“Situaciones difíciles no nos van a desviar”: AMLO sobre no cambiar estrategia de seguridad

Comparte este artículo:

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó en conferencia de prensa matutina que a pesar de los obstáculos que se presenten y que se ha enfrentado en estos 11 meses de gobierno va aplicándose el plan de transformación y reafirmo que se ha logrado mucho en poco tiempo, por lo que comentó que, si bien “Podría decir que ya están las bases de la transformación, pero todavía falta terminar la obra, por eso estoy planteando que nos va a llevar un año más“.

Continuó admitiendo que últimamente su administración ha enfrentado situaciones difíciles, como el operativo fallido en Culiacán, Sinaloa para detener a Ovidio Guzmán y la emboscada en la que asesinaron a nueve integrantes de las familias LeBarón y Langford. Sin embargo, también se mostró firme apuntando que “esto no nos va a desviar, al contrario, en las crisis, aunque sean transitorias, se definen más las posturas”.

Sintetizando, el mensaje que mandó es que no va a cambiar la estrategia de seguridad, “nosotros vamos a seguir atendiendo las causas que originan la inseguridad y la violencia, estamos seguros que es la forma más eficaz y más humana de enfrentar el problema. No vamos a usar la violencia para enfrentar la violencia“. Por lo que la estrategia de no enfrentar al narcotráfico directamente con violencia va a continuar.

De hecho, para dejar en claro su punto, el titular del ejecutivo utilizó un video del empresario estadounidense Nick Hanauer, quien relalizó una reflexión sobre el daño que causa la desigualdad y la importancia del salario mínimo para hacer crecer a la clase media y evitar una revolución.

El video muestra al empresario enviando un mensaje en el que comenta que “En México, por la corrupción que imperó, se produjo una monstruosa desigualdad económica y social y eso es lo que ha dado al traste con todo, esa es la causa principal de nuestros problemas sociales. Ahora que se han iniciado los cambios, vamos a procurar en el marco de la ley que haya una mejor distribución del ingreso, que no haya tanta desigualdad económica y social y lo tenemos que conseguir con la participación de todos“, por lo que destaca que el cambio en México se ha llevado a cabo de manera pacífica, sin violencia, con gobernabilidad.

A modo de conclusión, cierra el mensaje criticando el pasado siendo que “Por lo general estos medios se dedicaron a aplaudir al régimen que produjo esta monstruosa desigualdad económica y social y nunca advirtieron que se iba a producir una descomposición social“.

Con información de Aristegui Noticias

De afanes modernos

Comparte este artículo:

Al corazón moderno le falta palpitar con fuerza. Se desvive preocupándose por entender y ser razonable; por latir como el otro y ser sensible; y por ampliar el sentido de las cosas para ser incluyente, y, con ese propósito, redefinir lo que haga falta independientemente de lo que se trate.

A ese corazón preocupado se le olvida ocuparse en abocarse a su principal objetivo, que es mucho más sencillo como concepto, pero de mucha más difícil implementación. Sin embargo, aquello no requiere justificaciones, ni es objeto de grandes debates.

El mexicano parece abrumarse por las preocupaciones del corazón moderno. Agobiado, se resigna a padecer los cánceres del desánimo y el conformismo; aquellos que surgen en el individualismo pero que producen como síntoma terminal la indiferencia.

Ofuscados en el afán de ser comprensivos, dejamos de comprender; y enquehacerados en no dejar fuera a nadie –en dicha tarea de comprensión– solapamos nuestros valores morales ante las nuevas ideas sociales. Desde nuestra intimidad, decidimos dejarnos solos los unos a los otros. Luego cerramos el concepto de “nosotros” al tiempo que buscamos ampliar la distancia que existe entre la vida de cada quien y 
el interés público.

Catalogamos nuestra vida en esferas. Queremos libertad social legitimando, en la privacidad, el libertinaje. Pero el anhelo a un control absoluto de nuestro estilo de vida, y a que la opción que escojamos, sea cual fuere, se avale; es voltearle la espalda a nuestra responsabilidad colectiva.

Y no sólo eso, es una necedad lograda por la negación de que el anhelo fundamental del corazón, aún en la modernidad, no es que se avalen nuestros deseos, sino subyugar las aspiraciones propias al deber de procurar, en la medida de lo posible, entregarse al bienestar de la sociedad. Vivir como se espera que vivamos, es un acto de caridad si la esperanza se funda en un ideal de plenitud; y pelear a diestra y siniestra por poder vivir como queramos, un acto de egoísmo si la lucha se centra, en que necesariamente se califiquen como “morales” los designios de nuestra propia voluntad.

