Dimes y Diretes: “Multas recaudatorias”

Vamos a dejar algo en claro desde un inició, en Monterrey y su Área Metropolitana tenemos la peor cultura vial de todo el país, sí, en verdad no miento, la peor. Somos la ciudad con más colisiones viales en todo el país.

Para los seguros Monterrey representa todo un negocio. Lamentablemente también somos una de las metrópolis con más víctimas fatales en colisiones viales. Pero bueno, no es el punto, mi punto hoy es el nuevo y tenebroso reglamento vial que estipula multas por cosas, que son tonterías.

Vámonos a hacer una reseña por cada punto que a sobre salido de las multas que yo considero recaudatorias:

1. Circular Lento: ¿Mande? ¿Cuál es parámetro que tendrán para decir que circulas lento? ¿A qué se refieren que circulan lento? Según un alcalde dijo que porqué la gente se molesta cuando alguien va circulando lento, ¡¿qué?!

2. Mofle Ruidoso o defectuoso: Pues al parecer se acabaron los racers. Igual, ¿cuál es el parámetro para esto? ¿Qué consideran ruidoso? Hay carros que desde fabrica tienen mofles ruidosos.

3. Sin Parabrisas: Hay automóviles que son legales en la calle que no tienen parabrisas, ¿igual harán una sanción? ¿ya no podrán circular? ¿De qué hablan?

4. Efectuar Ruidos Molestos o Insultantes con escape o claxón: No entiendo, entonces si alguien se me mete a la gacha en la calle, ¿ya no le puedo recordar el 10 de mayo? ¿A que se refieren con ruidos molestos? Es decir, que si al tránsito que igual es un paranoico y todo le molesta, cree que estás cometiendo una infracción, luego, luego te detendrá.

5. Carga Mal Oliente: Este es una de las infracciones más ridículas de las que he sabido en mi vida. ¿Acaso infraccionaran a todos los camiones de basura… a diario?

6. Prestar Servicio Público con Placas Particulares: ¿Dónde queda Uber y Cabify en este caso? ¿Para cuando la regulación? Ilógico.

Ahora como si no fuera ridículo todo lo que están agregado y homologando los municipios que son parte del AMA (Asociación Metropolitana de Alcaldes), que ya es más como una asociación recaudatoria de alcaldes, los precios en las multas se fueron a la alza.

Así es estimado lector, los alcaldes se reunieron y analizaron quien tenía las multas más altas y fueron las que aplicaron, en lugar de hacer un promedio en general.

También la mayoría de las infracciones que enumere más arriba dependen 100% del criterio del oficial de tránsito, entonces ya saben si el oficial anda con muchos dientes, es muy probable que vayan a ser infraccionados en más de una ocasión. ¡Chale!

______________________________
- "Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros."

Política y Espiritualidad: una intersección a explorar

Pense ta vie. Vis ta pensée".
(Piensa tu vida. Vive tu pensamiento.)
- Jean Luc Lieval

Es con profunda gratitud a mi amigo Luis Garnica y a su equipo en Altavoz que inicio con este texto una serie de reflexiones en torno a la política como un territorio de transformación social, invariablemente ligado al proceso de desarrollo humano de todos nosotros, como individuos y comunidades que, con cada acción, interacción y decisión, forjamos el destino, carácter y cultura de nuestra polis.

Reconozco en el reciente nacimiento de Altavoz un acto ciudadano valiente con ánimos de mejorar la construcción de la democracia en Nuevo León.

Reconozco en el reciente nacimiento de Altavoz un acto ciudadano valiente con ánimos de mejorar la construcción de la democracia en Nuevo León. Son estos mismos ánimos los que me llevan a explorar la intersección entre dos territorios de aprendizaje que, dentro de nuestros paradigmas tradicionales de pensamiento, solemos mantener distantes entre sí: el sendero de la espiritualidad, como palanca de desarrollo individual, y el campo de la política, como territorio donde se acuerdan las pautas de nuestra convivencia social.

¿Es deseable acortar la distancia entre ambas esferas, “espiritualizando la práctica política, y politizando la práctica espiritual”?

¿Qué relación pueden tener la espiritualidad y la política? ¿De dónde nace la idea de pensar esta relación y hacer de ese inesperado encuentro un camino de prácticas que pueden orientar nuestro quehacer ciudadano y hacernos ver la realidad con otros ojos? Seamos estudiantes o empresarios, artistas, académicos o funcionarios públicos, deportistas, formadores de familia o trabajadores sindicalizados, ¿a qué lugar nos puede conducir el reconocimiento y el desarrollo de nuestra espiritualidad como agentes políticos de transformación social? ¿A qué me refiero con espiritualidad y con política? ¿A quiénes tengo como referencia en esta exploración teórica-práctica? ¿Qué puede aportarnos la integración de esos mundos y qué síntomas tenemos hoy en día de su creciente unicidad? ¿Es deseable acortar la distancia entre ambas esferas, “espiritualizando la práctica política, y politizando la práctica espiritual”? ¿Qué riesgos, costos y ganancias traería a nuestro proceso de transición democrática? Y, sobre todo, —la pregunta del millón—, ¿cómo hacerlo dadas las condiciones actuales de nuestro México y nuestro Mundo?

A todas luces, múltiples son los ángulos de entrada a estas inacabables interrogantes. Múltiples también los debates, las polémicas y los cursos de acción. Varios quizás también los legítimos cuestionamientos a estos planteamientos poco ortodoxos y escasamente presentes en los medios y la agenda pública de nuestro país.

Sin dejar de celebrar la creciente apertura a pensar relaciones inusitadas y escuchar voces respetadas que llaman a repensar nuestra política desde nuevos paradigmas, me atrevo a confesar —muy en línea con la enseñanza de Jean Luc Lieval, mi profesor de filosofía en el último año de la preparatoria—, que el camino que recorro con este proyecto es también una vía de sanación personal. Es un acto que nace al tocar el espacio de mi integridad interior.

Es en esa sabiduría, como fuente posible para la toma de decisión política, que yacen interesantes puertas para la construcción de un paradigma de política de alta conciencia.

Siendo hijo de múltiples luces y sombras del mundo gubernmental, donde el Estado ha sido becario de mi educación preparatoria y universitaria, y varias figuras ancestrales están vinculadas al oficio del servicio público, me siento heredero de una tradición que ve en los asuntos públicos un llamado personal. Por otro lado, he vivido distintas experiencias espirituales que me han dado la convicción de que la esencia, naturaleza e identidad más real, verdadera y profunda del ser humano es ANANDA —dicha— con sus múltipes facetas, como son el Amor, la Alegría, el Contentamiento y la Paz. La experiencia directa de estas virtudes está a la mano de cualquier ser humano, y son expresiones de las cualidades de nuestro Ser esencial. En la capacidad de cualquier ser humano para aprender a reconocer y acceder a ese estado de plenitud florece también su sabiduría. Y es en esa sabiduría, como fuente posible para la toma de decisión política, que yacen interesantes puertas para la construcción de un paradigma de política de alta conciencia.

Infinitos son los territorios de inspiración, acción y compartir entre nosotros. Para Nuevo León y para Oaxaca. Para la Ciudad de México y para Siria. Francia, Australia, Colombia y los Estados Unidos. Gracias nuevamente a Altavoz por abrir este foro de reflexión que nos permite tomar iniciativas de cambio para sanar las heridas sociales de nuestro México y restituir la dignidad de nuestro ser como ciudadanos activos y conscientes que reclaman el desarrollo de su máximo potencial.

______________________________
- "Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros."