se concentra en su apariencia física y en su cuerpo, no en su profesión. Y sí el cuerpo de una mujer deportista, como el de cualquier deportista, es muy importante, pues es su instrumento de trabajo y el sostén de su carrera, el que contiene la fuerza y despliega la magia en la pista, en el gimnasio o en una cancha de futbol.




Pero el juicio hacia las mujeres va cargado de body shaming y de un lenguaje sexista, que es evidente cuando en las noticias y sus encabezados predominan las listas de las 10 más bellas o los mejores cuerpos.

En México alguna vez fueron señaladas y víctimas de este juicio erróneo Ana Guevara, la grandísima Soraya Jiménez y ahora Alexa Moreno. Pero junto con las mexicanas muchas otras mujeres del mundo son también víctimas. Un claro ejemplo es Serena Williams, una de las más grande tenistas de la historia y la actual número uno del WTA, quien constantemente se enfrenta a críticas en torno a su figura.

Con este juicio el triunfo de las deportistas rápidamente se olvida y su arduo trabajo se demerita. Lo espectadores, los medios de comunicación y los mismos organismos deportivos son los culpables. Recientemente en el mundial femenil del 2015, la FIFA obligó a algunas jugadoras a pasar una prueba de género que revisa sus características sexuales y demuestra que efectivamente son mujeres aptas para competir en el torneo [1].

Algo parecido ocurre en pruebas realizadas por el Comité Olímpico Internacional (COI) y la Asociación Internacional de Atletismo (IAAF). Caster Semenya, velocista sudafricana, desde el 2009 ha tenido que ser investigada y sometida a varios análisis para demostrar su “feminidad”, similar el caso en el 2014 de la corredora india Dutee Chand.

Estas pruebas y críticas basadas en el género, evidencia el valor de los estereotipos en torno a la feminidad-masculinidad y al poder de los estándares de belleza definidos equívocamente.

El cuerpo de las mujeres, deportistas es motivo de debate público y cualquiera se atreve a reclamarle, discutirle, señalarle, y rechazarle al cuerpo de una atleta. Todos intentan obtener una ventaja o una medalla de ese cuerpo extraño para después celebrar un triunfo ajeno; mientras que ellas sólo intentan hacer lo que más aman con lo más valioso que poseen, su cuerpo.

[1] Esta medida fue adoptada el 30 de Mayo del 2011 por la FIFA.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Víctima de la justicia y el machismo




Citlali es una niña huichola que vive en el poblado de Miguel Alemán en Hermosillo, Sonora. Tiene 14 años, 14 semanas de embarazo y un cuerpo que no es más su cuerpo. Ella no sólo experimentó una violación a su integridad física, moral y psicológica, tuvo además una violación a sus derechos.

En un país donde el 61% de los ciudadanos que son víctimas de algún delito no lo denuncian, debido a que no confían en las autoridades y consideran que denunciar no sirve de nada [1], Citlali denunció. Acudió a la comisaría de su pueblo donde confirmaron el hecho, se clasificó como una violación agravada.

Ella esperaba que con esto pudiera obtener un poco de paz, ante un hecho que no tiene remedio ni consuelo alguno, la justicia y el respeto de sus derechos de parte de la autoridad era lo único que le quedaba.

Al poco tiempo Citlali se dio cuenta que está embarazada y asistió al Hospital Infantil de Sonora para realizarse una interrupción legal de su embarazo [2] , una vez más perdió el poder de decidir sobre su cuerpo, pues le negaron este derecho. Esto debido a que el juez que atendió su caso decidió reclasificar el delito como estupro, entonces Citlali no fue más víctima sino parte consciente del delito de abuso sexual que denunció.

Los abogados de Citlali han confirmado que han habido muchas irregularidades en el caso y errores por parte del Ministerio Público. Estas fallas e irregularidades son inaceptables, la supervivencia y el futuro de Citlali están en juego.




Un embarazo a temprana edad representa un riesgo para la salud y puede llevar a la deserción escolar [3], perdiendose de la herramienta que le daría las oportunidades para desarrollarse íntegramente.

