Acabemos con el mal gobierno y la corrupción

Los primeros días del 2017 están marcados por el descontento social generalizado en todo el país y Nuevo León no ha sido la excepción.

Es así que ante la irritación ciudadana por alzas desmedidas en impuestos e impunidad en casos de corrupción, desde la sociedad civil demandamos atacar las causas raíz de nuestra frustración.

La misiva lanzada por integrantes de diversas organizaciones y colectivos en la entidad y dirigida a todos los niveles gubernamentales sigue recibiendo amplio respaldo desde la página de Change.org https://goo.gl/QwqVb y es contundente.

1.- CONDENAMOS los actos de vandalismo contra patrimonio público y privado, y exhortamos a las autoridades a hacer cumplir la ley castigando a los responsables.

2.- RECONOCEMOS que, detrás del entendible encono e irritación ciudadanos por medidas gubernamentales federales, estatales y municipales, se encuentra un grave y añejo problema de corrupción, impunidad, ineficiencia y dispendio en el ejercicio de la función pública.

3.- CREEMOS en la exigencia y en la crítica propositiva, y apostamos al diálogo institucional, reconociendo que las autoridades legal y democráticamente constituidas son las responsables en dar solución a las demandas ciudadanas expresadas en las calles.




4.- DEMANDAMOS atacar las causas raíz de nuestra frustración ciudadana empezando con la siguiente agenda:

a. Un Sistema Estatal Anticorrupción que acabe con los privilegios y protecciones a corruptos.

b. Prisión y Confiscación de bienes a quienes saquearon los fondos públicos estatales y municipales. Exigimos la cooperación federal en este propósito.

c. Saneamiento Perenne en finanzas públicas, con reducción inmediata del gasto corriente y en burocracia.




d. Compromiso irrestricto con la transparencia y la rendición de cuentas.

e. Auditoría por terceros a los procesos de impartición de Justicia de la Procuraduría General del Estado y corrección de los problemas.

Las organizaciones civiles agrupadas desde Consejo Cívico consideramos que éstas no son exigencias menores y de acatarlas significa la voluntad de atender el problema de fondo.

Es así que invitamos a los ciudadanos, en el marco de la Legalidad, a seguir pendientes y participando en el seguimiento a autoridades en estas demandas, y además pedimos denunciar cualquier acto de corrupción de que seamos testigos; sólo siendo mejores ciudadanos lograremos tener mejores gobiernos.

 

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

 

 

La lucha de hoy

11993165_10207499478384436_1430836879_o

“La forma de administrar, regular y distribuir los recursos económicos de un país es decisiva para su buen funcionamiento, y refleja de cierta manera la visión del mundo de sus habitantes y la eficiencia de su gobierno”.
– José Trinidad Lanz

Para nosotros, los mexicanos, no es noticia que en el país se ha tenido y se tiene aún un mal manejo de recursos. Estudios del CONEVAL reflejan incrementos en los niveles de pobreza, cuando a la par, se han destinado cada vez más recursos para erradicarla. Aunque la palabra que mejor refleja dicha realidad es “lamentable”, para muchos es más bien “intrigante”. Intriga el hecho de que, aunque se han buscado mecanismos para monitorear y evaluar a las administraciones en cuanto a cómo y a qué se destinan recursos, se siguen teniendo resultados deficientes. Un ejemplo de este intento es la creación de la Secretaría de la Contraloría o programas anticorrupción en los diferentes órdenes de gobierno.

Intriga el hecho de que, aunque se han buscado mecanismos para monitorear y evaluar a las administraciones en cuanto a cómo y a qué se destinan recursos, se siguen teniendo resultados deficientes.

Las principales funciones de la Contraloría se clasifican en: control y evaluación, ambos con base en resultados. Su tarea es verificar el buen uso de los recursos públicos disponibles y los resultados de los programas y acciones de gobierno.

