Después de 20 años de negociaciones, la UE y el Mercosur logran acuerdo de libre comercio

Comparte este artículo:

Después de una demora de 20 años, el Mercosur y la Unión Europea finalmente llegaron a un acuerdo para establecer un tratado de libre comercio entre ambos bloques. Este proyecto, en contracorriente con la tendencia internacional, establecería un mercado que compone casi un cuarto del PIB global.

El 93% de los productos exportados del Mercosur ya no tendrían arancel alguno, mientras que el 7% restante mantendría un trato preferencial. Al mismo tiempo, tanto a bienes industriales como a los agrícolas, Europa liberalizaría sus productos en cuanto el tratado entre en vigor. El bloque sudamericano, por otra parte, tendría un plazo de 15 años para aplicar porcentajes arancelarios similares o iguales.

Las negociaciones, llevadas a cabo en Bruselas, fueron arduas por las preocupaciones de países con importantes industrias agrícolas, como lo son España y Francia. De hecho, el presidente Emmanuel Macron fue de los participantes más escépticos del tratado, tanto por el tema de agricultura como la desconfianza de Brasil ante sus obligaciones y compromisos medioambientales.

“La UE no puede ceder el paso a argumentos populistas y proteccionistas sobre la política comercial”

Aún falta que el texto final sea aprobado tanto por los Estados Miembros como por el Parlamento Europeo, por lo que las ganancias hechas por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay podrían reducirse.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aprovechó la reunión del G20 en Osaka para verse con los líderes del Mercosur y celebrar el cierre de las negociaciones. Afirmó ante medios que “la UE no puede ceder el paso a argumentos populistas y proteccionistas sobre la política comercial”, efectivamente poniendo a Europa en un lugar antitético al proteccionismo visto por los EE.UU por ahora.

(Fuentes: El Clarín y El País)

Abriendo fronteras

Comparte este artículo:

Esta semana se dio a conocer la noticia de que Canadá eliminará el requisito de la visa para los mexicanos que deseen visitar ese país, medida que entrará en vigor a partir de diciembre de este año. Nuestro país ha recibido esta noticia como un paso más para el fortalecimiento de la relación entre México y Canadá, lo que sin duda beneficiará a ambas naciones.

Esta noticia es muestra de la necesidad que tienen los países para facilitar la interacción social y comercial, lo que sin duda tiene un impacto económico positivo. Lo contradictorio es que mientras algunas naciones reconocen las ventajas de fortalecer estos lazos, en otros países existen discursos que incentivan el rompimiento de estas relaciones internacionales, como si levantar un muro entre países vecinos fuera una solución a los problemas para los cuales no son capaces de idear una solución.

La globalización ha permitido que entre naciones intercambiemos no solo bienes, sino también nuestro capital humano. Esto ha tenido como consecuencia que las empresas se beneficien con la posibilidad de ofrecer sus productos y servicios en el resto del mundo, pero también que tengan acceso a los insumos que proporcionan otros países. De la misma forma, la movilización internacional de estudiantes ha permitido que el conocimiento no solo sea compartido, sino que se desarrolle a partir de la interacción de personas con bases académicas diferentes. El arte también se ha nutrido gracias al acceso que se ha tenido a una gran cantidad de culturas distintas.

Con todas las ventajas que tiene el mantener relaciones con otros países, resulta sorprendente que algunas personas mantengan el discurso de la necesidad de levantar muros para aislar naciones. Esta idea parece desprendida de la doctrina del proteccionismo, solo que esta vez no solo se pretende obstruir el comercio internacional, el objetivo final es separar culturas. Pensaríamos que movimientos como este forman parte del siglo pasado, pero al escuchar que estas ideas absurdas existen en nuestros días podemos cometer el error de ignorarlas, cuando lo que debemos de hacer es desacreditarlas.

Debemos de aplaudir decisiones como la que ha tomado Canadá de abrir sus puertas para la libre interacción de nuestros países y refutar cualquier discurso que incentive el rompimiento de lazos comerciales y sociales.

La estrategia de una persona para captar la atención de la población de un país no puede convertirse en la política pública que dicte el rumbo económico y social de una nación.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”