SEP pide a escuelas privadas llegar a un acuerdo por pago de colegiaturas

Comparte este artículo:

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) solicitaron que haya un convenio entre representantes de escuelas particulares y padres de familia sobre el pago de colegiaturas.

Ambas dependencias hicieron un llamado para que se concilien y acuerden las mejores condiciones para el pago de colegiaturas y servicios.

Cabe mencionar que fue primero la Profeco la que hizo tal solicitud, misma que fue respaldada por la SEP en el sentido de que la emergencia sanitaria no exime ni libera a las partes de sus obligaciones al señalar que se debe garantizar el derecho a la educación de las y los estudiantes.

Por otro lado, recomendó no tomar alguna medida administrativa que afecte a los alumnos en la continuidad de sus estudios y del ciclo escolar 2019 – 2020.

“Para superar la presente citación de emergencia sanitaria, derivada del COVID-19 y sus repercusiones económicas los colegios particulares deben ser flexibles; las escuelas deben cubrir los sueldos de las y los maestros, y considerar las necesidades de madres y padres de familia que han perdido ingresos o el mismo empleo”, se lee en el comunicado de la dependencia.

La SEP precisó que además, que de conformidad con la legislación vigente, la Profeco es la instancia de mediación y litigio entre particulares, por lo que los exhorta a establecer acuerdos en coordinación y concordia.

Además, la dependencia federal advirtió que si bien, incorporación de estudios a la SEP atiende la definición de planes y programas de estudio, así como el establecimiento de condiciones de seguridad en los planteles, estará al pendiente de cualquier acto que vulnere los derechos de las niñas y los niños.

Adicionalmente, aseguró que hablar acompañamiento de la dependencia ante las instancias correspondientes.

“A pesar de que no hay clases presenciales, las escuelas públicas y particulares deben mantener su compromiso con los alumnos y asignar actividades o tarea, para cumplir con los planes y programas de estudio”.

La SEP aconsejó que las escuelas particulares, en todos los niveles, mantengan los pagos del personal docente y administrativo de sus planteles, a partir del cobro de colegiaturas.

Por último, reiteró que la dependencia no tiene atribuciones respecto al pago de colegiaturas, por lo que es pertinente el diálogo y el acuerdo entre las escuelas particulares, incorporadas o con reconocimiento de validez oficial de estudios, y los usuarios de esos servicios educativos.

(Con información de Grupo Reforma)

El narco los amenazó y ahora la Profeco los clausura

Comparte este artículo:

Después de que se dieran reportes de que el crimen organizado amenazó con incendiar las gasolineras de Nuevo Laredo que vendieran combustible a militares y policías, lo que provocó que varias estaciones negaran el servicio a esas autoridades, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) anunció la clausura de nueve establecimientos.

En un comunicado, la Profeco informó que le cierre se efectuó en un operativo que consistió en la verificación de 12 gasolineras, de las cuales detectó que en nueve había “practicas de discriminación” en la venta de combustible y que las otras tres estaban fuera de operación.

Cabe mencionar que en el comunicado no se hace referencia a una investigación que la Fiscalía General de la República anuncio la semana pasada en contra de establecimientos que negaban el servicio, sino que se argumenta que la verificación fue por una queja que presentó el Gobierno del Estado de Tamaulipas.

“El operativo se realizó por una queja que presentó el Gobierno del Estado de Tamaulipas en contra de las gasolineras verificadas”, se lee en la misiva.

“Se hace un llamado a los consumidores a no incurrir en compras de pánico, ya que del total de 66 gasolineras en la ciudad, 54 estaña operando y abasteciendo con toda normalidad”, informa la Profeco.

La semana pasada, empresarios denunciaron de manera anónima las amenazas del crimen organizado, e incluso ayer circularon amenazas a restaurantes y comercios de otros giros que los incendiarían si venden mercancía a los “polímeros”.