La ironía del terrorismo

El terror ha sido un arma utilizada por diferentes grupos y gobiernos desde hace miles de años. En términos de efectividad, como bien dijo Maquiavelo, el miedo otorga respeto. Pero, como siempre, hablamos de la naturaleza humana, existe un punto en donde no importa que cantidad de miedo exista hacia un determinado grupo, líder o gobierno, en donde la sociedad buscara liberarse de ese opresivo sentimiento.

El mismo Maquiavelo, en su obra principal “El Príncipe”, nos aclara que sólo con miedo jamás se podrá controlar eternamente a un pueblo.

El mismo Maquiavelo, en su obra principal “El Príncipe”, nos aclara que sólo con miedo jamás se podrá controlar eternamente a un pueblo. Existe un tiempo de quiebre, en donde cualquier ser humano, no importa que tan subyugado sea, querrá buscar el destruir esas cadenas que lo mantienen atado al temor.

A pesar de siempre haber sido un arma, el uso del terror como método principal de batalla ha sido popularizado en épocas modernas. A falta de poder militar, económico y territorial, los grupos separatistas se han dado a la tarea de infringir daños directos a zonas inadvertidas. El auto otorgarse la habilidad de atacar en cualquier situación, momento y lugar les ha posibilitado el incrementar su poder. Poder el cual, en nuestro orden internacional, previamente se entendía por superioridad económica y bélica.

Abarcando este punto, ahora se conlleva a la verdadera pregunta: ¿es en verdad el terrorismo un arma útil a nivel internacional?

Citando de nuevo a Maquiavelo, existe un punto de quiebre en donde la necesidad de libertad supera al temor.

Hemos presenciado múltiples actos terroristas alrededor del mundo. Muchos de los cuales no sólo han incitado temor, sino el reproche y hasta retribución hacia los grupos responsables. No sólo hablo del caso de París, viéndolo internamente, podremos también comparar los múltiples ataques de los diversos grupos de narcotraficantes en México. Si estos actos logran hacer que el gobierno y la sociedad entren en un estado de pavor, temiendo no sólo su poder bélico, sino su falta de moralidad y humanidad. Pero en realidad, jamás han logrado subyugar a ninguno de lo dos. Citando de nuevo a Maquiavelo, existe un punto de quiebre en donde la necesidad de libertad supera al temor.

Retomando los actos terroristas internacionales, es importante visualizar su efectividad. Sí, lograron aclarar un punto. También demostraron la facilidad con la cual pueden infiltrarse en una sociedad, pero en realidad, no han podido establecerse como un grupo predominante. El verdadero efecto que han causado a nivel internacional es un odio común, un desprecio hacia su ideología, la creación de un enemigo común.

Los actos de violencia en contra de inocentes han dejado de tener el valor que previamente tenían. Ya no se logra subyugar a nadie. Las limitantes que muchas veces dividen a las sociedades, nacionalidades y hasta ideologias pierden sus divisiones, y todo sólo para acabar con aquel mal que está afectando a la sociedad que ahora llamamos global.

El terrorismo se ha vuelto un arma de doble filo. Crear caos y desesperación en distintas naciones, sólo ha permitido que estas mismas salgan más unidas y fuertes que antes.

El terrorismo se ha vuelto un arma de doble filo. Crear caos y desesperación en distintas naciones, sólo ha permitido que estas mismas salgan más unidas y fuertes que antes. Los grupos terroristas como ISIS ahora se enfrentan a una guerra en múltiples frentes. No sólo pelean contra determinados países, sino con la ideología y los grupos sociales que representan.

El terrorismo sólo logra unir a tus enemigos en contra tuya.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

París es el Mundo

París no es nuestro traspatio, sin embargo, los desgarradores ataques terroristas del fin de semana pasado se sienten con especial dolor en el mundo occidental. París es un reflejo de lo que está sucediendo en la escala mundial. Hoy, París es el Mundo. Estos párrafos -que de nuevo tuve que escribir en dos partes, ahí dispense- son un esfuerzo por conmensurar el gran panorama de la situación, para permanecer inteligentes ante las circunstancias y combatir el contragolpe de racismo y odio que estos atentados seguramente están propiciando en contra del Islam en el mundo occidental.

