El Sinsajo Nunca Fue Ficción

12283214_10156186999985328_802038425_n

La primera vez que leí una reseña del libro “Los Juegos del Hambre” de Suzanne Collins, recuerdo haber leído sobre cómo la autora se inspiró en crónicas de guerra para construir a sus jóvenes protagonistas. De la novela se decía que era algo cruda y que por su premura podía caer en el tipo de ‘libro de bolsillo’, mientras que de la autora se decía que sí logró retratar lo que la violencia y la incertidumbre son capaces de hacerle a las endebles mentes de los adolescentes al momento de alcanzar la mayoría de edad. Desde entonces me aventé los tres libros y ahora este fin de semana terminó las cuarta película. Y aunque se trata de un relato de ciencia ficción sobre un régimen totalitario en un lejano futuro, no pude evitar soltar las lágrimas por lo viva que está esta historia hoy en día para los involucrados.

De la autora se decía que sí logró retratar lo que la violencia y la incertidumbre son capaces de hacerle a las endebles mentes de los adolescentes al momento de alcanzar la mayoría de edad.

Los temas que toca la saga: el conflicto armado, las dictaduras, la opresión, la censura, el ataque y la tortura a los denunciantes, los sistemas totalitarios y la tecnología utilizada para lograrlo, los secretos de estado, el amor y el sacrificio en tiempos de guerra son el pan de cada día en ciertas regiones de la tierra e incluso aquí en México. Mientras es cierto que las guerras son cíclicas y por nuestra naturaleza violenta estamos destinados a sufrirlas una y otra vez hasta el fin de nuestra era; también hay quienes están dispuestos a sacrificar sus vidas por un bien mayor, pues la bondad humana prevalece en medio del caos y la esperanza, por más pequeña que sea, es difícil erradicar.

La ficción de los asesinatos de los disidentes del presidente Snow, ¿no es acaso la realidad de algunos disidentes del régimen de Bashar Al-Assad, asesinados por si quiera “bloggear” sobre las injusticias del sistema?

El personaje de Katniss Everdeen, el Sinsajo, es especial porque, aún con su antipatía y egoísmo, logra capturar corazones. Katniss es la hija del conflicto y la escasez, nacida y crecida en el cinturón de pobreza de la región más marginada de todo Panem, pierde a su padre quien a su vez trabajaba en condiciones deplorables, cuida y provee a su madre y a su hermana por años y disfruta sus ratos libres en paseos clandestinos en un rincón del bosque. Encima de todo esto, se convierte en el símbolo de la resistencia por un mero acto humano, el de querer sacrificarse en nombre de alguien amado. ¿No es ésta la situación de algún o alguna joven refugiada en algún campo de Turquía? Padre arrebatado, hermanos hambrientos, connacionales heridos, compañeros necesitados. Por otro lado, la ficción de los asesinatos de los disidentes del presidente Snow, ¿no es acaso la realidad de algunos disidentes del régimen de Bashar Al-Assad, asesinados por si quiera “bloggear” sobre las injusticias del sistema?

En las Relaciones Internacionales, el paradigma más extensamente usado para analizar los conflictos entre las naciones es llamado Realismo. Este dice que los países están en constante peligro de caer en guerra unos con otros, y que actúan en auténtica conveniencia para sobrevivir. Al Realismo lo contrarresta el Liberalismo, teoría que explica que los conflictos son difíciles de escalar por la interdependencia compleja que rige en el mundo globalizado de la actualidad. Ambas teorías son pertinentes y aplicables al caso de la guerra civil siria, que en realidad es más que una guerra civil contenida en un sólo país. El involucramiento de otros países y grupos religiosos en la forma de financiamiento militar u apoyo político, además de la novedad de la capacidad militar y la trasnacionalidad de los grupos terroristas actuales, categorizan al conflicto como una nueva modalidad de guerra mundial. Un tipo de conflicto que apenas estrenamos en la guerra fría, pero que ahora, con los avances en tecnología armamentista y de comunicaciones, tiene temibles oportunidades de convertirse en algo peor… me suena a la tecnología utilizada por el capitolio.

El Sinsajo nos demuestra que es dificilísimo romper con estos ciclos generacionales de violencia. ¿Quién sabe cuantos de los desplazados, refugiados, torturados y transgredidos tendrán la fortaleza de hacer la paz después del conflicto?

