Turquía acusa a EEUU de intentar “reescribir la historia” sobre Armenia

Comparte este artículo:

Turquía acusó este sábado a Estados Unidos de intentar “reescribir la historia”, después que el presidente norteamericano Joe Biden reconociera oficialmente el genocidio armenio.

“Las palabras no pueden cambiar o reescribir la historia”, tuiteó el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, poco después del anuncio de Biden. “No aceptaremos lecciones de nadie sobre nuestra historia”, agregó.

Biden se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en utilizar la palabra genocidio en la declaración habitual con motivo de la conmemoración de la masacre de armenios a manos del Imperio Otomano a partir de 1915.

El inquilino de la Casa Blanca había advertido la víspera a su par turco, Recep Tayyip Erdogan, que seguiría adelante con su intención de reconocer el genocidio armenio.

En un mensaje dirigido al patriarca armenio de Estambul, el mandatario turco acusó este sábado a “terceros” de interferir en los asuntos de Turquía.

“A nadie le beneficia que los debates -que los historiadores deberían llevar a cabo- estén politizados por terceros y se conviertan en un instrumento de injerencia en nuestro país”, aseguró.

Pero en un tono más conciliador, Erdogan aseguró que Turquía estaba dispuesta a desarrollar sus relaciones con Armenia “sobre la base de la buena vecindad y el respeto mutuo”.

La cancillería turca, no obstante, se mantuvo firme en sus comentarios.

“Rechazamos y denunciamos enérgicamente la declaración del presidente de Estados Unidos sobre los acontecimientos de 1915, realizada bajo la presión de los círculos radicales armenios y grupos antiturcos”, indicó en un comunicado.

Los armenios, apoyados por muchos historiadores y académicos, afirman que 1,5 millones de personas de su pueblo murieron en un genocidio perpetrado por el Imperio otomano entre 1915 y 1917.

Turquía acepta que tanto armenios como turcos murieron en gran número durante la Primera Guerra Mundial, pero niega con vehemencia que hubiera una política deliberada de genocidio, un término que no se había definido legalmente entonces.

Turquía cifra el número de armenios muertos en unos 300.000.

(Fuente: AFP)

Turquía aprueba envío de tropas a Libia

Comparte este artículo:

El día jueves 2 de enero, el Parlamento turco ha aprobado la ley que permite el despliegue de tropas en Libia, esto se ha dado de acuerdo al portavoz de la Cámara, Mustafa Sentop. De acuerdo a expertos consultados por medios como El País, se espera que la iniciativa derive en un aumento del apoyo militar, del entrenamiento de tropas y el despliegue de drones en el espacio aéreo libio más que en el envío de soldados al terreno.

Esta medida fue aprobada por la Cámara siendo que se tuvo 325 votos a favor del AKP del presidente Recep Tayyip Erdogan y sus aliados nacionalistas frente a los 184 votos en contra de la mayoría de los partidos de la oposición.

El hecho de que se haya aprobado esta ley se buscó desde la semana pasada, cuando Erdogan anunció que buscaría el respaldo del Parlamento para enviar a Libia en apoyo del Gobierno de Unidad Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) con Fayez al Serraj al frente, reconocido por la comunidad internacional, y que se haya visto asediado por las tropas del general Jalifa Hafler, que cuentan con el apoyo de Rusia, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Jordania.

El presidente del think tank en el Centro de Estudios de Política y Economía Exterior, Sinan Ulgen comentó que “El despliegue empezará seguramente con asesores militares, mayor número de drones y operaciones especiales realizadas de forma conjunta con las fuerzas libias (…) Confiamos en que las Fuerzas Armadas turcas no se vean implicadas en una acción militar”.

Ya anteriormente, el vicepresidente turco Fuat Oktay había comentado el pasado miércoles que confía en que la ley tenga un papel simbólico como freno de las hostilidades y que Turquía puede no enviar tropas si las fuerzas de Hafter frenan su ofensiva y se retiran. El GNA, bajo el respaldo de países como Qatar e Italia, ha pedido apoyo explícito a Ankara.

Cabe destacar que en el mes de noviembre pasado, Ankara había firmado un acuerdo de cooperación con Trípoli con la confianza de que sirviera para evitar que Libia entrara en “caos”. Esta medida de cooperación buscaba proteger la inversión privada turca en Libia y reforzar las reclamaciones energéticas turcas en el Mediterráneo. Sin embargo, los expertos temen que la decisión enfrente a Turquía con otros jugadores internacionales en la guerra libia y en la región.

Organismos multilaterales como la Liga Árabe, por ejemplo, ha advertido contra el despliegue de soldados extranjeros en el país norteafricano. Egipto, por su parte, ha condenado de inmediato la decisión turca y, a través de su Ministerio de Exteriores, ha advertido que “podría afectar negativamente a la estabilidad del Mediterráneo” y pidió a la comunidad internacional a reaccionar a la medida.

Con información de El País

El partido del presidente turco Erdogan pierde Estambul… otra vez

Comparte este artículo:

El oficialismo turco liderado por Recep Tayyip Erdogan recibió un duro golpe electoral el domingo, al perder nuevamente las elecciones por la alcaldía de Estambul. En palabras del mismo presidente, “quién gane en Estambul, gana Turquía.”

El candidato opositor y ahora alcalde electo, Ekrem Imamoglu, ya había vencido al candidato oficialista Benali Yildirim en marzo. No obstante, debido a la cercanía efímera de 0.2% entre ambos contrincantes, las elecciones fueron impugnadas y anuladas, con acusaciones del partido Justicia y Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco) de “irregularidades incontables.” El proceso causó controversia en Turquía debido a la falta de evidencia tangible, la influencia del gobierno en el tribunal electoral, al igual que la cercanía de Yildirim con el presidente Erdogan.

La ciudad reaccionó ante la sentencia con manifestaciones a favor de Imamoglu y reclamos contra el nepotismo. El gobierno de Erdogan, por otra parte, presionó por retratar al candidato como “un enemigo del pueblo”, como aliado terrorista del Partido de los Trabajadores de Kurdistan (PKK), al igual que como un “agente” para los EE.UU.

La anulación del voto provocó también un alza en la participación ciudadana, al igual que en el voto de castigo. Anteriormente, la diferencia entre ambos candidatos fue de 13,000 votos; esta vez, Imamoglu aumentó su ventaja hasta llegar a casi 800,000 votos de diferencia.

Parte del descontento popular fueron los actos de corrupción dentro del oficialismo. De hecho, 17 días antes de que se declarara inválido el resultado, Imamoglu había comenzado a trabajar en la alcaldía y reveló que millones de liras habían sido presupuestadas para residencias de servidores públicos y una flotilla de autos exclusiva para el alcalde.

La importancia electoral de Estambul no sólo se refleja en el hecho que sea la capital económica y epicentro empresarial de Turquía, sino también porque ahora 5 de las 6 ciudades más pobladas del país están regidas por la oposición. Al mismo tiempo, pone en duda si Erdogan, que ha permanecido más de 15 años en el poder y se ha tornado más autoritario, seguirá siendo imbatible en las próximas elecciones presidenciales de 2023.

(Fuentes: The New York Times y Al Jazeera)