Desde hace cuatro años y medio existe una guerra civil en Siria que ha cobrado la vida de más de 250,000 personas, herido a más de 800,000, obligado a por lo menos 4 millones a huir del país en búsqueda de refugio y a 7.5 millones más a desplazarse de sus hogares huyendo de la violencia. Mucha atención se le ha dado a la consecuente crisis de los refugiados, calificada como la peor crisis humanitaria desde el genocidio de Rwanda.

La guerra en Siria es efecto de la llamada “Primavera Árabe”, una serie de protestas, revueltas y guerras civiles en contra de gobiernos autoritarios del mundo árabe con décadas al poder y a favor de una democracia.

La guerra en Siria es efecto de la llamada “Primavera Árabe”, una serie de protestas, revueltas y guerras civiles en contra de gobiernos autoritarios del mundo árabe con décadas al poder y a favor de una democracia. De esta Primavera, algunos países lograron derrocar a sus líderes y salieron relativamente ilesos, como fue el caso de Túnez, Egipto, Libia y Yemen; mientras que otros países como Bahrein sufrieron levantamientos más fuertes. Otros tantos experimentaron protestas que variaron en dimensión. Siria ha sido indudablemente el peor afectado, puesto que las condiciones de división política, social y religiosa, sumados a una desproporcionada represalia a las protestas pacíficas y crímenes de guerra por parte de las fuerzas de Bashar Al Assad, han favorecido un rápido escalamiento del conflicto.

El caso de Siria es en extremo complejo y representa el quiebre de numerosas tensiones preexistentes. De las que puedo enlistar se encuentran la creación de fronteras artificiales en la región del Medio Oriente por los poderes coloniales de Francia y el Reino Unido tras la 1ª Guerra Mundial, que apretujaron arbitrariamente a una diversidad de religiones y grupos étnicos; la promoción (también colonial) de una minoría religiosa para gobernar sobre las demás; el descontento social por la pobreza; la falta de oportunidades laborales; una prolongada sequía a causa del cambio climático que erradicó poblaciones enteras de ganado y cosechas de las poblaciones más vulnerables en los últimos años y la negligencia del gobierno de Assad para atender a estas necesidades, entre otras.

El problema ya no se trata de Assad y sus atrocidades, sino de nuevo de una guerra internacional en contra del terrorismo. ISIS ha probado ser uno de los grupos terroristas más violentos y exitosos de nuestros tiempos.

La situación no termina de complicarse, pues aprovechándose de la violencia y la división política en Siria, grupos militantes y yihadistas como ISIS (Estado Islámico en Irak y Siria) y el Frente al-Nusra (una rama nueva de Al Qaeda) embisten en medio del conflicto con la misión de establecer un califato islámico totalitario, hasta el punto en que el problema ya no se trata de Assad y sus atrocidades, sino de un revival de la guerra internacional en contra del terrorismo, otra demostración del choque de las civilizaciones de acuerdo a la teoría propuesta por Samuel P. Huntington en los noventa. ISIS ha probado ser uno de los grupos terroristas más violentos y exitosos de nuestros tiempos, y es aquí donde se comprende por qué Francia fue atacada. Previo a los ataques en París, Francia había incurrido directamente en dos bombardeos, uno en septiembre y otro a principios de noviembre, en contra de ISIS en Siria… causa y efecto, o un caso de estudio más de la aplicación del modelo racional de las Relaciones Internacionales.

De momento las intervenciones extranjeras disfrazadas de apoyo y amistad política no hacen nada más que prolongar el conflicto. La idea de que se busca estabilidad en la zona es también ridícula, puesto que vuelve a ser relevante el dicho de que “la cura a veces es peor que la enfermedad”. Observamos de nuevo un esquema parecido al de la Guerra Fría, en donde potencias extranjeras financian la milicia de un lado u otro de las facciones contendientes, inspirados por intereses económicos en la región y por la necesidad de demostrar una fuerte influencia política en las zonas de mayor conflicto a nivel global.

Se quede Assad o no, lo comprobado una y otra vez en las experiencias de vacíos de poder es que la guerra civil puede prolongarse aún más dadas las divisiones entre los diferentes grupos de oposición.

