Análisis del acuerdo Mercosur-Europa

Comparte este artículo:

Después de años de estancamiento el Mercosur ha revivido, el bloque comercial integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela (actualmente suspendido) llegó a un histórico acuerdo con la Unión Europea durante la Cumbre del G-20 en Japón. 

Lo de revivir no es para menos, tras la caída de la marea rosa en Sudamérica y la incertidumbre de los mercados financieros, el Mercosur experimento una debacle que llevo a que los propios países miembros redujeran las transacciones entre ellos mismos, así como la penosa suspensión de Venezuela tras el desastre del proyecto bolivariano que obligó a Uruguay a no cederle la presidencia pro témpore. El Mercosur estaba, decían, próxima a su resquebrajamiento.

Pero el nuevo acuerdo le da nuevo aire al proyecto de integración, el hecho de contar ahora con un tratado comercial con su símil europeo muestra una imagen renovada, da el mensaje que la integración sigue siendo viable y traerá beneficios para estos países no solo en el terreno económico-comercial, también en el político (para los jefes de Estado en turno y sus partidos).

Respecto a lo primero, la evidencia internacional demuestra que cuando un país en desarrollo firma un acuerdo con la Unión Europea, en el período posterior se registra un fuerte incremento en los flujos de inversión extranjera directa, como fue el caso de México tras la aprobación del TLCUEM. En este caso, la creación de un mercado de 770 millones de personas que conforman los países de ambos bloques crea una alta expectativa para los inversores sobre tierras sudamericanas. 

Así mismo, tanto argentinos, brasileños, paraguayos y uruguayos verán beneficiadas sus exportaciones minerales y del sector agropecuario, principales productos de la región para el mercado europeo, haciendo hincapié en el cárnico. 

Por el lado político, Argentina y Uruguay vivirán procesos electorales para la presidencia en este año y la bandera del acuerdo será ondeada por los negociadores durante toda la campaña.

Macri, presidente de Argentina y actual presidente pro temporé del Mercosur venderá al máximo su liderazgo internacional en la negociación, el mensaje del liberalismo económico logrado con el acuerdo y las posibilidades que tendrá la población con este, en contraste al pasado cerrado y localista del kirchnerismo. 

En Uruguay, Tabaré Vásquez no disfrutaría beneficio político salvo para alguna medición de popularidad, pues se auto descartó para una eventual reelección, sin embargo, a su partido el Frente Amplio le viene bien este suceso histórico para sacudirse el desgaste de 14 años en el gobierno y presentar una imagen de apertura al mundo (una demanda que ha ganado terreno sobre todo en los jóvenes), internamente los moderados se verán beneficiados y podrían tener mano para elegir candidato oficial. 

Para Brasil es una muestra de que Bolsonaro va fuerte en su proyecto de reformar todo lo que hizo el PT durante su estadía en el Palacio del Altiplano, sobretodo en el modelo económico, apostando a una mayor exposición al libre mercado. 

Cabe destacar que si bien el acuerdo ha sido firmado por las partes, aún falta la aprobación legislativa en cada país involucrado, los resultados políticos serán inmediatos, los económicos podrían tardar un tiempo.

Propone AMLO reunión con Trump

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador anunció que este año no planea asistir a la reunión más importante del G-20, un grupo de las naciones que tienen más influencia política, social y económica. Por ello, planea reunirse con el presidente Donald Trump sin dejar territorio mexicano más bien de manera bilateral. Las razones por no asistir a la junta que se llevará a cabo en Japón este mes son: “porque estamos consolidando todo el plan de desarrollo” según López Obrador. También mencionó: “si estamos bien adentro vamos a estar bien en el concierto de naciones, si tenemos bienestar, vamos a tener el reconocimiento de los pueblos, por eso en esta etapa inicial es probable que no vayamos al extranjero”.

“Vamos a procurar estas reuniones bilaterales, estos encuentros con Trump y otros jefes de Estado”, dijo el presidente de México en conferencia de prensa.

“Seguramente tener este encuentro más adelante, queremos evaluar el resultado del acuerdo, eso podríamos hacerlo de manera conjunta… Desde luego que sí podría darse este encuentro… Siempre vamos a tener buenas relaciones con todos los gobiernos y pueblos del mundo y en especial con el gobierno de Estados Unidos, el presidente Donald Trump y estrechar nuestros lazos de amistad con el pueblo estadounidense“, agregó.

El presidente también agradeció al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el cual elogió las reformas migratorias que se manejan dentro del país.

(Con información del Economista)

#ElNidoDelGavilán: “La final más extraña del mundo. Cronología del papelón.”

