La Cancillería de Ebrard

Comparte este artículo:

El piso 22 de Relaciones Exteriores se encuentra más activo que en otras épocas. Ante el poco interés que el Presidente Andres Manuel le ha dado a los asuntos internacionales, Marcelo Ebrard se ha convertido en una especie de Primer Ministro, la cara visible del gobierno mexicano en el exterior, asistiendo a los eventos internacionales más importantes como el G20, las Cumbres de Alianza del Pacífico, entre otros. 

Empujando la agenda de México en las mesas de negociaciones, tomando liderazgo a nivel sub Contintente, a tal grado que recientemente los países latinoamericanos han aprobado la candidatura de nuestro país para formar parte del próximo período 2020-2021 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el más importante de dicho organismo (Si no es que el único relevante?) encargado expresamente de la paz mundial.

Algunos decían que Relaciones Exteriores en este sexenio no sería un reflector, precisamente por el idealismo tan profundo de AMLO en la política social dentro del país y que los asuntos internacionales se veían relegados a segundo plano. Pero Ebrard ha sabido darle brillo, producto precisamente de ese rol al que se ha visto ‘obligado’ a tomar y en buena medida a la próxima campaña presidencial en los Estados Unidos que lo ha puesto a trabajar intensamente.

Y es que la amenaza de los aranceles y el tema migratorio (partes del discurso electoral de Trump) son al momento los temas más importantes con las que el Canciller ha tenido que lidiar.  No es para menos, lo primero puede trabar las buenas relaciones comerciales que han dinamizado al norte del país, así como retrasar o complicar la ratificación del T-MEC en los legislativos, lo segundo, un tema humanitario que tiene impactos económicos, sociales, culturales y por supuesto, políticos. 

Recién el fin de semana pasado, Mike Pompeo, Secretario de Estado norteamericano se reunió con Ebrard para dar cuenta de los resultados a los que el gobierno mexicano se había comprometido, una reducción de más del 40% en el flujo migratorio a territorio estadounidense, a fin de no recibir las sanciones que señalaba Trump. 

El resultado: Prueba pasada por Ebrard y compañía, no solo se llegó a dicho porcentaje, si no que Ebrard logró separar el tema comercial del migratorio, se dice, en la reunión no se dijo ni pío de los aranceles. Se descartó la posibilidad de convertirnos en ‘tercer país seguro’ y además Washington se ha comprometido a reducir el tráfico de armas con operativos en su frontera sur. 

El Canciller mexicano también puso sobre la mesa el tema del Chapo, en concreto, el destino de su fortuna, se acordó que esta se dividirá para ambos países. Curioso, pues mientras un país pone el consumo y las armas, el otro la producción y los muertos. 

Un último aplauso a Marcelo, por fin un alto funcionario hablo del daño a la imagen, la cultura y la sociedad mexicana que producen las Narcoseries. Bravo. 

Dato: Salvador García Soto ventiló que Ebrard suena para la Secretaria de Gobernación, se dice que la poca capacidad operativa de Sánchez Cordero ha puesto a AMLO a pensar en un sustituto para finales de año. De ser así, ¿Será que Ebrard dejará el brillo internacional por la operación política nacional?, ¿Cuál será la mejor posición para la sucesión?… estará pensando. 

ELECCIONES 2016: LA ONU

Comparte este artículo:

Han sido casi diez años ya desde que el surcoreano Ban Ki-moon fue electo como Secretario General de las Naciones Unidas, convirtiéndose en el sucesor de Kofi Annan y quien fue reelecto de manera unánime para mantenerse en su puesto durante un segundo periodo a finales del 2011. Para el 1° de enero de 2017, las Naciones Unidas elegirán a su nuevo mandamás y, como si fuera elección presidencial en México, ya de a poco van saliendo los nombres y algunas manos temerosas se van alzando. La diferencia: las mujeres están haciendo cada vez más ruido.