En este caso, mientras que los Estados Unidos, Francia y otros países europeos apoyan la salida del presidente Bashar Al Assad, afirmando que ha sido éste el responsable del estallido de la guerra, Rusia e Irán apoyan la idea de que retirar a Assad del gobierno va a causar mayor conflicto del que ahora existe. Ambos lados actúan con información imperfecta debido a la complejidad de la situación y una inhabilidad por poner un rostro claro al enemigo. Independientemente del resultado, se quede Assad o no, lo comprobado una y otra vez en las experiencias de vacíos de poder es que la guerra civil puede prolongarse aún más dadas las divisiones entre los diferentes grupos de oposición.

Se necesitarán décadas de conciliación estudiada y gran asistencia para la recuperación económica antes de lograr la estabilidad en un país tan destrozado como éste. Además de que queda la tarea de recuperar el sueño y las expectativas de la Primavera Árabe.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

LE HEMOS PERDIDO EL RESPETO A LA MUERTE

Durante la historia de la humanidad, la guerra y la paz han sido ejes fundamentales para el desarrollo del ser humano en su condición de animal. Organizar a una sociedad tan plural, fanática y extrema ha resultado tema de debate entre las naciones. Unos pugnan por el petróleo, otros lo hacen por ganar territorios y algunos más locos por simple poder.

Por si no fuera poco, con la llegada de las redes sociales la voz popular (más popular que informada) ha decidido formar parte de los asuntos internacionales como uno de sus deportes favoritos.

Están los que se quejan por quejarse. Estos seres capaces de criticar a todo aquel que se mueva a la derecha, a la izquierda o al centro, con el único fin de poder escribir en sus deterioradas redes sociales.

Les acompañan los “intelectuales”, aquellos que toman un bando y lo defienden a muerte en su gran mayoría con ningún argumento que los respalde.

Entre guerra permanente en regiones como Siria, homicidios estratégicos en Ayotzinapa, atentados terroristas en París o delincuencia organizada (muy organizada), el mundo le ha perdido el respeto a la muerte.

Y están los peores, esos seres que se quejan de las quejas de las personas. Parece de risa, pero existen, tal cual lo diría Facundo Cabral: “Les tengo miedo porque son muchos”.

Entre guerra permanente en regiones como Siria, homicidios estratégicos en Ayotzinapa, atentados terroristas en París o delincuencia organizada (muy organizada), el mundo le ha perdido el respeto a la muerte.

El ser humano es el mayor peligro para su propia raza.

A decir verdad, la muerte ya forma parte de nuestra rutina. Es normal leer sobre atentados en los principales periódicos del mundo, ver las noticias repletas de sangre o caminar frente a cementerios cada vez más grandes mientras las librerías cierran en grandes cantidades.

El ser humano es el mayor peligro para su propia raza, y no sólo por el hecho aparentemente normal que contempla personas malas viviendo en el mismo mundo que personas buenas; sino porque su ambición de poder le ha llevado a destruir ciudades y practicar canibalismo social.

La religión no puede ser objeto de disputa, de exagerada creencia y mucho menos la razón de asesinar en nombre del omnipotente que creas.

La religión no puede ser objeto de disputa, de exagerada creencia y mucho menos la razón de asesinar en nombre del omnipotente que creas. Los niños no pueden cargar armas en lugar de libros, las mujeres no deben ser objetos sexuales —aún y cuando el más idiota libro “sagrado” lo diga— y los hombres no nacieron para morir en la guerra sino para vivir y construir un mejor mundo.

Debemos recuperar el respeto a la muerte, y aún sabiendo que a todos nos llegará, esperar el momento ideal para recibirla con agrado. Hay que educar para la paz, aunque estemos preparados para la guerra.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Guerra Fría: versión 2.0.

Desde el inicio del conflicto sirio diversas personalidades internacionales, columnistas, politólogos, entre muchos otros, han planteado la idea de un escenario de Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia. Este pensamiento se ha acrecentado ante la presencia militar rusa en territorio sirio, lo cual ha sido causante de muchas diferencias en la esfera internacional. Y es que como recordaremos, Siria es la secuencia de una serie de conflictos en la región de Medio Oriente, en un inicio llamada Primavera Árabe. Reitero, en un inicio, ya que para los sirios la problemática militar y política se ha prolongado por ya 4 años (inició en marzo de 2011). Entre diferentes escenarios, agravamiento de problemáticas, grupos rebeldes y la reciente facción ISIS, no se atisba un fin al conflicto en el corto ni mediano plazo.

