Nuevo León sufre inicio de año más rojo en 6 años

Comparte este artículo:

El recrudecimiento de la violencia que Nuevo León sufrió el año pasado ya se extendió al arranque del 2019.

En los primeros 12 días de enero fueron asesinadas 35 personas, casi 3 por día, la cantidad más alta de los últimos seis años, de acuerdo con datos oficiales de investigaciones de la Fiscalía General del Estado.

Los homicidios dolosos cometidos en el inicio de año superan en 150% a los 14 casos registrados en el mismo periodo del 2018.

Nuevo León no padecía un numero tan alto de homicidios desde el arranque del 2013,  cuando se contabilizaron 52 asesinatos en la entidad.

Durante el mismo periodo del 2014 hubo 15 homicidios, y en el 2015 se registraron 9.

Mientras que en el 2016 la cantidad subió a 25, y en el inicio del 2017 se acumularon 13 crímenes, según las estadísticas de la autoridad.

En su mayoría, los homicidios de este año fueron cometidos en ataques a balazos, y en múltiples casos  han sido ligados al narcomenudeo y crimen organizado.

El pasado martes, Esteban Cantú, director de la Agencia Estatal de Investigaciones, aseguró que sicarios del Cartel del Noreste serían los responsables de buena parte de las agresiones.

El motivo de los ataques, señalo, sería la disputa que mantiene ese grupo delictivo con integrantes del Cartel del Golfo y con narcovendedores independientes por los puntos de venta de droga.

Entre los crímenes vinculados al narcotráfico están los siete del pasado martes, cuando se registro la jornada más violenta en lo que va del mes. En esos hechos fueron asesinados a balazos seis hombres y un menor de edad de 16 años, en diversos puntos en la Ciudad.

Si en lo que resta de enero continúa la tendencia de 2.9 homicidios al día en promedio, el mes alcanzaría más de 90 casos y se colocaría como uno de los mas violentos en el mandato del Gobernador Jaime Rodríguez.

De acuerdo con los últimos datos publicados por la autoridad , entre enero y noviembre del 2018 hubo 726 homicidios en el estado, lo que supero los totales del 2017 y del 2016, que tuvieron 656 y 644 asesinatos, respectivamente.

 

 

Hallan a 19 calcinados en Miguel Alemán, Tamaulipas

Comparte este artículo:

El Ejército Mexicano reportó el día de ayer el hallazgo de 19 cuerpos calcinados y 6 vehículos quemados en un rancho cercano a Miguel Alemán, Tamaulipas.

Fue en el poblado Los Tres Portonoes, dónde elementos del Ejército encontraron la siniestra escena, misma que según las primeras versiones habría sido el resultado de un enfrentamiento entre el Cártel del Noreste y la banda de Los Metros del Cártel del Golfo.

Ambos grupos, sostienen desde ya hace varios meses una narcoguerra en la región por el control del tráfico de drogas.

Según el Informe Policial Homologado de la Secretaria de la Defensa Nacional, el hallazgo se dio después de que una mujer acudiera a la Unidad General de Investigación de la Procuraduría del Estado para denunciar que su esposo tenía un día sin llegar a su casa y que le habían comentado que estaba en una brecha donde hubo un enfrentamiento.

En la tarde, personal ministerial y pericial solicitaron el apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional para recorrer la zona mencionada por la mujer, encontrando así los vehículos con personas calcinadas abordo y cuerpos tirados alrededor.

Algunos de los cuerpos se les distinguía ropa camuflada tipo militar, chalecos antibalas y gorras con las siglas del “CDG”.

#ElNidoDelGavilán: “Cadereyta: La inestabilidad sigue”

Comparte este artículo:

18 muertos oficialmente fue el saldo que dejó el “incidente” en el penal de Cadereyta, Nuevo León, durante la madrugada del lunes 9 y la mañana del martes 10 de octubre.

Es incierto aun los motivos de estos hechos, algunos le llaman motín, otros le llaman riña, que son conceptos que claramente no son lo mismo. Si bien es cierto, se secuestraron a tres custodios del área y se prendió fuego en uno de los pabellones del centro.

¿Qué buscaban los internos? Esa respuesta la tiene pendiente el gobierno de Nuevo León.

Este tipo de crisis que están aconteciendo cada media hora en los centros penitenciarios del estado son ejemplo claro de la ineficiente gestión del gobierno que han permitido que el narco opere en los tres centros del estado.

Disputas entre los Zetas, su escisión llamada Grupo Bravo, el Cártel del Noreste y el Cártel del Golfo en estos centros utilizan a los internos como carne de cañón para sus fines. La droga juega el rol preponderante en esta disputa de territorios.

El gobierno del Estado ha sido endeble en reformar el sistema penitenciario, otorga salarios ridículos al personal en los centros y los expone a su suerte como se vio.

Mientras se siga sin dar un peso al mejoramiento de estos centros y a la construcción del penal en Mina, el estado sufrirá en lo que resta del año eventos similares que demuestra la total incapacidad del gabinete del Bronco para enfrentarse a los grandes gallos del narco.

Mediocridad y miedo son las dos palabras que definen la política penitenciaria del estado.

El estado debe desintoxicar los penales sacando a los internos vinculados al crimen organizado y mandándolos a centros federales. De acuerdo al OADPRS de la Secretaría de Gobernación, en su reporte penitenciario de agosto del presente año, Nuevo León tiene un alto porcentaje de este tipo de internos en sus centros comparado con otros estados. Otra idea sería construir un penal federal en el estado para despresurizar. Finalmente, el gobierno tiene que abrirse a que ONGs entren y trabajen en el estado físico, emocional y psicológico de los internos, así como a privados que establezcan más oportunidades de trabajo a estas personas.

Reformar el sistema no es caro como muchos creen, pero está de más visto la poca disposición política del gobierno para sentarse a pensar. Existen numerosos expertos en el país y especialistas en la misma Secretaría de Gobernación en la ciudad de México que pudieran sumarse. No quieren hacer nada porque para ellos y tristemente para un amplio sector de la sociedad a la que pertenecen, las personas privadas de la libertad son una escoria y desecho que hay que destruir, una mirada por demás obtusa, medieval, ignorante e inquisidora que tenemos que erradicar de nuestras mentes.

Lo dicho, dicho está.