Recientemente, a iniciativa del Presidente mexicano con la más baja aprobación en la época moderna, algunos grupos sociales se han propuesto redefinir aquello que para la mayoría es, será y sigue siendo lo mismo. Aquel cáncer del que hablaba se nota en el grupo de personas que componemos el Estado y se permea en los razonamientos institucionales que emitimos.

Así, los indiferentes se descubren incongruentes con sus opiniones previas; los académicos, resignados; los individualismos, se convierten en progresismos; y la política pública, emigra del bien común a la tutela absoluta de las decisiones personales. “Que cada quien haga con su vida lo que quiera” es el nuevo principio rector de la regulación social: hemos decidido lavarnos las manos. Oponerse 
es discriminación.

Para mi sorpresa, esta semana, con motivo de la Marcha por la Familia, he sabido que se califique, con insistencia, como asquerosos, violentos y retrogradas, a quienes sostenemos que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Aquellos calificativos, al menos en lo particular, en nada reflejan el sentimiento que me produce, resistirme a aceptar las ideas opuestas.

Lo único que quiero transmitir es un motivo netamente espiritual: es aquel ideal social de plenitud propuesto por la generalidad; es aquel llamado que como colectividad hacemos a la autorrealización personal creando una familia en el sentido tradicional del concepto. Que el potencial del amor se ve seriamente demeritado cuando no encuentra complementariedad física y psicológica, es una verdad innegable, que se ha silenciado por quienes encuentran imposibilidades para amar a sus pares complementarios. El romanticismo, en la modernidad, se ha substituido y confundido 
por compañerismo.

Si el consenso general, conceptualiza el ideal de una familia, como aquella entre un hombre y una mujer, no es porque la homosexualidad sea indeseable, sino que el incentivo colectivo a llevar la opción de vida ya propuesta, es un llamado a gritos de quienes nos antecedieron en vida, de que ese modelo de vida llena y vale demasiado la pena. Si no fuera así, esa estructura social no hubiera trascendido hasta nuestros días con tanto éxito. Seguir la recomendación general, no es necesariamente lo mejor para cada individuo, pero cerrarse a la autodeterminación de la vida privada, bien pudiese ser soberbia.

Si bien estoy plenamente consciente que el hecho de que la familia vale la pena, no es motivo del debate, lo reafirmo para subrayar que el valor de tener una familia es tanto, que vale la pena preguntarnos cuál queremos que sea la recomendación general, que como sociedad queremos emitir a la siguiente generación, a través de la proposición de un modelo de vida. Creo que la ley debe de validar ideales.

Recomendar que en México “decidir lo que sea” es lo ideal, es dejar de recomendar, y quizá, incluso, evadir la responsabilidad de poner el ejemplo. Creo que existe un beneficio más grande en que el ideal ya propuesto se conserve; no lo substituyamos por amplísimas definiciones que más que esclarecer, esconden, entre muchos otros, el modelo de vida en donde la mayoría ha encontrado su camino de plenitud.

roberto.mtz05@gmail.com
@Roberto_MtzH

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

5 cosas que aprenderás cuando veas la película Intensa-Mente (Inside Out)

Comparte este artículo:

intensamente

Si estás planeando que actividades realizar durante estas vacaciones, ¡llegaste al artículo indicado! Tenemos una propuesta perfecta para que pases un rato agradable conviviendo con toda familia.

Se trata de una de las películas más recomendadas de Disney Pixar, pues tiene un mensaje muy profundo que hace reflexionar a jóvenes y adultos, mientras que a los más pequeños, y no tan pequeños, les da la oportunidad de conocer más sobre sus emociones, ideas y pensamientos; además tendrás asegurado un buen rato de risas y coloridos escenarios que los mantendrán sin querer parpadear.

La película se llama Intensa Mente y es 100% recomendable para toda la familia, si no la has visto este es momento ideal para hacerlo, te presentamos 5 cosas que aprenderás cuando la veas.

Intensa Mente es una ingeniosa película que aborda el tema de los complejos procesos que ocurren en nuestro cerebro y de las consecuencias de los mismos, desde la generación de pensamientos, recuerdos, olvidos hasta las emociones que nos provocan diversos sentimientos y que a veces nos inducen a tomar decisiones drásticas.

Todo esto podrás verlo desde adentro, es decir desde el propio cerebro de uno de los personajes principales: Riley Anderson una niña que irá creciendo hasta llegar a la pubertad y experimentará muchísimos cambios y sentimientos en esa importante etapa.