Estados Unidos como país “conciliador” ante problemáticas internacionales, presentándose a sí mismo como una nación que busca apoyar a los países en conflicto y apoyarlos para que resurjan, tampoco ha visto fin ni forma de socavarlo. Por otro lado, Rusia, visto como un país de confrontación ante políticas estadounidenses, decidió un par de meses atrás intervenir para apoyar al presidente al-Assad en la estabilidad siria; lo anterior significaba terminar por completo con ISIS.

Ninguno de los dos países desea pasar por desapercibido, ni que su postura ante la situación siria, tan apremiante y prolongada, se deje pasar por alto.

El escenario de Guerra Fría, surge por el hecho de confrontación entre EUA y Rusia. A pesar de que los móviles de ambos países no estriban en lo mismo de décadas atrás, representan la rivalidad entre ambas facciones por ser el país de mayor influencia en el ámbito internacional. Ninguno de los dos países desea pasar por desapercibido, ni que su postura ante la situación siria, tan apremiante y prolongada, se deje pasar por alto. Desean tener injerencia por tres razones: posicionamiento estratégico, riquezas contenidas en la región y sustento de relaciones exteriores con países de Medio Oriente. Hasta el momento, Obama y Putin han ordenado intervenir militarmente en el país en cuestión. El primero de una forma más cautelosa con pocos elementos, y el segundo anunciando abiertamente su apoyo al presidente sirio para atacar a las facciones rebeldes militantes. Los resultados no han sido positivos. Mientras se han dado a conocer la muerte de civiles inocentes ante los errores de ubicación por parte de fuerzas militares rusas y también estadounidenses, ISIS ha demostrado fuerza de contraataque.

Desean tener injerencia por tres razones: posicionamiento estratégico, riquezas contenidas en la región y sustento de relaciones exteriores con países de Medio Oriente.

La lupa internacional, hoy en día, estudia los conflictos con mayor escrutinio. Tenemos acceso a información de primera mano a través de redes sociales. Los errores y aciertos de las entes políticas son puestas a nuestro alcance con mayor frecuencia, y se ha luchado por mantener un periodismo profesional y comprometido, evitando favorecer tal o cual facción. Sin embargo, este escenario de Guerra Fría en la zona de Medio Oriente solamente hace que la situación sea más complicada. La intervención de organismos internacionales, sobre todo la Organización de las Naciones Unidas, ha sido hasta cierto punto limitada, ya que no puede obligar a realizar acciones, sino solamente hacer sugerencias; podrá reprobar hechos ocurridos, poner en tela de juicio al grupo ISIS, al-Assad o a cualquier ente participante del conflicto sirio. Los países, tanto estadounidense como ruso, son los que están incurriendo realmente en la zona (entre otros), dejando en entrevisto el interés político y comercial de Siria y sus alrededores.

Se ha creado conciencia respecto a las miles de personas desplazadas y refugiadas por países vecinos de la región, así como países europeos. Pero esto solamente será como si diéramos una aspirina a una migraña.

Bien se dice que la historia se repite con diferentes personas pero bajo las mismas causas y con las mismas consecuencias. No hemos aprendido lo que la historia mundial nos ha enseñado, y no pareciese que en el corto plazo se haga. ¿Por qué digo esto?… ¿Acaso han visto una mejora en el conflicto?, ¿menos ataques?, ¿menos personas afectadas?, ¿menos muertes?. Sí, se ha creado conciencia respecto a las miles de personas desplazadas y refugiadas por países vecinos de la región, así como países europeos. Pero esto solamente será como si diéramos una aspirina a una migraña. Consecuencias como el choque de culturas, necesidades básicas que no pueden satisfacerse debido a la alta demanda, oportunidades laborales, educación, entre muchas otras consecuencias están empezando a relucir y lo seguirán haciendo. Si bien es cierto, ya no hay vuelta atrás y lo que se debe hacer es buscar la forma para detener el conflicto sirio, no hacer más bombardeos, más muerte, mayor confrontación entre las partes involucradas y las que se quieren añadir. En esta ocasión, si aceptáramos que se trata un escenario de Guerra Fría, el país triunfante debería ser aquel que logrará crear acuerdos de paz y de terminación del conflicto.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Calaveritas en las Noticias

Si uno ansía sentir auténticos escalofríos en la noche de Halloween como cuando era niño, no lo conseguirá saliendo a la calle, sólo necesita leer las noticias de ese día. Este sábado 31 de octubre, el avión ruso Airbus A321 cayó del cielo para despedazarse en una zona montañosa del Sinaí y llevarse consigo la vida de 224 personas. Quien no tuviera a quién dedicarle su altar de muertos, ahora lo tiene.

