“Primero los pobres” y el Capitalismo Social

Comparte este artículo:

En su “Agenda Ciudadana” publicada este domingo en el periódico El Universal bajo el título esperanzador de “Cómo entendernos”, el historiador Lorenzo Meyer nos deja sin respuestas a una pregunta que lanza en forma, por demás imprudente, ya que resulta que no tiene respuesta ni alternativas de solución que ofrecer. 

Remontando a Humboldt y a Daniel Cosío Villegas, llega a la conclusión que “el reajuste de las relaciones sociales mexicanas debió hacerse hace tiempo, pero no hubo la voluntad de emprender tamaña empresa”. Evoca la nueva filosofía del gobierno electo democráticamente en 2018, basada en el nuevo paradigma “primero, los pobres”. 

Lorenzo Meyer omite mencionar que la política económica y presupuestal del nuevo régimen se basa en este lema, pero que no toma en cuenta la estructura socio económica existente, ni las relaciones de fuerza entre gobierno y sociedad productiva. Lorenzo Meyer deja sin solución su pregunta de “Cómo entendernos” que no sabemos si es una propuesta o una pregunta abierta que quisiéramos ver contestada en otras colaboraciones. 

No cuestiona si la afirmación “Primero, los pobres” es realista o simplemente un grito populista para ganar votos fáciles. No cuestiona si se puede construir una nueva sociedad sobre la premisa de primero los pobres, y si esto permitirá generar los recursos necesarios para sostener la base del nuevo régimen. Primero los pobres, implica recursos, para regalar cómo lo presupone el nuevo gobierno, o cómo debería ser, para generar las condiciones que permitan crear empleos y nuevas fuentes de riqueza, cómo lo dictan los cánones de una economía sana y prospera. 

La historia que Lorenzo Meyer debería haber puesto en el escenario es la del capitalismo social desarrollado en Monterrey durante el siglo XX, y brutalmente interrumpida por el asesinato de Eugenio Garza Sada en 1973, camino que de haberse prolongado hubiera cambiado la vida social de México, y hubiera amortiguado los efectos demoledores del neoliberalismo de los últimos 35 años. 

Lorenzo Meyer no tiene respuesta que ofrecer a su planteamiento de “Cómo entendernos” porque no se atreve a explorar la alternativa del capitalismo social que están volviendo a poner en el escenario en círculos empresariales y sociales regiomontanos. 

Ojalá tenga a bien explorar este camino que permitirá el bienestar que tanto ofrece un presidente que desborda de discursos, pero que con todo y los genios de la cuarta transformación, carece de propuestas para lograr sus propósitos, más generosos que sustentados en un realismo pragmático.

Los valientes no asesinan

Comparte este artículo:

Esta frase es memorable ya que hace referencia a una época en la cual en nuestro país se establecía la democracia, que además, le salvó la vida a Francisco I. Madero. Esta frase, quedo escrita en la historia, porque en ese momento si era necesario usarla, pero, en estos días, un personaje hizo referencia a todo lo contrario, es más, la distorsionó tanto, que ha causado que Nuevo León ponga sus ojos en lo que la 4ta Transformación hace. Y digo que pone atención, porque ahora si es relevante para el norte lo que sucede en los niveles federales.

Me refiero a las penosas y estúpidas declaraciones de Pedro Salmerón, que afortunadamente hasta esta semana, era titular del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Que se los apuesto, de no haber dicho esto, nadie en Nuevo León se hubiera enterado de la existencia de esta dependencia. El exdirector del INEHRM recordó que Eugenio Garza Sada, uno de los más notables empresarios industriales del país, murió acribillado por un grupo de “valientes” jóvenes integrantes de la Liga Comunista 23 de Septiembre, en un intento de secuestro. Sinceramente no sé qué decir, bueno si, ya que estas insolentes palabras las realizó el ex director, ¡desde las cuentas oficiales de comunicación del INEHRM!

