¿Qué está pasando con las materias primas?

Comparte este artículo:

A nivel mundial los inversionistas y los grandes bancos cada vez se encuentran apostando más hacia las energías renovables y un impulso global que se tiene para reducir las emisiones de carbono y ante esto las expectativas que se tienen no son favorables para los procesos de producción de los productos básicos, analistas esperan que estos cambios eleven los precios de las materias primas desde el aluminio hasta el gas natural. 

Adicionalmente, recientemente se ha visto un incremento en los precios del gas natural en la región asiática y en el Reino Unido. Diversos analistas del sector mencionan que después de un verano con temperaturas récord, seguido de lo que será uno de los inviernos más fríos y una recuperación económica con un gran ritmo estos son factores que han hecho que los contratos de futuros estén en sus niveles máximos de la última década. 

Empresas como Exxon Mobil y Chevron se han encontrado con inversionistas que mantienen la presión en ellas para minimizar el daño ambiental que estas generan, dentro de estas acciones una de las principales es la limitación en el gasto que se tiene destinado para la producción. También, el reciente incremento de inversiones por parte de fondos en empresas con un gobierno corporativo igualitario y en empresas socialmente responsables ha impulsado los flujos de dinero en empresas que cumplen con estos parámetros. 

Por ejemplo, este año un inversionista enfocado en el cambio climático hizo una campaña para poder estar en la junta directiva de Exxon Mobil y presionar desde adentro. Este movimiento prendió las alertas en las empresas enfocadas en las materias primas para acelerar sus objetivos climáticos. 

En lo anterior se refleja como el gasto en exploración y producción se estuvo disminuyendo en los años anteriores hasta el 2020; sin embargo, para los años siguientes se espera que esto vaya en aumento debido a la demanda. Además, que las disrupciones como el incremento de temperatura en el verano o el covid-19 han hecho que se disparen los precios de las materias primas y en consecuencia el reflejo de esta ansiedad por parte de los consumidores es la inflación elevada. 

Ahora bien, con este aumento en los productos y servicios los índices que siguen el comportamiento de las materias primas se encuentran en camino a tener su mejor año registrado en las últimas 3 décadas, de acuerdo con información por parte de FactSet. Un ejemplo de esto es el precio por galón de gasolina en los Estados Unidos que se encuentra en los $3.20 dólares. 

En cuanto al gas natural, este es usado para la generación de la energía que utilizan las casas en invierno y recientemente los precios se han disparado llevándolo a colocarse arriba de la banda de los $5 dólares por millón de unidades métricas, ante esto diversos especialistas han mencionado que los precios podrían incrementarse aún más si la temperatura sigue en descenso y esto ocasiona una subida en la demanda. 

A estas tendencias también se suman los metales industriales como los que se ven involucrados en la manufactura de los vehículos eléctricos y en la construcción de casas. La volatilidad que han tenido los contratos de futuros se debe al desabasto por la alta demanda, de tal manera que el gobierno de China ordenó a las empresas, que tienen una participación del gobierno, a proteger los suministros del energético. 

Posteriormente el gobierno de Rusia mencionó que su empresa Gazprom elevaría sus exportaciones hasta por un 10% para su mercado asiático y europeo, mejorando así las proyecciones estimadas. 

Uno de los países que se encuentran beneficiándose de estos precios y del incremento de las demandas de Gas Natural Liquido es Qatar, quien es el mayor exportador. Es así que la empresa Qatar Petroleum hizo un encargo por cuatro mega buques de tanques de gas por un valor aproximado a los $762 millones de dólares a medida que la demanda continúa en incremento y se espera que se mantenga al menos durante la siguiente década. 

El mercado mundial de GNL se contrajo significativamente el último mes debido a la escasez de gas y carbón en partes de Europa y Asia. El ministro de energía de Qatar, Saad Al-Kaabi, dijo el mes pasado que la demanda era “enorme” y que “no podemos atender a todos”.