El caso de Citlali no es aislado, refleja muchos de los problemas que aquejan a las mujeres mexicanas: la violencia de género, los embarazos prematuros y la mortalidad materna. Además, pone de manifiesto la discriminación que sufren las mujeres y el supuesto acceso a la justicia en casos de violencia. Niñas como Citlali, mujeres indígenas y en situación de pobreza presentan mayores dificultades para ejercer sus derechos [4].

Las mujeres víctimas de violencia no tienen un acceso fácil, oportuno y efectivo a recursos judiciales que las ayuden a sancionar y reparar los actos de los que fueron víctimas. Aunque formalmente, la Constitución y leyes promueven una vida libre de violencia, la igualdad está reconocida – meramente en el papel –pero no asegurada en la realidad.

En nuestro país la violencia contra las mujeres parece ser entendida como un asunto privado y no prioritario en la agenda política.

Nuestro gobierno carece de una visión de género que impulse efectivamente políticas integrales que ayuden para prevenir, sancionar y reparar la violencia de género; la reclasificación del delito y la descalificación de Citlali como víctima de violación lo confirman.

Citlali no decidió ser víctima de violencia, ni víctima de la justicia, pero sí decidió alzar su voz y denunciar ante el sistema de justicia y de salud que le falló. Citlali tampoco decidió ser mujer en un país, donde el machismo y la violencia de género son el pan de cada día y la justicia el lujo de unos cuantos, pero ésta es su realidad. Citlali vive en un país donde su sexo es opresión, su origen étnico discriminación y su edad vulnerabilidad.

[1] Página 49: http://www.ine.mx/archivos2/s/DECEYEC/EducacionCivica/Informe
_pais_calidad_ciudadania_IFE_FINAL.pdf

[2] En todo México se permite el aborto, incluso después de las primeras 12 semanas de gestación,
cuando el embarazo es producto de una violación.

[3] De acuerdo a la OCDE 9 de cada 10 niñas que son madres dejan de asistir a la escuela en México.

[4] Página 38: http://www.ine.mx/archivos2/s/DECEYEC/EducacionCivica/Informe_
pais_calidad_ciudadania_IFE_FINAL.pdf

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Ella perseguía su libertad, él reclamaba su poder

Al interior de un hogar, el lugar que cualquiera supondría le brindase amor y seguridad, yace el cuerpo de una mujer. Su cuerpo ya no es el mismo, es un cuerpo desgarrado por el odio y destrozado por la violencia, es un cuerpo muerto. Sus planes y sus sueños ya no están, todo le fue arrebatado en ese espacio familiar que también era suyo.

Al interior de ese hogar también está un hombre, al que ella amaba y con quien compartió la vida. Él es un adicto de sus creencias y un enfermo de sus valores, él no pudo comprenderla en vida y no quiso verla disfrutar de su libertad, entonces él se disfrazó de ladrón y le robó la vida.

En su entender, en ese hogar no había espacio para los dos. Una infidelidad a los valores tradicionales, a las prácticas culturales, a las costumbres sociales, a la pareja merece un castigo. Para él cualquier tipo de infidelidad es inaceptable e imperdonable, pues atenta contra el honor familiar.

Pero el deshonor no lo hizo ella, al romper con los valores esperados o el estilo de vida impuesto; sino él al sentirse dueño de un cuerpo ajeno. Un cuerpo de una mujer emancipada que decidía por sí misma, ante tal “amenaza” él tuvo que poner un alto, silenciar su voz y preservar el honor familiar. Esté fue un crimen de honor.

Mientras ella perseguía su libertad, él reclamaba su poder y rescataba su “dignidad” y en este desencuentro el atropello de su libertad fue el precio a pagar. Otro feminicidio, una mujer más víctima de la violencia de género, una vez más lo personal es político.

Este relato puede contextualizarse en Punjab, Pakistán o a cientos de kilómetros de ahí en Monterrey, México. Él se puede llamar Muhammad Waseem y ella puede ser Qandeel Baloch, una paskitaní de 26 años y estrella de las redes sociales que murió el viernes 15 de julio ahorcada por su hermano Muhammad tras una discusión por el trabajo de modelo y las fotografías que su hermana compartía.

Pero él también se puede llamar Ernesto Robledo y ella puede ser Devani Montelongo, una mexicana de 22 años que murió acuchillada el miércoles 22 de julio tras sostener una discusión con su pareja, según informan algunos medios locales, por una supuesta infidelidad.

