#ElNidoDelGavilán: “Lo que nos deja el Mundial de Clubes 2018”

Comparte este artículo:

Pues finalmente llegó el final del Mundial de Clubes en los Emiratos Árabes Unidos, donde Real Madrid por tercera vez consecutiva se coronó campeón del torneo, frente a un equipo árabe del que no se tenía esperanza en que pudiera llegar a dicha fase, el Al Ain. 

El Mundial de Clubes es un torneo bastante extraño, es el patito feo de los torneos de FIFA, es un torneo en el que pocos creen, quieren y esperan, un torneo que pasan los años y no se termina de consolidar ni como marca ni como un torneo que los equipos deseen disputar. 

Para los equipos europeos es una interrupción en su liga, para los sudamericanos es la única opción que les queda de jugar dado que la Copa Intercontinental ya no existe. 

Para la Concacaf es un torneo interesante pero que históricamente los equipos que han participado en la región han tenido un desempeño bastante mediocre. Con excepción de algunos terceros lugares, del Monterrey, Saprissa de Costa Rica, Pachuca y Necaxa.

Para las demás confederaciones, en este caso, Asia, África y Oceanía es una opción de mostrarse ante el mundo, una opción de darse a conocer ante el bajo interés mundial en sus competencias. Recordemos al Mazembe del Congo que logró meterse a una final eliminando al Inter de Porto Alegre.

Es una discusión muy buena la que a veces acontece con los sudamericanos acerca del mérito que tiene participar en ese torneo y de ver si realmente es un torneo que dé prestigio.

El fútbol sudamericano siempre se ha visto a sí mismo como el único que puede rivalizar al fútbol europeo. Esta narrativa viene desde la competición de la Copa Intercontinental que se jugó desde los años 60 hasta principios de los 2000. En efecto, el fútbol sudamericano junto al europeo son los dos fútboles más desarrollados del mundo tanto en clubes como en selecciones nacionales. 

Sin embargo, este afán de FIFA de incluir a las otras confederaciones, por razones de qué un equipo no puede llamarse campeón del mundo si no juega contra equipos de todo el mundo no ha terminado por convencer. Es un torneo corto, rápido, sin muchas luces y dónde a diferencia de un mundial donde hay fases de grupos, donde se conocen mejor los equipos, el Mundial de Clubes es básicamente un torneo que dura 10 días, donde difícilmente conoces a fondo a los equipos rivales y siempre está latente la posibilidad de que llegue un equipo del que se tenga poca información, dé el juego de su vida, gane y se acabó el sueño. 

Lo que pasó en esta edición con Chivas es verdaderamente lamentable. Tuvieron una demostración patética de fútbol, que no es novedad porque ya en la liga venían dando un torneo bastante malo, pero que deja muchas reflexiones. Chivas eliminado en el primer juego por un equipo japonés y luego pierde el siguiente partido contra el campeón de Túnez. 

Este mismo análisis vale para River Plate donde es eliminado en semifinales por el campeón de los Emiratos Árabes Unidos que es el anfitrión del torneo. Un equipo que ni siquiera ganó el título de su confederación, así River gana el partido más importante de su historia y al par de días pierde uno de los partidos coperos más ridículos de su historia. 

En general, el Mundial de Clubes es una gran idea de FIFA pero que tiene que ser replanteada y analizada en función de lo que ofrece y pueda ofrecer porque no es un torneo que tenga amplios ratings y no es un torneo que tenga las grandes coberturas internacionales.

También hay que señalar que el Mundial de Clubes presenta desigualdades de inicio. Asume que los europeos y los sudamericanos por tener una mejor competición tienen que entrar directo a semifinales. Así mismo como poner en el último lugar del calendario al equipo de Oceanía porque se asume que los equipos de Oceanía están en el último renglón de profesionalismo. Ya desde ahí me parece que genera una relación dispar entre las confederaciones, genera un torneo a modo donde los europeos llegan y con 2 juegos son campeones.

El Mundial de Clubes ofrece juegos en lugares exóticos, a horas que complican a muchos y con demostraciones medianas de fútbol. Equipos cansados y desgastados por viajes o por calendarios específicos. 

En el tema de incentivos, es un torneo qué ofrece poco a los europeos y a los sudamericanos, puesto que van con la consigna de que tienen que llegar a la final. De los demás equipos del mundo nadie espera nada de ellos y entonces cualquier equipo grande que se presenta en el Mundial de Clubes tiene más que perder que ganar. Si pierde un juego, es un fracaso del tamaño del mundo, si gana es un título que ahí está. Un Mundial de Clubes no es más en historia y prestigio que la Copa Libertadores o la UEFA Champions League. 

