El Talón de Aquiles: “El Manifiesto de Paz Sostenible (Segunda Parte)”

El martes 14 de marzo de 2017, el Laboratorio Transnacional Paz Sostenible A.C. (LTPS), cumplió su primer año de existencia. Esta ocasión amerita retomar la reflexión que inicié en abril del 2016, en el Talón de Aquiles # 8, titulado “El manifiesto de paz sostenible (primera parte)”. Procedo entonces en dos vertientes. Por un lado, es central recordar por qué es importante reflexionar sobre la paz, y su sostenibilidad. No pretendo desarrollar aquí una cátedra al respecto y tampoco estoy seguro de poder hacerlo.

Sí puedo afirmar que este es uno de los temas centrales de nuestro tiempo, si bien existen dos elementos que convierten esta reflexión, como explicaré a continuación, en una aventura abstracta y difusa. A pesar de ello, quisiera enumerar, en un segundo momento, algunos de los desafíos que debemos enfrentar los que deseamos trabajar a favor de la paz.

 

¿Por qué es importante reflexionar sobre la paz sostenible?

La paz ha preocupado a filósofos por milenios, si bien el carácter abstracto y difuso hace de esta, una ardua aventura. Por un lado, existe la crítica del idealismo: el pacifismo es un movimiento ingenuo, que no toma en cuenta el hecho que los protagonistas sociopolíticos son racionales y egoístas.

La guerra ha existido desde que el ser humano puso los pies sobre el planeta; el mundo en el que vivimos hoy es el resultado de esa realidad. Desde esta perspectiva, los intereses, tanto en política interna como internacional, explican nuestra tendencia a la violencia. Múltiples ejemplos, sin embargo, en diversas áreas del quehacer humano, muestran que esta afirmación no es tan certera, y que sí es posible pensar en un mundo articulado alrededor de la cooperación internacional.

El hecho que el “egoísmo racional” guíe mucho del comportamiento humano, no implica que el mismo se guíe exclusivamente por el egoísmo.

Si nos hubiéramos rendido ante esta supuesta “cruda realidad”, no existiría hoy una Organización de Naciones Unidas (ONU) la cual, a pesar de sus múltiples debilidades, sigue presentándose como un baluarte de los que pensamos que un mundo mejor es posible.

Son 97,000 Cascos Azules, provenientes de 110 países grandes, pequeños, ricos y pobres, los que en 2017 se encuentran desplegados en 16 operaciones de paz alrededor del mundo. Hoy, si bien los conflictos armados internos siguen cobrando muchas vidas, demasiadas, la guerra entre Estados ha prácticamente desaparecido. Esta cooperación no se limita al nivel político.

En el ámbito científico, uno de los mayores logros en ingeniería, la Estación Espacial Internacional, y que es el fruto de la cooperación entre la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), la Agencia Espacial Rusa (FKA), la Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA), la Agencia Espacial Canadiense (CSA), y la Agencia Espacial Europea (ESA), pasa por encima de nuestras cabezas más de 15 veces por día, a una velocidad de 27,743 kilómetros por hora.

Si esto no ejemplifica cooperación internacional a favor del progreso humano, entonces que alguien me explique de qué se trata. Es decir, no es fácil cooperar, pero se puede, y ejemplos reales y concretos existen para sustentar esta posición.




Por otro lado, hablar de construcción paz es difuso, pues existen múltiples formas de violencia que se erigen como obstáculo. Si se focaliza exclusivamente en violencia letal, es decir en las muertes, es fácil perderse en los análisis de las dinámicas de la violencia colectiva en cualquiera de sus formas.

Ya sea violencia política (que enfrenta Estados represores a guerrillas y otros grupos armados), violencia social (que puede tomar la forma de genocidios, limpieza ética, etc.), o violencia económica (principalmente causada por el crimen transnacional organizado), el análisis no es fácil.

Pero si, además, incluimos otros tipos de violencia – la de género (contra las mujeres y poblaciones sexualmente diversas), la simbólica (discriminación y otras exclusiones basadas en características étnicas o socioeconómicas), el maltrato a personas de la tercera edad, a los animales, etc. – entonces nunca terminamos.