De Pakistán a México hay miles de kilómetros de distancia, pero para la violencia de género no existen fronteras. Según cifras oficiales de la Naciones Unidas (2015) dos de cada tres víctimas de violencia y homicidios familiares son mujeres [1].

De acuerdo la última edición del Estudio mundial Sobre el homicidio (2013) de la Oficina de la UN contra la Droga y el Delito [2], se estima que en la mitad de los casos de mujeres asesinadas en el 2012 el autor de la agresión fue un familiar o compañero sentimental.

En México las tasas de defunciones femeninas por presunción de Homicidio (DFPH) [3] por arma de fuego ocurridas en el hogar alcanzaron su máximo en 2010 y en 2014 alcanzan la misma magnitud que 16 años atrás. Lo cual indica la urgencia por erradicar la violencia doméstica y romper con prácticas machistas.

El caso de Qandeel y Devani son una historia más de la violencia y la desigualdad de género que aqueja a las mujeres. Estas historias – y muchas otras atrocidades que viven las mujeres y que no son contadas- son un llamado de atención para la sociedad, son también evidencia de la vigencia y universalidad del discurso feminista que parte de la opresión de las mujeres en un sistema patriarcal.

La absurda necesidad de Muhammad y Ernesto por dominar y controlar a la mujer los llevó a buscar el poder en un acto de deshonor, el asesinato de un ser humano. Devani y Qandeel, son dos ejemplos de miles de mujeres víctimas, son un recordatorio de la presente desigualdad de género. Sus cuerpos son un cuerpo más muerto a manos del vivo patriarcado.

[1] Departamento de Asuntos Economicos y Sociales de las Naciones Unidas (2015). The world’s Women 2015, Trends and Statistics. Recuperado de: www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures#notes

[2] Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (2014). Global Study on Homicide 2013, p. 14. http://www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures#notes

[3] “La violencia feminicida en México: aproximaciones y tendencias 1985-2014” , p. 11. Recuperado de: http://www2.unwomen.org/~/media/field%20office%20mexico/documentos/
publicaciones/2016/02/violencia%
20feminicida%20en%20m%C3%A9xico%20aproximaciones%
20y%20tendencias%201985_2014.pdf?v=1&d=20160418T214527

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

#24A: Por un domingo de acción y reflexión feminista.

Este domingo 24 de abril se llevará a cabo la marcha “Vivas nos queremos” una movilización contra las violencias machistas. Es una iniciativa de organizaciones de la sociedad civil y feministas mexicanas que se realizará en más de 40 ciudades de México, te invito a que este domingo te unas a esta manifestación nacional. En Monterrey la cita es a las 4:30 pm en la Macroplaza (En la fuente de Neptuno).

Atrévete a escuchar las historias y las demandas de las mujeres víctimas de la violencia, intenta comprender su sufrimiento y su dolor. Creo que no hay otra formar para llegar a la compresión de este problema más que involucrándote y acercándote a este movimiento. Te comparto algunas razones por las que considero que todos deberíamos estar presentes en la marcha este domingo.

1- El número de feminicidos y casos de violencia de género en México son alarmantes. De acuerdo con el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), en nuestro país hay un promedio de 7 mujeres asesinadas al día. Mientras que el 50% de la población tenga menos oportunidades de desarrollo y mayor riesgo a ser víctima de la violencia, difícilmente alcanzaremos un desarrollo sostenible en nuestro país.

2- El machismo no es un gen con el que se nace y no es un mal social irremediable, la violencia de género puede y debe erradicarse. Dejemos de justificar el machismo y definir que así “somos los mexicanos”, “que es nuestra cultura” o “es muy difícil cambiar”. El machismo es una serie de ideas, creencias, actitudes y prácticas sociales aprendidas, el cambio está en cada persona.

3- La realidad es que nadie está exento de la violencia ni hombres ni mujeres. Si no has sido víctima de violencia asume tu privilegio y comprende que hay muchas personas que han vivido y viven una realidad muy distinta a la tuya. Tu posición no tiene por qué limitar tu activismo en el tema o callar tu voz.

