Morena pedirá destitución de Madero y Kenia López de Comisiones

Comparte este artículo:

En conferencia de prensa, el grupo parlamentario de Morena en el Senado de la República acordó y anunció que solicitará formalmente la destitución de los panistas Gustavo Madero y Kenia López como presidentes de la Comisión de Economía y de Derechos Humanos respectivamente.

El senador morenista Ovidio Peralta, junto con 15 compañeros de bancada, planteó la propuesta y argumentó esto se debe a la supuesta agresión de Gustavo Madero en contra de la presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernandez, ocurrida el pasado martes durante la toma de protesta de Rosario Piedra Ibarra, frente a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Como grupo parlamentario hemos tomado la decisión de buscar remover de la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos a la senadora Kenia y, también, al senador Madero de la Comisión de Economía“.

Los hechos a los que se refiere se dieron el pasado 7 de noviembre, cuando se dio la votación para elegir a quien sería titular del organismo, la panista López Rabadán reclamó que alguien “se robó” dos votos para beneficiar a Piedra Ibarra. Hubo quienes señalaron que el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Ricardo Monreal, había emitido doble cédula.

https://twitter.com/senadomexicano/status/1195038359116140544?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1195038359116140544&ref_url=https%3A%2F%2Fpolitico.mx%2Fminuta-politica%2Fminuta-politica-congreso%2Fmorena-solicitar%25C3%25A1-destituci%25C3%25B3n-de-madero-y-kenia-l%25C3%25B3pez-de-comisiones%2F

Es por ello que el senador Germán Martínez, había sugerido que Morena estaría analizando la permanencia de la blanquiazul al frente de la Comisión de Derechos Humanos. 

Con información de PolíticoMX

¿”Valientes” o “criminales”?

Comparte este artículo:

La semana pasada se escuchó y se discutió mucho la frase “Valientes jóvenes”, dicha por Pedro Salmerón, al recordar el asesinato de Don Eugenio Garza Sada, empresario regiomontano. Yo los llamaría criminales, no valientes. 

El 17 de septiembre de 1973 uno de los empresarios más influyentes de Nuevo León; que aportó de manera significativa al crecimiento económico del estado y cuyo legado sigue siendo parte del progreso de este, fue asesinado por un grupo de guerrilleros de la Liga Comunista 23 de septiembre. ¿Qué pasó realmente aquí? ¿quiénes eran los integrantes de este grupo y qué buscaban? 

En 1965 en Madero, Chihuahua un grupo de 13 integrantes de este movimiento socialista atacaron el cuartel de la ciudad, dejando un saldo de ocho muertos de los 13 guerrilleros, seis militares muertos y diez heridos. Su objetivo principal era recuperar las tierras que fueron dadas a empresas como “Bosques” por medio de concesiones. Los integrantes de esa guerrilla eran “los estudiantes” que formaban parte de este grupo de trabajadores, que se manifestaban contra el estado. A partir de este evento y diversas presiones del movimiento, en el gobierno de Echeverría, se les quitaron las concesiones a las empresas y se hicieron ejidos para los habitantes de esas tierras. En esta famosa etapa de “guerra sucia”, como califica Antonio Attolini en su entrevista en Milenio con la periodista Azucena Uresti, este grupo de guerrilleros formó su nombre en honor a el evento más destacado que pasó en Madero, Chihuahua.

Teniendo en cuenta este panorama histórico sobre lo que buscaba la liga de 23 de septiembre, vamos ahora a ver el por qué del asesinato o intento de “secuestro fallido de Don Eugenio Garza Sada”. Lo que buscaban era hacer más ruido con su movimiento, querían dinero y la liberación de un personaje importante para el socialismo mexicano: Gustavo Hirales Morán. Al intentar secuestrar al empresario regiomontano, este se resistió, lo que terminó dando como resultado su muerte. 

Entiendo perfectamente que esta etapa es parte de nuestra historia y que de un modo u otro nos ha llevado a ser la sociedad que somos hoy en día. Entiendo también que todos los mexicanos somos perfectamente capaces de expresar nuestras ideas con libertad, pero nunca privando del mismo u otros derechos a nuestro prójimo. Estos matices históricos que presenta el periodo post revolucionario son de gran relevancia porque van moldeando a nuestro país, y nos abre camino para, por un lado, ver todo lo bueno que hacemos y ver cómo continuar haciéndolo o mejorarlo y por el otro ver los aspectos de nuestra historia que no fueron positivos, nos restaron o nos perjudicaron de cierta forma. Aprender de ellos y trabajar para seguir mejorando. 

Pero de eso a decir que, a lo que mi entender es, un grupo de personas que cometieron un crimen son jóvenes “valientes” me resulta un golpe muy fuerte a lo que nuestra sociedad representa. Porque aún partiendo desde la perspectiva (que no comparto) de que sus objetivos eran nobles e iban a aportar a nuestro país, en ninguna circunstancia creo correcto ni de personas “valientes” el intentar privar de su libertad a alguien y mucho menos el quitarle la vida. Estas personas que poco les importa el respeto a la vida y dignidad humana, no son mártires, no son héroes y no representan a los mexicanos. 

