Estado crea fideicomiso ante crisis del COVID-19

Comparte este artículo:

El Gobierno de Nuevo León anunció la creación de un fideicomiso de mil millones de pesos para a atender la emergencia del Covid-19 en la entidad.

El Gobernador Jaime Rodríguez señaló que este fideicomiso se compondrá con 600 millones de pesos del Estado, 160 millones aportados por organismos públicos y 240 millones más que buscarán obtenerlos de los fondos entregados a los Municipios.

Además, informó que el Gobierno estatal habilitará dos hospitales privados para atender los casos de personas confirmadas por coronavirus.

El primer caso será el hospital Santa Cecilia, que será rentado por el Estado pero trabajado por el IMSS.

Otro nosocomio que sería habilitado es un hospital privado de Montemorelos.

Incluso, el Estado señaló que en la mayoría de los hospitales privados de la entidad habrá personal de Salud estatal para agilizar la pruebas.

También se informó que la paraestatal Agua y Drenaje de Monterrey condonará el pago del servicio del agua a quien compruebe que no puede pagar el próximo mes.

 

 

(Con información de El Norte )

#HojaDeRuta: “Municipios ¿metropolitanos?”

Comparte este artículo:

Mientras se resuelve la trifulca en tribunales (a la que al parecer aún le faltan varios rounds), debiera aprovecharse el tiempo restante de la transición en definir cuál será la agenda metropolitana del próximo trienio.

La desordenada mancha urbana que responde en lo general al nombre de Monterrey enfrenta múltiples retos de primer orden, pero a pesar de que la ciudad es inevitablemente un sistema, no parece haber una agenda común de gran alcance, y por consecuencia, tampoco políticas públicas con enfoque metropolitano.

Es preciso recordar que la Asociación Metropolitana de Alcaldes es un espacio que recién se creó durante el trienio que está por terminar. Y decimos espacio porque no es una institución ni tiene reglas que la rijan, sino que funciona con base en la voluntad política de sus integrantes, por lo que en cualquier momento podría desvanecerse.

Ahí existe un primer punto interesante de análisis: ¿Debería de formalizarse la existencia de un organismo ejecutivo metropolitano? De ser así ¿Cuáles deberían ser sus competencias? ¿Llevaría incluso a pensar en el establecimiento de autoridades metropolitanas, quizá hasta en una jefatura de gobierno?

No sería descabellado. Hay ejemplos vivos de que el enfoque metropolitano funciona. Uno de ellos es Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, que desde 1945 fue adquirida por el Gobierno estatal, para después constituirse como organismo público descentralizado en 1956. La empresa pública desde entonces ha brindado el suministro de agua industrial y residencial.

Los municipios en México, en general, tienen muy pocas formas de financiamiento. El impuesto predial, permisos y multas, principalmente. En otros países, las entidades municipales pueden establecer empresas para proveer agua, producir electricidad y brindar transporte público.

Mientras un debate de esta magnitud se abre, hay problemáticas concretas que deben ser abordadas a profundidad. En numeremos al menos 5:

1. La coordinación en seguridad en un contexto donde diversos delitos van en aumento y también se han incrementado los homicidios dolosos relacionados al crimen organizado. Esto considerando que la responsabilidad del municipio es preventiva, debiendo concentrarse en la proximidad.

2. Alternativas de movilidad sostenible, sobre todo considerando que los municipios tienen facultades sobre las calles y la regulación del tránsito, pero no sobre el transporte público. La obsesión de gastar dinero en obras exclusivamente para los autos solo agrava la problemática del tráfico y la contaminación.

3. Contribuir a la calidad del aire. Hay mucho que los municipios pueden hacer: son los únicos con facultades de detener a vehículos que contaminen ostensiblemente; pueden regular construcciones y obras que levanten polvos; verificar la flota vehicular al servicio del municipio y denunciar a industrias que realicen emisiones, por mencionar algunas.

4. Transformar el modelo urbano. Las problemáticas y realidades de la ciudad (ambientales, de tráfico e incluso de convivencia misma) hacen evidente la necesidad de repensar la urbe hacia un modelo centrado en proveer calidad de vida a las personas, revalorar y privilegiar los espacios públicos y fomentar nuevas vocaciones para brindar vida y actividad económica a sectores deprimidos.

5. Conseguir recursos. El aparato cuesta, políticas y obras también. Mientras el gobernador insiste en el antagonismo hacia AMLO y la nueva administración federal, los alcaldes y la alcaldesa deberán tener su propia estrategia de cabildeó a través de diputados federales y locales afines, así como con la nueva delegada del gobierno federal.

Mientras termina de definirse quiénes estarán al frente de los ayuntamientos habría que impulsar la reflexión crítica y fomentar el enfoque metropolitano de las políticas públicas.