Dejemos de justificar el machismo y definir que así “somos los mexicanos”, “que es nuestra cultura” o “es muy difícil cambiar”. El machismo es una serie de ideas, creencias, actitudes y prácticas sociales aprendidas, el cambio está en cada persona.

4- Necesitamos que más personas se sumen a denunciar la violencia de género. Las víctimas no suelen denunciar, sino vivir en silencio y cargar con su dolor por diversas razones. Si crees que no te corresponde denunciar estás equivocado, si sólo a las víctimas les correspondiera alzar la voz probablemente nadie estaría hablando de la violencia de género.

5- Es momento de abandonar el mito de que la lucha en contra de la violencia hacia las mujeres (y la lucha por la igualdad de género) es una lucha únicamente de mujeres, de víctimas de la violencia o de feministas y por lo tanto no te corresponde hacer nada. Al contrario, necesitamos que tanto mujeres como hombres, de todos los sectores sociales, edad, género se sumen a esta lucha. ¡ÚNETE!

Necesitamos que más personas se sumen a denunciar la violencia de género. Las víctimas no suelen denunciar, sino vivir en silencio y cargar con su dolor por diversas razones. Si crees que no te corresponde denunciar estás equivocado…

6- La violencia contra las mujeres se da en diversas formas no sólo es física, puede ser psicológica, sexual, simbólica, económica y patrimonial. Se puede manifestar en diferentes ámbitos como: el domestico, institucional, laboral y/o mediático. Debido a las diversas formas de violencia y los distintos espacios en los que se manifiesta la violencia, es probable que tu también la hayas perpetrado sin darte cuenta (al reforzar un estereotipo, encasillar a una mujer en un rol, discriminar por género o identificar a la mujer como un objeto sexual).

7- Todos tenemos una madre, abuela, amiga, maestra, compañera de trabajo, hermana o conocida que valoramos y que no nos gustaría que fuera víctima de la violencia.

Quizá estos siete puntos no han sido suficientes para convencerte y todavía no encuentres una razón por la que debas marchar el domingo y sumarte a este movimiento; pero te pido que recuerdes que no son necesarias tantas razones ni explicaciones. Las mujeres por el simple hecho de ser personas tienen derecho a vivir una vida libre de violencia y todos debemos contribuir a que esto sea una realidad.

#YoVoy24Amty

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Después del 8 de Marzo

El 8 de marzo es uno de los pocos días en los que me atrevo a expresar a través de mis redes sociales sobre la realidad de las mujeres. Este año pensé evitar mi publicación y aprovechar la plataforma de Altavoz para expresarme. Por diferentes razones no terminé de escribir mi opinión, esto me produjo un poco de frustración y enojo; y es que el 8 de marzo es uno de esos pocos días en el que mis “declaraciones o reclamos feministas” son mejor recibidas y menos criticadas. Sentí que perdía mi oportunidad de publicar en un día tan importante, ya no tendría sentido hablar de la realidad de las mujeres un día después. ¿A quién le importaría? ¿Quién estaría hablado de las mujeres?

Esto me llevó a reflexionar sobre el Día Internacional de la Mujer y su impacto. Me quedó claro que el 8 de marzo, es un día de reconocimiento mundial para las mujeres en México y en el mundo. Éste reconocimiento puede ser por un motivo correcto u incorrecto. El incorrecto,considerar que hay que felicitar a las mujeres por el hecho de ser mujeres; o el correcto, conmemorar los avances logrados por las mujeres y exigir el pleno goce de los derechos fundamentales de ellas, lo cual sólo se garantizará con la igualdad de género.

Aunque se promueve el empoderamiento económico de las mujeres mexicanas, aún contamos con más obstáculos en la esfera laboral y menor participación en la economía mexicana, de acuerdo al Gender Gap Report del World Economic Forum, ocupamos el lugar 126 de 145 en cuanto a oportunidades y participación de la mujer en la economía.