Lo más desalentador de todo esto es imaginar que, al igual que como sucedió con los líderes del distrito 13, en la realidad es posible que lo que esta generación sufra en términos de violencia y opresión sea una como una semilla, que pueda alimentarse y crecer inadvertidamente en las mentes de los afectados, hasta florecer en un hambre insaciable por represalia. El Sinsajo nos demuestra que es dificilísimo romper con estos ciclos generacionales de violencia. ¿Quién sabe cuantos de los desplazados, refugiados, torturados y transgredidos tendrán la fortaleza de hacer la paz después del conflicto, si es que este acaba? ¿Cuántas veces nos mostraron a los habitantes de los diferentes distritos volverse unos contra otros, a pesar de ser todos oprimidos por la misma figura política? ¿Cuántos individuos escapan este torbellino de agresiones que tergiversan las alianzas, confunden lo que es o era el motivo inicial del conflicto sin quedar trastocados, con hambre de venganza y sueños rotos?

Los libros hacen un especial énfasis en el tema de la cobertura sensacionalista de los medios en los conflictos bélicos en los espectáculos de violencia.

Otro de los mensajes más importantes dentro de la historia, que podemos rescatar para la realidad, es el que “los Juegos del Hambre no existirían si nadie se detuviera a verlos”. Los libros hacen un especial énfasis en el tema de la cobertura sensacionalista de los medios en los conflictos bélicos en los espectáculos de violencia. Si fuéramos capaces de desprendernos de las pantallas rojas, del “trending”, de dejar el morbo a un lado, estaríamos debilitando a la maquinaria que fortalece estas mismas guerras. Es nuestra obligación buscar la información sin banderas, la noticia independiente, el medio libre. Debemos de reconocer que como ciudadanos de la era de la información, tenemos más poder que nunca de diferir libremente y sin consecuencias de las decisiones que toman nuestros gobiernos.

En realidad nunca estamos exentos de ser “seleccionados” como tributos en una arena de violencia perpetuada por el estado, no nos salvamos de ser piezas de ajedrez de un gobierno insensible.

En realidad nunca estamos exentos de ser “seleccionados” como tributos en una arena de violencia perpetuada por el estado, no nos salvamos de ser piezas de ajedrez de un gobierno insensible. Pero vivimos en esta mágica época en la que se nos presenta la oportunidad de denunciar lo que antes no era tan fácil denunciar, de llegar a más ojos y oídos más rápido que nunca. Todos podemos ser observadores de la paz pero estamos aprendiendo con mucho dolor cómo responden los gobiernos ante los destapes públicos de sus atrocidades. Es por esto que la búsqueda y la protección de la verdad es crucial. Ojalá y seamos lo suficientemente sabios como para buscar esta verdad, compartirla, y defenderla sin necesidad de usar nuestras vidas para que esta nos sobrepase. Ojalá y no haya necesidad de reclutar y englosar Sinsajos para ganar a más simpatizantes de la verdad y la justicia.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

París es el Mundo

París no es nuestro traspatio, sin embargo, los desgarradores ataques terroristas del fin de semana pasado se sienten con especial dolor en el mundo occidental. París es un reflejo de lo que está sucediendo en la escala mundial. Hoy, París es el Mundo. Estos párrafos -que de nuevo tuve que escribir en dos partes, ahí dispense- son un esfuerzo por conmensurar el gran panorama de la situación, para permanecer inteligentes ante las circunstancias y combatir el contragolpe de racismo y odio que estos atentados seguramente están propiciando en contra del Islam en el mundo occidental.

Desde hace cuatro años y medio existe una guerra civil en Siria que ha cobrado la vida de más de 250,000 personas, herido a más de 800,000, obligado a por lo menos 4 millones a huir del país en búsqueda de refugio y a 7.5 millones más a desplazarse de sus hogares huyendo de la violencia. Mucha atención se le ha dado a la consecuente crisis de los refugiados, calificada como la peor crisis humanitaria desde el genocidio de Rwanda.

La guerra en Siria es efecto de la llamada “Primavera Árabe”, una serie de protestas, revueltas y guerras civiles en contra de gobiernos autoritarios del mundo árabe con décadas al poder y a favor de una democracia.