Históricamente, los campeones sólo han salido de Europa y de Sudamérica, lo cual retrata esa realidad de superioridad de estos fútboles a nivel mundial. No obstante, la presencia de clubes de otras latitudes del mundo es necesaria, pero con un mejor formato con más clubes participando. Lo que debe hacer FIFA es crear un torneo parecido a lo que ya tienen en la UEFA de la Liga de Naciones, algo así como una copa internacional de clubes, o tomar lecciones de otros deportes como el basketball y el volleyball.

Así termina otra edición del Mundial de Clubes, Real Madrid es campeón; el desconocido Al Ain, subcampeón del mundo, suena extraño, pero así es. Chivas termina como penúltimo lugar del torneo solamente por arriba del Team Wellington de Nueva Zelanda con un pésimo sabor de boca y muchas expectativas rotas.

Esperemos que la FIFA piense en el bien deportivo, económico y del marketing y redirija los esfuerzos para rediseñar y reformatear el Mundial de Clubes tal como lo conocemos.

Lo dicho, dicho está.

Panama Papers: Los Mexicanos involucrados

Comparte este artículo:

Los Panama Papers son unos documentos que fueron filtrados de la base de datos de Mossack Fonseca, una de las firmas de abogados más grandes del mundo. El nombre de Panama Papers, o bien, los Documentos/Papeles de Panamá hace referencia a la sede de esta firma de abogados en Panamá.

Es considerada una de las más grandes filtraciones de documentos en la historia de la humanidad, consistiendo de 11.5 millones de documentos y 2.6 terabytes de información. Es incluso más grande que la información filtrada por Edward Snowden sobre programas de vigilancia global o la filtración de los documentos diplomáticos del Departamento de Estado de EEUU por Wikileaks en 2010.

¿Qué revelan estos documentos?

Los documentos sacan a la luz los paraísos fiscales de grandes personalidades de la élite mundial; muestran como Mossack Fonseca ayudó a estos clientes a lavar dinero, evadir impuestos y evitar sanciones.

Incluso algunas celebridades aparecen en los documentos: como los futbolistas Lionel Messi y Leonardo Ulloa, el actor Jackie Chan y el piloto de Fórmula 1 Nico Rosberg.

¿A quién se menciona en los Panama Papers?

Se mencionan en estos documentos a 12 jefes de estado –actuales o pasados—de entre 143 políticos, así como algunos de sus familiares.

Entre ellos se encuentran: el presidente de Rusia, Vladimir Putin; el presidente de Argentina, Mauricio Macri; Ian Cameron, el padre del ex primer ministro David Cameron; Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, el ex primer ministro de Islandia (digo ex primer ministro porque justo el martes 5 de abril presentó su renuncia a petición de miles de islandeses); y Pétro Poroshenko, el presidente de Ucrania.

Incluso algunas celebridades aparecen en los documentos: como los futbolistas Lionel Messi y Leonardo Ulloa, el actor Jackie Chan y el piloto de Fórmula 1 Nico Rosberg.

¿Cómo se obtuvieron estos confidenciales documentos?

El periódico alemán Süddeutsche Zeitung obtuvo la información de una fuente anónima. La información fue transferida en el curso de pocos meses, consistiendo de e-mails, fotos y otros documentos de la base de datos de Mossack Fonseca.

Süddeutsche Zeitung decide compartir la información con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación —ICIJ en sus siglas en inglés—, quien a su vez decide compartirlo con una red internacional de periodistas, incluyendo a los periódicos BBC y The Guardian.

Mossack Fonseca se ha visto relacionado con más de 200,000 compañías, las cuales ha registrado. Estas compañías fueron registradas en una serie de paraísos fiscales para tener –de manera anónima pero aún así legal— propiedades y cuentas bancarias.

¿Cómo transfiere Mossack Fonseca el dinero de sus clientes?

Mossack Fonseca se ha visto relacionado con más de 200,000 compañías, las cuales ha registrado. Estas compañías fueron registradas en una serie de paraísos fiscales para tener –de manera anónima pero aún así legal— propiedades y cuentas bancarias.

Algunos de los lugares donde tenían más compañías eran: Las Islas Británicas (con más de 100,000 compañías), Panamá, Bahamas, entre otras islas caribeñas. También tenían compañías en países de Oceanía y África.

En ciertas ocasiones Mossack Fonseca no tenía contacto directo con sus clientes sino que su relación era por medio de intermediarios. Gran parte de estos facilitadores se encuentran en lugares como Suiza, Hong Kong, Panamá, Reino Unido, Luxemburgo, China, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, etc.