En general, el concepto de auditoría es entendido como la revisión de funciones y procesos. En el ámbito gubernamental, la auditoría pública se enfoca en el examen objetivo de procesos financieros y administrativos, para constatar que los recursos públicos que les fueron suministrados (al Gobierno del Estado, como a los gobiernos municipales) se administran con eficiencia, honestidad y apego a la normativa, para que realmente beneficien a la ciudadanía.

Si hasta este punto pareciese que la auditoría gubernamental, a cargo de la Secretaría de la Contraloría es buena idea, ¿por qué sigue habiendo fugas del gasto público y mal manejo presupuestario en los tres órdenes de gobierno?

¿Por qué sigue habiendo fugas del gasto público y mal manejo presupuestario en los tres órdenes de gobierno?

La respuesta es simple. En esencia, la auditoría es parte integral de cualquier proceso de administración pública, sin embargo, la forma en la que es llevada a cabo en la mayoría de los casos, es justamente donde se presentan los vicios. En teoría está bien, pero en la práctica no, pues, viéndolo desde un enfoque realista, no necesariamente pesimista, desde el momento en que estas auditorías las realizan órganos que dependen del mismo gobierno, no se tiene un sistema de auditoría real. Es aquí donde tienen su orígen frases como “Poner en órden los papeles”, que se refiere precisamente a no invertir en una auditoría profesional, y llenar el expediente con facturas falsas y empapelar. En este caso, ironicamente se cumple con la ley, pero no se refejan buenos resultados.

Desde el momento en que estas auditorías las realizan órganos que dependen del mismo gobierno, no se tiene un sistema de auditoría real.

Una vez que se sabe esto, ¿no debemos estar buscando alguna otra solución?

Una buena medida es la profesionalización del proceso de auditoría en los 3 órdenes de gobierno. Los ciudadanos podemos exigir a nuestro gobierno que se lleven a cabo auditorías por medio de instituciones externas.

Una buena medida es la profesionalización del proceso de auditoría en los 3 órdenes de gobierno. Los ciudadanos podemos exigir a nuestro gobierno que se lleven a cabo auditorías por medio de instituciones externas, las cuales, respaldadas en su profesionalismo, sean capaces de presentar información fidedigna sobre las funciones y los resultados en un determinado periodo gubernamental. Lamentablemente con la falta de conocimiento que tiene gran parte de la ciudadanía en relación a este tema, es necesario que, en primera instancia, se brinde información que incentive a la población a exigir un proceso de auditoría transparente.

Al final la gran ventaja es la reducción de corrupción que se traduce en beneficios directos en la comunidad, como la utilización de recursos para más programas de desarrollo social, pavimentación, educación y vivienda.

Cabe mencionar que en el país sí se han llevado a cabo auditorías gubernamentales realizadas por organizaciones externas, y los gobiernos que las solicitan las consideran un apoyo que les permite hacer mejor su trabajo.

Véase de este modo, si los procesos de monitoreo y evaluación administrativa son indispensables para el buen funcionamiento de cualquier empresa, con mayor razón se debiera buscar que este mismo proceso se lleve a cabo de una manera profesional para las administraciones públicas, y la mejor manera de hacerlo es por medio de auditorías externas.

Por lo tanto, tal y como lo comentó Pérez Saavedra, la necesidad de que existan mecanismos para la auditoría gubernamental está ligada directamente a la eficiencia con la que trabajen los demás mecanismos de control. Es decir, si la operación de estos sistemas de control fuese perfecta, no habría necesidad alguna de una auditoría gubernamental.

Ya que las auditorías hechas por organismos ligados al gobierno no son del todo transparentes u honestas, seguirá siendo necesario que dicha revisión se ponga en manos de organizaciones expertas.

En conclusión, ya que las auditorías hechas por organismos ligados al gobierno no son del todo transparentes u honestas, seguirá siendo necesario que dicha revisión se ponga en manos de organizaciones expertas, para las cuales es mas difícil sacrificar su estatus y profesionalismo por actos de corrupción.

Véase esto como un mero ejercicio de rendición de cuentas, al cual no sólo tenemos derecho los mexicanos, sino que además tenemos obligación de exigir.

En los gobiernos, la lucha de hoy, es contra la corrupción.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”