La guerra en Siria es efecto de la llamada “Primavera Árabe”, una serie de protestas, revueltas y guerras civiles en contra de gobiernos autoritarios del mundo árabe con décadas al poder y a favor de una democracia. De esta Primavera, algunos países lograron derrocar a sus líderes y salieron relativamente ilesos, como fue el caso de Túnez, Egipto, Libia y Yemen; mientras que otros países como Bahrein sufrieron levantamientos más fuertes. Otros tantos experimentaron protestas que variaron en dimensión. Siria ha sido indudablemente el peor afectado, puesto que las condiciones de división política, social y religiosa, sumados a una desproporcionada represalia a las protestas pacíficas y crímenes de guerra por parte de las fuerzas de Bashar Al Assad, han favorecido un rápido escalamiento del conflicto.

El caso de Siria es en extremo complejo y representa el quiebre de numerosas tensiones preexistentes. De las que puedo enlistar se encuentran la creación de fronteras artificiales en la región del Medio Oriente por los poderes coloniales de Francia y el Reino Unido tras la 1ª Guerra Mundial, que apretujaron arbitrariamente a una diversidad de religiones y grupos étnicos; la promoción (también colonial) de una minoría religiosa para gobernar sobre las demás; el descontento social por la pobreza; la falta de oportunidades laborales; una prolongada sequía a causa del cambio climático que erradicó poblaciones enteras de ganado y cosechas de las poblaciones más vulnerables en los últimos años y la negligencia del gobierno de Assad para atender a estas necesidades, entre otras.

El problema ya no se trata de Assad y sus atrocidades, sino de nuevo de una guerra internacional en contra del terrorismo. ISIS ha probado ser uno de los grupos terroristas más violentos y exitosos de nuestros tiempos.

La situación no termina de complicarse, pues aprovechándose de la violencia y la división política en Siria, grupos militantes y yihadistas como ISIS (Estado Islámico en Irak y Siria) y el Frente al-Nusra (una rama nueva de Al Qaeda) embisten en medio del conflicto con la misión de establecer un califato islámico totalitario, hasta el punto en que el problema ya no se trata de Assad y sus atrocidades, sino de un revival de la guerra internacional en contra del terrorismo, otra demostración del choque de las civilizaciones de acuerdo a la teoría propuesta por Samuel P. Huntington en los noventa. ISIS ha probado ser uno de los grupos terroristas más violentos y exitosos de nuestros tiempos, y es aquí donde se comprende por qué Francia fue atacada. Previo a los ataques en París, Francia había incurrido directamente en dos bombardeos, uno en septiembre y otro a principios de noviembre, en contra de ISIS en Siria… causa y efecto, o un caso de estudio más de la aplicación del modelo racional de las Relaciones Internacionales.

De momento las intervenciones extranjeras disfrazadas de apoyo y amistad política no hacen nada más que prolongar el conflicto. La idea de que se busca estabilidad en la zona es también ridícula, puesto que vuelve a ser relevante el dicho de que “la cura a veces es peor que la enfermedad”. Observamos de nuevo un esquema parecido al de la Guerra Fría, en donde potencias extranjeras financian la milicia de un lado u otro de las facciones contendientes, inspirados por intereses económicos en la región y por la necesidad de demostrar una fuerte influencia política en las zonas de mayor conflicto a nivel global.

Se quede Assad o no, lo comprobado una y otra vez en las experiencias de vacíos de poder es que la guerra civil puede prolongarse aún más dadas las divisiones entre los diferentes grupos de oposición.

En este caso, mientras que los Estados Unidos, Francia y otros países europeos apoyan la salida del presidente Bashar Al Assad, afirmando que ha sido éste el responsable del estallido de la guerra, Rusia e Irán apoyan la idea de que retirar a Assad del gobierno va a causar mayor conflicto del que ahora existe. Ambos lados actúan con información imperfecta debido a la complejidad de la situación y una inhabilidad por poner un rostro claro al enemigo. Independientemente del resultado, se quede Assad o no, lo comprobado una y otra vez en las experiencias de vacíos de poder es que la guerra civil puede prolongarse aún más dadas las divisiones entre los diferentes grupos de oposición.

Se necesitarán décadas de conciliación estudiada y gran asistencia para la recuperación económica antes de lograr la estabilidad en un país tan destrozado como éste. Además de que queda la tarea de recuperar el sueño y las expectativas de la Primavera Árabe.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Las Reglas Cambian

En el sistema internacional, los actores son caracterizados por ser dinámicos y estratégicos al tomar sus decisiones. Estas decisiones, aún cuando son enfocadas a cierto problema, a su vez generan un impacto en la comunidad con un efecto dominó, debido a que vivimos en un mundo interconectado y globalizado.