Concluí, que sin importar los motivos, el 8 de marzo las mujeres son protagonistas. Activismo en redes sociales, seguimiento en los medios masivos de comunicación, eventos y manifestaciones, declaraciones políticas e incluso descuentos y promocionales en tiendas o restaurantes; todo debido a las mujeres. La atención mediática y social de este día es impresionante, el mundo se detiene en torno a la mujer. Pero pareciera que a media noche se acaba el efecto mágico y los asuntos de las mujeres pasan a un segundo plano. Se nos olvida que la mera existencia del día denota la urgencia e importancia que debería tener este tema. ¿Por qué hablamos tan poco de la realidad de las mujeres? ¿Es un día suficiente? Intentando responder a mis cuestionamientos me di cuenta que quizá en nuestro país nos conformamos sabiendo que en la constitución se reconoce la igualdad entre los sexos, pero, ignoramos que esto no lo ha garantizado en la realidad. Si nos detuviéramos a analizar lo que pasa con las mujeres en México, nos daríamos cuenta porque para hablar de la realidad de las mujeres un día no es suficiente.

Aunque se promueve el empoderamiento económico de las mujeres mexicanas, aún contamos con más obstáculos en la esfera laboral y menor participación en la economía mexicana, de acuerdo al Gender Gap Report del World Economic Forum, ocupamos el lugar 126 de 145 en cuanto a oportunidades y participación de la mujer en la economía.

Los roles de género afectan negativamente a las mujeres que en su mayoría desempeñan una doble rol: productivo y reproductivo. De acuerdo a cifras del INEGI el 77.5% de las horas dedicadas a tareas domésticas y cuidados a familiares, no remuneradas, son ejecutadas por una mujer; incluso aunque estas mujeres tengan un empleo remunerado. Forbes México reveló que si estas horas de trabajo se comercializarán, su valor monetario ascendería a 3.1 billlones de pesos y equivaldría al 18% del PIB; superando a sectores productivos como la industria manufacturera (16.7%) o el comercio (15.5%) .

Si nos detuviéramos a analizar lo que pasa con las mujeres en México, nos daríamos cuenta porque para hablar de la realidad de las mujeres un día no es suficiente.

En cuanto a la violencia de género el reporte Global Burden of Armed Violence (2015) señala que México está entre los 25 países con mayor tasas de feminicidios del mundo; como si esto fuera poco somos parte de los 5 países con el mayor crecimiento en las tasas de homicidios de niñas y mujeres .

Estos son sólo algunos datos que nos revelan porque un día no basta, porque el marketing/propaganda del 8 de marzo no basta. La igualdad de género se alcanzará mediante la movilización política y social, más que cambios en las leyes, requiere un cambio de mentalidad y actitudes que se deben vivir los 365 días del año. Se requieren cambios estructurales, romper con prácticas y valores tradicionales. Los esfuerzos por alcanzar la igualdad de género no son fáciles y los cambios no serán inmediatos, pero son posibles. Confío en que la generación actual de jóvenes, puede contribuir a que vivamos en un planeta 50-50 para el 2030, donde las mujeres tengan los mismos derechos y oportunidades que los hombres.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

.

Un día en el poder

Un día en el poder, es todo y es nada. Es todo, pues empieza a escribirse una historia nueva, nace la esperanza de que este día pueda marcar el inicio de un gobierno que sí sea diferente, que rompa prácticas indeseadas y traiga mejoras sociales. Pero un día en el poder son sólo 24 horas en las que no se pueden reparar años de impunidad, corrupción y violencia.

Esta es la historia de Gisela Raquel Mota Ocampo quien ganó en el 2015 las elecciones que le otorgaban la presidencia municipal de Temixco, Morelos.

Esta es la historia de Gisela Raquel Mota Ocampo quien ganó en el 2015 las elecciones que le otorgaban la presidencia municipal de Temixco, Morelos. Gisela comenzó seguramente el 2016 de manera optimista, pues el gran triunfo de su carrera política apenas comenzaría a convertirse en realidad el primero de enero con su toma de protesta. Una mujer que no era perfecta, como cualquier humano, que tenía un pasado que podía ser criticado pero que decía estar dispuesta ayudar a crear un mejor Temixco.

Al día siguiente de su toma de protesta fue víctima de la violencia y corrupción que azotan a este país, cuando un grupo de presuntos sicarios acabaron con su sueños, su carrera y con su vida.

Al día siguiente de su toma de protesta fue víctima de la violencia y corrupción que azotan a este país, cuando un grupo de presuntos sicarios acabaron con su sueños, su carrera y con su vida.

¿Qué fue lo que llevo a Gisela a estar sólo un día en el poder?

