Llega Salvador Cienfuegos a México

Comparte este artículo:

El general Salvador Cienfuegos llegó a México la noche de este miércoles 18 de noviembre, luego de que esta mañana fue liberado de cargos en Estados Unidos (EU) por la jueza Carol Bagley Ammon, de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York. 

De acuerdo con Milenio Televisión, el cuerpo de alguaciles de EU envió un oficio a la jueza del caso para confirmar el traslado “exitoso” de Cienfuegos, situación que confirma que el exsecretario de la Defensa Nacional arribó a México luego de pasar poco más de un mes detenido en EU.

En entrevista con Azucena Uresti, en Radio Fórmula, Rafael Heredia, abogado del mando militar, dijo que en este momento no existe impedimento legal para que su representado se vaya “a su casa”, debido a no existe una imputación formal en su contra por parte de la Fiscalía General de la República (FGR). 

De acuerdo con reportes extraoficiales, Salvador Cienfuegos aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT) alrededor de las 18:40 horas en un vuelo proveniente de Nueva York. Agentes de la FGR lo recibieron y le notificaron de la investigación en curso.

El general se sometió a un dictamen pericial y se resolvió su buen estado de Salud. Se dio por notificado de la investigación en su contra y proporciono los medios para ser localizado. Tras manifestar su disposición para atender los requerimientos de la autoridad, en caso de que corresponda, Cienfuegos Zepeda se retiró a su casa. 

Cabe recordar que Salvador Cienfuegos fue detenido el pasado 15 de octubre en el aeropuerto de Los Ángeles, California, cuando arribaba a EU con motivo de un viaje familiar. Su detención fue a petición de la Agencia de Control de Drogas de EU (DEA, por sus siglas en inglés), en seguimiento de una investigación que lo vinculó con una célula del Cártel de los Beltrán Leyva, con quienes habría colaborado para la producción, importación y distribución de drogas entre finales de 2015 e inicios de 2017.

Luego de un acuerdo entre la FGR y el Departamento de Justicia de EU, los fiscales a cargo del caso en la Corte de Nueva York solicitaron el retiro de cargos para proceder con la repatriación de Cienfuegos.

(Fuente: SDP Noticias)

Landau sabía de acusación contra el general Cienfuegos desde el 2019

Comparte este artículo:

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, sabía de la acusación en su país por narcotráfico y lavado de dinero en contra del hoy detenido ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, desde agosto del 2019.

“Estaba al tanto de la acusación contra Cienfuegos desde el año pasado. Me enteré de ello el primer día que llegue a México como Embajador y dije: ‘Dios mío. Esto es una enorme bomba de tiempo que está haciendo tic-tac'”, dijo el diplomático estadounidense durante un seminario en línea organizado por el Baker Institute de la Universidad de Rice.

De acuerdo a Landau, las reglas de estricta confidencialidad del Gran Jurado estadounidense que presentó la acusación ante la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York le obligaron a callar la información y no compartirla ni siquiera con sus colaboradores.

“¡Pero no podía ni siquiera discutirlo con mi agregado militar en la Embajada porque era información de un Gran Jurado. Es muy difícil que los mexicanos confíen en nosotros cuando no saben lo que está sucediendo, con qué información contamos. Y es muy difícil para nosotros si no sabemos en qué grado podemos compartir esta información con nuestros colegas mexicanos”.

‘Vicentillo’ asegura que ‘El Chapo’ nunca fue su enemigo

Comparte este artículo:

El mexicano Vicentillo Zambada, hijo de Ismael ‘Mayo’ Zambada, afirmó hoy que Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera ‘no es mi enemigo’, pero tampoco ‘un mito’ como cree que pretende demostrar la defensa del acusado por narcotráfico durante su juicio en Estados Unidos.