Hacían uso de prestanombres, personas sin ningún tipo de acción en la compañía o el dinero que simplemente prestaban su nombre y firma para que resultase más difícil rastrear a los verdaderos clientes. La mayoría de los prestanombres provienen de China, Rusia, Hong Kong, Reino Unido y Suiza.

En ciertas ocasiones Mossack Fonseca no tenía contacto directo con sus clientes sino que su relación era por medio de intermediarios. Gran parte de estos facilitadores se encuentran en lugares como Suiza, Hong Kong, Panamá, Reino Unido, Luxemburgo, China, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, etc.

¿Quiénes son los mexicanos en los Panama Papers?

Mossack Fonseca también tenía como clientes a empresarios y artistas mexicanos. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha decidido investigar a 33 mexicanos involucrados en los Panama Papers. Estos son algunos de los mexicanos que aparecen en los documentos:

1. Juan Armando Hinojosa Cantú: Dueño de Higa, empresa conocida por construir la famosa “Casa Blanca” de nuestra primera dama, Angélica Rivera. Hinojosa, con ayuda de Mossack Fonseca, movió una fortuna de más de 100 millones de dólares en paraíses fiscales en el Caribe y Nueva Zelanda.

2. Ricardo Salinas Pliego: Presidente de Televisión Azteca y titular de Banco Azteca y Fundación Azteca. Utilizó los servicios del bufete de abogados para obtener un yate en las Islas Caimán y obras de arte en las Islas Vírgenes.

3. Alfonso de Angoitia: Vicepresidente ejecutivo de Televisa. Compró la empresa Ucetel Incorporated, ubicada en las Bahamas, por un capital de 50 mil dólares. Angoitia explicó que esta compra la realizó para comprar un departamento y conseguir una membresía de un club de buceo en la zona.

Un vocero de Televisa afirmó que De Angoitia “se encuentra en pleno cumplimiento de las disposiciones fiscales que le son aplicables en México en relación con Ucetel”.

4. Emilio Lozoya: Fue el primer director de Pemex. Antes de integrarse al equipo de Peña Nieto, Lozoya se hizo miembro del Consejo de Administración de OHL; y en marzo de 2011, pretendió crear una sociedad con Mossack Fonseca en Dubai, mas no se sabe si el proyecto se llegó a concretar.

Por medio de su cuenta de Twitter, Lozoya negó “relación alguna con el despacho Mossack Fonseca”.

Mossack Fonseca también tenía como clientes a empresarios y artistas mexicanos. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha decidido investigar a 33 mexicanos involucrados en los Panama Papers.

5. Carlos Hank Rhon: Hank Rhon es el presidente de Grupo Financiero Interacciones y Grupo Hermes.

En 1996, Hank Rhon contactó a Mossack Fonseca, y aunque lo catalogaron en como un “prospecto de cliente”, finalmente decidieron no concretar negocios con él dado el escándalo internacional de la operación “Tigre Blanco”, en la cual el gobierno estadounidense buscó vínculos con su familia y el crimen organizado.

6. Ramiro García Cantú: Empresario tamaulipeco y contratista de Pemex desde hace más de 30 años. Ha dispersado sus recursos en lugares como Panamá hasta Holanda, Nueva Zelanda y Seychelles. Para sus operaciones, recibió la ayuda de IGMASA Management, empresa que se ha visto involucrada en evasión de impuestos en el futbol europeo.

7. Socios de Oceanografía: El ex dueño de Oceanografía, Amado Yáñez Osuna, el ex director financiero, Martín Díaz Álvarez, y los hermanos Oscar y Francisco Javier Rodríguez Borgio le compraron a la firma panameña tres empresas en las Islas Británicas. Por su parte, Yáñez ha asegurado que desconoce la existencia de una de las tres empresas, Ceresia, a pesar de que en ella aparece su firma.

La empresa Oceanografía fue contratista de Pemex, siendo especialmente favorecida durante el sexenio de Felipe Calderón con contratos millonarios.

8. Rafael Caro Quintero: Fundador del cártel de Guadalajara se asoció con el bufete de abogados para crear dos compañías, Compañía Monte Carlo S.A. y Financiero Monte Carlo S.A. Uno de los socios del despacho, Ramón Fonseca, fue el agente residente y presidente de Compañía Monte Carlo S.A.

9. Omar Yunes Márquez: El empresario veracruzano es hijo del candidato a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares. Omar Yunes creó un fideicomiso en Nueva Zelanda, donde tanto su esposa como él serían beneficiarios, pero finalmente este proyecto se canceló.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”