Aquí las emociones adquieren rostro y su personalidad de alguna manera va acorde con su nombre: ALEGRÍA, representada por una niña entusiasta y positiva, TRISTEZA caracterizada por su pereza, pesimismo y tendencia al llanto, DESAGRADO quien hará evidente su disgusto y apatía ante todo aquello que le cause conflicto, FURIA aprovechará cada mala experiencia para hacerse presente y TEMOR quien tendrá muchas dudas y tomará precauciones ante lo que puede o no puede hacer.

1. APRENDERÁS A ACEPTAR QUE ES NORMAL NO SENTIRSE ALEGRES

Estamos acostumbrados a creer que tenemos que ser felices siempre, que todo lo que hagamos y que nos pase en la vida deberá ser realizado bajo ese objetivo. ¿Pero qué pasa entonces cuando las cosas no suceden como lo planeamos? Esta película es de muchísima utilidad para comprender ese punto porque en ella la alegría, accidentalmente, desaparece por algún tiempo.

Nos hizo recordar las difíciles situaciones que todos hemos pasado o pasaremos alguna vez, también en aquellas personas que hemos atendido en el CIC por problemas como depresión, ansiedad, ideación suicida y por supuesto en aquellas víctimas de delitos.

Quizás atravesarás por situaciones en las que sentirás que no habrá nada que te motive, no habrá algo que te haga sentir feliz o afortunado, pero la gente te dirá que “tienes que ser feliz” que le “eches ganas”. Y, a veces no se trata de ganas, ni siquiera de buenas intenciones. Acepta que de vez en cuando está bien no ser la persona más entusiasta y feliz; y está bien porque nadie dijo que la ALEGRÍA es la única emoción necesaria.

2. APRENDERÁS LA IMPORTANCIA DE CONTROLAR TUS EMOCIONES

A pesar de la variedad de las emociones, en la película todas trabajan en equipo desde una sala de control (llamada cuartel general) donde monitorean y dirigen las acciones de Riley, siempre se hacen compañía y se brindan auxilio cuando a Riley le sucede algo que provoca que una de las emociones quiera dominar, pero a veces no es la apropiada, por lo cual otra emoción intentará tomar el mando.

Cuando estás pasando por una situación crítica es normal que una emoción sea la que predomine y que sea ésta la que haga que actúes de determinada manera. Por ejemplo, en una discusión con otra persona, muchas veces la emoción que predomina es la FURIA y en consecuencia te sientes enojado(a), otras veces es el TEMOR el que no te permite dar ese importante paso en tu vida y te está obstaculizando ver realizadas tus metas.

Toma en cuenta que todo lo que digas o hagas bajo el dominio de una emoción incorrecta puede perjudicar tus acciones futuras y tu relación con personas importantes en tu vida, analiza tus emociones antes de tomar alguna decisión definitiva.

3. APRENDERÁS QUE HAY COSAS QUE TIENES QUE DEJAR IR

Todos conservamos recuerdos, imágenes e información que consideramos importante, pero muchas veces nos será imposible llevarlos en nuestra memoria por siempre.

En la película hay una conmovedora escena que ejemplifica la importancia y el dolor de las pérdidas; sin embargo, hace ver que a veces hay que dejar cosas atrás, hay que soltar para poder avanzar, dejar lo pasado en el Pasado o “esconderlo” profundamente en nuestra mente de tal forma que demos pie a que la ALEGRÍA continúe su camino y quedarnos con el aprendizaje adquirido.

4. APRENDERÁS LO VITALES QUE SON LAS REDES DE APOYO

Las redes de apoyo son estructuras que brindan algún tipo de contención a algo o alguien, en este caso nos referimos al conjunto flexible de personas con las que mantenemos un contacto frecuente y un vínculo social cercano. En la película están caracterizadas como “islas” que conforman la personalidad de Riley, islas a las que ella recurre, incluso sin saberlo, cada vez que tiene que tomar alguna decisión.

Cuando pasas por un suceso doloroso una de las principales recomendaciones es que busques ayuda en los demás, sin embargo, en ocasiones eso te parece imposible, sencillamente a veces una cosa lleva a otra y terminas sintiéndote solo (a), dices que ya nada te importa y prefieres apartarte de todo; el riesgo aquí es dejar de sentir.

Esto representa el peligro de no ser capaz de experimentar ninguna emoción. En Intensa Mente podrás apreciar la importancia de mantener y recurrir a las redes de apoyo sobre todo cuando el caos se hace presente.

