Representar a la ciudadanía como se merece

Comparte este artículo:

Todos los días nos enfrentamos a problemáticas que parecieran comunes, parte de nuestra vida y muy difíciles de resolver, estamos acostumbrados a ver que nada pasa y que nada mejora. Estamos viviendo una etapa de descomposición del viejo régimen político, en donde prevalece la corrupción y la impunidad que afecta todos los días nuestra calidad de vida.

El sistema político actual ha permitido que los políticos de siempre puedan llegar a un cargo de elección popular sin representar a la gente. Los viejos políticos están acostumbrados a vivir del erario público, del dinero de nuestros impuestos, y a no dar resultados. Los viejos políticos están acostumbrados y obligados a representar los intereses de sus partidos y sus jefes políticos, y no a la gente, por eso debemos quitarlos.

Luego de ver como los políticos de siempre han utilizado a la política y los cargos de elección popular para beneficiarse y no representar a la gente, es muy entendible la falta de confianza de la ciudadanía hacia la política en general, puesto que hay muchos ejemplos de políticos corruptos que han dejado un pésimo legado, que visitan a la gente solo para pedir el voto y con promesas que nunca cumplen. “Se sientan en la silla” y se olvidan de la gente.

A pesar de este escenario desalentador, quienes formamos parte de una nueva generación de ciudadanos libres en la política, no podemos quedarnos de brazos cruzados sin actuar para participar en la transformación que nuestro estado necesita. Necesitamos gente nueva, con ideas nuevas para representar un verdadero cambio e impulsar mejores condiciones de vida para todos. Necesitamos representar a la gente como se merece: con sinceridad, responsabilidad y tomando en cuenta sus problemáticas para resolverlas.

Libres para Cambiar el Régimen

Comparte este artículo:

Desde hace años que los ciudadanos no somos representados por la clase política, es increíble el descaro con el que los políticos de siempre creen que pueden volver a pedir el voto a la ciudadanía cada 3 años sin dar resultados en sus puestos. Sin duda, Nuevo León y México necesitan un cambio de raíz en el sistema político, ya que la clase política actual está muy cómoda con la corrupción, el despilfarro y la incompetencia en el sector público.

Todavía los políticos de siempre creen que pueden convencer a la ciudadanía con despensas, dadivas y bonitos discursos, sin embargo, los ciudadanos estamos cansados de promesas que no se cumplen y que al momento de que los políticos ganan la elección, se olvidan de todo y solamente ven por sus intereses y los de su partido político.

Al recorrer las calles y platicar con la gente es muy notoria su desconfianza al escuchar a los políticos que buscan su apoyo, esto sin duda, lo han ocasionado las promesas incumplidas y la arrogancia de los políticos corruptos de los partidos políticos tradicionales en Nuevo León, no obstante, para hacer que las cosas cambien necesitamos hacer las cosas diferentes, votando diferente a las opciones que siempre se han votado. Sí es posible representar los intereses de la ciudadanía con dignidad y eficacia.

Tenemos que cambiar el viejo Régimen Político que ya no nos sirve para poner al ciudadano en el lugar donde se toman las decisiones públicas, porque solo así, con la participación de la ciudadanía y tomando en cuenta sus intereses y demandas, vamos a hacer que las cosas cambien.

Necesitamos ciudadanos en la política libres de la corrupción y la presión de los intereses de los partidos políticos y de sus cúpulas, para cambiar el Régimen Político de fondo.