Su profunda ignorancia de la cultura industrial y del desarrollo de una de las tierras más prosperas del país, es evidente, y que se puede esperar de alguien que defiende y formó parte de esta famosa corriente ideológica, esa que nunca ganó nada, pero a muchos les hizo perder todo. Como se le ocurre a un funcionario público federal (y de cualquier nivel) declarar por medios oficiales, sus filias y fobias de un tema tan delicado como el asesinato de un gran hombre para Nuevo León, como lo fue Garza Sada. Y es que no hay que dejar de lado, que la generación en la cual creció Salmerón, los azotes a su ideología por parte del gobierno eran constantes, quizá por eso, se envalentonó o quiso verse muy progresista al nombrarlos de esta manera, aprovechando que la izquierda ahora está en el poder y no sabían lo que se sentía gobernar. Bien dicen: “dale poder a alguien y lo conocerás”.

No se puede calificar como “valientes” a un par de asesinos, porque eso son. La historia dice que la Liga Comunista en el norte del país, estaba mermada económicamente, por lo cual no podían hacer manifestaciones, ni bloqueos ni todas las cosas con las que estos “valientes” hacen para ser escuchados y que no llegan a ningún lado. En vista de su situación y como nunca han trabajado para su desarrollo económico, decidieron organizar un secuestro, para poder financiar su movimiento, en este caso, la víctima sería el empresario Eugenio Garza Sada. Confiados en que nada saldría mal, interceptaron el vehículo del empresario, sin contar con que iba acompañado por su equipo de seguridad que en el fuego cruzado, estos “valientes” hirieron y causaron la muerte de su hombre objetivo.

Su asesinato conmocionó a la sociedad industrial y a su querido Nuevo León. Garza Sada dejó un legado de admirar y agradecer, ya que parte de nuestro desarrollo como entidad, fue él, el responsable. Fundador de instituciones que dan vida o son el motor de la actividad en nuestro estado, hacen de Eugenio Garza Sada, un nuevoleonés ilustre. Lástima que solo nosotros lo veamos así al parecer.

La gravedad de estas declaraciones hizo un auténtico huracán en redes sociales, que esta vez, no se la perdonarían a la 4T. Como siempre salieron los paleros, perdón, los defensores del régimen, que sin duda se tropezaban en cada línea de discusión, con la penosa declaración, ahí teníamos a las diputadas federales de morena, haciendo hasta lo que no por defender a su compañero, a los “intelectuales modernos” diciendo que el linchamiento público no es bueno, cuando unos días atrás, provocaron que una piloto casi perdiera su empleo por algo que evidentemente ellos también hacían en épocas de Peña Nieto. Así que justo cuando pensábamos que sería un “ataque más de los conservadores” al menos hubo decencia, y no de una disculpa, porque queda claro que nunca se hará público un error de este gobierno, pero al menos se destituyó a Pedro Salmerón como director del INEHRM, ese mismo fin de semana. Todos se enteraron, menos el, ya que seguía pateando tal tortuga de espaldas, diciendo que no lo corrieron, que él había entregado su puesto, pobre, además de insolente, iluso.

Esta 4T tiene que aprender a controlarse, sabemos que está llena de expriistas, experredistas, comunistas frustrados y supuestos eruditos de la izquierda moderna, pero así como una vez ellos mismos lo dijeron: ¡serenense! Porque ya se dieron cuenta que al menos su movimiento, al día de hoy no es tan bien recibido en el norte, y ese descontento va para largo. El norte no olvida, 4T.

Y  claro, aquí las cosas no se quedaron así, tras este desafortunado hecho, Pedro Salmerón fue declarado persona non grata por el H. Congreso del Estado, por considerar una falta de respeto a la historia y esencia de nuestra sociedad. A lo que Salmerón amagó con retar ese status, ya tenía pensado venir a tierras regias, pero al final, como si leyera el futuro, se echó para atrás, comunista, pero no masoquista.

Si se fijaron no mencioné a Gerardo Fernández Noroña, ya que no pienso dedicarle mi tiempo y el suyo a este burdo personaje, y es que saber que el sí vendrá a Nuevo León no es del interés de nadie, lo que sí es bueno saber es que este vividor disfrazado de “luchador social” que viaja en primera clase y esta cobijado por otro vividor como el PT, también fue nombrado PERSONA NON GRATA EN NUEVO LEON, así, en mayúsculas. Ojalá le quede claro en su visita.

Sr. Salmerón, Sr. Noroña, 4T, el norte no olvida.

Ex guerrilleros defienden a “valientes jóvenes”

Comparte este artículo:

Los ex guerrilleros Raúl Florencio Lugo y Francisco Ornelas apoyaron los dichos del ex titular del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), Pedro Salmerón Sanginés, quien la semana pasada calificó de “valientes” a los jóvenes que asesinaron al empresario Eugenio Garza Sada.

