Diputados aprueban prisión preventiva para feminicidio, desaparición forzada y corrupción

Comparte este artículo:

Diputados de oposición tomaron este martes la tribuna en protesta contra la vicepresidenta de la cámara, Dolores Padierna, quien se negó a abrir la pizarra electrónica para votar las reservas a un artículo constitucional durante la discusión de una reforma en materia de prisión preventiva oficiosa.

Los hechos sucedieron cuando subió a tribuna Lorena Villavicencio, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quien pedía que fuera el Ministerio Público quien estuviera obligado a pedir la prisión preventiva oficiosa al juez y no que el juez fuera quien lo determinara.

Ante la propuesta, se solicitó al pleno en votación económica emitir su sufragio y, de acuerdo con la también morenista Dolores Padierna, se rechazó la propuesta.

Fue entonces cuando la oposición pidió abrir el tablero electrónico para tener una votación más confiable, pero Padierna se negó a hacerlo, por lo que el coordinador del grupo parlamentario del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, instó a su bancada a tomar la tribuna, a lo que se unieron algunos diputados de Movimiento Ciudadano (MC) y del Revolucionario Institucional (PRI).

Al final, la sesión continuó y el pleno de la cámara baja aprobó en lo general y en lo particular la reforma al Artículo 19 Constitucional, que agrega nueve nuevos delitos que ameritan la figura de prisión preventiva: corrupción, compra de voto, robo a transporte de carga, robo a casa habitación, feminicidio, abuso o violencia sexual contra menores, desaparición forzada y uso de armas de uso exclusivo del ejército.

La reforma fue aprobada con 377 votos a favor, 96 en contra y cinco abstenciones.

(Fuente: SDP Noticias)

Ni perdono ni olvido: a dos años de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa

Comparte este artículo:

México es, probablemente, uno de los países con el mayor número de heridas abiertas infringidas por su propio gobierno; Tlatelolco, Acteal, Aguas Blancas o Atenco, nos demuestran que la brutalidad es y sigue siendo el arma predilecta del estado para mantener bajo control a la población. El caso más reciente de ello es Ayotzinapa, caso que, como todos los previamente mencionados, sigue sin aclararse.

Ya han pasado dos años desde aquella desaparición forzada por parte del estado, la cual llegó a abrir los ojos de los jóvenes más alejados de la realidad social. Mediante marchas, concentraciones, mítines y eventos artísticos, la juventud de México mostró un espíritu de lucha y una solidaridad, que llevaba tiempo de no verse.

Igualmente, no solo estos se movilizaron, pues inclusive, adultos mayores formaron parte de las filas de indignación hacia el estado por tal crimen de lesa humanidad. Tal espíritu de unidad y de lucha soportó el mayor cinismo del gobierno, el cual no hizo más que fortalecer esta unidad al hacer declaraciones exentas de toda consideración, como las hechas por Murillo Karam, con su famoso “ya me cansé”.

Desde el norte hasta tierra caliente, todo mexicano y extranjero que estuviera al tanto de lo que sucedía, podía presenciar cómo iba tomando forma un movimiento similar al de los estudiantes de los 60’. El presenciar a diversas generaciones juntas bajo la consigna de “vivos se los llevaron, vivos los queremos”, llegó a llenar de esperanza a muchísimos que llevaban tiempo en la lucha por un mejor.

Hoy, tras estos dos años cumplidos de la desaparición forzada de los normalistas, no puede negarse que, lamentablemente, el movimiento no tiene la misma cantidad de personas que poseía en el año anterior.

No obstante, a pesar de disminución del número de integrantes de tal movimiento, la fuerza de voluntad se mantiene, y será esa fuerza la que habrá de brindar justicia y que hará relucir la verdad. A su vez, será esta unidad del pueblo, la que traerá una dignidad que tanto le falta a este mismo, para que pueda ser visto como lo que realmente es: la autoridad verdadera, de la cual proviene el poder.

Podrá actualmente, haber una oscuridad que desanima a aquellos que antes marchaban rumbo a la obtención de respuestas y al descubrimiento de la verdad, podrá seguir el gobierno con su nula respuesta respecto al esclarecimiento de lo ocurrido y de su responsabilidad con esto mismo; pero a su vez, seguirán luchando los mexicanos para lograr el México que merecen, y saber de unas vez por todas que les ocurrió a sus hermanos aún desaparecidos.