Me permito dar una breve semblanza de lo que son las Naciones Unidas en opinión de un servidor. Creada en 1945 con motivo del fin de la Segunda Guerra Mundial y con la intención de dar continuidad a la idea de Woodrow Wilson y la ‘Liga de Naciones’; y con el objetivo de establecer buenas relaciones diplomáticas y de paz a nivel internacional, la ONU –podría decirse– es el máximo órgano redentor a nivel global que existe. Funciona en base a secretarías (como ‘departamentos’) y cada una de ellas se especializa en un tema. Claro está, la Secretaría General es la más importante de todas, pues coordina al resto.

Sin embargo, dentro de las Naciones Unidas existen muchas cláusulas, convenios, métodos, y otras prácticas que hoy podrían considerarse como fuera de tiempo. Por ejemplo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una de las secretarías más importantes del organismo, sigue contando con la presencia del ‘veto’ por parte de las delegaciones de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, China y Rusia, por lo que si llegara a haber alguna decisión que tomar (como la de elegir al nuevo Secretario General, por ejemplo), basta con que alguno de estos cinco den su voto en contra para que el proceso se deseche por completo. Haciendo un acercamiento a estos cinco miembros, podemos darnos cuenta de que todos son parte de las fuerzas que resultaron victoriosas tras la SGM.

Para el 1° de enero de 2017, las Naciones Unidas elegirán a su nuevo mandamás y, como si fuera elección presidencial en México, ya de a poco van saliendo los nombres y algunas manos temerosas se van alzando. La diferencia: las mujeres están haciendo cada vez más ruido.

Pero, sin afán de perder el punto, lo relevante es que la inquietud porque la mujer sea quien asuma el cargo para la(s) próxima(s) gestión(es)… y las candidatas ya están listas. Algunas de ellas son Irina Bokova (Directora General de la UNESCO), Vesna Pusic (ex Ministra de Relaciones Exteriores de Croacia), Natalia Gherman (ex Ministra de Relaciones Exteriores de Moldavia) y Natalia Clark (administradora del PNUD). La iniciativa ha sido impulsada por diversas naciones, pero sobre todo por la delegación Colombiana, quienes además de esto buscan también que se dé un giro al país de origen del Secretario y se consideren países de Europa del Este para ser elegidos.

Desafortunadamente, y así como previsto al inicio de este espacio, los y las candidatas tendrán que hacerle ojitos a las cinco potencias permanentes del CS, pues son ellas las que tienen el poder, de alguna forma, de quitar y poner a quien les venga en gana.

Sin el afán de sonar misógino, ¿Será acaso que la agenda de las Naciones Unidas está ad hoc para que por primera vez una mujer se convierta en Secretaria General? Recordemos que, aunque en el discurso siempre se maneja la cuestión de la paridad y la neutralidad, en la práctica nos seguimos encontrando con situaciones como estas hasta en el plano internacional, pues sólo pocas mujeres ocupan cargos de alta coyuntura, como Christine Lagarde, Directora del Fondo Monetario Internacional.

Considero importante –y muy a pesar de que la ONU ha quedado mal con el tema de los levantamientos en el Medio Oriente– que nos debemos abocar a conocer con detalle el proceso por el que tendrán que pasar los candidatos, pues aunque no participemos directamente en él, sí sufriremos las consecuencias de estar o no dentro de los primeros temas de la agenda. Desafortunadamente, y así como previsto al inicio de este espacio, los y las candidatas tendrán que hacerle ojitos a las cinco potencias permanentes del CS, pues son ellas las que tienen el poder, de alguna forma, de quitar y poner a quien les venga en gana.

Me pregunto qué pasaría Alicia Bárcena (secretaria ejecutiva de la Cepal) quedara como Secretaria General. ¡Ah, no! Se me olvidaba que nuestro principio de “no intervención” no nos deja participar en tanta cosa…

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”