Su manera de abordar las cosas y hablar. Durante su campaña dejó en claro que deseaba combatir la corrupción y el narcotráfico que afligían a su municipio. Su discurso en la toma de protesta no fue distinto, ella enfatizó que tendrían “mano firme contra los corruptos y que implantarían en su municipio el imperio de la ley”. El Secretario de Ayuntamiento de Temixco, Carlos Caltenco, especula que su discurso tan “directo” fue lo que generó que los intereses de ciertos grupos se sintieran amenazados, y que fueran ellos quienes decidieran terminar con la vida de la alcaldesa.

El Secretario de Ayuntamiento de Temixco, Carlos Caltenco, especula que su discurso tan “directo” fue lo que generó que los intereses de ciertos grupos se sintieran amenazados, y que fueran ellos quienes decidieran terminar con la vida de la alcaldesa.

El asesinato de Gisela es el crimen número 41 contra un alcalde en los tres años de gobierno de Enrique Peña Nieto (Asociación de Autoridades Locales de México AC, 2015). Este hecho ha alarmado a individuos y organizaciones. Las dependencias nacionales de ONU Mujeres y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos han reconocido lo que el asesinato de Gisela representa para la poca participación política de las mujeres a nivel municipal en México.

“Si bien la paridad constitucional ha permitido a México avanzar hacia la igualdad de las mujeres en los Congresos, este tipo de crímenes puede inhibir la participación política femenina en los municipios, donde su presencia aún es insuficiente”.– (Extracto del Comunicado Oficial de las dependencias de la ONU en México).

El asesinato de Gisela es el crimen número 41 contra un alcalde en los tres años de gobierno de Enrique Peña Nieto

Un día en el poder se tornó desastroso. Un día en el poder contra cientos de días de trabajo, contra años de lucha de las mujeres para cambiar y ser parte de la historia política de este país. El caso de Gisela también nos demuestra el largo camino que todavía falta por recorrer para asegurar la libertad de expresión y seguridad de las mujeres y los hombres que se atreven a señalar los errores de este país, a criticar al gobierno o denunciar a los “malos”. Como Gisela, hay muchos otros, políticos, periodistas, activistas y ciudadanos que su voz y la búsqueda de la verdad les ha perjudicado.

Un día en el poder se tornó desastroso. Un día en el poder contra cientos de días de trabajo, contra años de lucha de las mujeres para cambiar y ser parte de la historia política de este país.

“Gisela vive la lucha sigue y sigue” fue el grito que se escuchó en el funeral de la alcaldesa, y es cierto el recuerdo de Gisela estará por siempre presente en los habitantes de Temixco, que recordarán este violento atentado. Un día en el poder no es suficiente para recuperar Temixco o México, pero ojalá sí lo sea para activar una conciencia ciudadana que repudie la violencia, denuncie la corrupción y que no sea cómplice de actos y prácticas que dañan la democracia nuestro país.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

PRESIDENCIABLES 2018: Margarita Zavala

“Ex primera dama quiere ser presidenta” se convirtió a mediados del mes de junio en el encabezado de los periódicos nacionales e internacionales, y en un tema de conversación de los ciudadanos mexicanos.

Al considerarla en la carrera presidencial a Margarita Zavala hay que dejar de verla como la ex primera dama o la esposa del presidente Felipe Calderón; hay que ver más allá de estas etiquetas comenzar a ver su recorrido profesional y conocer su labor política.

Al considerarla en la carrera presidencial a Margarita Zavala hay que dejar de verla como la ex primera dama o la esposa del presidente Felipe Calderón; hay que ver más allá de estas etiquetas comenzar a ver su recorrido profesional y conocer su labor política.

Entonces, ¿Quién es Margarita Zavala?

Margarita Zavala nació el 25 de julio de 1967 en la Ciudad de México. Es Licenciada en Derecho por la Escuela Libre de Derecho, compartiendo la profesión de su madre y padre. Zavala se ha desempeñado como docente, ha ejercido en bufetes jurídicos trabajos que ha alternado con su carrera política.

