Empleo desciende 39% en el primer semestre del año

Comparte este artículo:

De acuerdo con cifras divulgadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el empleo formal en México tuvo su peor comportamiento en junio pasado, para un mismo mes desde el año 2002, cuando se perdieron 49 mil 907 plazas de trabajo.

Se estima que el mes pasado se perdieron 14 mil 244 plazas de trabajo, por lo cual se trata del peor inicio de sexenio en materia de empleo desde el mandato del panista Vicente Fox.

Los que tuvieron un peor desempeño, de acuerdo con el reporte mensual, fueron los empleos de carácter eventual (con contratos laborales determinados), pues se calcula que se restaron 48 mil 215.

La pérdida total solo fue menor porque el empleo permanente sí mostró crecimiento, en este caso de 33 mil 971 plazas.

De esta manera, en el primer semestre del 2019 se tiene una generación de empleo formal 39.2% menor que en 2018.

“Es evidente que en los primeros seis meses de esta Administración no se ha podido recuperar la fuerte pérdida de empleo que se registró en diciembre que fue de 378 mil 561 empleos”, afirmó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

El IMSS detalló que la masa de empleo formal del país creció en el sexto mes del año 2.4% a 20 millones 368 mil 666 trabajadores afiliados en el IMSS; misma tasa que se registró en el mes de mayo, cuando ya se reportaba una generación de empleo menor a la del mismo mes del año anterior.

No obstante, las cifras positivas en la generación de empleo, obedecen al número de personas que ha incorporado el IMSS como resultado de los programas sociales, como son el programa Jóvenes Construyendo el Futuro con 597 mil 936 becarios; y del programa piloto de Trabajadoras del Hogar con 4 mil 890 inscritas.

Los sectores de la economía que reportaron un menor registro de trabajadores en el IMSS fueron: la extractiva con menos 3.3%; el sector de la construcción con menos 2.1%; y la eléctrica que apenas alcanzó 0.8% en la creación de empleo.

En tanto, seis entidades federativas se encuentran con saldo negativo en la comparación anual del empleo formal, se trata de: Guerrero (-4,6%), Chiapas (-1.1%), Oaxaca (-0.4%), Durango (-0.2%), Tabasco (-0.2%) y Morelos (0.1 por ciento).

De la Cruz sostuvo que por ahora los factores que dañan la creación de empleo son internos, “observamos que sectores como la construcción, el comercio al por menor son los que más empleos pierden en los primeros meses del año, no tienen que ver con la parte exportadora. Me parece que la mayor afectación es una combinación de factores, hay un elemento la desaceleración económica que ya venía desde mediados del año pasado y se exacerbó por la austeridad y una debilidad en el sector externo”.

(Fuente: El Mañanero Diario)

Aprueba el Senado derechos para las trabajadoras del hogar

Comparte este artículo:

Hoy, tras un resultado de 17 votos a favor, ninguno en contra y ninguno en abstención, concluyó el Senado de la República, un dictamen que otorga seguridad social, a aquellas empleados en el hogar.

El presidente de la Comisión del Trabajo, Napoleón Gómez Urrutia, afirmó que

“…esta reforma implica un paso histórico pues garantizará las mejores condiciones laborales y reivindicará esta actividad económica, de la cual dependen millones de familias mexicanas.”

Consideraban los Senadores, imperativo este paso, ya que existen más de 2,4 millones de mujeres que practican este oficio en México. A pesar de que algunas se les brinde un trato justo, existen muchas otras donde las líneas entre trabajo doméstico y esclavitud moderna se pierden. Este dictamen proporciona una serie de derechos laborales que antes no eran considerados derecho. Algunos, que hasta la mayoría carecía.