5. APRENDERÁS A ACEPTAR LO NECESARIO QUE ES LA TRISTEZA EN TU VIDA

La TRISTEZA, pero ¿quién querría sentirse triste?! En la mayoría de las culturas las personas hemos aprendido que hay cosas malas que pueden pasarnos y que ante éstas será normal sentirse triste; de tal forma que es tan común percibir la tristeza como algo negativo e indeseable.

A lo largo de la película irás viendo cómo la TRISTEZA va formando parte de la vida de Riley haciéndose presente en sus recuerdos, pensamientos, ideas y finalmente se convierte en un sentimiento, una expresión de dolor y desaliento.

¿Cuántas veces has creído que es necesario eliminar toda cosa que cause tristeza en tu vida? ¿Cuántas veces te han dicho que ya no estés triste? ¿Cuántas veces has percibido la tristeza como algo ajeno a ti, algo negativo que hay que eliminar cuanto antes?

Sin embargo, si hay algo que todas las personas tenemos seguro, es que estaremos tristes alguna vez en nuestra vida, y habrá que hacer algo con esa tristeza, aunque la tristeza hace lo suyo por cuenta propia, logrando -en el mejor de los casos- que experimentes esa sensación tan liberadora que es el llanto. Ya lo dice una antigua frase: “¿Cómo podríamos apreciar la luz si no existiera la oscuridad?” Permítete sentirte triste, la tristeza es una parte imprescindible de tu vida que tiene más bondades de las que te han contado.

Por: Lic. Mayra Aracely López García
Coordinadora del Departamento de Psicología CIC

MÁS INFORMACIÓN:

Tráiler: Intensa Mente

Vías de contacto CIC

T: 83 78 00 00 y 01 800 838 80 80

Facebook: Centro de Integración Ciudadana

Twitter: @CicMty

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¡Feliz Navidad!

Comparte este artículo:

Al igual que para muchas personas, para mí esta es una de las mejores épocas del año. La Navidad representa muchos de los valores que, como padre, quiero inculcar a mis hijos; son días en los cuales lo más importante es la unión de la familia. En nuestro país, esta época se vuelve aún más emotiva por la gran cantidad de connacionales que trabajan en otros países, principalmente en Estados Unidos, y regresan a México para pasar estas fechas con sus familiares y amigos.

Los valores presentes en esta época van más allá de la religión que se practica, son días en los cuales cada persona se esfuerza por ser un mejor ser humano.

Para quienes son cristianos, la Navidad es una época muy importante de origen religioso, pero para quienes no siguen esta religión, la Navidad también cobra un significado importante porque simboliza el amor y la unión familiar. Los valores presentes en esta época van más allá de la religión que se practica, son días en los cuales cada persona se esfuerza por ser un mejor ser humano.

La Navidad es un evento muy importante para los mexicanos; sin embargo, si no nos preparamos con tiempo, esta época del año puede tener aspectos negativos. Muchas personas tienen que viajar para pasar la noche del 24 con el resto de su familia y amigos, los aeropuertos y terminales de autobús están tan congestionados que es posible que el trayecto sea incómodo. Lo mismo pasa con las carreteras del país, aunque el gobierno se prepare para la gran afluencia de vehículos, el índice de accidentes puede subir en estos días del año. Además, las compras de regalos y comida en las horas previas a Noche Buena pueden hacernos perder muchas horas del día.

Es importante que la navidad no se convierta en una deuda más para las familias mexicanas. Debemos recordar que el verdadero valor de la navidad no radica en la cantidad de regalos que seamos capaces de repartir.

El gran consumismo que se da durante todo el mes de diciembre hace que se incrementen considerablemente los ingresos por venta de bienes y servicios, los cuales muchas veces son adquiridos para ser pagados a plazo, sin considerar la carga financiera que pueden significar. Es importante que la navidad no se convierta en una deuda más para las familias mexicanas. Debemos recordar que el verdadero valor de la navidad no radica en la cantidad de regalos que seamos capaces de repartir en esta época del año, sino en la demostración de afecto que tengamos con las personas que nos rodean.

Diciembre es un mes para cerrar ciclos, analizar los logros que hemos tenido y replantear nuevas metas. Esta es una época en la cual intentamos olvidarnos de cualquier problema y tratamos de enfocar nuestra energía en disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos. Lo verdaderamente importante de esta época no es el lugar en el que festejemos, sino las personas con las que podamos compartir un buen momento.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”