IVA a Millennials y Militarización en México

Comparte este artículo:

¿Por que el IVA a Netflix si fue tendencia en twitter para los millennials y la militarización de México no? Eso es el resultado de dos México distintos. 

Durante estos días vimos de todo: jóvenes rechazando el 16% de valor agregado “por afectar su economía” y por otro lado, quien abrazaba la idea “si somos privilegiados, debemos pagar” pero aquellos que protestaban por impuestos, no lo hacen con la militarización en México. 

El problema de ambas situaciones no es si el IVA disminuye la pobreza o que el Gobierno inventa impuestos y es incapaz de brindar seguridad, el problema es que nuestra generación solo abraza las causas que están arriba del iceberg y no las profundas siendo igual que omiso que el gobierno. Tal vez porque no prenden en redes, tal vez porque no son mediáticas en nuestra generación o porque ya nos acostumbramos a ellas.

Prueba de ello, es el alcance mediático en redes de ambas políticas públicas mencionadas: Mientras el IVA representa un impuesto indirecto, que nunca se etiqueta para programas sociales y que su objetivo solo es aumentar las recaudaciones fiscales, en contra sensus, la militarización del País es el resultado de una política de Estado en materia de seguridad fallida, donde en lugar de apostar a combatir las causas que provocan la violencia, se despliega a los efectivos del ejército por “carecer de Instituciones” y solo ser reaccionarios ante la ola de violencia. Prueba de ello es Magdalena de Kino, Sonora ayer.

¿Entonces tenemos un Gobierno que nos aumentan la recaudación de impuestos mientras pero no es capaz de brindar un ambiente seguro e incentivar y ofrecer mejores oportunidades a los jóvenes y tener una movilidad social real y no protestamos por ello?

Mientras la encuesta sobre disponibilidad y uso de tecnologías de la información y comunicación en los hogares menciona que solo el 65.8% de los mexicanos tenemos acceso a internet, lo seguro es que mientras caímos en la cortina de humo del IVA, no nos dimos cuenta que el 100% de los mexicanos vivimos en una inseguridad constante en medio de una ingobernabilidad de las instituciones con un gobierno oportunista de la miseria. 

Esto nos explica porque tenemos un Presidente sordo a los millennials: El gobierno actual no nos representa ni busca hacerlo. Tiene una base mayoritaria que busca mantener y no hay juventud que sea firme opositora real. No hablo de marchas o anarquismo, hablo que ni siquiera nosotros estamos conectados entre nosotros y tampoco tenemos la representación en los espacios de gobierno.

Ejemplo de lo anterior, es un gobierno que desaparece institutos de emprendimiento, recorta apoyos sociales como guarderías infantiles para madres solteras y institutos de la juventud atados de manos que no sale de redes sociales.

Aunque irónicamente este articulo no saldrá de Twitter, Instagram o Facebook, nosotros somos privilegiados y eso, debería hacernos entender que tenemos una mayor responsabilidad social. Obligación que va más allá que estar detrás del escritorio.

Nuestra generación debe ir más allá, ir por las causas profundas que lastiman a nuestras generación. Buscar la participación social real. Buscar crear más mesas de diálogos con coincidencias entre los colectivos que diferencias. Crear iniciativas de ley y actividades de impacto al Sistema Político. Organizaciones de la sociedad civil que coaccionen a más organizaciones y grupos homogéneos partidistas que incentiven la vida política del país, pero fuera de Twitter. 

Mientras no busquemos incentivar el diálogo y la crítica en TODOS los jóvenes mexicanos, no solo en Twitter, seremos una generación más que madure y nos olvidemos de las causa que aún existen en México. Mientras no exijamos al gobierno nos represente realmente, todos los días en México seguirán existiendo pobres, asesinatos y feminicidios por un odio que no sabemos identificar. pobre jovenes, asesinatos de jóvenes y feminicidios de mujeres jóvenes.

Es nuestro tiempo millennials. A los centennials les tocará después. 

The Joker: La protesta contra el Estado de Derecho Fallido

Comparte este artículo:

¿Puede un Estado de Derecho ser eficiente y por lo tanto, legítimo, cuando las oportunidades no es igual para todos los ciudadanos? Eso es lo que nos transmite la película The Joker. 

No daré spoilers. Pero quien tenga el más mínimo sentido de patriotismo podrá coincidir conmigo que la salud general, la pobreza y la lucha constante de mejores empleos es lo que nos muestra The Joker y nos hace pensar que sobrevivir en estas circunstancias son más crudas que las guerrillas en América Latina. 

La obligación de un Estado no es lo mismo que el de una Nación. Un Estado, para el gran jurista mexicano García Maynez en palabras del Florentino Maquiavelo lo define como “la comunidad con su gobierno propio e independiente y supremo en su orden” y toma su significado de las polis de los griegos y civitas de los romanos.

Y aquí es donde se centra el artículo: ¿Por qué protesta la gente? Simple: No se sienten representado por el Estado de Derecho que los gobierna. Se sienten como The Joker: Abandonados, sin un gobierno capaz de ejercer su facultad de orden supremo y cuidar el desarrollo de sus pueblos. 

Si pudiéramos pensar en un lugar donde las oportunidades son escasas y el actuar del gobierno es ineficiente, seguramente pensaríamos en alguna ciudad en cualquier país de la Latinoamérica, pero no es así. 

Ahí tenemos el caso del Bronco, Gobernador de Nuevo León: Político bien intencionado pero que la opinión pública lo pone como el penúltimo peor evaluado, solo superado por la Jefa de Gobierno de la CDMX Claudia Sheinbaum.

Aquí es donde radica la importancia que un Estado de Derecho exista. Necesitamos atender las necesidades de los ciudadanos. Las oportunidades no llegan a los 19 días ni a las 500 noches. Se trata de atender las necesidades de los ciudadanos. Dejar los intereses externos y poder entregar nuestro mayor esfuerzo. 

De no permitir que en la ausencia de nuestros como agentes políticos, permitir que existan The Joker que incomprendidos por nuestra sociedad, busquen crear una realidad alterna que impida entender que nuestra sociedad es más compleja de lo que parezca. Eso incluye a nuestros gobernantes. 

Lo que nos queda como generación es empezar a encauzar las protestas. No se puede ser puede tener un Estado de Derecho con protesta o al menos, sin escuchar las demandas. Y si son persistentes, son reguladores sociales para recordarle al Poder Supremo que las cosas se necesitan escuchar.

En México, existen protestas todos los días. Eso es nuestro semáforo: Nosotros debemos los moduladores. Nosotros debemos ser los reguladores. Por eso, seamos The Joker o no, debemos abonar a la construcción de nuestra sociedad.

Quien no quiere a su patria, no quiere a su madre.