El cobre, por ejemplo, alcanzo su precio más alto en mayo debido a los retrasos en la entrega de este elemento. La razón de esto es nuevamente las restricciones que están tendiendo las empresas mineras para poder continuar con la producción debido a la gran cantidad de energía y agua que se requiere para la manufactura. A este factor se suman las demandas por parte de habitantes de las comunidades donde se encuentran las plantas por la contaminación al medio ambiente, los analistas mencionan que esta presión que tienen las empresas ha sido sin precedentes en la actualidad y el panorama no se ve tan alentador, dado que los inversionistas mantienen sus expectativas en empresas que utilizan ciclos de reutilización de materiales y procesos más eficientes y sustentables. 

En el caso de algunas materias primas, “estás legítimamente al borde de no tener suficiente”, dijo Rory Johnston, un execonomista bancario que ahora escribe un boletín sobre materias primas. “Es frágil y cada vez más difícil pronosticar los resultados”.

En resumen, la tendencia en el incremento de los precios de las materias primas continúa en aumento y con ellos las demandas por parte de los inversionistas para que los procesos sean más alineados a los objetivos que se tienen en la agenda 2030. Aunque para muchos analistas estos niveles no son sostenibles, los manejadores de activos mantienen sus posiciones y predicciones al alza. Es así que el área de riesgo de crédito (de las instituciones financieras) ha puesto una alerta especial en los prestamos para la compra de futuros de materias primas debido a la cantidad de flujos de dinero que se están moviendo. Por el momento el panorama es incierto. 

Esperando como siempre que sea de su interés. 

Sebastián es asesor financiero y co-fundador de Dannum Capital, firma enfocada en la asesoría bursátil y patrimonial. En Dannum Sebastián tiene como responsabilidad el seguimiento e implementación de estrategias de inversión. Egresado de Administración Financiera por el Tecnológico de Monterrey además de contar con estudios en estadística aplicada y administración de portafolios por la UANL. 

¡Pemex con pérdidas!… Gasta 198 millones de pesos en coche de Fórmula 1

Comparte este artículo:

A principios de esta semana la paraestatal, Petróleos Mexicanos (Pemex) reporto perdidas por 333 mil millones de pesos en el 2017, lo que representó un 74.4% mayor a las perdidas reportadas en el 2016, pero al parecer esto no evita que la empresa del estado patrocine un coche de Fórmula 1.

El pasado lunes 26 de febrero, el mexicano Sergio “Checo” Pérez y su compañero de equipo, el francés, Estaban Ocon, presentaron el nuevo bólido del equipo Force India para la temporada 2018.

El automóvil que tiene un costo promedio de 6 millones de libras esterlinas, es decir un poco más de 156 millones de pesos, luce en los espejos retrovisores patrocinios de Pemex, mismos que tienen un costo promedio de 3.8 millones de libras esterlinas por automóvil, siendo un total de 7.6 millones de libras, siendo sal tipo de cambio de cuando se realizó esta nota, 198 millones de pesos.

También los pilotos de la escudería lucen logotipos de la petrolera mexicana en sus uniformes y en los cascos.

De acuerdo a Pemex, los resultados negativos fueron derivados principalmente a un mayor endeudamiento, mismo que ascendió a 102 mil millones de dólares, 2.8% mayor al 2016.

Por otro lado, el resultado negativo se dio a pesar del aumento de 30% en los ingresos de la empresa, que alcanzaron los 1.4 mil millones de pesos, esto debido en parte al aumento del precio del barril de petróleo, pero también a la nueva política de precios de los combustibles, mejor conocido como el “gasolinazo”.

El patrocinio de Pemex a un equipo de Fórmula 1 viene como sorpresa, no solamente porque es una empresa con pérdidas y con un futuro oscuro, sino también debido a que a diferencia a otras petroleras como Shell y Exxon Mobil, que patrocinan a Ferrari y al equipo Red Bull Racing, respectivamente, Pemex no tiene realmente una presencia internacional.