En la última de las tres jornadas de su testimonio contra el antiguo socio de su padre y tras 14 horas de declaración ante la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, Vicentillo Zambada se despidió cordialmente de su ‘compadre Chapo’ con un educado cabeceo, que el acusado correspondió en la que probablemente sea la última vez que ambos ex líderes del cartel de Sinaloa se vean cara a cara.

“Mi compadre ‘El Chapo’ no es mi enemigo”, aseveró afectado el testigo tras la acusación del abogado de la defensa, Eduardo Balarezo, de que la información que estaba aportando en el juicio lo convertía en adversario de Guzmán.

“Él sabía que testificaría (en contra) porque me declaré culpable cuando él estaba libre, con mi padre, y me comprometí a cooperar con la Fiscalía“, insistió Vicentillo, que reafirmó: ‘No veo el futuro y no sabía que mi compadre ‘El Chapo’ estaría aquí. No es mi enemigo’.

El principal argumento blandido por la defensa durante las veinticinco sesiones del juicio es que ‘El Chapo’ en realidad es un chivo expiatorio, una suerte de mito, y que ‘Mayo Zambada‘ -en libertad- es el verdadero líder del cartel del Pacífico.

‘El Chapo’, vestido con un traje gris oscuro y camisa y corbata en tonos azules, contempló impasible el discurrir de la sesión, tal y como viene siendo habitual durante todas las jornadas del proceso, que arranco hace algo más de dos meses en Brooklyn.

También lo estuvo cuando, a preguntas de la fiscal Amanda Liskamm, Vicentillo -retenido en una prisión federal de Chicago– enterró la hipótesis de que la figura del Chapo tiene más de mito y leyenda que de verdad, al reafirmarse en su acuerdo con las autoridades estadounidenses de ofrecer testimonio veraz para evitar una cadena perpetua.

“¿Sabe si el acusado es un narcotraficante real o un mito inventado que no trafica con drogas? ¿Es un líder poderoso del cartel de Sinaloa o un mito que vive escondido en la sierra y no hace nada?”, inquirió Liskamm.

“Es un traficante real que trabajaba con droga, un líder del cartel como mi papá”, respondió Vicentillo.

En un interrogatorio más pausado que el del día anterior, en el que llegó a descalificar a Zambada, Balarezo quiso insistir en unas conversaciones telefónicas que Vicentillo, una vez en una prisión federal de Estados Unidos,mantuvo con su padre el Mayo.

De acuerdo con el testigo, los intercambios fueron a instancias de la agencia estadounidense de lucha contra las drogas (DEA, en sus siglas en inglés), que también controló dichas charlas en las que Vicentillo pidió a su padre que se entregara.

Balarezo cuestionó también que aquellas fueran las únicas comunicaciones entre padre e hijo, remarcando el papel de mensajeros de los abogados de Vicentillo, que se reunían con su padre en su escondite en la sierra del Sinaloa.

Además, en su intento por persistir en el poder del ‘Mayo Zambada’ frente al procesado -de quienes resaltó su gran parecido físico para tratar de sembrar la duda entre el jurado-, Balarezo mostró una serie de fotos y nombres para que Vicentillo los identificara. Todos ellos, antiguos enemigos o miembros del cartel, muertos o en prisión.

La fiscal Liskamm salió al paso al preguntar al testigo por dos de sus hermanos, Ismael y Serafín, así como por su tío, Jesús ‘Rey’ Zambada, todos ellos detenidos en México o Estados Unidos.

Terminaron así los tres días de testimonio de la mano derecha de ‘Mayo Zambada’, durante los cuales Vicentillo pudo relatar cómo el ‘Chapo’ le narró su huida de prisión a bordo de un carro de lavandería, cómo su padre y Guzmán encargaban asesinatos de rivales o diversos entresijos del negocio del narcotráfico.

En estos días, Zambada también explicó los contactos que el ‘Chapo’ mantuvo con la DEA mientras estaba prófugo y que Guzmán le puso en contacto con las autoridades estadounidenses cuando quiso salir del cartel.