Este es un camino difícil, pero es el único camino que vale la pena recorrer, sin importar los riesgos que se presenten, pues este camino es el mismo que trazaron nuestros héroes que nos dieron patria, y que ahora nosotros llevamos. Morelos, Victoria y Madero están en nuestra memoria y en nuestras acciones y en nuestra sangre, pues el espíritu de lucha es algo que comparte, todo México.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Un bronco lenguaje

Comparte este artículo:

Él es diferente e independiente, por eso no se expresa como los demás, habla sin tapujos y sin temor a romper con el guión de lo “políticamente correcto”. No quiere ser uno más de esos políticos que – desde un podio o en la televisión – dominan sus discursos, discursos en los que se respiran promesas sin propuestas y abundan sus éxitos políticos. A Jaime Rodríguez le gusta estar cerca de la gente y romper con el estereotipo del político tradicional.

Él teme que al cambiar el tono de su discurso se traicione a sí mismo y le fallé a la sociedad; que se pierda en sus palabras y que deje de ser ese bronco personaje independiente y se convierta en un político más. La cuestión es que ya no es ese personaje de campaña ya es el gobernador de Nuevo León y sus palabras, aunque no mal intencionadas, no siempre son atinadas.

Pareciera que su habilidad para empatizar con los neoloneses se está terminando. Cada vez son más las organizaciones civiles y los ciudadanos que cuestionan sus declaraciones y confrontan sus palabras. Las mujeres han sido víctimas del bronco lenguaje del gobernador.

En Junio decía que “a una niña gorda no la quiere nadie” para referirse a la mujeres embarazadas en la adolescencia; al hablar de la desaparición forzada y secuestro de mujeres del estado dijo que no había desaparecidas sino que “quizás se van con el novio” o que existen casos en el que “la adolescente se enamora de un mayor de edad y se va con él”. Ahora, el jueves 1ero de Septiembre mientras hablaba del parto natural instó a las mujeres que fueran “más mamás, mejores mamás” [1] , un juicio que siguiendo las declaraciones del gobernador se relacionan con el tipo parto que una mujer experimente.

Si bien en esta ocasión la propuesta del gobernador de promover los partos naturales y la lactancia no es una mala idea, el error está en sus poco atinadas palabras. El Bronco muestra una tendencia a tomar sus declaraciones a la ligera, a atreverse decir cualquier cosa y después excusarse en que es parte de su polémica personalidad.

Pero este tipo de declaraciones del gobernador, en torno a los problemas de las mujeres de Nuevo León, son inaceptables y no cumplen con la responsabilidad que le exige su cargo. Las declaraciones del gobernador no tendrían que ser reprendidas, explicadas y perdonadas días después de que se pronunciaron tal como ya ha pasado.

El uso de un lenguaje simplista no debe ser igual a un lenguaje machista, sexista y no incluyente. Su lenguaje bronco se vuelve inconsciente y termina por violentar, discriminar y atentar contra la dignidad de la mujer. En sus palabras se esconde un mecanismo de invisibilización de los problemas de género y un ataque a la libertad de las mujeres de decidir sobre su cuerpo.

Lejos están los días en los que las ocurrentes declaraciones y los espontáneos mensajes del candidato hacían reír a los ciudadanos. Hoy sólo quedan las palabras desafortunadas del gobernador que nos hacen exigir que sea un mejor gobernador, más gobernador al hablar. Lo que alguna vez lo hizo independiente hoy ya lo empieza a condenar.