Alcanzar la paz significa entonces luchar contra esos comportamientos. Es decir, la “paz sostenible” implica una revolución que debe abarcar al ser humano en todas sus dimensiones. La opción contraria, es decir no hacer nada porque es iluso pensar que se puede cambiar, no es éticamente factible.

No solo implica aceptar tanta injustica y maltrato, sino que además incurrimos en una contradicción ética: vivimos, y muchos de nosotros defendemos, un mundo en donde el universalismo de nuestra moralidad nos enseña que todos los seres humanos somos iguales. Habría entonces que actuar consecuentemente.

 

¿Por dónde comenzar?

En la abstracción de lo general, es posible argumentar que es vital extender los valores del cosmopolitismo, los cuales se nutren del pensamiento estoico greco-romano, y que encontraron en Kant a un aliado importante. Debemos ser prudentes y adherir a valores propios de la humanidad. Debemos alejarnos de los nacionalismos insensatos. Para ello, debemos comenzar aceptando el precepto publicado en 1762 por Jean-Jacques Rousseau, en su novela “Emilio o de la educación”, según el cual el ser humano es “bueno por naturaleza”.




Argumenta Rousseau que, si no fuéramos oprimidos por la educación tradicional y corrompidos por la sociedad, estaríamos todos orientados a hacer el bien. ¿Idealismo? Tal vez ese sea el caso, pero tal vez no. En su libro “Camino hacia la Libertad”, Rolihlahla, llamado cariñosamente en Sudáfrica Madiba, pero quien es mejor conocido a nivel internacional por el nombre que adoptó para poder asistir a la escuela – Nelson Mandela – señalaba: “Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”. Sudáfrica sigue siendo, a pesar de todo, un modelo de transición pacífica hacia la democracia. ¿Amor y Paz? Tal vez, pero con resultados concretos.

¿Cuál es el punto? Cuando el planeta explote, ya sea por el cambio climático, porque alguna de las armas nucleares detone por abandono o por haber caído en manos de un grupo/red transnacional radical, o porque las desigualdades sociales han llegado a un punto insostenible, poco importará si somos japoneses, marroquíes, o turcos.

Todos estamos en el mismo barco, y aunque vivamos creyendo que solo en el comercio nos liga, la verdad es que somos más interdependientes de lo que pensamos: nuestro futuro, y el de las especies que nos acompañan, depende de las acciones que, como colectividad, tomemos hoy.

Pensar en términos de “paz sostenible” es entonces importante al menos en tres sentidos.

Primero, es un acto político, pues al hacerlo, estamos indicando que, a pesar de los intereses particulares de múltiples actores, se debe ir más allá. Se trata un necesario e impostergable acto de rebeldía, de juventud e ingenuidad, ante el cinismo que nos ahoga.

Segundo, es un acto de humanidad y humildad. Se trata de reconocer que nuestro interés racional y egoísta nos llama a vivir en ambientes que garanticen la seguridad. Desarrollar arquitecturas segregacionistas que esconden lo feo, es decir la pobreza, para mostrar solo lo bonito (esto aplica a nivel local e internacional) no implica seguridad. La paz sostenible incluye también proteger el medio ambiente y las especies animales, pues no hay economía que aguante un planeta desarreglado.




Pero todo esto es abstracto. ¿Por dónde comenzar en lo concreto? Cuatro son los principales retos del LTPS en lo inmediato. Primero, es fundamental conseguir financiamiento estable que permita desarrollar proyectos concretos en aspectos específicos del quehacer humano ligados de forma directa o indirecta a la generación de espacios de paz.

El reto es de talla, pues la cooperación usualmente privilegia la generación de logros el corto plazo, en una lógica de eficiencia en la gestión financiera. De lo que se trata es de circunscribir estas iniciativas “fragmentadas” en una visión holística que permita cumplir con el cortoplacismo sin perder de vista el largo plazo. Segundo, hay que quebrar la lógica de competencia entre las entidades gubernamentales, no-gubernamentales, y la academia. Hay que generar genuinos espacios de convergencia interinstitucional.