Se afilió al Partido de Acción Nacional, ha ocupado diversos cargos al interior de su partido. Se desempeñó como Directora Jurídica del Comité Ejecutivo Nacional y Secretaria Nacional de Promoción Política de la Mujer (1999-2003) y es consejera nacional del PAN desde 1993. Ha ocupado los cargos públicos de Diputada Local en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (1994-97) y Diputada Federal (2003-06), donde fue designada como Subcoordinadora de Política Social del grupo parlamentario del PAN.

Durante este periodo como “Primera Dama” se distinguió, más que por sus atuendos y escándalos, por su constante atención a la protección de las niñas y los niños migrantes y sus esfuerzos por coordinar los distintos actores internacionales y nacionales involucrados en esta temática.

Fue Presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF) (2006-12), para seguir con el rol que tradicionalmente han desempeñado las esposas del presidente en turno. Durante este periodo como “Primera Dama” se distinguió, más que por sus atuendos y escándalos, por su constante atención a la protección de las niñas y los niños migrantes y sus esfuerzos por coordinar los distintos actores internacionales y nacionales involucrados en esta temática. También destaca su campaña “Para una Nueva Vida” que tenía como objetivo la prevención de adicciones entre niños y jóvenes; un tema prioritario en su agenda.

Por su trayectoria política y afiliación partidaria, se considera buscar ser nominada por el PAN, mientras que otros consideran que podría lanzarse como candidata independiente.

El PAN no ha anunciado sus candidatos preliminares para la contienda presidencial, pero Margarita sí ha manifestado su interés por ser candidata. Por su trayectoria política y afiliación partidaria, se considera buscar ser nominada por el PAN, mientras que otros consideran que podría lanzarse como candidata independiente. Si bien Margarita ha declarado que confía en que su partido cuenta con mujeres y hombres preparados para enfrentar los desafíos de México también reconoce que la pérdida de confianza de los ciudadanos en los partidos políticos.

Margarita enfrentará retos importantes en este proyecto que ha iniciado, enfrentarse a un contexto político en que tiene que dar una nueva imagen al PAN si desea ser candidata de su partido. Debe mostrar cuáles serán sus prioridades y hacer una campaña de acuerdo a eso y que no cometa los errores de otras candidatas, asumiendo que por su sexo tenían el voto asegurado con cierto sector.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Dónde están las mujeres?

Recientemente, la revista TIME reveló la lista de las 100 personas más influyentes del año 2015. Esta lista la encabeza una mujer: Angela Merkel. El nombramiento de Angela como la personalidad más influyente se convirtió en gran noticia pues es la 4ta. mujer reconocida individualmente con este título, a pesar de que existe el reconocimiento desde el año de 1927. Revisando la lista histórica de galardonados me doy cuenta que han predominado principalmente los presidentes de Estados Unidos de América y otros distinguidos hombres; esto llevó a preguntarme: ¿dónde están las mujeres?

Me respondo que la ausencia de las mujeres quizá sea consecuencia de que antes del año de 1999 se reconocía al Man of the Year, y que hasta que se cambió por Person of the Year, este reconocimiento se volvió inclusivo. Después me quedo pensando que en muchas ocasiones el título se ha otorgado a los presidentes. Revisando el número de mujeres que han alcanzado ese puesto a nivel internacional, resulta fácil entender la ausencia de mujeres designadas como persona del año.

ONU Mujeres indica que hasta Agosto de 2015, de los 193 Estados miembros, sólo en 13 Estados mujeres ocupan el cargo de Jefas de Estado, y en otros 12 se desempeñaban como Jefas de Gobierno.

ONU Mujeres indica que hasta Agosto de 2015, de los 193 Estados miembros, sólo en 13 Estados mujeres ocupan el cargo de Jefas de Estado, y en otros 12 se desempeñaban como Jefas de Gobierno (estas cifran han cambiado ligeramente ahora que Cristina Fernández ha dejado el poder en Argentina y que Bidhya Devi Bhandari llegara al poder en Nepal).

Buscando una explicación a estas cifras tan bajas, concluyo que esto se debe a la participación desigual de mujeres en la esfera política y a la connotación masculina que la política exterior y las relaciones internacionales siempre han tenido. J. Ann Tickner describe a la política exterior y a las relaciones internacionales como un mundo de hombres. Un mundo donde los asuntos de las mujeres han sido poco visibilizados y las mujeres han sido insuficientemente representadas. La alta política y las relaciones internacionales, en su esencia, se asocian con la “masculinidad”, lo que ha hecho que cualitativa y cuantitativamente éste sea un espacio no competitivo para la mujer.

