La Taquería

Dimes y Diretes: “Cuando hasta el árbitro roba”

¿Qué pasa cuando hasta el árbitro hace trampa? Pues los jugadores también empiezan a hacer trampa, saben que no habrá sanción. Lo mismo está sucediendo con el Instituto Nacional Electoral, presidido por Lorenzo Córdoba. El día de ayer la Contraloría General dio a conocer, que el INE con tal de evitar subejercicio en el 2016 gastó en dos meses 569 mdp en contratos de servicios y hasta en renta de automóviles del mismo tipo y de la misma compañía que rentó la Cámara de Diputados.

Justamente cuando está en debate a nivel nacional el financiamiento a los partidos políticos, que es precisamente el INE el que lo reparte, sale con esto la máxima autoridad electoral del país.

Entre noviembre y diciembre del 2016, el INE firmó contratos de arrendamiento de automóviles tipo Toyota Prius e hizo gastos en equipo electrónico con más de 500 mdp, que representan el 12.3% del presupuesto asignado para ese año.

Eso no es todo, también la Contraloría encontró que las unidades del INE que solicitan la contratación de personal por honorarios, no especifican la cantidad de personal que solicitan. Esto ha causado que se presupueste dinero a plazas que pueden o no existir, es decir se asignen más recursos al INE que después, al parecer, terminan gastando para beneficios propios de los consejeros.




Las compras fueron básicamente en fast-track, y según consejeros del INE todo se debe a la mala planificación que tiene la institución en su gasto de su presupuesto. Aunque, para mí, eso suena muy sospechoso.

¿Qué problema tiene el INE en tener que devolver el dinero a la Tesorería Federal? ¿Por qué gastarlo en cosas innecesarias como carros y equipo electrónico? ¿No es sospechoso que hayan gastado 569 mdp en dos meses?

Eso a mí no me huele como falta de planeación en el gasto, al contrario, me huele muy mal y peor cuando es la autoridad máxima de la democracia en México la que lo hace.




¡Ahí Se Leen!

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”