Economía mexicana registra su peor caída de la historia, se desploma 18.9% en segundo trimestre

Comparte este artículo:

La actividad económica mexicana se contrajo 18.9% anual en términos reales y con cifras desestacionalizadas en el segundo trimestre del Gran Confinamiento, este ha sido su peor descenso en la historia, esto de acuerdo con la información de la estimación oportuna publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (inegi). 

Este dato sucede a la caída de 2.2% a tasa anual que la economía de México tuvo en los primeros tres meses de este año, y es la quinta contracción consecutiva, tal como sucedió en 1985 luego del terremoto. De confirmarse esta proyección en el dato final del Producto Interno Bruto (PIB) a divulgarse el 26 de agosto pasará a la historia como la caída más aguda para la actividad económica de un segundo trimestre, consecuencia del impacto de la pandemia por Covid-19. Por su parte, el presidente del Inegi, Julio Santaella, evidenció en un tweet que este desplome “supera con creces las bajas en el segundo trimestre de 1995 (-8.6%) y el mismo periodo en 2009, en donde se resentía la crisis inmobiliaria y la pandemia por influenza de H1N1 (-7.7%).

Se resalta que el comparativo trimestral, en comparación con lo que sucedió entre enero y marzo del presente año, la caída fue de 17.3% en el periodo abril-julio, con lo que se acumula cinco trimestres consecutivos en contracción, con esto se cumple la definición del Buró Nacional de Investigación Económica (NBER), que es el Comité para el Fechado de los Ciclos de la Economía de Estados Unidos, como una recesión técnica. 

Esto implica que la contracción anual para la primera mitad del año queda definida en -10.5% con series desestacionalizadas.

Se cumplen pronósticos

Citibanamex había pronosticado una contracción de 18.1%; Santander, de 18%; Banorte, de 19.5%, y HSBC estimó una caída de 20.5%. Además de que se adelantó la contracción con los resultados del Índice Global de la Actividad Económica de México (IGAE), que en abril y mayo reportó un descenso histórico de 19.6 y 21.6% anual, respectivamente.

Por actividades

La contracción del PIB incorporó que la caída de las actividades secundarias fue la más grave, de 26%. En este segmento se encuentran actividades como minería; generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas, construcción y las industrias manufactureras.

Por otro lado, las actividades terciarias completaron un desplome también histórico, que de acuerdo a la estimación preliminar, de 15.6%. En este segmento se encuentran actividades como el comercio, transporte, correo y almacenamiento, información de medios masivos, servicios financieros y de seguros, servicios profesionales y científicos, alquiler de bienes, muebles e intangibles, servicios educativos, de esparcimiento y culturales, así como actividades legislativas.

Por último, en el desagregado del PIB se observa que las actividades primarias, que albergan la agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento, pesca y casa; que habían sido  las únicas con registro positivo en los  trimestres previos, también presentaron un desplome de 15.6% en el comparativo anual.

Con información de El Economista y El Financiero

INEGI reporta una inflación de 3.33% en el mes de junio

Comparte este artículo:

De acuerdo a lo que reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante el mes de junio el índice de precios al consumidor registró un alza de 0.55% respecto al mes anterior, así como una inflación anual de 3.33%.

Como resultado, los precios de los alimentos procesados y vegetales han sido los que más se encarecieron en el último año, teniendo subidas de 6.59% y 13.44% respectivamente. 

Los energéticos destacaron por se el único grupo de bienes cuyo costo ha bajado entre junio del año pasado y este. El grupo exhibe una disminución de 4.57%, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

Inegi detalló de igual forma que el índice subyacente, donde se comprenden los insumos de precio más estable, se incrementó 0.37% mensual y 3.71% anual: el costo de las mercancías creció 0.6% y los de los servicios 0.11% entre mayo y junio.

En cuanto a la inflación no subyacente, el que se ve afectado por la volatilidad, aumentó 1.12% mensual y 2.16% anual. Al interior de éste, los precios de los productos agropecuarios retrocedieron 2.09%, mientras que los precios de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron 3.85% también en un solo mes.

Por último, se documentó que en Chiapas, Yucatán, San Luis Potosí y ambas Baja California es donde más se encarecieron los bienes y servicios que registra el indicador, mientras que en Nuevo León, Tlaxcala, Puebla, Guerrero y Querétaro fue donde ocurrió la mayor baja. 

Con información de La Jornada

México crece 0.1% nominalmente en 3T

Comparte este artículo:

Durante el tercer trimestre compuesto por los meses de julio a septiembre del año 2019, el Producto Interno Bruto (PIB) avanzó apenas un 0.01 por ciento respecto al segundo trimestre. Esto de acuerdo a las cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) apenas publicadas.

Este resultado cifra referida fue menor al 0.10 por ciento esperado por el consenso de Bloomberg, además es de destacar que fue precedida de tres trimestres con un desempeño en contra.

Lo anterior significa que la actividad económica del País transitó por una recesión técnica que se define como dos trimestres negativos al hilo con cifras desestacionalizadas, pues reportó números negativos de 0.08 por ciento de octubre a diciembre de 2018, de 0.09 por ciento de enero a marzo pasado y una baja de 0.06 por ciento de abril a junio pasado.

Entre los tres grandes grupos de actividad del PIB, en el tercer trimestre del año en curso, dos reportaron aumentos y uno retroceso.

Las actividades primarias presentaron un incremento de 3.29 por ciento en este trimestre, su mejor desempeño trimestral en 25 periodos comparables, mientras que en el segundo trimestre había decrecido.

En el tercer sector, de servicios o actividades terciarias, el Inegi reveló un aumento de 0.07 por ciento para este tercer trimestre analizado.