Comparte este artículo:

Antes de empezar, como extranjero, cito a académicos argentinos de diversas áreas del conocimiento que se pronunciaron al respecto. 

Pablo Alabarces afirmó “No son animales disfrazados de hinchas: son hinchas. Ni siquiera inadaptados: son sujetos adaptados a lo que espera de ellos una cultura futbolística organizada en torno de la violencia como ética.”

Nicolás Cabrera sostuvo “Hace tiempo que los jugadores, devenidos hinchas, asumen la ética, estética y retórica propia del aguante. Los dirigentes hacen del exitismo una meta sin lugar a obstáculos. Los periodistas, autoerigidos paladines morales, nos saturan, día y noche, con metáforas bélicas, machistas, xenófobas, homofóbicas y racistas, y esto tiene consecuencias, pues la prensa no solo describe al fútbol, también lo prescribe.” 

José del Tronco Paganelli afirmó “No son 15 o 20. No es sólo ‘la sociedad’. Son también, nuestros dirigentes. Los que compran el servicio de los barras, o los toleran por temor. Son ellos, millonarios, prepotentes, los que nos metieron -y a quienes acompañamos- en este desmadre.”

Martín Caparrós remató “En un país donde sigue habiendo un tercio de pobres, 45 por ciento de inflación anual, cada vez menos educación, cada vez menos esperanzas, este partido parecía la ocasión de mostrar otra cosa. No pudieron. Hoy el mundo vio cómo está la Argentina. Ojalá sirva para algo.”

Estamos ante un hecho sin precedentes en el mundo del fútbol, una final extenuante que no llega, que no sucede, desprolija, caótica. La final Boca Juniors vs River Plate es un partido único en el mundo por lo que representa en historia y tradición. Sin embargo, las diversas suspensiones, decisiones, errores y postergaciones nos muestran las terribles falencias del fútbol argentino.

La Copa Libertadores empezó mal: River tuvo problemas de dopaje, problemas de alineaciones indebidas en el juego contra Racing, la tibia sanción a Gallardo por bajar al vestido en Gremio estando suspendido, entre otras cosas. Llega a la final después de ese juego en Brasil contra Gremio con un final bastante extraño con goles al final juego con el VAR jugándole a favor. 

Después de eso, sucedieron situaciones o circunstancias extrañas que fueron llevando esta final a lo más sui generis y extraño que se ha visto en el fútbol mundial en los últimos años. 

31 de octubre: 

Una vez clasificados los equipos para la final, la AFA pidió cambiar las fechas de la final programada por CONMEBOL los miércoles 7 y 28 de noviembre por la reunión del G-20 en Buenos Aires. Hasta ahí comprensible. Después salió Daniel Angelici, dirigente de Boca alegando que por “respeto a la comunidad judía” no podían jugar en sábado… Lo extraño era que Boca ya jugó 3 fechas en sábado, la más reciente contra Gimnasia y Esgrima…

2 de noviembre: 

El rol del Presidente Macri se volvió problemático para la gran final, primero en un chiste insulta a Marcelo Gallardo, técnico de River. También sostuvo que prefería a un brasileño en la final (Gremio) por las dificultades de un juego entre estos equipos, después, en un arranque de insensatez pide que la final se juegue con aficionados visitantes en las tribunas (Algo prohibido actualmente por seguridad).  

3 de noviembre: 

La sensatez regresó de la órbita y tanto River como Boca no le hicieron caso al presidente por tamaña tontera y decidieron jugar sin público visitante. 

8 de noviembre:

Para añadir más en esta lista de cosas sin sentido e inexplicables del fútbol argentino, ese día 8, la AFA emite un video institucional hablando de la final con la palabra “inexplicable” en alegoría a la pasión de la gente por esta final. Precisamente, ese mismo día la AFA junto a Uruguay y Paraguay ratificaron su candidatura para el mundial del 2030. O sea, un día antes no podían asegurar la entrada de visitantes a los estadios y al día siguiente quieren un mundial… …inexplicable…

10 de noviembre

El día de la primera final, el día esperado llegó, sería en la cancha de Boca y un diluvio sobre Buenos Aires obligó a suspender la final. Sin embargo, el clima hizo ver la inoperancia de la dirigencia de Boca Juniors por no prever nada, las malas condiciones del drenaje de la cancha, la inundación de las plateas y en general, una exhibición de la falta de medidas de seguridad de parte del club para con la Copa Libertadores. 