El LTPS es una iniciativa independiente, interinstitucional y multidisciplinaria, y por ello requerimos de la cooperación para crecer. Debemos actuar en esta dirección sin caer en líneas partidarias o políticas que a veces, por no decir a menudo, impregnan el quehacer de las entidades públicas y privadas.

Tercero, el elemento transnacional, que implica la adopción de una perspectiva “glocal” (intersección entre lo global y lo local) es central, pues en el mundo contemporáneo, lo global tiene incidencia local, y viceversa. Cuarto, debemos pasar de la teoría a la práctica. Lo afirmaba el año pasado y lo vuelvo a afirmar hoy: uno de los retos de nuestra generación es ejecutar ideas que cambien el mundo en el que vivimos: diagnósticos tenemos de sobra; lo que hace falta es actuar, y hacerlo asertivamente.

 

Epílogo (un poco menos preliminar que el del año pasado)

Ser “cosmopolita” o considerarse “ciudadano del mundo” no significa viajar mucho, ser “internacionalista” o tener diferentes nacionalidades. Ni siquiera implica ser multicultural. El cosmopolitismo es despojarse del nacionalismo que tanto daño ha hecho, dejar de cantar himnos y de envolverse en banderas, y priorizar la adhesión a la humanidad. Primero soy humano; luego puedo ser costarricense, francés, gay, norcoreano, rico, pobre, latino, asiático, bisexual, conservador, mujer, o revoltoso.

Implica también reconocer que los intereses individuales no se pueden alcanzar si no existe una garantía de supervivencia en paz, la cual, como especie, debería ser considerada nuestro más importante interés colectivo. Invito a todos los que se deseen sumar a esta iniciativa, a acercarse a nosotros. Las necesidades son múltiples, los recursos escasos, pero la acción colectiva organizada es necesaria.

Por algún lugar se empieza, y este puede ser un buen inicio. Termino esta segunda parte del manifiesto de paz sostenible igual que el año pasado: hago un llamado para que seamos, más que expertos en construcción de paz, verdaderos constructores de paz. Mayor información sobre el LTPS es accesible en nuestro sitio web, el cual debería entrar en funcionamiento muy pronto, por la página Facebook (@pazsostenible.org), la cual está en actividad desde febrero de 2017. También nos pueden escribir a: info@pazsostenible.org

Fernando A. Chinchilla

Cholula (México), marzo de 2016

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

JULIO 2016: El mes más caliente de la historia




Todo comenzó en Octubre, luego Noviembre, Diciembre, Enero, Febrero, Marzo, Abril, Mayo, Junio y ahora Julio. Te presento a los últimos 10 meses más calientes de la historia.

Estos meses han roto el record global de temperaturas más altas alcanzadas.

De acuerdo con la información de NASAInstituto Goddard para Estudios Espaciales, el mes de Julio de 2016 fue el “Julio” más caliente registrado en los últimos 136 años. Con una temperatura de 0.84ºC por arriba del promedio del planeta.

¡¡ 0.84ºC !! Esto es demasiado. Elevar la temperatura en casi un grado de todo el Mundo requiere demasiada energía, es demasiado calor acumulado, por lo que un salto tan pequeño aparentemente implica que algo está mal… muy mal de hecho.

En la siguiente gráfica podemos ver cómo con el paso de los años la variación de temperatura aumenta y específicamente en julio 2016 tiene un salto que sobresale de la gráfica.

14111791_10154261538756690_1401854123_n

De seguro pensarás que todo esto es un invento de parte del gobierno y que este aumento en la temperatura es por causa de fenómenos naturales como “El Niño”.




Pues déjame decirte que “El Niño” que es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental ecuatorial, SÍ contribuye al aumento de la temperatura del Planeta pero se estima que solamente en 0.1ºC.

El resto del calentamiento global se atribuye a la actividad humana, ya que cada año “tiramos” 40 mil millones de toneladas de dióxido de carbono al aire. (Para que te des una idea lo que representa 40 mil millones se escribe así = 40,000,000,000 y equivale al peso aproximado de 33 millones de carros, conviértelo a humo por contaminación y échalo al aire).

