Acusan Panistas a AMLO y a Trump de discurso de odio

Comparte este artículo:

Esta mañana, legisladores del Partido Acción Nacional comentaron acerca de la habilidad de los presidentes para esparcir discursos, específicamente de odio. Así mismo, los senadores, Damián Zepeda, y Gustavo Madero, comentaron en entrevistas separadas el peligro que imponen los discursos de odio para la seguridad de un país, y que no solo pasa en el caso de estados unidos, con el presidente Donald Trump, sino que aquí también en México. 

 

Comentó Madero que, “Es muy grave esta cultura del odio que se está propiciando, este tipo de deformaciones sociales psicópatas que no encuentran más que la violencia y la destrucción. Me preocupa mucho que desde el púlpito presidencial de Estados Unidos se están mandando mensajes de violencia, de intolerancia y de racismo.” 

 

“Pero de igual manera desde el púlpito presidencial de  nuestro País se están generando discursos de desencuentro y de división, justo lo contrario de lo que necesitamos, que es unidad, respeto y tolerancia. Es muy grave, es algo devastador y desesperanzador porque este populismo proviene desde lo más alto de los gobiernos, se exacerban los sentimientos de miedo e intolerancia llevan a este tipo de actos de barbarie” 

 

Sin embargo, el senador Zepeda, optó por comentar que EUA, claramente tiene un problema mayor al de México. 

 

“No creo que tengan la misma dimensión (que en estados Unidos), pero sí tiene que ser una alerta a tiempo de que no se debe de promover el discurso de odio”. 

 

El ex mandatario panistas, Felipe Calderón y el dirigente nacional del partido, concuerdan en que el discurso que maneja el presidente López Obrador, ha llegado a polarizar México. Imitando, de cierta forma, a la manera en la que se polarizó EUA.

Escala a la victoria Boris Johnson y su polémico pasado

Comparte este artículo:

Hace un día, los resultados finales de las elecciones para Primer Ministro en Gran Bretaña se terminaron de calcular, en los cuales mostraron que con una gran delantera, el nuevo líder del Partido Conservador y Primer Ministro, sería Boris Johnson. Quien obtuvo la victoria con un 66% de aprobación. 

 

Sin embargo, algo que los medios no recalcan son las diferencias de cómo funcionan las elecciones de un primer ministro en comparación a las de un presidente normal, ya que llevan tareas similares, pero procesos electorales completamente diferentes. En Gran Bretaña, cada distrito electoral escoge a un representante de alguno de los partidos del país y el partido que tenga más bancadas, automáticamente convierte a su líder en Primer Ministro. En el caso de El Partido Conservador, la renuncia de Theresa May significó tener que hacer una elección extraordinaria, en la cual se tomaron en cuenta un total de 150,000 votos internos de la Cámara de los Comunes (House of Commons/ Cámara de Diputados pero del Reino Unido).  

 

Sin embargo, algo aún más frustrante fue el proceso electoral el cual Boris Johnson explotó para su victoria, fue el mismo partido que lo dejó participar en su contienda, debido a su polémico pasado como periodista. En dicha carrera, Johnson, sin pedir disculpas insultaba a la par sin mirar a quien. Desde presidentes, naciones completas, editorialistas, homosexuales, entre otros grupos, fueron múltiples los grupos en la lista de víctimas a quienes Johnson insultó. 

 

Creó una reputación basada en discursos de odio. Tanto que hasta el mismo Trump, llega a mencionar que su ” yo-británico”. Entre sus estrategias de victorias fue el explotar la incompetencia de Theresa May en el caso del acuerdo con la estrategia de Brexit. Puesto que por muchos meses fue incapaz de cerrar una acuerdo que beneficiara a ambos partidos. En su campaña, Johnson expresaba que estaba listo para irse de la Unión Europea, con o sin acuerdo, y que tenía como fecha el 31 de octubre del presente año. 

 

Cabe mencionar, que su carrera como periodista incluye los siguientes insultos, 

 

El año pasado en un comunicado a “El Telégrafo”, Johnson llamó a las mujeres musulmanas que usan Burkas, ladronas y letter boxes”. Desde la publicación de dicho artículo, el ahora, Primer Ministro no se ha disculpado por sus comentarios. Los cuales fueron hechos en tiempos en donde la Islamofobia estaba en su pico. 

 

Al haber escuchado que el ex presidente americano, Barack Obama, NO apoyaba el plan del Brexit, Johnson, invalidó la opinión del expresidente por ser de parte nacionalidad originaria de Kenya. 

 

En el año 2002, en su columna de “El Telégrafo”, llamó a los habitantes de la Commonwealth (quienes representan un sector típicamente pobre y con habitantes de afro-europeos), sonrisas de sandía y piccaninnies

 

Durante una conferencia de el Partido Conservador en 2017, Johnson bromeó con la cantidad de cuerpos en las calles de Libia, tras la guerra civil del Líbano. Diciendo que si fuesen transportados a otro lado, llegaría más alto. (refiriéndose al potencial de Libia para convertirse en el nuevo Dubai).

 

En 1998, en su misma columna, denominó a los hombres homosexuales “tank-topped bumboys“. Nuevamente en el 2001, en su libro Friends, Voters, Countrymeneleccionescomparó al matrimonio homosexual con la Zoofilia

 

Diciendo que, “si el matrimonio homosexual está bien, entonces ni veo porque la unión de un hombre y dos hombres, o dos hombres y un perro, también esté bien”.