Pero, ¿quién está dentro del sistema internacional, y cómo se mueven las piezas del juego? Este fin de semana se pudo ver claramente quienes son los interesados en formar parte del nuevo orden mundial en el sistema internacional. Nuestros principales candidatos son: Rusia y China; y del otro lado del mundo Estados Unidos, quien es el actual poder hegemónico, pero la duda es si sigue estando preparado para ser el “protector” del mundo.

¿Por qué Siria es importante e interesante para las potencias mundiales? Porque sus recursos naturales están conformados por 1/3 del petróleo del mundo y también del gas natural.

Se preguntaran ahora, ¿que no siempre han sido los mismos candidatos?, ¿o que no siempre Rusia y Estados Unidos han competido por ser el líder mundial? No del todo. Ahora más que nunca las cartas están sobre la mesa, pues en la actualidad tanto China como Rusia, y no por dejar a un lado el resto de los países del mundo, están en constante movimiento y ahora se está haciendo más notorio un cambio más significativo en las relaciones entre las grandes potencias desde el colapso de la Unión Soviética.
Lo que se ha dejado ver este fin de semana es que su tablero de juego ha sido definido y se está “jugando” en el territorio de Medio Oriente, teniendo a Siria como actor principal. ¿Por qué Siria es importante e interesante para las potencias mundiales? Porque sus recursos naturales están conformados por 1/3 del petróleo del mundo y también del gas natural. Que es considerado como el nuevo recurso natural o “nuevo petróleo”.

Ha sido un largo proceso el conflicto de Siria, donde las potencias se han vuelto a encontrar para poder esclarecer la guerra que tiene más de 5 años que comenzó.

Brevemente explicaré los hechos que detonaron el conflicto en Siria, y en qué momento los países decidieron entrar e involucrarse en las decisiones de Siria.

Todo empezó por la opresión que tenían los pueblos de Medio Oriente, por estar bajo el control de gobiernos autoritarios, hasta que surge el levantamiento de la sociedad en contra de sus líderes y logran derrocar al sistema; este movimiento fue llamado “La Primavera Árabe”. Al principio los países como Egipto y Túnez hicieron movimientos rápidos y decisivos en los que pudieron remover a sus dictadores de una forma concreta. En Libia, las protestas del pueblo contra Maumar Gadafi desataron una “pequeña” guerra civil que terminó con la muerte del dictador Gadafi. Lo que nos lleva a Siria, que ha sido una historia completamente diferente, pues fue gobernada bajo el régimen de Hafez al-Assad por 30 años, donde sí existieron renovaciones al país y hubo un crecimiento y modernidad, aunque todo esto surgió bajo una represión. A la muerte de Hafez, quien tomó el liderazgo fue su hijo Bashar al- Assad que es el actual presidente de Siria desde el año 2000, quien al principio de su mandato dio muestras de ser un líder nuevo, con ideales diferentes a los de su padre. Pero esto no duró mucho pues a la primera controversia con la ciudadanía regresó al viejo régimen estricto, restringió la libertad de expresión, cerró la economía del país y concluyó con que la democracia no estaba lista para su país o más bien su país no estaba listo para la democracia. Con lo que el pueblo sirio vivió unos doce años más hasta que volvió a surgir una revuelta donde miles de personas salieron a la calle a exigir un cambio y nuevas reformas, volviendo a seguir el ejemplo de los países antes mencionados.

De esto se detonó que empezaran a surgir grupos de rebeldes y que alzaran en armas contra el gobierno de Bashar-al Assad, y desde entonces existe una guerra civil que está azotando a los ciudadanos de Siria.

Al principio, Bashar al-Assad brindó una respuesta pacificadora, pero nada cambió, así que como consecuencia las protestas se multiplicaron y el gobierno se puso a la defensiva empezando a disparar contra los civiles y no dio más cabida a una resolución pacífica. Después de esto se detonó que empezaran a surgir grupos de rebeldes y que alzaran en armas contra el gobierno de Bashar-al Assad, y desde entonces existe una guerra civil que está azotando a los ciudadanos de Siria.