Pedro Salmerón, he de reconocer que realmente tiene una excelente trayectoria académica y un nivel de preparación que muchos profesionistas deberían tener; sin embargo, el calificar a los asesinos de un mexicano del tamaño de Don Eugenio Garza Sada como “valientes”, siendo usted un funcionario público, es realmente una incongruencia y terrible mensaje para todos los mexicanos que cada mañana se levantan y trabajan por lo que creen. Ellos sí lo logran sin sobrepasar los límites de la ley. Porque para todo hay modos, incluso si se quiere cambiar de forma radical la creencia de un concepto ya aceptado por la sociedad, siempre habrá una manera correcta que no violente la dignidad ni los derechos de nadie. Así que no, ellos no representan a mi parecer el adjetivo “valientes”.  

Renuncia “Maderito” al PAN; Buscará alcaldía regia con otro partido

Comparte este artículo:

Esta tarde el ex alcalde y aspirante a la alcaldía de Monterrey, Adalberto Madero, presentó su renuncia a la militancia del Partido Acción Nacional, argumentando que el partido ha perdido toda democracia y que no existen ya posibilidades de competir.

“Lamentablemente en los últimos años se ha perdido la democracia, ahorita se privilegia el interés de tres personas en el PAN y no de los ciudadanos”, aseguró Madero.

Por otro lado, dijo que desde hace varios meses estuvo solicitando al partido, un proceso abierto y democrático para la selección del candidato para la alcaldía de Monterrey, solicitud que le fue negada.

“Ya se perdió rumbo, el intérnese de la gente y solo buscan intereses personales”, comentó el ex alcalde regio.

Maderito, como es mejor conocido en las redes sociales, dijo que sigue en negociaciones con otras fuerzas políticas para contender para la alcaldía de la capital de Nuevo León, pero se negó a dar más detalles. Según fuentes, Madero podría lanzarse con el partido Morena o el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Fidel. Primera Parte

Comparte este artículo:

América Latina ha recibido una noticia que cambiará el panorama político e histórico de la región. Murió Fidel Castro.

Después de una extensa discusión con conocedores del tema y cubanos dentro y fuera de Cuba, me remito a hacer un análisis en tres partes del hecho. Asimismo, ofrezco una explicación del texto que se escribió en esta columna hace meses en el cumpleaños 90 de Fidel que me han pedido gente cercana.

Primero que nada, lo que representa Fidel Castro para la región es el último gran liderazgo del siglo XX, un liderazgo que trasciende desde la Guerra Fría y que sin duda alguna ha influenciado a otros países de América Latina en tomar una agenda de izquierda.

En esta primera parte, hay que centrarnos en la persona. La primera pregunta es: ¿Fue o no fue un dictador y creador de un sistema totalitario?

Desde cualquier punto de vista, la Revolución trajo un sistema totalitario y controlador. Sin embargo, cuando leo comentarios de escritores de derecha e izquierda parten de un supuesto progresista de que todos los gobiernos tienen exigencias similares y aunque esto en parte es cierto comúnmente se olvida que Cuba tenía un régimen comunista basado en los ideales Marxista-Leninistas de la Unión Soviética.

Los gobiernos comunistas son totalitarios. Eso es una realidad innegable. Otro tema sería discutir la efectividad o no del sistema, pero la Revolución Cubana a diferencia de todas las revoluciones sociales del siglo XX impuso otro modelo económico y político. No fue un canto de “No reelección” como Madero, no fue un movimiento reivindicador como el Sandinismo en Nicaragua. Y aunque no fue como la Revolución Rusa que derrocó a un rey, sí cambió el modelo de país totalmente.

 




Por eso, cuando me comparan como “dictadores” a Gaddafi o a Hussein, me parece que cada uno tiene un contexto diferente. Zoe Williams de “The Guardian” sostiene que en el terreno de los dictadores no se pueden jerarquizar uno a otro. Yo difiero porque no todos tienen los mismos objetivos, los mismos ideales ni los mismos apoyos tanto internos como externos.

Segunda pregunta: ¿Fue un líder justo o no? Justo, es un término tan ambigúo y tan difícil de definir que yo preguntaría más por la congruencia y en efecto Fidel fue congruente. Hay que analizar a Fidel en su obra, sin caer en sesgos políticos ni en revisionismos falaces.

Querer juzgar a la Revolución Cubana con una mirada de 2016 es tanto como la otra falacia de que todos los inmigrantes ingleses que llegaron a colonizar la América del Norte son ciudadanos ilegales cuando el país ni siquiera existía.

 




La Revolución Cubana trajo al poder a Fidel y los ciudadanos cubanos fueron parte de este movimiento. De la funcionalidad del modelo y de las críticas voy a hablar más adelante, pero indudablemente, Fidel Castro cumplió en su gran mayoría las promesas de la Revolución Cubana y aunque en efecto, manejó un régimen totalitario no constituye en consecuencia a una dictadura como tal, por el esquema político y por la coyuntura histórica del país.

La muerte de Fidel es un golpe moral a la izquierda latinoamericana que pierde un líder de opinión y referente. Un líder que me parece muy incomprendido porque acusar a Fidel de la creación de Chávez, de Evo en Bolivia u Ortega en Nicaragua es perderse en una nube oscura de malentendidos y tropicalizaciones mal ejecutadas.

Castro, como persona, fue congruente con sus ideales que obviamente chocaron con cientos de miles a nivel mundial pero que la historia juzgará poco a poco cada uno de sus logros y errores a lo largo de su gestión. Negar la relevancia de Castro a nivel mundial, es negar la historia, es negar la realidad y negar a la Revolución Cubana en su contexto dice poco de su entendimiento para explicar eventos y alcances de su detonación.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”