¿Proyecto alternativo u oposición alternativa?

Comparte este artículo:

Frente a la ausencia de los partidos políticos tradicionales en el escenario nacional, parece bastante lógico que alguien pretenda ocupar el vacío resultante. Fuera de los partidos destrozados en la elección del 1º de julio del 2018, se está reagrupando el sector empresarial, o parte del sector, y una parte de la academia privada que existe en el país. 

A pesar de los esfuerzos de la cuarta transformación para atraer grandes y medianos empresarios y convencerlos de invertir, existe un liderazgo que actúa para no permitirlo. En vista de los eventos de los últimos días, todo indica que los intentos de estructurar un proyecto alternativo están patrocinado desde la cabeza de Femsa, ya que no creo que la libertad de maniobra del Tec de Monterrey y de Alejandro Poiré, sea tan grande cómo para respaldar un proyecto de Coparmex, abiertamente retador para el nuevo régimen, sin el visto bueno de José Antonio Fernández. 

Las apuestas son enormes y el desenlace de pronóstico reservado. El presidente repite a quien lo quiere escuchar que la política predomina sobre la economía.  Sin embargo, viste su puño de acero de un guante de terciopelo para seducir a los empresarios. No todos caen en la seducción. 

Los empresarios que sí creen que la economía debe prevalecer sobre la política se organizan para sustituir a la oposición política nominal, la cual se desvaneció y se ahogó en el tsunami morenista, paralizada por el pánico generado por la probable cacería contra algunos corruptos notorios,  patrocinadores y autores de los despilfarros del sexenio pasado. 

No bastará un proyecto alternativo sólido, creativo y constructivo, ni con sus buenas dosis de concesiones sociales, para derrotar el régimen actual. Si sigue prevaleciendo la regla democrática (lo que no se puede asegurar con los eventos recientes) esta nueva oposición deberá, a parte de su proyecto alternativo, estar respaldada por una fuerte estructura electoral y por presencia en todos los sectores sociales del país. 

¿De dónde saldrá esta estructura? ¿Se echará mano de estructuras partidistas existentes? ¿A qué precio y después de cuantas cesiones y “concertacesiones”? ¿Existirá en las dos partes por enfrentarse, el deseo de salvar la democracia antes que de hacer prevalecer un proyecto, que sea alternativo o de cuarta transformación?   

Reflexiones de café con Alejandro Poiré

Comparte este artículo:

Hace unos días, fui invitada a moderar un Café con Líderes. Este ejercicio es realizado por el Tecnológico de Monterrey para tener una plática amena con alguna figura pública, política, social, expertos en economía o emprendedores. En esta ocasión el invitado especial fue el Dr. Alejandro Poiré Romero, ex Secretario de Gobernación en el período de Felipe Calderón y actual Decano de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey.

Siempre he leído y escuchado que para conocer a una persona necesitas saber quién o quiénes han tenido un gran impacto o influencia en tu vida. Al empezar con esta pregunta, Alejandro Poiré mencionó a dos maestros (con todo y apellido) que lo guiaron durante su etapa académica, incluyendo el Doctorado en Harvard, quienes le demostraron que siempre hay alguien que sabe más que nosotros. Me quedo pensando en todos aquellos maestros (y no maestros) que han impactado la vida de cada quien y aunque pasen muchos años los sigues recordando con mucho cariño ¡Gracias maestros!

Aunque Alejandro, como nos pidió que le dijéramos, asegura que fue una suerte llegar a la Academia y al Servicio Público, ha dejado claro que cada puesto ocupado es un reto y como ciudadanos tenemos una gran responsabilidad de hacer un cambio.

Incluso afirma que aceptar el cargo como Secretario de Gobernación (2011-2012) ha sido una de las decisiones más importantes que ha tomado en su vida, ya que al ser el cuarto Secretario de Gobernación, los dos anteriores fallecidos en accidentes aéreos, en la recta final del sexenio Calderonista y previo a las elecciones 2012, son escenarios que podían generar inestabilidad en el país.

En otra de las preguntas al debatir sobre los dilemas éticos en el servicio público, es posible decir que no existe una separación artificial; el servicio público implica enfrentarse a esos dilemas y que la gente se haga responsable de sus actos. Generalmente pasamos de la indiferencia, enojo, hartazgo, hasta llegar al cinismo. Pero siempre existirán quienes sean personas admirables en lo público ¿Quiénes son esos héroes ciudadanos? Es aquí donde debemos buscar a esos héroes públicos y reconocer quienes tienen la audacia, capacidad y liderazgo.

A través de su empresa social México Crece, se buscan que los jóvenes con oportunidades limitadas tengan herramientas y motivaciones para transformar la realidad y como el mismo dice “tengo mucha confianza en el futuro de mi país”.

En una de sus intervenciones finales, afirmó que estamos viviendo una etapa de “pornografía del pesimismo”, donde todo lo que leemos o vemos es de forma negativa o a decir de otros que nuestros país está al borde del colapso. Como cualquier país tenemos problemas, pero no son tan graves o diferentes a los que viven otras naciones. ¿Por qué ver el vaso medio vacío?

Tanto como ciudadanos, servidores públicos y egresados del Tecnológico de Monterrey (específicamente de la Escuela de Gobierno, que él dirige) tenemos el compromiso de transformar nuestra comunidad desde la trinchera en la que nos encontremos: gobierno, iniciativa privada, organismos no gubernamentales y sociedad. Nosotros somos el cambio.

— ¤ —
Agradezco a la Asociación de Egresados de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública, Homero Pineda (Presidente de esta asociación) y Diana Ordoñez (Coordinadora de Vinculación con Egresados de la EGyTP) por la invitación a moderar este Café con Líderes.
— ¤ —