#Kleroterion: “¡Gobierno Incluyente!”

Comparte este artículo:

Siempre que un gobierno se preocupa por todas y todos sus ciudadanos y trabaja con equidad, está demostrando la empatía natural que se debe tener y no sólo por ser político o gobernante, sino por el simple hecho de que todos somos iguales.

Por lo que se expresa que para ser un buen funcionario, primero que nada, se debe tener una visión plena de inclusión, equidad y justicia, ya que con esto podemos entender de manera clara lo que los demás sentimos, como dicen, “ponerse en los zapatos de todos”, siendo éste, el cimiento principal de la confianza y la reciprocidad.

Debemos entender que para que exista la conciencia no es necesario que nosotros o alguien cercano sufra o padezca una discapacidad, debe ser un sentido natural que todas y todos debemos entender y apoyar de manera constante; hoy en día ha quedado demostrado que las personas con discapacidad enfrentan y salen adelante sin pensar en que los apoyen o no, el que físicamente necesiten ayuda de ninguna manera significa que no sean personas capaces en todos los sentidos, demostrando que muchas veces la verdadera discapacidad la encuentran en la propia sociedad y en su gobierno, es por esto, que hoy más que nunca el gobierno en sus tres niveles, tienen la obligación de contratar en sus filas laborales un porcentaje mínimo de personas con discapacidad y es precisamente en lo que mi estado Nuevo León, se ha comprometido, proponiendo y realizando todo lo concerniente para que se tenga un sistema de inclusión y equitativo; por lo que revisaremos todos los edificios públicos velando porque se cumpla el porcentaje establecido de trabajadores con discapacidad, además de que cuenten con infraestructura adecuada para el buen desempeño de sus funciones, ya que estamos seguros que las personas con discapacidad merecen todo nuestro reconocimiento y deben ser admiradas por su esfuerzo, capacidad, profesionalismo, experiencia y estudios, como cualquier otra persona y nunca por su condición física.

Por lo anterior, concluyo diciendo que es un verdadero orgullo ser partícipe de estas actuaciones de la mano con los legisladores del Congreso de Nuevo León, ya que sin su voto esta iniciativa no hubiera sido posible, así como de los integrantes del Consejo para las Personas con Discapacidad y del DIF Nuevo León, por lo que nuestro estado se compromete a promover y cumplir la inclusión con al menos el 2 porciento de empleados con alguna discapacidad en un periodo de un año al Gobierno Estatal, incluso inferior a los 3 años que propone como meta dicha iniciativa, lo que sin duda demuestra que unidos podemos ser un Gobierno incluyente y de oportunidades para todas y todos…

#Kleroterion: “Fomentemos la Inclusión”

Comparte este artículo:

Los estados y municipios buscan trascender en todos lo sentidos.

La justicia, modernidad, movilidad, transporte, trabajo, así como servicios de salud para todas y todos sus ciudadanos. Sin embargo, aunque muchas ciudades son punteros en varios de estos temas, seguimos observando el atraso en muchos sentidos en una materia muy sensible: La de las y los discapacitados.

De acuerdo a la Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud, se entiende como aquellas personas que tienen una o más deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales y que al interactuar con distintos ambientes del entorno social pueden impedir su participación plena y efectiva en igualdad de condiciones a las demás.

El INEGI reporta a nivel nacional más de 7.65 millones de personas con alguna discapacidad, lo que significa un 6.4 por ciento de la población nacional. Por su parte, los tipos de dificultades que tienen son caminar o moverse, ver, mentales, escuchar, hablar, autocuidado, atención y aprendizaje. Asimismo, establece cuatro grupos de motivos por los cuales se produce: nacimiento, enfermedad, accidente y edad avanzada.

Entonces, al darnos cuenta de que existe un gran porcentaje en la población, no podemos entender por qué sigue siendo un grupo discriminado, por lo que de cada 25 de 100 personas con discapacidad  han sido víctimas de discriminación, reflejado en muchos sectores como el laboral, donde es muy difícil que se les de empleo o en el sistema educativo que no tiene la estructura adecuada, o simplemente la movilidad cotidiana en su ciudad, ya que no se cuenta con infraestructura en su totalidad, así como en transportes, y aunque parezca ilógico, hasta en servicios médicos.

Estoy convencido que se han hecho esfuerzos para erradicar la discriminación contando con marcos jurídicos nacional e internacional, pero falta mucho por hacer, ya que se debe garantizar el pleno goce de sus derechos humanos, atendiendo primeramente lo que la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad dispuso al establecer que este sector deberá gozar de condiciones adecuadas para acceder al trabajo garantizando sus derechos laborales, así como a la seguridad social.

Concluyo diciendo que todas y todos los ciudadanos debemos adoptar el fomento a la inclusión, ya que la discriminación en todos sus aspectos, es la forma más vil e ignorante de demostrar los complejos de la humanidad.