Manifestantes piden a AMLO respeto a ley e instituciones

Comparte este artículo:

La manifestación contra la cancelación de la construcción del NAIM en Texcoco concluyó en el Zócalo con la exigencia al próximo Presidente, Andrés Manuel López Obrador, de que respete los procedimientos legales, las instituciones y que no encubra sus decisiones personales con consultas al pueblo.

“Queremos un México de leyes, de respeto a las instituciones y no más consultas patito”, dijo en entrevista Laura Herrejón, ex candidata del PRI a diputada, una de las organizadoras de la protesta.

Herrejón calificó de muy exitosa la marcha que salió del Monumento a la Independencia y cuya participación cifró en 7 mil personas.

En el transcurso hubo algunas discusiones con personas que estaban a un lado de la Alameda, quienes se burlaron de los manifestantes diciéndoles “fifís”, un calificativo que López Obrador utiliza contra quienes lo cuestionan.

“¡Los fifís marchando, también se están bronceando!” , les gritaron.

Los participantes mostraron pancartas contra la decisión de cancelar las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco y construirlo en Santa Lucía, luego de una consulta con menos del 1 por ciento de la población, organizada y aplicada por Morena.

“Voto por voto, casilla por casilla, lo queremos en Texcoco, no en Santa Lucía“, se leía en una manta.

Los manifestantes exigieron que el Presidente electo respete los procedimientos legales y los estudios de ingeniería que avalan la obra que ya lleva más de dos años, frente a la propuesta de Santa Lucía, la cual aún no cuenta con estudios de viabilidad.

“No permitiremos más consultas amañadas donde López Obrador y su partido sean quienes dicten la línea, impriman las boletas, pongan las casillas y cuenten los votos, no vamos a permitir una legalidad a modo”, dijo Alejandra Morán, una actriz que iba con un grupo con playeras negras y la leyenda “Nosotros somos más”.

En la marcha participaron personas con playeras y chalecos del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, responsable de la obra en Texcoco, y personajes como la ex senadora panista Mariana Gómez del Campo y el empresario Gustavo Jiménez Pons, el primero que ofreció comprar el avión presidencial, aunque dijo que no le han contestado a su propuesta.

La protesta también incluyó el rechazo a la visita del Presidente venezolano, Nicolás Maduro, para la toma de protesta de López Obrador.

La movilización terminó sin discursos y con un grupo de ciudadanos que acordaron volver a marchar el 2 de diciembre, al día siguiente de la asunción de López Obrador.

Los inconformes se retiraron de la Plaza de la Constitución después de entonar el Himno Nacional.

Panistas piden respetar estatutos para renovar su dirigencia nacional

Comparte este artículo:

Un grupo de panistas afines al ex candidato presidencial Ricardo Anaya suscribió un documento con el que llama a “respetar los plazos fijados” en el estatuto para la renovación de la dirigencia nacional.

Militantes de la talla de Santiago Creel, Luis Felipe Bravo Mena, Marco Adame Castillo, Cecilia Romero, Mariana Gómez del Campo, Marko Cortés y Fernando Herrera, entre otros, salieron al paso de las voces que dentro del blanquiazul se han alzado para urgir a un cambio de la presidencia que encabeza Damián Zepeda.

Los promoventes del documento estiman que los resultados de la jornada electoral del 1 de julio obligan a “todos los panistas a llevar a cabo una reflexión profunda” que permita al partido reconocer aciertos y corregir errores, para que pueda seguir siendo un instrumento ciudadano al servicio de México.

“Este proceso de reflexión debe ser incluyente, abierto a todas las voces que con recta intención desean el fortalecimiento de Acción Nacional. Para poder ser objetivo, cualquier análisis que se haga de la elección debe incluir la descarada intervención del Gobierno federal en contra de la candidatura de Ricardo Anaya, a la cual buscaron descarrilar por todos los medios a partir de acusaciones falsas y del uso faccioso del aparato del Estado mexicano“, señalan.

Los panistas extendieron un reconocimiento “al trabajo” de Anaya y al esfuerzo de todos los otros candidatos que fueron postulados.

Tras sostener que el proceso de análisis debe llevarse “en unidad, con serenidad y sin simplismos”, propusieron tres puntos: concentrarse en la defensa jurídica de los triunfos electorales y evitar la sobre representación legislativa de la coalición Juntos Haremos Historia; llevar a cabo un análisis profundo de los recientes resultados y “respetar los plazos fijados en el Estatuto para que este semestre se lleve a cabo la renovación de la dirigencia nacional“.

Además, llamaron a respaldar a la dirigencia nacional y a los comités estatales en el término de su mandato para que haya una renovación ordenada y transparente, y generar un diálogo sin exclusiones.

Los militantes advierten que, ante la Presidencia que encabezará Andrés Manuel López Obrador, “el PAN debe convertirse en una alternativa creíble, humanista y ética que respalde aquellas acciones en beneficio de los ciudadanos, pero también señale con toda fuerza lo que no sea adecuado para la vida pública en México“.

El documento lo suscriben también Gerardo Priego, Enrique Vargas del Villar, Laura Rojas, Kenia López y Jorge Luis Preciado.