Lugo y Ornelas expresaron su apoyo a lo dicho por el ahora ex funcionario al recibir el Premio Nacional Carlos Montemayor, en la Residencia Oficial de Los Pinos.

“Arriba los valientes”, dijeron los ex guerrilleros y las personas que asistieron al acto en el Salón Adolfo López Mateos.

Ornelas expresó su apoyó a Salmerón, mismo que renunció el pasado sábado tras llamar “valientes” a quienes mataron al emblemático empresario regiomontano.

“Había que pegarle a un icono del grupo que era muy poderoso, el más poderoso de Monterrey, y por eso el comentario de Salmerón, y que lo conozco, mis respetos para él, yo estoy de acuerdo con lo que él expresó”, dijo el ex guerrillero.

El galardón es entregado por una organización civil que se instituyó en el 2010 a iniciativa del Foro Permanente por la Comisión de la Verdad, para reconocer a grupos “que luchan por la justicia y dignidad”.

(Con información de Grupo Reforma)

Califica Treviño de ‘parásito’ a funcionario que llamó ‘valientes jóvenes’ a asesinos de Eugenio Garza Sada

Comparte este artículo:

El alcalde de San Pedro Garza García, Miguel Treviño, exigió la salida del titular del Instituto Nacional e Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), Pedro Salmerón Sanginés, quien calificó de “valientes jóvenes” a los asesinos del empresario Eugenio Garza Sada.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Treviño destacó que Nuevo León aporta el 8% del PIB nacional, lo que representa empleo, ingresos, e impuestos, algo que el edil consideró, como un logró al que se llego gracias al empuje del Garza Sada.

El alcalde sampetrino exigió la salida de Salmerón Sanginés, al considerar que es un “parásito”.

El titular del INEHRM publicó el martes de esta semana una semblanza del asesinato de Eugenio Garza Sada, por motivo del 46 aniversario luctuoso. En la semblanza original, el funcionario calificó de “valientes jóvenes” a los asesinos que formaban parte de la Liga Comunista 23 de Septiembre.

Tras las criticas, Salmerón Sanginés tuvo que borrar el calificativo de “valientes” aunque no sin antes decir que, “el adjetivo (valientes) se ajusta con precisión a jóvenes que vieron cerradas todas las vías pacíficas de transformación. No pensaban matar a Don Eugenio”.

Las criticas de Treviño se unen a las del ex secretario de Economía y aspirante a la Gubernatura de Nuevo León, Ildefonso Guajardo.

Funcionario llama ‘valientes jóvenes’ a asesinos de Eugenio Garza Sada

Comparte este artículo:

El director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), Pedro Salmerón Sanginés, calificó de “valientes jóvenes” a los asesinos del empresario Eugenio Garza Sada, esto en el aniversario luctuoso 46 del regiomontano.

La publicación en la cuenta de Facebook del organismo fue hecha el martes, en la misma se reseña del fallido secuestro y el homicidio de Garza Sada, ocurrido el 17 de septiembre de 1973.

En el texto se resalta el espíritu emprendedor de Don Eugenio, así como su sencillez y su contribución a la educación superior en México, pero cierra con la frase que desato críticas.

“Un comando de valientes jóvenes de la Liga Comunista 23 de Septiembre intentó raptarlo, se desató una balacera en la que perdieron la vida don Eugenio y sus escoltas, Bernardo Chapa y Modesto Hernández, y dos de los guerrilleros”, dijo Salmerón.

El funcionario justificó que la muerte de Garza Sada fue resultado de la división de la sociedad mexicana desde los años 60.

“Cuando muchos jóvenes veían canceladas las posibilidades de participación y transformación pacífica de un sistema política vertical y autoritario (y) buscaron cambiar las cosas por la vía violenta”.

Tras la publicación varios usuarios de redes sociales cuestionaron el uso de la palabra “valientes”

Por lo que el titular del INEHRM defendió su texto y ayer lanzó un tweet donde dijo “cuando una nota histórica suscita tanta rabia, sin duda es correcta”.

“El adjetivo (valientes) se ajusta con precisión a jóvenes que vieron cerradas todas las vías pacíficas de transformación. No pensaban matar a Don Eugenio”, dijo.