La contaminación en el aire produce el efecto invernadero y la consecuencia principal es el aumento de temperatura en todo el mundo y el deshielo de los polos.

En el siguiente video podemos ver cómo el hielo del polo norte ha disminuido considerablemente tan solo de Marzo a Agosto de 2016. Tengamos en cuenta que el deshielo del Polo es un proceso natural y normal, pero el problema actual es que ese hielo no alcanza a formarse de nuevo en la temporada de frío, provocando que sea más fácil el deshielo en temporadas de mucho calor.

Hay evidencia contundente para afirmar que estamos provocando un cambio negativo en la Tierra.

Poco a poco vemos los efectos de nuestra irresponsabilidad al no saber cuidar el ambiente.

Las soluciones ya están ahí afuera: utilizar energías renovables (solar y eólica principalmente), hacer el cambio a vehículos eléctricos y reciclar materiales. Ahora nos toca a nosotros hacer conciencia y empezar a provocar un cambio positivo.

Quiero escuchar tu opinión sobre este tema, deja tus comentarios abajo por favor.

Espero te haya gustado la columna. Nos leemos la siguiente semana.

@TonioRenteria– Making the Future come Faster

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El futuro está en el Sol

¿No has notado que las últimas Navidades han sido calurosas? ¿Y que las estaciones del año parecen haberse desfasado? ¿No se te hace raro?

La NASA acaba de sacar un estudio en donde registra al 2015 como el año más caliente de la historia.

Déjame decirte que no eres el único en notarlo, de hecho la NASA acaba de sacar un estudio en donde registra al 2015 como el año más caliente de la historia. En 136 años de registro, la temperatura promedio de los océanos y la superficie terrestre aumentaron cerca de 0.90° con respecto al promedio del siglo 20, siendo diciembre el mes más caliente de la historia.

calentamientoMapa donde se registran las zonas más calientes del Planeta. Fuente: NASA (2016)

El cambio climático es real y son varios factores los que contribuyen a que el planeta cada vez esté más y más caliente. Entre los principales factores está la quema de combustibles fósiles, los cuales aumentan el CO2 en la atmósfera.

Más del 78% del consumo de energía mundial en el 2013 fue realizada por la quema de combustible fósil. Dejando un 19% a energías renovables y solo un 2.6% a energía nuclear. En el siguiente diagrama podemos ver con mayor facilidad la enorme diferencia entre los distintos tipos de energía que consumimos.

Total_World_Energy_Consumption_by_Source_2013-600x298Fuente: Wait but why (2015)

¿Sabías qué la temperatura no tiene que cambiar mucho para poder hacer un cambio drástico en el mundo? Con tan solo unas décimas de grados centígrados que aumente, todo el sistema se descompone y empiezan las catástrofes.

¿Sabías qué la temperatura no tiene que cambiar mucho para poder hacer un cambio drástico en el mundo? Con tan solo unas décimas de grados centígrados que aumente, todo el sistema se descompone y empiezan las catástrofes.

Pongamos las cosas en perspectiva: La tierra tiene 4.6 billones de años, cambiemos de escala y supongamos que son 46 años. Los humanos hemos estado aquí por 4 horas solamente y la revolución industrial comenzó hace 1 minuto, en ese tiempo hemos destruido más del 50% de los bosques del mundo y aumentado la temperatura cerca de 1 grado. Esto no es sustentable.

Pero bueno, no quiero alarmarlos con el cambio climático. Lo que quiero mostrarles es hacia dónde va la tecnología a futuro para resolver este problema.

Pero bueno, no quiero alarmarlos con el cambio climático. Lo que quiero mostrarles es hacia dónde va la tecnología a futuro para resolver este problema.

Tenemos un reactor nuclear a nuestro alcance, que sale todas las mañanas y se oculta todas las noches, no tienes que gastar nada para su mantenimiento y su energía es gratis… Claro, nos referimos al Sol.

o-SUN-MOSAIC-facebook

Como les dije, el futuro está en el Sol; tenemos en él una fuente inagotable de energía, que además de ser gratis, como ya dijimos, es limpia.

