El Mundial y la Mentalidad del Mexicano

Comparte este artículo:

Como todos sabemos, el fútbol es el deporte más practicado y visto en nuestro país, cada 4 años la copa mundial de la FIFA une a millones de mexicanos que suspenden y modifican la forma de llevar a cabo sus actividades para ver los partidos de la selección. Podemos sentir con nuestros amigos, familia y conocidos como el desempeño de la selección influye en poca o gran medida en el estado de ánimo de los mexicanos. El domingo pasado la selección mexicana hizo historia al vencer 1-0 a Alemania, campeón del mundo, aunque era un partido de la fase de grupos miles salieron a las plazas a celebrar e inclusive durante el gol que anotó el Chuky Lozano, dos sensores de sismos de la Ciudad de México detectaron una aceleración de 37m/s2 lo que podría catalogarse como un sismo artificial, aunque en la práctica es imperceptible para la población y no genera daños pero sí marca un precedente porque no es normal que ocurra.

Por lo regular no pasamos de octavos de final porque siempre quedamos en segundo lugar del grupo y nos toca contra un primer lugar de otro, en esta ocasión México tiene la posibilidad de tener un oponente fácil en octavos si pasa en primer lugar de su grupo por lo que podría llegar al quinto partido y hasta más si sigue jugando como jugó el domingo. 

Hay distintas opiniones respecto a como es la mentalidad del mexicano, pero en general muchos coincidimos que aunque si bien tenemos grandes virtudes como la hospitalidad, nuestras ganas de celebrar por todo, entre otras cosas, también tenemos grandes barreras culturales que limitan nuestro crecimiento en todos los ámbitos. Los mexicanos somos afortunados en vivir en un país rico en cultura y recursos naturales, pero nos sentimos acostumbrados y resignados a vivir con violencia, corrupción y otros problemas que inclusive nosotros mismos ocasionamos. 

Cuando se hizo la rifa de los grupos nadie pensó que México pudiese ganarle a Alemania. Además por ser  el último mes del año electoral las campañas están en su máximo esplendor, el descontento social hacía el establishment tomará un papel importante en las elecciones sobre todo en la presidencial. Hay quienes dicen que un buen desempeño de la selección pudiera afectar en algo en el ánimo de la gente y perjudicar a las opciones antisistema. Mientras que por el otro lado otros argumentan que esa misma algarabía de los buenos resultados le daría ánimo a la gente para votar por una opción diferente y no tener miedo al cambio. 

Puede que el deporte no defina la política pero si influye en el humor social, si de por si el abstencionismo es mucho, con la emoción del fútbol podría ser más y afectar el resultado electoral sobre todo en elecciones locales donde hay contiendas cerradas.