[1] “En el hospital Materno Infantil, yo le pedí al doctor (Manuel) de la O (Secretario de Salud) que pudiéramos poner algunas salas (de parto) y creo que nosotros pudiéramos ayudarles en el tema de los recursos…para que la madre de familia evite la cesárea, necesitamos que la mamá hoy sea mejor mamá, más mamá. Obviamente que no se imponga sino que hay muchas que podríamos hacer eso, porque eso a nosotros no está dando un resultado extraordinario”. Después dijo que “A veces la gente se enoja, ya ven que yo soy medio polémico pero la mujer puede hacer el esfuerzo, digo, hoy hay mucha experiencia en bajar el dolor y hacer muchas cosas pero eso (parto natural) también nos da mucho”

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Jorge y Javier: hacia 2190 días de lucha

Comparte este artículo:

“La verdad, por más que se oculte, no dejará de ser verdad, y la mentira, por más que se propague, seguirá siendo mentira”-Mahatma Gandhi

Están por cumplirse 6 años del suceso en el que dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Jorge y Javier, fueron abatidos por miembros del ejército. Para los padres, habrán de cumplirse seis años de lucha ininterrumpida en los que han tenido que plantar cara a la falta de respuesta de las autoridades correspondientes; para otros, habrán de cumplirse seis años de esfuerzos por enterrar la verdad y cultivar la mentira entre los ciudadanos con el fin de justificar lo ocurrido. Finalmente, para muchos de nosotros se van a cumplir 6 años en los que abrimos nuestro corazón y nos dimos cuenta de la clara ineficiencia de usar la fuerza bruta para combatir un problema que solo podrá ser solucionado apelando a la razón y no al instinto.

al estar por cumplirse 6 años de este homicidio… nos queda claro a varios de nosotros, que solo la unidad entre la sociedad va a ser la que nos ayude a traer al país un estado de derecho verdadero, en el que la justicia no intente ser enterrada por quienes están encargados de administrarla, en donde no se incrimine a quien sufre un delito ni los servidores públicos huyan de sus responsabilidades.

Asimismo, cada año cumplido se ha observado cómo los estudiantes, los amigos, así como los padres de Jorge y Javier dan testimonio de fortaleza ante una de las más grandes luchas que los mexicanos hemos vivido desde que, vaya la redundancia, tenemos memoria: la lucha contra el olvido sistemático. Estoy seguro que este último concepto no sorprende al lector, pues se trata de uno de los mayores obstáculos que todo movimiento que exige la impartición de justicia, afronta. De la matanza de Tlatelolco al suceso de Acteal, de Atenco a Ayotzinapa, son claros los ejemplos, no solo de patrones similares en cuanto a los abusos de autoridad, sino también en cuanto a los muros gubernamentales concebidos como una clara (desde mi punto de vista, recalco) ineficiencia voluntaria y un encubrimiento aparente de, al menos una parte del estado, al momento de brindar justicia y resolver de manera pronta y expedita tales eventos.

Para los padres, habrán de cumplirse seis años de lucha ininterrumpida en los que han tenido que plantar cara a la falta de respuesta de las autoridades correspondientes; para otros, habrán de cumplirse seis años de esfuerzos por enterrar la verdad y cultivar la mentira entre los ciudadanos con el fin de justificar lo ocurrido.

Ahondando en lo anterior, parece no existir ni vergüenza ni honor entre algunos cuerpos pertenecientes al sector gubernamental. Al observar el uso de tácticas como el colocar armas de fuego en los estudiantes del Tecnológico de Monterrey abatidos con el fin de justificar su ataque, así como apreciar en un momento, la afirmación de estar vinculados los normalistas desaparecidos de Iguala al crimen organizado con el fin de desacreditar, frente a la sociedad, su estatus de víctimas de desaparición forzada; me atrevo a asegurar que mientras tengamos esta clase de personas dentro del gobierno no podremos conseguir un México mejor para las futuras generaciones, y mucho menos vamos a lograr resolver el problema del crimen organizado, el cual aún acecha a nuestra nación.

Por otra parte, al estar por cumplirse 6 años de este homicidio perpetrado por agentes gubernamentales, nos queda claro a varios de nosotros, que solo la unidad entre la sociedad va a ser la que nos ayude a traer al país un estado de derecho verdadero, en el que la justicia no intente ser enterrada por quienes están encargados de administrarla, en donde no se incrimine a quien sufre un delito ni los servidores públicos huyan de sus responsabilidades. Dicho en otras palabras, solo la unidad social podrá hacer que tengamos una nación que los mexicanos que dieron su vida en la revolución y la independencia soñaron: un México que sea, tal como como su definición dicta, un “ombligo de la luna” en su máxima extensión de la palabra.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”