El ridículo de la Conmebol radicó en que tuvieron que cancelar el juego poco antes de jugarse, de acuerdo con La Nación, ya existían 30000 en la Bombonera a los que después de unas horas se les tuvo que comunicar la suspensión del juego para el día siguiente.

11 de noviembre

Llegó el día siguiente, ese día por fin se jugó la ida, un partido altamente trabado, pero con goles empatando 2 a 2. 

17 de noviembre

Como la liga argentina tiene estas medidas extrañas de cambios de fecha y los equipos grandes hacen lo que quieren con el reglamento, ese día 17, Fecha FIFA donde usualmente las ligas en el mundo paran para dar prioridad a las selecciones nacionales, Boca pidió adelantar un juego… y así jugó y ganó contra Patronato de Paraná. Mientras tanto, River no quiso jugar amparado en el reglamento de Liga que permite aplazar juegos de liga debido a compromisos internacionales. Un tinglado…

22 de noviembre

Este día, Boca logró un récord histórico y fue que la cancha de la Bombonera se llenó para un entrenamiento previo a la gran final con más de 45000 personas presentes. El periodismo bautizó esto como “El Bombonerazo” que Clarín en un patético encabezado lleno de fantasía títuló “La tarde en que Boca volvió a vestirse de pueblo”. 

El patetismo dirigencial no paró ahí, la dirigencia de Boca no previó tanta gente y decenas de hinchas se cambiaron de tribunas, se metieron al campo…. Así fue como el gobierno de la ciudad clausuró el estadio. 

En otra parte de la ciudad, hinchas de AllBoys, equipo de tercera división ataca salvajemente a la policía y a hinchas de Atlanta, equipo asociado a la comunidad judía. El Estado falló nuevamente.

23 de noviembre 

La policía hizo dos allanamientos a miembros de la barra de River Plate, específicamente a un sujeto apodado “Caverna Godoy” donde se encontró dinero en efectivo, dólares y entradas para la final de la Copa. Inexplicable el poder y dinero ganado por barras solapados por la dirigencia.

24 de noviembre

Llegó el día de la Gran Final, la vuelta por jugarse en el barrio de Núñez en el Monumental de River y aconteció lo peor, en el mero cruce de Avenida del Libertador y Lidoro Quinteros, un contingente de hinchas de River emboscó y atacó el camión donde se trasladaba el plantel de Boca, quebrando vidrios laterales, afectando jugadores, específicamente Pablo Pérez que sufrió lesiones en el ojo izquierdo. Además, se vieron afectado por los gases lacrimógenos lanzados por la policía a la gente. Los futbolistas de Boca Juniors al verse afectados no quisieron jugar y el partido no inició. 

Para añadir más en esta carrera al ridículo del año sucedió que en esos días se encontraba Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en Buenos Aires.

Visiblemente sacado de onda y agredido indirectamente por la gente, Infantino acudió al Monumental para deliberar con la gente de River, Boca, Conmebol y AFA. Se juntaron intereses y presiones de todo tipo en ese preciso instante. Mientras tanto, 60 mil hinchas en el Monumental esperando el juego… Pero el mamarracho continuó, el juego cambió de horario 3 veces el mismo día, hasta que al final con la gente en el estadio casi todo el día, se canceló para el día siguiente. 

25 de noviembre

La Conmebol en un ridículo repetitivo sin consultar ni mediar puso la fecha y se echó para atrás otra vez. No hubo juego, de nuevo con la gente llegando al estadio.

Luego llegaron las frases vacías y ambiguas en los discursos “El juego se juega siempre y cuando Boca estuviese en condiciones de competir en igualdad de condiciones”. 

26 de noviembre

A pesar de un supuesto respaldo de River Plate hacia Boca Juniors para no jugar y esperar a la mejor decisión, surgieron del mundo Boca la llamada Doctrina Tévez-Benedetto por Pablo Alabarces. 

La cual, tribunera y petulante, sostiene que todo el desorden fue causado por un contubernio de River con la Conmebol, con frases como “Que le den la copa a River que tiene tanto peso en la Conmebol”. En River algunos se planteaban como víctimas de un montaje de Angelici y Macri.

27 de noviembre

Hasta el martes, Boca sigue por la vía legal buscando ganar por escritorio la Copa Libertadores edición número 59. Han llevado la causa al tribunal de la Conmebol en Paraguay, apelando a una venganza legal del caso gas pimienta en 2015 donde Boca se vio afectado por un hincha que lanzó gas pimienta a los jugadores de River, siendo eliminado de la competencia. Esa Copa fue la misma donde River vence a Tigres en la final.