En la alta política, se aprecian valores que son considerados “masculinos” como fortaleza, poder, autonomía, independencia y racionalidad; valores que no son asociados con las mujeres.

En la alta política, se aprecian valores que son considerados “masculinos” como fortaleza, poder, autonomía, independencia y racionalidad; valores que no son asociados con las mujeres, que suelen ser catalogadas como conciliadoras, frágiles e ingenuas. Esto lleva a la discriminación de género en la política y el sexismo de los medios de comunicación.

Podemos apreciar la discriminación de género en la política más allá de las cifras, que son evidentes, en los puestos de alto rango que las mujeres alcanzan. Suelen asignársele a las mujeres puestos en áreas de desarrollo social, salud, educación y turismo; poco en áreas de defensa y seguridad, materia económica, asuntos legales; espacios con mayor peso en la toma de decisiones políticas.

El sexismo de los medios de comunicación es evidente al analizar el contenido de las noticias que se emiten de las mujeres en el poder. Cuando hay mujeres líderes en la política, como en su tiempo fue Margaret Thatcher o ahora Angela Merkel, se les califica como bossies, bitches y se dice que actúan como hombres, porque rompen con el paradigma de lo que “debería ser y hacer” una mujer. A estas mujeres se les critica severamente y se les describe erróneamente. El sexismo en los medios resulta indignante, ¿qué tan constante se califica a un hombre como bossy o se le dice que tiene corazón de hielo por tomar una decisión política o emitir una declaración?; acusaciones con las que Thatcher lidió, y Merkel lidia.

Me percato que los medios no juzgan igual a un hombre que a una mujer en un alto mando. Esto me lleva a pensar de que otra forma se desvalora a las mujeres en la política y se me ocurre en la vestimenta. ¿Cuándo se ha hablado tanto de la vestimenta de un presidente hombre? Haciendo un ejercicio rápido, para confirmar el sexismo de los medios, decidí hacer una búsqueda rápida en Google con “Angela Merkel’s outfits”. Puedes encontrar hasta artículos de la BBC, Wall Street Journal o Forbes; criticando su vestimenta, los resultados de búsqueda son bastos. Al hacer el mismo ejercicio con Barack Obama (“Barack Obama’s outfits”), encontrarás algunos links de blogs o tabloides a partir del séptimo resultado encontrarás referencias a la vestimenta de Michelle Obama y sus hijas, no más de él.

Una mujer que se inserta a la vida política se ve en la necesidad de combatir más obstáculos, soportar críticas sexistas y romper paradigmas sociales para ser reconocida por su trabajo.

Es un claro ejemplo de que los medios de comunicación son sexistas, pero también la sociedad. No se juzga igual a una mujer que a un hombre en la política, se aprecian diferente los mismos valores y atributos de su personalidad. La mujer en la esfera internacional y en la política sigue sin ser reconocida como igual. Una mujer que se inserta a la vida política se ve en la necesidad de combatir más obstáculos, soportar críticas sexistas y romper paradigmas sociales para ser reconocida por su trabajo.

Regreso al título de persona del año, que se otorga en reconocimiento a la(s) persona(s) que tuvo gran influencia en la esfera internacional y tuvo gran efecto en las noticias del año. Entonces, el nombramiento de Angela más allá de ser inconcebible por el hecho de ser mujer, es todo lo contrario; su nombramiento como persona del año no es más que justo y en cierto punto lógico. Angela Merkel es mujer, pero también es canciller de Alemania, voz de Europa y líder de la escena internacional por más de diez años. Aspiro a que veamos muchas más mujeres reconocidas como personas del año y electas en la alta política.

Si hemos permitido que miles de hombres hayan llegado y se hayan equivocado, ¿por qué no podemos permitir que una mujer se equivoque o que nos demuestre lo contrario? Esto no es decir, que hay que elegir a mujeres por el hecho de ser mujeres, sólo hay que darles la de oportunidad de llegar, juzgarlas como a cualquier hombre y de confiar en su preparación más allá de su sexo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”