Específicamente se estipula lo siguiente en el dictamen:

Las contrataciones se hacen por escrito y en contrato, en donde se establece el nombre completo de la contratada, sueldo, días libres, dirección en donde trabaja, un límite de trabajo diario de 8 horas, especificaciones de vacaciones, y prestaciones de ley (aguinaldo e IMSS)

Además de eso, también se estableció una edad mínima de contratación. La cual, acordó de ser de 15 años en adelante. Y en dado caso que si se contrate adolescentes mayores de 15 años, el empleador/patrón deberá:

  1. Solicitar certificado médico expedido por una institución de salud pública por lo menos dos veces al año.
  2. Fijar jornadas laborales que no excedan, bajo ninguna circunstancia, las seis horas diarias de labor y 36 horas semanales.
  3. Evitar la contratación de personas adolescentes mayores de quince años que no hayan concluido cuando menos la educación secundaria.

Hasta ahora un salario no se ha fijado, sin embargo el Senado estableció que se encargara de eso la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

Las trabajadoras del hogar y su logro histórico

Comparte este artículo:

Abril ha sido un mes de buenas noticias para uno de los grupos más vulnerables de la sociedad mexicana: las trabajadoras del hogar. Población particularmente en riesgo por la intersección de distintas formas de marginación. En primera instancia, por ser mujeres, y por su posición socioeconómica. Y en segunda, se agregan -en muchas ocasiones- otros elementos como etnicidad, analfabetismo, o grupo etario (tanto menores de edad como adultas mayores). Transversal a todo esto, su ocupación: estigmatizada, menospreciada, en la informalidad.

Estos factores, al impedir el goce de sus derechos laborales, materializan la violencia estructural vivida por las trabajadoras del hogar. Un Estado que no las contemplaba en discurso, normatividad, o programas; y una opinión pública que las relegaba a los márgenes de lo relevante. Personas sin apellido, sin historia, sin cabida en la esfera pública, y con poca participación en la privada. 

En México, 2.3 millones de personas son empleados domésticos. De estos, el 90% son mujeres, y se estima que un tercio recibe menos del salario mínimo (Conasami, 2019). Con las condiciones previas, la Ley Federal del Trabajo contemplaba que hasta el 50% del sueldo podía ser en especie, lo que justificaba un sueldo insuficiente, a cambio de alojamiento y comidas “gratis”. Además, según la Enadis (2010), solo el 4% contaba con un contrato, el 6.8% recibía aguinaldo, el 6.7% tenía Seguro Social, y el 5.3% disfrutaba de días de vacaciones establecidos. Estas circunstancias pueden llevar a un escenario de explotación laboral, en el que las jornadas laborales superan las 8 horas diarias, no se cuenta con prestaciones de la ley y no se recibe un salario suficiente. Por ende, se perpetúan los círculos de pobreza y marginación.

Ahora, el panorama parece mejorar. El Senado aprobó unánimemente una serie de modificaciones a la Ley Federal del Trabajo y a la Ley de Seguro Social, para que vaya acorde a los compromisos de derechos humanos nacionales e internacionales. Se estableció principalmente que se deberá de contar con un contrato -escrito y registrado ante las autoridades-, jornadas de 6 horas diarias con horas extra remuneradas, pago no menor a dos salarios mínimos, acceso al Seguro Social, alojamiento y alimentos gratuitos (si aplica) y prestaciones de ley como vacaciones y aguinaldo. Además, prohíbe la contratación de menores de 15 años y el despido por embarazo.  

Un sector que hasta hace poco había sido invisible (o invisibilizado), ha tenido una racha de buenas noticias. Desde el diálogo que surgió en la opinión pública a partir de la película Roma, hasta el fallo de la Suprema Corte, el Programa Piloto del IMSS y la votación en el Senado. Aún queda mucho por recorrer, y de esperar para que esto se traduzca en cambios reales, con una implementación efectiva. Espero que pronto haya espacios en los que participen distintas voces, y se sigan visibilizando las necesidades de grupos que han sido silenciados, ignorados y olvidados sistemáticamente. Es algo necesario, y es una manera de intentar mitigar la deuda histórica por la injusticia social.