En una sola hora, recibimos del Sol más energía que la que consumimos como humanidad a lo largo de un año. Haciendo de este tipo de energía la única que puede cumplir con la demanda mundial.

De hecho, en una sola hora, recibimos del Sol más energía que la que consumimos como humanidad a lo largo de un año. Haciendo de este tipo de energía la única que puede cumplir con la demanda mundial.

Por ello, muchas empresas están entrando al negocio solar queriendo desarrollar tecnología para mejorar la eficiencia de paneles y batería. Actualmente, un panel solar tiene una eficiencia del 14% al 20%, es decir, de que de toda la energía solar que recibe, solamente aprovecha y convierte a energía eléctrica un 20% como máximo.

Tesla está desarrollando su Gigafactory, la cual duplicará la producción mundial de baterías de litio. Científicos de distintas universidades de USA desarrollan materiales más eficientes en la recolección de energía para los paneles solares, cada quién está aportando una mejora para pronto empezar a mudar toda la tecnología.

Del mismo modo, cada vez más hogares están apostando a poner paneles solares para reducir su dependencia a la red de electricidad, que en México, es suministrada por la CFE. En mi casa el mes pasado se instalaron 12 paneles que ayudarán a ahorrar el consumo de energía.

Casa

¿Tú ya eres solar? ¿O aún no te convences de que tenemos que hacer algo por nuestro planeta?

¿Tú ya eres solar? ¿O aún no te convences de que tenemos que hacer algo por nuestro planeta?

Veamos a futuro y aprovechemos los avances de la tecnología para beneficiar a las generaciones venideras.

Antonio Rentería
@TonioRenteria – Making the Future come Faster

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Próximo destino: MARTE

¡Feliz año 2016! Prepárate para un año lleno de avances tecnológicos de los cuales te iré comentando en mis columnas, así que presta atención cada semana para que no se te escape ninguno.

El pasado 21 de diciembre (2015), SpaceX hizo historia al lograr que su cohete el Falcon 9 despegara de Cabo Cañaveral, saliera a órbita a más de 200 km de altura, desplegara 11 satélites en el espacio y aterrizara de nuevo de forma vertical.

¿Te diste cuenta? El pasado 21 de diciembre (2015), SpaceX hizo historia al lograr que su cohete el Falcon 9 despegara de Cabo Cañaveral, saliera a órbita a más de 200 km de altura, desplegara 11 satélites en el espacio y aterrizara de nuevo de forma vertical.

¿Esto qué tiene de interesante para hacer historia? Muy sencillo, es el primer cohete que sale a orbita y aterriza de forma vertical, para después ser reutilizado en otras misiones. Cómo lo vimos en una columna anterior [http://goo.gl/TDGhk6], este suceso, favorece a la competitividad en el sector aeroespacial, ya que reduce los precios para llevar material y humanos al espacio.

Imagen 1

Fuente: SpaceX

Muy bien, ya tenemos un cohete reutilizable, ¿pero qué sigue? El próximo paso será poder reutilizar los cohetes en distintas misiones, primeramente para desplegar satélites y llevar material a la Estación Espacial Internacional. Esto ayudará a perfeccionar la tecnología, para después empezar a construir el Falcon Heavy, el cual tendrá la capacidad necesaria para una misión a Marte.

La NASA está diseñando uno de los cohetes más potentes del mundo: el Space Launch System (SLS), el cuál será capaz de levantar un mínimo de 70 toneladas y llevar humanos a Marte.

Paralelamente la NASA está diseñando uno de los cohetes más potentes del mundo: el Space Launch System (SLS), el cuál será capaz de levantar un mínimo de 70 toneladas y llevar humanos a Marte. Recientemente se acaba de aprobar el diseño total del cohete. Bill Hill, administrador de la NASA, comenta que ya se ha completado la primera ronda de pruebas para los motores y propulsores del cohete y que los principales componentes para el primer vuelo están en producción.

Imagínate en un futuro cercano poder estar viendo en la tele completamente en vivo el despegue de la primer misión tripulada a Marte, qué gran privilegio poder vivir en esta época de muchos avances tecnológicos.