Aunado a esto lo acompaña una historia llena de rivalidades, pues después de la primera Guerra Mundial, los franceses y los ingleses fueron los que delimitaron las fronteras de Medio Oriente donde agruparon a diestra y siniestra etnias y religiones diferentes en los mismos territorios, por ejemplo: Cristianos, Shiitas, Sunnitas, Alawites etc.. Una de las etnias que posee el control en Siria es la etnia de los Alewites, la cual ha tenido el poder en Siria desde la época de los setenta a pesar de que sólo representa el 12% de la población en Siria. Y siguiendo la ideología de que los Assad querían tener controlado al país fuera de las manos de extremistas, todo aquel que rechazara la ideología de la etnia alawite sería oprimido.

Ahora, en este punto del conflicto —que se ha ido complicando cada vez más—, quiénes son los interesados en tenerlo ya por tanto tiempo y con tanta agonía, son sin más ni menos que nuestros candidatos China, Rusia, Estados Unidos.

Tanto Rusia como China tienen intereses en Siria y ellos han establecido abiertamente que la “Primavera Árabe” no ha brindado la seguridad suficiente a los países de Medio Oriente.

El mapa de Siria se ha dividido entre las potencias internacionales siendo que las fuerzas de al-Assad son apoyadas por Rusia, que como dato interesante ya contaba con una base militar dentro del país; Irán y China son países de Oriente en contra de Assad apoyando a la oposición se encuentran Estados Unidos, Turquía, Francia, Gran Bretaña y Arabia Saudita.
Ahora se preguntarán cuando entra la ONU a este conflicto o Estados Unidos viéndolo desde una perspectiva (donde ellos podrían detener un conflicto de esta magnitud), pues principalmente porque dentro de la ONU los países de Rusia y China han bloqueado cualquier sanción que quiera ser interpuesta al gobierno de Bashar al-Assad. Y volverán a preguntar, ¿por qué lo están bloqueando? Porque tanto Rusia como China tienen intereses en Siria y ellos han establecido abiertamente que la “Primavera Árabe” no ha brindado la seguridad suficiente a los países de Medio Oriente. Por otra parte, Estados Unidos entró en el juego de intereses cuando se “descubre” que Bashar al- Assad estaba utilizando armas químicas, aquí es donde existe una laguna para que Estados Unidos se pueda entrometer al cambio de reglas y anunció que él también estará brindando armamento a los rebeldes para que el gobierno en turno sea derrocado.

En la actualidad, el interés que ha despertado Vladimir Putin en intervenir en Siria, como veíamos, era por detener a los yihadistas y para reforzar que tiene una posición privilegiada en el área. Pero también ha mandado la siguiente señal a Estados Unidos donde Rusia puede hacer que funcionen las cosas en Medio Oriente y ganar apreciación de la sociedad y ofrecer nuevas alternativas como lo haría con Irak, cosa que no pudo hacer Estados Unidos. Y establecer que Rusia no es sólo la gasolinera del mundo, sino que es capaz y tiene la tecnología y los recursos para ser el nuevo líder internacional.

Estados Unidos, a pesar del esfuerzo que ha hecho de interponer su ideología al entrar en los países de Medio Oriente para que tengan una mejor estabilidad política y social, no ha demostrado que sus reglas del juego y su bandera —que son la libertad y la democracia— hayan sido suficientes para controlar y hacer desaparecer los problemas que existen en estos países, a los que han traído más tragedias y decepción. En este caso, Barack Obama debería dar un paso atrás o retirarse del juego, dar oportunidad a que otra potencia asuma el poder por el bien de la comunidad internacional, no por el bien de sí mismo.

Estados Unidos, para que siga siendo el líder, necesita bases sólidas y no jugar con las alianzas ya establecidas como si fueran de carácter transnacional.

Por otra parte, Estados Unidos tiene recursos que las otras potencias carecen, como las alianzas establecidas, por ejemplo: la OTAN. Estados Unidos, para que siga siendo el líder, necesita bases sólidas y no jugar con las alianzas ya establecidas como si fueran de carácter transaccional. Otra cosa a su favor es el poder militar que tiene, pero algo en contra son las decisiones del Congreso, y es su mayor obstáculo las políticas disfuncionales en Washington donde ha sido centralizado su poder. Eso no es sólo una mala publicidad para la democracia, sino que también obstaculiza el interés de Estados Unidos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”