Entre las críticas, destaca la del ex Secretario de Economía y aspirante a la Gubernatura de Nuevo León, Ildefonso Guajardo, quien reprobó ayer intentar justificar el “acto ruin y cobarde” que cobró la vida de Garza Sada, además de que contradice el llamado del presidente Andrés Manuel López Obrador a la paz y la unidad.

 

#EspacioPúblico: “Minutos que salvan vidas”

Comparte este artículo:

10 de la mañana, jueves, avenida Lázaro Cárdenas. Recorro en mi auto la avenida desde su inicio en el municipio de San Pedro Garza García hasta su incorporación con la Avenida Eugenio Garza Sada en el municipio de Monterrey para después tomar un corto tramo de la carretera nacional.

Me traslado solo. Es buen momento para realizar un ejercicio de mindfulness: observación consciente de los límites de velocidad.

El ejercicio consiste en tomar el carril central y sin tener distractores como radio o llamadas telefónicas, tratar de mantener  una velocidad constante de 70 kilómetros por hora, la máxima marcada en las señales de tránsito, y observar lo que sucede.

Resultado: Fui rebasado por ambos lados por prácticamente todos los autos que circulaban alrededor, algunos de ellos a una velocidad altísima marcándome su prisa con las luces. Mantener la velocidad marcada fue difícil. Quitaba el pie del acelerador al ver que la velocidad empezaba a superar el límite y el auto tardaba mucho en reducirla. Las características de la calle propiciaban la velocidad. Empecé a sentir estrés al por ser el automovilista distinto que simplemente va a una velocidad constante sin buscar rebasar a los demás. A pesar de seguir las indicaciones de tránsito, no era bien recibido entre los que se sentían afectados por mi manera de usar la calle. 

Al llegar a mi destino descansé de la tensión vial y me di cuenta de cosas que veo a diario como algo cotidiano y que deben ser tratadas con mayor rigor.  

No es coincidencia que Lázaro Cárdenas y Garza Sada sean de las avenidas con más colisiones viales en la ciudad.  Las características de calle y el exceso de velocidad son una combinación que lo propicia. Y no son las únicas calles en la ciudad con estas características, somos una ciudad que más que avenidas tiene autopistas. 

Ahora veo con más claridad algunas razones por las que somos Estado líder en estadística vial. De acuerdo a estudios del INEGI somos el estado con mayor número de choques, y por mucho. Se necesitan sumar las cifras de los siguientes 4 estados para igualar lo que sucede en Nuevo León. Un nada honroso liderazgo.

Mi recorrido fue de aproximadamente 20 kilómetros y el tiempo que hice a la velocidad permitida fue de 17 minutos. Si lo hubiera realizado a 100 kilómetros por hora lo hubiera hecho en 12. Muchos de los autos que me rebasaron superaban esa velocidad.

¿Qué significan 5 minutos a exceso de velocidad? 

Esos minutos incrementan exponencialmente las probabilidades de fallecer en una colisión o causarle la muerte a alguien más. De acuerdo a estudios realizados en el Reino Unido la probabilidad de sobrevivir en un choque a una velocidad de 100 kilómetros por hora es solo del 2 por ciento. A 70  kilómetros es del 20 por ciento.

Hacer este ejercicio de observación plena me dejó con aprendizajes importantes que podría resumir en tres puntos que tienen que ver con nuestra cultura: No hay conciencia  de las consecuencias del exceso de velocidad, no hay respeto por el reglamento de tránsito y no se respeta  a quienes si lo cumplen.  Pero también me deja un cuarto punto que tiene que ver con la infraestructura: contamos con avenidas pensadas como carreteras que propician velocidad sin las características de seguridad que requiere la movilidad de una zona urbana.

Quizás no podamos resolver todo lo necesario para que las avenidas de la ciudad sean más seguras pero si podemos empezar por lo más básico que es respetar los límites de velocidad y eso mucho tiene que ver con nuestra administración del tiempo. 

Una cosa es vivir de prisa y otra manejar con prisa. Es mejor tomar tiempo para llegar temprano. El estrés de llegar tarde tiene consecuencias. Por cada minuto que se busque llegar más temprano se corren riesgos exponenciales de sencillamente no llegar.