O incluso pensemos aún más allá e imaginemos que estamos parados en Marte, si voltearas hacia abajo verías que el suelo es distinto, algo parecido a la siguiente imagen que nos muestra en detalle la “arena” de Marte.

Imagen 2

Fuente: NASA- Mars Curiosity

 

Antonio Rentería
@TonioRenteria – Making the Future come Faster

Humanos: especie interplanetaria

¿Te has preguntado cómo hubiera sido vivir en los años del Apolo 11 y la llegada a la Luna? Pues prepárate, porque las misiones a Marte están previstas para el 2020 en adelante. ¡Imagínate, nos tocará ver al primer humano en pisar un planeta distinto al nuestro!

Dentro de las materias más complejas en la ingeniería, se encuentra la de los cohetes espaciales; dicha tarea, además de ser compleja, es muy costosa. Esta es una de las razones por la que los programas lunares se suspendieron.

Dentro de las materias más complejas en la ingeniería, se encuentra la de los cohetes espaciales; dicha tarea, además de ser compleja, es muy costosa. Esta es una de las razones por la que los programas lunares se suspendieron, y los humanos no hemos vuelto a ir a la Luna desde la misión Apolo 17 en 1972.

Esto está a punto de cambiar, ya que gracias a los avances en la tecnología y a distintos emprendedores, el área aeroespacial está avanzando, reduciendo sus costos de manufactura y permitiendo que más gente apueste a participar en ella.

En los últimos meses, estas dos empresas han logrado lo inimaginable, crear un cohete reutilizable, el cual logra despegar, salir al espacio y regresar para aterrizar verticalmente.

Dos de las principales empresas que dedican sus esfuerzos a reducir costos de los viajes espaciales y a avanzar la tecnología son: SpaceX (Elon Musk) y Blue Origin (Jeff Bezos). En los últimos meses, estas dos empresas han logrado lo inimaginable, crear un cohete reutilizable, el cual logra despegar, salir al espacio y regresar para aterrizar verticalmente.

Como cultura general, en un lanzamiento espacial, los tanques de combustible del cohete son desechados y se desintegran en su reingreso a la atmósfera. Aquí radica el problema del alto costo de las misiones espaciales: la parte más grande y una de las más costosas del cohete no es recuperada para seguirla reutilizando.

En la siguiente infografía podemos ver las principales etapas del lanzamiento de un cohete espacial, en este caso específicamente para SpaceX, aunque Blue Origin realiza un trabajo similar.

Imagen 1

Fuente: SpaceX / Space.com

Los viajes a Marte están programados para la siguiente década, es decir, en menos de 5 años.

Como te comenté al principio, los viajes a Marte están programados para la siguiente década, es decir, en menos de 5 años. La NASA se está esforzando para lograr esto lo más pronto posible y hacer que la especie humana sea una especie interplanetaria. La humanidad nació en la tierra pero su destino no es terminar aquí.

Lo interesante en este tema, es ver dónde queda México en esta carrera espacial. La AEM (Agencia Espacial Mexicana) se está viendo muy lenta, estamos a décadas de producir tecnología espacial competitiva y comercializable. En mi opinión, el futuro de México, dentro de esta área, está en permitir y fomentar la tecnología que desarrollan los emprendedores. Para esto necesitamos el apoyo, inversión y difusión de actividades entre jóvenes encaminadas a desarrollar tecnología espacial.

Estoy seguro de que vivimos en una era tecnológica privilegiada, ver hacia el futuro me emociona, demasiadas tecnologías están despuntando e irán cambiando nuestra forma de vivir y de ver el mundo. Muchas veces, estas tecnologías no son conocidas inmediatamente por falta de difusión, pero no se preocupen, para eso estoy aquí e iré compartiéndote poco a poco las más emocionantes e importantes.

Finalmente te dejo dos videos de los cohetes más avanzados aterrizando verticalmente para ser reutilizados en futuras misiones espaciales:

SpaceX https://www.youtube.com/watch?v=9ZDkItO-0a4
Blue Origin https://www.youtube.com/watch?v=9pillaOxGCo

@TonioRenteria – Making the Future come Faster

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”