Este sábado 31 de octubre, el avión ruso Airbus A321 cayó del cielo para despedazarse en una zona montañosa del Sinaí y llevarse consigo la vida de 224 personas. Quien no tuviera a quién dedicarle su altar de muertos, ahora lo tiene.

El misterio recae entre que si el avión cayó por fallas técnicas, o si fue un acto de deliberado terrorismo auspiciado por militantes del estado islámico, debido a que la zona donde el avión cayó es sitio de enfrentamiento entre extremistas y fuerzas armadas egipcias.

Hasta ahora no se puede descartar ninguna de las teorías. La “menos peor” indica de que se trató de un accidente: numerosas fuentes que monitorean el aeronave, incluyendo el ministro de aviación civil egipcio, afirman que no se reportó sobre ningún problema, y expertos en aviación declaran que el momento en el que el avión comenzó a descender fue uno en donde normalmente las naves emplean el piloto automático, de los momentos más seguros de un vuelo. La teoría alternativa indica que fue un acto terrorista: la cuenta de twitter de ISIS se atribuyó el derrumbe (aun cuando expertos declaran que ISIS no cuenta con tecnología de lanzamiento de misiles que alcance las alturas que llevaba aquel vuelo). Nada quedará remotamente claro por lo menos hasta que las investigaciones oficiales terminen.

Desgarradores hechos como este han sido comunes durante el año. En el recuento podemos enlistar la caída deliberada del avión de Germanwings, otro polémico accidente a manos de un sólo individuo, la guerra civil en Siria y sus incontables bombardeos que causan la muerte de miles de civiles y obligan a miles más a escapar de sus hogares en búsqueda de refugio.

A nivel internacional, la muerte anunciada aumenta. Analistas murmuran sobre un escalamiento de conflictos hacia una posible segunda “Guerra Fría” entre los Estados Unidos y Rusia por su respectivo involucramiento en el conflicto Sirio. El aumento de armamento y la complejidad del asunto revelan que el hotspot de violencia internacional sigue ubicado en la zona de Medio Oriente y el Norte de África (MENA). Todo apunta a que dicho sitio continuará dándonos saldos rojos por un buen rato, noticias sobre la muerte masiva, violenta, de inocentes, diariamente.

La noticia siempre ha podido lucrar de la violencia, pero en la actualidad la noticia es el negocio de la muerte no sólo porque la anuncia, sino también porque la causa.

La noticia siempre ha podido lucrar de la violencia, pero en la actualidad la noticia es el negocio de la muerte no sólo porque la anuncia, sino también porque la causa. Especialmente en México, la labor de los periodistas y el de “hacer noticia” es una muy peligrosa.

A nivel nacional, un tweet de este fin de semana leía “En México todos los días es día de muertos” como mensaje dentro de las actividades de protesta por la desaparición de los 43 normalistas y otras desapariciones forzadas. Siendo hoy la celebración de los fieles difuntos, el mensaje no podía ser más acertado.

Aparece un sitio de noticias como ningún otro, Ryot News, que pretende dar al lector algo más que el sólo enterarse de los hechos.

En medio de este escalamiento de violencia y el hartazgo de ver a la noticia como el heraldo oficial de la muerte cotidiana, aparece un sitio de noticias como ningún otro, Ryot News, que pretende dar al lector algo más que el sólo enterarse de los hechos. El futuro de la noticia es poder involucrarnos y por eso nos ofrece más que el típico “qué, quién, dónde y cuándo”, se agrega el “y qué más”, el “cómo ayudo”. Hago una especial invitación a entrar a este sitio que cambia el .com por el .news en un esfuerzo por concretarse como una organización que busca el impacto social y no como un sitio con fines exclusivamente comerciales.