En cuestión de servicios educativos se registró un decremento de 1.06 por ciento trimestral y del lado de servicios financieros y de seguros otro decremento de 0.96 por ciento.

Por otro lado, en el período mencionado, el rubro de información en medios masivos observó el mejor resultado, al crecer 4.94 por ciento, seguido por servicios profesionales, científicos y técnicos, con 1.50 por ciento.

En cuanto a las actividades secundarias o sector industrial se registró una disminución de 0.12 por ciento trimestral, la segunda en fila.

Otra cifra trascendente en el PIB es la cuestión de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final subió 1.75 por ciento, una cifra por debajo del registro del segundo trimestre.

La minería pos su parte reportó un crecimiento de apenas 1.21 por ciento, cabe destacar este dato ya que esto sucede tras seis reveses consecutivos
La industria manufacturera tuvo también una variación a la alza de 0.46 por ciento.

Si la comparación se realiza con relación al tercer trimestre de 2018, se tiene que de julio a septiembre el PIB del País se redujo 0.22 por ciento para ser su peor resultado desde el cuarto trimestre de 2009 en que cayó 1.83 por ciento anual.

Finalmente, es importante mencionar también que la economía mexicana observó una pérdida en términos reales de 0.3 por ciento de julio a septiembre pasado con respecto al mismo mes de 2018 y nulo crecimiento en los primeros nueve meses del año.
Con información de El Norte

Inflación alcanza objetivo del Banxico; su mejor nivel en 3 años

Comparte este artículo:

Durante la primera quincena de septiembre, la tasa anual de inflación en México se ubicó en 2.99%. Este ha sido su mejor nivel en tres años, además de que  encajó con el rango objetivo establecido por Banxico de 3% +/- un punto porcentual.  

Este resultado es información suficiente para confirmar su tendencia de desaceleración ya que ha sumado tres meses y una quincena dentro de la meta. Según las cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), el nivel de precios actual obedece a las bajas en los precios de productos agropecuarios y una estabilización en los precios de los energéticos.

La información proporcionada por el Inegi, también indica que durante este periodo del noveno mes del año, el nivel de precios se mantuvo presionado positivamente por el abaratamiento de mercancías con alta ponderación en el INPC (Índice Nacional de Precios al Consumidor); la cebolla encabezó la lista ya que se vendió 9.29% más barata que la quincena anterior. Otros alimentos que bajaron su precio fueron el plátano (4.61%), el aguacate (3.83%) y la carne de cerdo (0.56%). Así mismo, el precio de los servicios profesionales disminuyó (16.53%), los servicios turísticos contratados en paquete (3.31%) y los servicios de telefonía, internet y televisión por cable en paquete (1.24%)

Sin embargo, el gas doméstico LP y la gasolina tipo Magna, aumentaron su precio en 0.73 y 0.36% respectivamente; estos energéticos habían tenido una tendencia de abaratamiento.

Buen desempeño en componente no subyacente

Durante este año, el nivel de precios nacional ha visto un correcto funcionamiento, especialmente resultado de un buen comportamiento de su componente no subyacente, que incluye a los productos más volátiles como los agropecuarios y los energéticos.  Hasta esta quincena de septiembre, algunos de los agropecuarios de alto consumo en México habían mostrado bajas en sus precios.

Con información de El Economista.

Inteligencia Artificial: ¿Oportunidad o Amenaza?

Comparte este artículo:
Si analizamos la historia contemporánea de la humanidad podemos ver un punto de inflexión en el estilo de vida de la mayoría de las sociedades con el descubrimiento de la manipulación de la electricidad además de la revolución industrial. Según muchos analistas e ideólogos la inteligencia artificial está destinada a convertirse en un parteaguas de ese nivel que cambie nuestra vida en todos los aspectos y que al igual que lo hizo la electricidad cambie el desarrollo de todas las industrias. Actualmente podemos ver muestras de inteligencia artificial en la industria de la manufactura, bancos, industria química, seguros, entretenimiento, agricultura, equipo médico, transporte, sector automotriz, departamentos de ventas, tecnologías de la información y comunicación, entre otras áreas.
Algunas aplicaciones cotidianas de estas tecnologías las podemos ver en nuestros dispositivos inteligentes con los asistentes digitales como Siri y Alexa. También en las redes sociales la publicidad y sugerencias que nos aparecen están relacionadas con nuestras búsquedas. Alibaba ya usa algoritmos de inteligencia artificial para incrementar sus ventas por medio del control de precios, descuentos, etc. Según el McKinsey Global Institute Estados Unidos y China encabezan las inversiones en este rubro con montos desde 15 hasta 21 mil millones de USD en Norteamérica y entre 8 y 12 mil millones de USD en Asia. 
Las aplicaciones de la inteligencia artificial hacen que tengamos una mejor calidad de vida y más comodidades que las generaciones pasadas, pero a su vez también han generado un gran debate por el tema laboral. Según datos entre 10 y 20% de los empleos de la industria automotriz en nuestro país se han perdido por la robotización, en los próximos 10 años las áreas de atención a cliente y ventas perderán casi 3 millones de empleos, la industria de la construcción y electricistas desplazaran a casi 2 millones; en total se espera que para el 2030 hayan 9 millones de empleos desplazados en México por la inteligencia artificial.
No podemos ni debemos detener el avance de las industrias en nuestro país, si no caminamos con el mundo el mundo caminará sin nosotros. Esto también representa una oportunidad para generar empleos en las nuevas áreas de tecnologías y demás habilidades que ocuparán las nuevas industrias, en su conjunto la IA podría generar 6 millones de empleos en nuestro país en el corto plazo y si sabemos aprovechar la oportunidad podríamos hasta duplicarla.