En Conmebol, en un aparente hilo de lucidez, han propuesto postergar la fecha entre el 7 y el 8 de diciembre fuera de Argentina, ya sea en Catar o en Asunción, Paraguay. 

El orquestador del esquema de seguridad y del operativo policial, el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo renunció al puesto, después de decir en días pasados que no se tenía manera de controlar la situación, y sí, no pudo lograrlo.

Todos los periodistas más reconocidos del fútbol argentino se han pasado días enteros en prensa, televisión y twitter sosteniendo las más desopilantes teorías de conspiración posibles que den que desafortunadamente en el contexto argentino todas tienen algo de sensato, todas pudieran pasar. 

28 de noviembre

La Liga argentina se fue afectada por este bodrio de organización, cerró la jornada 13, 16 equipos jugaron 13 partidos, 7 equipos jugaron 12 partidos, 2 equipos jugaron 11 partidos y 1 equipo jugó 10 partidos. Terrible.

Expectativas a futuro 

Ahora viene la justicia, la justicia donde históricamente en Conmebol se favorece a los equipos grandes, de países relevantes y se friega a los chicos. Ya pasó hace años con Bolívar siendo agredidos por hinchas de Gimnasia y Esgrima, pasó este año con Temuco en el juego con San Lorenzo, no pasa con River Plate, no pasa con Boca, con Sao Paulo, entre otros. En la misma Argentina pasa, con los grandes no pasa nada, pero sí con Vélez, Nueva Chicago o Chacarita. 

Hay muchas soluciones por proponer, en lo personal propondría que intervenga la FIFA o el TAS para imponer sanciones como la imposibilidad de participar en la siguiente Copa Libertadores. Respecto al juego, ojalá se realice fuera de Argentina y a puerta cerrada. Pablo Alabarces propone de manera tajante que la FIFA intervenga la AFA por medio de castigos ejemplares tales como los que recibió el fútbol inglés en 1984, los ingleses fueron sancionados por 5 años de no poder participar en competencias internacionales por tragedias relacionadas con hooligans.

Después del papelón del mítico “38-38”, la imposibilidad de llevar visitantes a estadios, el torneo de 30 equipos, la jornada de clásicos en 2016-17, los barras llenos de dinero y poder, los políticos metidos en el futbol, los desempates extraños para asignar puestos a torneos, entre otras, el futbol argentino tiene que reformarse. El fútbol argentino hace mucho dejó de ser sólo folclor, color y talento se ha vuelto en drama, en violencia exacerbada por esos discursos de vida o muerte, de dar todo por el equipo, de Matar o Morir, de la cultura del aguante, del barra que se la pasa drogado todo el partido y no se enteró cómo quedó el juego. ¿Se necesitan tragedias de decenas de muertos para que cambie todo? Ojalá que no. 

Trump y Putin tuvieron una segunda reunión en el G-20 que no fue informada.

Comparte este artículo:

Después de un reunión de dos horas y media en la cumbre del G-20 a principios de Julio con su homologo ruso Vladimir Putin, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tuvo una conversación informal con éste durante una hora el mismo día.

La segunda cita surgió de forma aparentemente casual. Durante el convite nocturno, Trump tenía como compañeros de mesa al primer ministro japonés, Shinzo Abe, y a la esposa del presidente argentino. Transcurrida una hora, les dejó y, según The Washington Post,  se fue a sentar junto a Putin. Entre ambos sólo permaneció el intérprete del líder ruso.

De acuerdo con su versión, Trump dejo su asiento al otro lado de la mesa para ocupar una silla junto a Putin. Este encuentro subraya el modo en que Trump estuvo ansioso durante toda la cumbre ansioso por forjar una amistad con Putin.

Al momento la única versión de la reunión en los dos mandatarios es la proporcionada por el funcionario estadounidense, inclusive  los periodistas que acompañaron a la comitiva de la Casa Blanca no fueron informados.

Esta segunda reunión fue confirmada por un alto funcionario de la Administración de Trump, fue repostada por primera vez por Ian Bremmer, presidente del Grupo Euroasia con sede en Nueva York, en una entrevista por televisión.

Bremmer aseguró que la reunión duro cerca de una hora.

Las críticas ante esta opacidad no se han hecho esperar. Para muchos, confirma que entre Trump y Putin se ha establecido un nexo excepcional que el presidente quiere conservar a toda costa. En las últimas semanas, ha mantenido la misma actitud pese a que ha trascendido que su propio hijo mayor se reunió en plena campaña con supuestos emisarios del Kremlin para recibir información tóxica contra Clinton. Ahora, el descubrimiento de esta segunda reunión ahonda las sospechas.