Quizás la violencia sea más visible porque tenemos más medios que nunca para enterarnos de ella. El acontecer internacional siempre ha estado teñido en rojo, pero es verdad también que la violencia actual es más perversa por sus alcances. Nunca antes ha habido tantas personas en conflictos armados, aunque estos no lleguen a la escala que llegaron las grandes guerras del siglo pasado. Nunca antes había habido tanta esclavitud ni trabajo forzado, aún cuando en eras pasadas dichas prácticas fueran legales. Pero convertir a la noticia en una herramienta no sólo para informarnos sino para tomar acción, es un paso inspirador hacia otras maneras de conectar como seres humanos y de aprovechar las maravillosas herramientas tecnológicas que tenemos a nuestro alcance.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Jarabe de maple

La cabeza del gobierno canadiense ha cambiado, ¡y vaya que ha dado un giro interesante! Después de diez años de administración conservadora, el pueblo mismo ha decidido que Justin Trudeau debe ser la nueva cara del país. Hijo de uno de los primeros ministros más recordados por los canadienses, perteneciente al ala liberal, joven y con ganas de retomar el rumbo canadiense, Trudeau hoy causa sensación en el mundo.

Después de diez años de administración conservadora, el pueblo mismo ha decidido que Justin Trudeau debe ser la nueva cara del país.

Habrá quienes piensen que bajo la dirección de Trudeau y su ideología política Canadá sufrirá muchos cambios. Para la extrañeza de muchos, probablemente los cambios que se verán no serán tan contrastantes como lo estamos esperando. ¿Por qué? Porque al haber vivido dentro de un régimen latinoamericano de corte conservador y bien alineado a la derecha del espectro político, para nosotros hablar acerca de la llegada de un gobierno liberal podría implicar la pérdida de nuestros principios morales, el libertinaje sobre el uso de sustancias prohibidas, y escuchar acerca de propuestas muy ambiciosas en materia política tanto al interior como hacia afuera del país. Claramente estas políticas no siempre son así.

Hijo de uno de los primeros ministros más recordados por los canadienses, perteneciente al ala liberal, joven y con ganas de retomar el rumbo canadiense, Trudeau hoy causa sensación en el mundo.

¿Qué es lo que propone Trudeau? Nada imposible (para Canadá): retirar a las tropas que se encuentran luchando en contra de ISIS, la búsqueda por una política ambiental puntual (probablemente con una vuelta al Protocolo de Kyoto), lanzar nuevos programas sociales para beneficiar a las familias con padres trabajadores; en fin, en una palabra, Trudeau busca crear un verdadero estado benefactor.

¿Qué es lo que propone Trudeau? Nada imposible (para Canadá): retirar a las tropas que se encuentran luchando en contra de ISIS, la búsqueda por una política ambiental puntual (probablemente con una vuelta al Protocolo de Kyoto), lanzar nuevos programas sociales para beneficiar a las familias con padres trabajadores.

¿A caso hay algo malo en ello? ¿Por qué los canadienses no votaron antes por esta opción? Muy probablemente porque Canadá es uno de los mayores referentes a nivel mundial en cuanto a las áreas de educación, salud, libertad personal y capital social se refiere; todo esto de acuerdo al Índice de Prosperidad de Legatum del año 2014, el cual oportunamente considera que el PIB de una nación puede mostrarnos el verdadero valor de sus habitantes, sino que deben de considerase diversas variables para definir la verdadera calidad de vida de un país.

Además, en el reporte de 2015, el índice de Paz global sitúa a Canadá en el séptimo peldaño a nivel mundial y evidentemente el número uno del continente americano. A pesar de todo esto, la llegada de Trudeau implica un nuevo aire de frescura para los canadienses quienes, ya que tienen una base muy buena sobre la que pueden pisar, ahora buscan alcanzar el liderazgo en el aspecto humano, pues a nivel macro ostentan una posición de prestigio.

Dentro de América nos deberíamos de sentir privilegiados de contar con un miembro tan funcional como el estado canadiense y no verlo únicamente como uno de los socios comerciales más de EEUU o como aquél que recientemente optó por imponer controles migratorios más estrictos (visas) para los ciudadanos mexicanos, aún y cuando existe un exitoso programa de trabajadores agrícolas temporales perfectamente funcional coordinado por la SRE y su similar canadiense.

Enhorabuena para el pueblo canadiense que, me parece, ha hecho una elección inteligente y fue lo suficientemente pragmático como para dejarse reorganizar por los modelos conservadores y retomará ese aspecto de diversidad y enfoque social que siempre le ha caracterizado.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”